impagados

El “juicio rápido”: aliado de pymes y autónomos en el cobro de morosos

En el momento actual, la morosidad es el “pan nuestro de cada día” para pymes y grandes empresas. Especialmente en el caso de las primeras, cuyos recursos son más limitados, conviene tener presente las ventajas del juicio rápido (procedimiento monitorio) a la hora de reclamar deudas impagadas. ¿La principal? La rapidez con que se resuelven estos procesos: unos meses frente a años de litigio que suponen los juicios ordinarios. Además, estos juicios rápidos no precisan de la intervención de abogados ni procuradores, lo que significa un ahorro importante.

Primeros pasos para reclamar una deuda

Para iniciar acciones legales contra el moroso que no atiende los pagos de nuestra empresa basta con presentar una petición inicial de proceso monitorio en los juzgados de primera instancia correspondientes al domicilio del deudor. El empresario debe cumplimentar un sencillo formulario que está disponible en la web del Poder Judicial, en el que debe detallar los datos del acreedor, los del deudor y las relaciones mantenidas entre las dos partes que han dado lugar a la deuda reclamada.

¿Quién puede acudir a un procedimiento monitorio?

Sobre este punto la ley es clara: “puede acudir cualquiera que pretenda de otro el pago de deuda dineraria de cualquier importe”. En este sentido, la ley requiere que la cantidad reclamada haya vencido (plazo), sea líquida (un importe concreto) y exista alguien al que reclamar: el cliente que se ha convertido en moroso (deudor).

Además, el juicio monitorio español exige que la presentación de solicitud del “acreedor” se acompañe con los documentos que prueben la existencia de la deuda insatisfecha. Es decir: que las pruebas aportadas por parte de la pyme que reclama el impago demuestren, a los ojos del juez, la existencia de la deuda y la pertinencia de su reclamación.

¿Qué documentos sirven como prueba en un juicio monitorio?

En principio, los asesores recomiendan reunir y analizar toda la documentación relativa a la deuda y la correspondencia que hayamos mantenido con el deudor para cobrar el impago. La ley considera que son pruebas de la existencia de una deuda aquellos documentos que estén firmados por el deudor o que contengan su sello, marca o cualquier otra señal, física o electrónica, cualquiera que sea su forma y clase (una carta, una comunicación, un resguardo…) o su soporte físico (impreso, digital o audiovisual). Así, serán consideradas pruebas facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, telefax o cualquier otro documento que muestre las relaciones que han existido entre acreedor y deudor.

La clave: probar ante el juez la existencia de la deuda

La ley no establece una lista “cerrada” de documentos válidos, sino que admite cualquier soporte documental de uso común como, por ejemplo, pagarés. Por otra parte, no precisa que la firma del deudor sea manuscrita y acepta cualquier señal, física o electrónica que provenga del mismo.

Sin embargo, los expertos señalan que es importante que los documentos sean originales. No bastan las meras copias. Lo principal, indican, es que nuestra solicitud convenza al juez para que admita a trámite la reclamación de la deuda por el cauce monitorio.

Superada esta primera instancia, el juez le requerirá al deudor que en el plazo de 20 días nos pague la cantidad adeudada. Si el moroso no atiende esta petición o no se presenta ante el juez negándose al pago, se inicia el proceso de ejecución del cobro de la deuda, es decir, el embargo de bienes del deudor.

En estos casos, lo más importante es que autónomos y pymes que se decidan a reclamar por este cauce, “privilegiado” por su rapidez, se aseguren de que los documentos que aportan pueden probar que existe la deuda que reclaman. De lo contrario, se enfrentan a la desagradable posibilidad de que su solicitud no sea admitida a trámite y tengan que acudir a un costoso y lento juicio ordinario.

Wil

Segmentar dividendos, clave en la fiscalidad de las pymes y empresas familiares

¿Hemos preparado la declaración IRPF de 2011? Estamos en la recta final, fiscalmente hablando. Faltan apenas dos semanas para que termine el año y los asesores fiscales están revisando las declaraciones de 2010 de sus clientes y comparándolas con las cuentas de 2011 para ver, si en estos últimos días del ejercicio, se puede aprovechar alguna ventaja fiscal. El principal escollo para las pymes y empresas familiares que todavía mantienen una cierta cifra de beneficios es la subida de los tramos de la tarifa del IRPF, que ha pasado del 43% al 47% del tipo marginal en muchas autonomías. Los expertos tienen claro que deben realizarse ajustes en las remuneraciones salariales de los empresarios que tienen una compañía de la que cobran un sueldo y, a la vez, perciben dividendos.

Como ya sabrá por su asesor fiscal, cuando el empresario cobra vía dividendos, estos ingresos se incluyen en la base imponible del ahorro. En el caso de los dividendos, los primeros 1.500 euros están exentos, los siguientes 6.000 euros tributan al 19% y el resto, al 21%. Los ingresos por rentas del trabajo y de actividades económicas, en cambio, se incluyen en la base general del IRPF y tributan por el tipo marginal del contribuyente. Encontrar el justo equilibrio fiscal entre el salario cobrado y los dividendos percibidos puede ser la llave para conseguir más liquidez dentro de unos meses, cuando se presente la declaración de la renta de 2011, en junio del año que viene.

No obstante, el pequeño empresario tampoco “tiene patente de corso” en este tema. Hacienda pone especial interés en analizar estas situaciones, advierten los asesores fiscales. Lo preceptivo es reflejar el salario a precios de mercado para no correr ningún riesgo de revisión. El hecho de que su pyme haya tenido dificultades en 2011, no es suficiente motivo para que se baje exageradamente el sueldo que usted mismo se ha asignado anteriormente. Los expertos tributarios señalan, no obstante que Hacienda no podrá poner objeción si, por ejemplo, se reduce la jornada laboral.

El equilibrio fiscal entre el salario y el dividendo

Esto permitirá reducir costes y cobrar más vía dividendos. Frente al 47% de marginal que se graba en el último tramo de tarifa (incluyendo la subida de algunas CC.AA.), la percepción de dividendos conlleva una tributación en la práctica del 41%. Si hacemos un cálculo sencillo, los beneficios que paga la empresa se gravan al 20% (estimación con deducciones) en el Impuesto de Sociedades y los dividendos vuelven a tributar luego por el 21% (no se tiene en cuenta la exención ni el primer tramo del 19%). Sin embargo, la fiscalidad es muy compleja y cada caso debe estudiarse por separado, por lo que es conveniente tener un asesor fiscal que esté al tanto no solo de las condiciones fiscales de la empresa, sino también de las personales.

Consultar con su asesor los consejos que pueda encontrar en este blog y en otras páginas, no sólo es recomendable sino que resulta necesario para no verse metido en una inspección fiscal.

Si en su pyme trabajan varios miembros de la familia, puede ser conveniente repartir las acciones o participaciones entre los futuros herederos. Este caso es particularmente interesante en aquellas autonomías en las que la donación entre familiares de primer grado (cónyuges y e hijos) está exenta. Si, por ejemplo, se reparte la titularidad del capital social de la empresa entre el cónyuge y dos hijos, los primeros 1.500 euros estarán exentos cuatro veces: 6.000 euros. También aprovechará el primer tramo cuatro veces y, en vez de tributar al 19% los siguientes 6.000 euros, lo harán los primeros 24.000 euros. El resto lo haría al 21%. Para unas rentas anuales vía dividendo de 60.000 euros, se podrían ahorrar unos 1.300 euros.

¿Se puede cobrar ahora el dividendo que repartirá nuestra pyme en 2012?

La fecha del pago del dividendo también es interesante gestionarla. El dividendo tributa en el ejercicio en que se cobra, no en el ejercicio en que se genera. Lo recomendado por los expertos tributarios es diferir y segmentar los dividendos. Por ejemplo, pagar una parte en los últimos días de año y otra en la siguiente quincena de enero. De esta forma, en el plazo de un mes, se percibe una cantidad en la que también se aprovecha dos veces de la exención de los primeros 1.500 euros y se duplican los 6.000 euros que tributan en el primer tramo del 19%.

Si piensa que la crisis va a seguir en 2012, como avanzan la mayoría de los economistas, puede ser interesante adelantar el dividendo a cuenta del próximo ejercicio. Pero sólo en el caso de que esté convencido de que el Estado tendrá que subir los impuestos para cumplir con los criterios de estabilidad presupuestaria que acaba de aprobar el Consejo de Europa. La mayoría de los expertos coincide en señalar que en 2012 habrá subida de impuestos y las rentas de capital (entre las que figuran los dividendos) serán de nuevo las que soporten las mayores subidas. Algunos expertos ven el tipo en el 23% o 25%. De ser así, cobrar en 2011 el dividendo a cuenta de 2012, supondría, para esos 60.000 euros un ahorro de 1.050 y de 2.100 euros, respectivamente.

Wil

La sucesión en las pymes familiares, ¿una opción para combatir la crisis?

Entre los expertos que imparten conferencias y escriben artículos exponiendo los problemas y las recetas para sacar a la pequeña empresa del atasco en que le ha metido la crisis económica y financiera, surge con frecuencia la necesidad de “modernizar” las pequeñas empresas. Hacerlas más competitivas, buscar nuevos mercados, ofrecer nuevos servicios… y, cómo no, introducir a las pymes en el mundo de Internet. Puede parecer un reto demasiado grande para algunos emprendedores ya veteranos, cuyos negocios familiares no pasan por su mejor momento.

Una solución que todos los asesores subrayan en sus recomendaciones es la de introducir gente joven, preparada y con nuevos puntos de vista. En las empresas familiares, este proceso de incorporar nuevos ejecutivos puede solaparse con el proceso sucesorio. Es más, sería lo deseable. Sin embargo, los fundadores suelen ser reticentes a entregar el control absoluto de la compañía. No fijan fechas o dilatan el momento de encauzar la sucesión con sus hijos y otros herederos. Esta actitud disuade generalmente a los posibles candidatos a postularse para el cargo y les empuja a buscar trabajo fuera de la empresa familiar o, lo que es peor, permanecer en la compañía sin poder desarrollar sus proyectos ni dar pie a sus ambiciones.

La sucesión en la pyme: ese tema tabú

La sucesión en las empresas familiares suele ser un tema tabú que no se aborda hasta que no queda más remedio. La mayoría de las veces: cuando se acerca la edad de jubilación el fundador o los fundadores. Entonces se rompe el círculo mágico y nos damos cuenta que queda poco tiempo, que tendríamos que haber programado este proceso con más esmero, para asegurar la continuidad de la empresa familiar y ser justos en el reparto de la herencia entre nuestros descendientes. Los expertos cifran entre cinco y siete años, el proceso de entrega de testigo de gestión en la empresa familiar. Por ello, recomiendan involucrar a los herederos en el negocio familiar y dar máxima prioridad a la formación de los nuevos líderes.

Los empresarios familiares tienen que tener en cuenta que sus fábricas, sus agencias, sus comercios viven un tránsito hacia una nueva era industrial: la de las tecnologías de la comunicación y la información. Además, esta adaptación se produce en medio de una creciente globalización comercial, con la crisis económica en los países occidentales y con una tremenda sequía del crédito.

El primer relevo, la principal causa de fracaso

Si nos atenemos a las estadísticas, ocho de cada diez empresas familiares fracasan cuando son heredadas por los hijos de los fundadores, mientras que nueve de cada diez desaparecen en la tercera generación, concluye un reciente estudio de PwC. En muchos casos es por falta de interés de los sucesores y por disputas familiares. Pero en otros, es por un proceso de decadencia de la compañía familiar favorecido por una marcada resistencia al cambio.

Involucrar a nuestros hijos en los nuevos proyectos de nuestra compañía, pedir su ayuda en los encargos que hacemos a nuestros proveedores tecnológicos puede ser la diferencia entre dejar que nuestro negocio languidezca en medio de la recesión que se avecina o que, por el contrario, encuentre savia nueva que consolide la marcha del negocio. Los asesores de empresas familiares recomiendan a los fundadores de las empresas que elaboren un protocolo familiar en el que se aborden las siguientes cuestiones:

  • Implicar a todos los herederos en el proceso de sucesión.
  • Designar a los candidatos y establecer los criterios y las etapas de la sucesión.
  • Definir las funciones y la jerarquía de cada miembro familiar contratado en la empresa.
  • Definir cuál será la relación de los gestores con los demás socios de la empresa (composición del consejo de administración).
  • Encargar a profesionales del derecho el estudio del testamento de los fundadores.
  • Evaluar las ventajas y las desventajas fiscales de la herencia en vida (donación).
  • Incluir el proceso de sucesión en el plan estratégico de la compañía.
  • Diferenciar el patrimonio de la empresa con el patrimonio de los integrantes de la familia.
  • En el caso de varios fundadores se debe acometer este proceso con todos los descendientes de los actuales gestores y accionistas.
Wil

Las empresas ya pueden reclamar al juez grandes deudas sin abogado ni procurador

La gestión de cobro es una de las actividades más importantes para las pymes desde que se iniciara la crisis económica. Es más, una adecuada gestión de la morosidad puede suponer para el pequeño emprendedor la diferencia entre poder atender su propio flujo de caja o presentar el concurso de acreedores. Si a pesar de todo, usted tiene que llegar a los tribunales para cobrar sus deudas, sepa que hay importantes novedades para facilitar los trámites judiciales de las que tendrá que informarle su asesor jurídico o las aseguradoras, como Cesce, con las que haya contratado su póliza de riesgo de impago. El 1 de noviembre de 2011 entró en vigor la Ley 37/2011, de 10 de octubre, de Medidas de Agilización Procesal.

La nueva normativa permitirá que las reclamaciones de cantidad judiciales sean más rápidas y económicas para las empresas, sobre todo a la hora de perseguir grandes cantidades pendientes de cobro, las más importantes para la tesorería de una pequeña empresa. Aunque la Ley de Medidas de Agilización Procesal ha sido bautizada por los medios de comunicación como la “ley de los desahucios express”, lo cierto es que encierra importantes disposiciones para las empresas que no deben pasar desapercibidas para los emprendedores que cada día tienen más facturas pendientes de pago en el cajón. Las más relevantes son las siguientes:

Reclamar sin abogado ni procurador ya no tiene límites de cuantía

El juicio monitorio o proceso monitorio es un juicio rápido previsto para reclamaciones de cantidad, en el que el acreedor, sin necesidad de abogado ni procurador, puede obtener la rápida condena del deudor y su rápida realización, siempre y cuando éste no atienda el requerimiento judicial de pago. Hasta ahora, las empresas (o si los gestores habían sido previsores, la aseguradora que cubre la gestión de riesgos) sólo se podían reclamar por este trámite privilegiado cantidades de hasta 250.000 euros. Hoy, tras la nueva ley, se suprime este límite, equiparándolo al monitorio europeo.

A partir de ahora, toda empresa podrá reclamar cualquier suma líquida, vencida y exigible, aportando el suficiente soporte documental, sea de la cuantía que sea a través de este cauce. La modificación ha sido una medida bien recibida por los asesores jurídicos que consideran que todo instrumento que facilite la lucha contra la morosidad representa una buena noticia para las empresas y autónomos que ven en ello una forma rápida y económica (basta solicitud, sin firma de abogado, ni procurador) de cumplir sus justas expectativas.

Más rapidez en las reclamaciones en materia de renting

En esta misma línea de simplificar y agilizar las reclamaciones de cantidad, la nueva Ley de Medidas de Agilización procesal establece que todo tipo de reclamaciones en materia de arrendamiento de bienes muebles: “renting” (reclamación de cuotas y recuperación de la posesión) se seguirán por los trámites de un juicio también rápido: juicio verbal, en lugar de por el trámite del juicio ordinario, como hasta ahora se venía haciendo.

Realmente no tenía sentido que las reclamaciones en torno al arrendamiento financiero-leasing se siguieran por la vía del juicio verbal y las de “renting” por otro trámite más largo y caro. De esta manera, se igualan ambos tipos de asuntos, agilizando y economizando trámites y dando respuesta a las peticiones del sector financiero.

Se suprimen las tasas judiciales a las grandes empresas por pequeñas reclamaciones

Las grandes empresas, en general, hasta ahora venían obligadas a abonar el importe de la “tasa judicial” para la interposición de juicios monitorios en reclamación de cantidades. El pago de la obligada tasa en muchas cosas resultaba desproporcionado con la cantidad efectivamente reclamada: piénsese en pequeñas reclamaciones de cantidad judicial interpuestas por grandes compañías de distribución, tales como telefonía, energéticas y otros suministros…

Pues bien, el legislador dando favorable acogida a tales sectores ha suprimido desde el 1 de noviembre la obligatoriedad del pago de tasa a todo tipo de empresas cuando la cuantía de lo reclamado no supere los 3.000 euros. Cuando la petición a través del procedimiento monitorio sea superior a 3.000 euros sólo deberán abonar una tasa de 50 euros.

Las tasas judiciales se consideran gastos judiciales reclamables

La nueva Ley aclara definitivamente que el importe de esta “tasa judicial” debe incluirse dentro de los gastos necesarios para iniciar cualquier proceso. Ello significa, que aunque la gran empresa tenga que “adelantar” su importe para poder interponer cualquier demanda, su importe podrá ser recuperado cuando el deudor sea condenado al pago de la deuda y a las costas del proceso, entre las que se incluirá obligadamente el importe de esa tasa. El legislador, así, apuesta definitivamente por facilitar y garantizar los procesos en materia de tutela de crédito.

Apelar al Tribunal Supremo, sólo de 600.000 euros en adelante

Con el fin de evitar el alargamiento los procesos judiciales: primera instancia y apelación y debido al uso, a veces abusivo, de los recursos sólo con fines dilatorios, la Ley de Agilización Procesal ha suprimido el derecho de recurso de apelación para las sentencia dictadas por los Juzgados de Primera Instancia en juicios cuya cuantía no exceda de 3.000 euros. Este tipo de sentencia desde que se dictan son firmes y facilitarán su ejecución definitiva, siempre que sean condenatorias (la realización de bienes por parte del deudor) pero ello equivale a decir que los jueces nunca se confundirán en tales tipos de procedimientos e impiden el acceso al órgano judicial superior, con lo que entraña de riesgo y alejamiento del ciudadano de a pié y de las pymes.

En la misma línea, tampoco podrán ser objeto de recurso de casación ante el Tribunal Supremo los procedimientos cuya cuantía no exceda de 600.000 euros. Hasta ahora el límite para acceder al Tribunal Supremo (última instancia) estaba situado en la cuantía de 150.000 euros. Esta medida ha sido criticada duramente por las pymes y pequeños empresarios porque supone negar a los mismos el acceso al Alto Tribunal. Hasta ahora, cualquier pyme o autónomo, en litigios, por ejemplo frente a la Agencia Tributaria, si perdía el procedimiento ante el Tribunal Superior de Justicia, podría acceder en última instancia al Tribunal Supremo, si la cuantía del pleito superaba los 150.000. Ahora esta cuantía se ha elevado hasta los 600.000 euros, lo que en la práctica va a suponer el cierre definitivo de esa instancia para pymes y autónomos en la mayoría de las reclamaciones de cantidad.

Valoracion

¿Qué criterios son los mejores para valorar nuestra pyme?

¿Cuánto vale nuestra pyme? Seguro que se ha hecho esta pregunta más de una vez pero hasta ahora no le ha parecido importante. Lo principal era echar a andar, obtener los primeros beneficios y, a la vez ir pagando las deudas… Como empresarios ya tenemos que medir el impacto de muchas nuestras decisiones en la actividad de la empresa. Cuantificamos los costes de un nuevo producto para determinar los precios, el impacto en las cuentas futuras de la contratación de un empleado o nuestra capacidad de endeudamiento con el banco. Pero… ¿Qué utilidad tiene saber cuánto dice el mercado que vale nuestra empresa?

Conocer el valor que el mercado otorga a nuestro negocio es aconsejable, tanto si tenemos una empresa consolidada, como si acabamos de empezar o nuestra Pyme es todavía un proyecto. Es más, los expertos y asociaciones de empresas familiares recomiendan incorporar este parámetro en nuestros informes de seguimiento y en los planes estratégicos. Podemos esperar, pero, tarde o temprano, realizar una valoración de nuestra empresa será necesaria por: La salida de uno de los socios, que no ha sido prevista en los estatutos; una herencia en la que entra la empresa familiar entre los bienes a repartir; una ampliación de capital para dar entrada a un nuevo socio.

Y en estos momentos es cuando vienen las prisas, las dudas y, en no pocas ocasiones, las desilusiones, porque no se trata de labor sencilla si se quiere hacer con un mínimo de rigor. Requiere un trabajo previo importante y es necesario que la realicen expertos en valoraciones de sociedades. Por ello, es aconsejable cuantificar periódicamente el valor de nuestra Pyme. Además, conocer el valor técnico que se concede en el mercado a nuestra empresa completa la información sobre el grado de acierto de la gestión que hemos realizado. Generalmente, si ésta ha sido adecuada, con el tiempo, debería aumentar el valor de nuestra pyme. En cambio, una gestión negligente lo disminuiría.

Los métodos principales para valorar una empresa

Aunque es una labor que deben realizar profesionales, es importante que nosotros emprededores comprendamos los elementos y métodos que los expertos nos puedan a proponer. Ante todo, tenemos que tener en cuenta que el valor técnico de una empresa corresponde a la aplicación de un método objetivo que produce un resultado relativo: una aproximación monetaria que esencialmente sirve como instrumento de negociación en una transacción. En la actualidad existen varios métodos de valoración, en función de la intención que tenga el comprador. Los más utilizados son:

  • Valor contable: Es el valor que figura en nuestro balance del activo menos el pasivo exigible, es decir, el valor de los fondos propios. El problema que tiene es que los valores recogidos en libros no suelen representar el valor actual del mercado. Por su sencillez y facilidad de calcular es un método apropiado para pymes que no tengan mucha complejidad.
  • Múltiplos comparables: Este método obtiene la valoración de nuestra pyme mediante la comparativa con otras empresas de la competencia. Para ello, se identifican una serie de parámetros (ventas/Ebitda, por ejemplo) que se aplican a la empresa que queremos valorar. El problema es que las empresas no suelen ser todas iguales ni tienen la misma dimensión. Además son datos que no suelen estar disponibles en el universo de las pymes, ya que no se publican oficialmente. Es un método apto para empresas cotizadas en los mercados de valores en los que es obligatorio comunicar los balances de las empresas.
  • Método Gordon-Shapiro: Es uno de los modelos basados en la rentabilidad de la inversión. Para ello toma como referencia la rentabilidad de un activo de renta fija, el bono alemán por ejemplo, y la compara con la rentabilidad del dividendo que reparte la empresa a valorar. Aunque se emplea mayoritariamente para valorar empresas cotizadas, también se puede trasladar a pymes con una dimensión consolidada. Sin embargo, es un método que sólo funciona con empresas que tengan un negocio de ingresos recurrentes y una política de reparto de dividendos estables.
  • Valor por descuento de flujos de caja: Éste método de valoración intenta determinar todos los movimientos de tesorería que tendrá la empresa en el futuro (flujos de fondos), para luego descontar su valor a precios actuales. Por último se tiene en cuenta el factor riesgo (tasa de riesgo). Es un método muy exigente a la hora de exigir información para estimar el valor de nuestro negocio dentro de tres, cuatro o diez años. Su principal dificultad radica en la compleja tarea de dibujar el futuro para la empresa. Su principal virtud, que es aplicable a todas las compañías.

Para un estudio de valoración serio los analistas recomiendan utilizar al menos dos de estos modelos. Al menos uno de los elegidos debería ser el de descuento de flujos de caja, muy recomendado por los asesores, sobre todo para los propietarios de una pyme de reciente creación (sin gran historial en los balances), para empresas en proceso de expansión o para compañías que acometen un plan de viabilidad.

Plan Impulso

Plan Impulso: aliado de pymes y empresas en Sevilla

Plan ImpulsoCon las últimas cifras de paro en la mano y las previsiones de un 2012 todavía peor que el actual ejercicio, cualquier ayuda para que las empresas puedan sobrevivir y, más allá, generar empleo… es poca. Por eso, algunos organismos y asociaciones han lanzado nuevas ideas y proyectos con el objetivo de potenciar el negocio y la facturación de las pymes.

Una de las iniciativas más interesantes ha sido la que ha puesto en marcha la Cámara de Comercio de Sevilla, que consiste en ofrecer a las empresas un plan de choque contra la situación económica que estamos atravesando. A través del que han bautizado como “Plan Impulso”, proponen la utilización de una serie de herramientas muy concretas e innovadoras, englobadas en una plataforma virtual.

En la página web, los empresarios encontrarán múltiples recursos prácticos y tendrán la posibilidad de intercambiar ideas, opiniones y conocimientos. Gracias a ello, muchos emprendedores ahora en apuros podrán encontrar nuevas oportunidades de negocio o soluciones que les saquen de más de un aprieto.

Cabe apuntar que no se trata de una idea abstracta. El “Plan Impulso” se ha configurado como una gran caja de herramientas puesta a disposición de las empresas sevillanas, que les ayudará en las siguientes cuestiones:

  • Toma de decisiones estratégicas
  • Seguimiento del entorno socioeconómico (macro y micro)
  • Control de costes
  • Expansión de mercado
  • Mejoras tecnológicas y de innovación
  • Gestión del factor humano
  • Formación
  • Creación de sinergias empresariales
  • Financiación

En concreto, se trata de una plataforma orientada a ayudar a que los empresarios mejoren sus decisiones tácticas y estratégicas, de la siguiente manera:

  • Accediendo rápida y fácilmente a la información sobre datos económicos, sociales y empresariales que faciliten la adecuación de sus decisiones a los factores del entorno.
  • Acercando a las empresas, a través de mecanismos informativos (jornadas, seminarios, cursos, etc.), respuestas del tipo jurídico y económico relativas a factores críticos actuales en la gestión empresarial, como los siguientes: procesos concursales, tratamiento de IVA, gestión de recursos humanos, evaluación estratégica, cobro de morosos o expansión de mercados.
  • Implantando procesos y aplicaciones innovadoras que puedan resultar de utilidad para la empresa en estos momentos de crisis económica.
  • Facilitando caminos para la búsqueda de nuevos mercados que generen oportunidades para la comercialización de los productos o servicios de la empresa tanto en espacios nacionales como internacionales.
  • Canalizando sus dudas en materia legal, económica, estratégica y tecnológica, a través de una consultoría de asistencia técnica, con el apoyo de firmas colaboradoras que puedan ayudarle a encaminar sus decisiones en esos campos.
  • Acercando de forma fácil y rápida, a través de una zona de encuentro, a las diferentes empresas, para facilitar la creación de sinergias que pudieran resultar relevantes.
  •  Y facilitando el acceso a las diferentes medidas públicas de apoyo puestas en marcha por las administraciones nacionales y autonómicas, así como a líneas de financiación de entidades financieras.
china

Las claves para exportar a China en 2012

China sigue despertando pasiones. Las noticias sobre comercio exterior se llenan con operaciones de empresas españolas en China. Si las claves de 2012 pasan por aumentar, todavía más, las exportaciones a países emergentes, tenemos que incluir al gigante asiático en el plan de exportación de nuestra Pyme para el próximo ejercicio. Al menos deberíamos evaluar la oportunidad ya que el gigante chino requiere de un plan muy particular respecto a los demás mercados. Las perspectivas en Europa siguen deteriorándose y es preciso que los exportadores españoles encuentren un reemplazo.

Los datos sobre el creciente peso de las exportaciones a China son tozudos. El último ha sido el tráfico de contenedores del Puerto de Barcelona del mes de septiembre, dónde China se mantiene como el mercado de referencia y supone es el origen o destino del 23% de los contenedores que se manipulan en el recinto portuario.
Las compras desde España con divisa china, más fáciles

Además, el pasado 24 de agosto se conoció una importante novedad para la gestión de cambios divisas, una de las claves financieras del proceso de internacionalización de las Pymes que hemos abordado en post anteriores

El Ministerio de Comercio de China expresó su intención de permitir la Inversión Extranjera Directa (IED) en renminbi (RMB), lo que significa que los inversores extranjeros podrán efectuar inversiones directas en China en la divisa local (remminbi también conocida como yuan) obtenidos legalmente en el extranjero. Objetivo: “promover aún más el comercio y la inversión transfronterizas en yuanes”. Las reacciones de las entidades financieras no se han hecho esperar. Banco Sabadell lanzó a finales de septiembre su servicio de operativa en yuanes convertibles, una vez que la entidad consiguió la autorización necesaria para que sus clientes puedan realizar sus operaciones y transacciones comerciales en España directamente con el tipo de cambio yuan/euro

Los peligros del comercio exterior con China

Sin embargo, al inicio de este post indicábamos que el salto al mercado chino no está exento de peligros para el empresario exportador. Evaluar los riesgos y contar con expertos como Cesce es la primera de las acciones que tiene que hacer el responsable de internacionalización de la empresa exportadora. Los temas particularmente delicados en el comercio exterior con China son:

Los intercambios de información con empresarios y agencias import/export chinas son cada vez más frecuentes y espontáneos a través de los canales comerciales y las redes sociales, pero es necesario seguir un estricto protocolo de aproximación. La aventura de entrar en el mercado chino puede terminar en dolorosas experiencias que ya han padecido algunas pymes españolas, como la estafa y la pérdida de nuestra inversión.

Quien mejor ha resumido las precauciones que debe tener el exportador para evitar las tribulaciones de Kin-Fo, el personaje de Julio Verne, ha sido José Luís García Tapia, autor del libro “Amarillo Pasión”, que establece 27 puntos de vital importancia que debe tener en cuenta el empresario. Entre ellos destaca la necesidad de contar con el apoyo de las autoridades locales. Además los expertos consideran imprescindible

financiacion

Mejorar la financiación con el seguro de crédito: clave para exportar en 2012

Las exportaciones españolas están tomando velocidad de crucero. Llevamos dos años en los que las Pymes han demostrado su capacidad de operar en el mercado exterior. La semana pasada el INE publicaba nuevas estadísticas que se añaden y respaldan a los datos que hemos conocido y analizado anteriormente en este blog:

Las exportaciones españolas crecen a buen ritmo

Exportar con el euro al borde de la ruptura es posible

La primavera árabe abre nuevas oportunidades a la pyme española

Vivimos Un momento idóneo para convertirse en empresario exportador

El pasado mes de agosto, el Índice de Precios de Exportación (IPRIX) registró un incremento del 5,4% respecto al registrado en el mismo periodo de 2010. Además, en la misma estadística conocimos que el Índice de Precios de Importación (IPRIM) disminuyó su tasa interanual dos décimas en agosto y la tasa de variación interanual se situó en el 8,9%.

Subirse al tren de la internacionalización con garantías para la Pyme exportadora

IPRIX e IPRIM confirman que el tren de la exportación está esperando a nuestra Pyme y que debemos darnos prisa en tomarlo. Sin embargo, como todas las locomotoras, la exportación necesita de una nueva fuerza tractora y vías que le conduzcan a los destinos elegidos. Nuestras exportaciones necesitan nuevos mercados y financiación.

Precisamente, en este último aspecto, el empresario exportador tiene que estar al tanto de las novedades que van surgiendo y conocer las ofertas que en el mercado se ponen continuamente a su disposición por las entidades financieras especializadas en comercio exterior, como Cesce, y los organismos públicos, como el ICEX o las Cámaras de Comercio.

Gastos necesarios y financiación

No nos es desconocido que la salida al exterior conlleva obligatoriamente una gran cantidad de gastos en sus diferentes fases como:

Además, son frecuentes las ocasiones en las que las Pymes exportadoras se ven en la tesitura de conceder largos plazos de pago a sus clientes extranjeros para conseguir que firmen los contratos comerciales. Tampoco escapan a esta necesidad aquellas compañías que fabrican bienes o realizan servicios sobre pedido y a medida de las necesidades de sus clientes extranjeros.

En estos casos, es imprescindible contar con la necesaria liquidez para acometer las compras de los proveedores y hacer frente a los gastos de producción del bien o servicio objeto del acuerdo de exportación para que las entidades financieras adelanten liquidez al exportador en el momento del contrato (antes de exportar la mercancía) y conseguir financiación (parte o todo) en el mismo momento de la exportación.

Novedades importantes en el crédito a la exportación para las Pymes

Entre las novedades que los agentes de comercio exterior han tenido sobre la mesa esta semana destaca el acuerdo al que llegado el ICEX y el ICO para mejorar las condiciones de financiación de las empresas que quieran internacionalizarse. Por medio de este acuerdo, las empresas que soliciten un préstamo de la Línea ICOdirecto en la modalidad de liquidez para acometer su proyecto de internacionalización, podrán acogerse a una bonificación del 1% por parte de ICEX.

Además, los empresarios exportadores cuentan, como garantía ante los bancos con los van a negociar esa financiación, con las ventajas del seguro de crédito a la exportación para obtener mejores condiciones. El plan Cesce Master Oro, a punto de cumplir un año en el mercado, también permite al empresario exportador financiar y asegurar no sólo sus actividades en el exterior sino también en las operaciones dentro del mercado nacional. Según palabras del director comercial de Cesce, Juan Antonio Mateo, “en el primer trimestre de 2011 se han producido bajadas de la prima que cobran los bancos por la financiación de entorno al 9%, en función del tipo de cartera de clientes que tiene cada empresa”.

euro-dolar-yen-pyme

Exportar y sacar rentabilidad a la Pyme internacional con el euro al borde de la ruptura

euro-dolar-yen-pyme“El euro al borde del abismo”. “El G-20 se reúne para salvar a Europa”. “El riesgo de impago de Grecia tumba las bolsas europeas”. Estos son algunos de los titulares con que la prensa nos ha bombardeado en la última semana. ¿Qué debemos hacer como empresarios exportadores?  No cabe duda de que es un momento idóneo para revisar cómo van los asientos de nuestras cuentas en divisa internacional y, aprovechando el río revuelto, sacar para nuestra Pyme exportadora una punta de rentabilidad financiera.

El axioma del cambio de divisas en el comercio exterior es incontestable: cuánto más baja la divisa, más suben las exportaciones. Los problemas de solvencia de los Estados periféricos de la Unión Europea han llevado a la principal divisa del comercio internacional, el dólar, a registrar cambios mínimos históricos con el euro. Concretamente ya nos movemos en niveles de 1,36 dólares por cada euro que se cambia. Ya conocemos la necesidad que tienen  los empresarios exportadores de otear el mercado de divisas, como hemos apuntados en otros post dedicados a la gestión de divisas en el comercio exterior:
Toca repasar los costes de las coberturas que tenemos abiertas en los seguros de cambio para ver si estamos perdiendo dinero y de prevenir en los contratos de pedidos que tengamos a largo plazo posibles subidas de la divisa europea.

Objetivo, derribar al euro

Intentar adivinar en estos momentos qué puede pasar en los mercados de divisas mundiales es, cuando menos, aventurado. La crisis de deuda de los Estados europeos ha desatado los temores de las demás potencias económicas internacionales y ha desencadenado maniobras de los Tesoros para frenar la apreciación de las demás monedas frente al euro. Los principales rasgos de la actual “guerra de divisas” son:
  • Suiza: El banco central suizo acaba de anunciar que ha anclado el franco suizo al euro, fijando una cotización mínima a 1,20 para frenar la imparable subida de su divisa.
  • China: El yuan será convertible en 2015.
  • Estados Unidos: La operación twist de la Reserva Federal (Fed) lleva al dólar a máximos de siete meses con el euro.
  • Japón: El Gobierno nipón mantiene abierta la posibilidad de llevar a cabo una nueva intervención en el mercado de divisas para depreciar Yen.
Euro débil, dólar fuerte ¿por cuánto tiempo?

El euro, para ventaja del empresario exportador, va a seguir un tiempo en el ojo de los especuladores financieros. Pese a las alarmas de las principales economías del mundo (G-20) que tienen fuertes volúmenes de deuda europea, los miembros del G-20 no han sabido hasta ahora dar una respuesta a la crisis financiera.
En la última reunión extraordinaria, con un único punto protagonista en el orden del día, la crisis del euro, los gobernantes mundiales han vuelto a postergar la toma de decisiones concretas, dejando en manos de la UE la respuesta inmediata frente la crisis de deuda. El caso es que llueve sobre mojado, la falta de decisión de los principales Gobiernos de la Unión en dar una respuesta definitiva a los talones de Aquiles de su sistema monetario va a mantener al euro bajo los ataques especulativos en los mercados de divisas.

Inestabilidad del euro hasta las elecciones en Francia y en Alemania

La solución a los problemas del euro pasa por dotar a la Unión Europea de una estructura federal. Es decir, dar al euro de los mecanismos y las instituciones que acompañan a la divisa de cualquier país desarrollado. Esto implica la creación de:
  • Una política fiscal y presupuestaria única entre los 17 miembros actuales de la zona euro.
  • Un Tesoro Público europeo, con capacidad de emisión de bonos de la Unión: eurobonos. Precisamente, la piedra angular de las negociaciones actuales en Bruselas, sobre la que nadie se pone de acuerdo.
  • Un Ministerio de Economía de la Unión que coordine al Banco Central Europeo (BCE) y las instituciones de los puntos anteriores.
Mucha tela para los lentos pasos con que la Unión tiene acostumbrado acometer estas reformas. La cesión de soberanía que tendría que aceptar los Estados miembros para dotar al euro de una estructura anti-especuladores (referéndums nacionales) no hace prever una pronta solución a las tensiones sobre el euro en el mercado de divisas.
En las previsiones de evolución de las divisas con las que opera nuestra empresa exportadora, tendremos que tener en cuenta que nos esperan meses de inestabilidad que podrían llevar la divisa al cambio paritario: 1 euro = 1 dólar. Por lo menos hasta que se celebren las elecciones en los dos grandes líderes de la Unión, Francia y Alemania, a mediados del año que viene.
consorcio-exportacion

Cómo sacar partido a los consorcios de exportación

consorcio-exportacionCarecer de los medios y conocimientos financieros necesarios, o incumplir los requisitos legales requeridos en otros países son algunos de los baches que las pequeñas y medianas empresas (pymes) se encuentran en su camino hacia mercados extranjeros. Para allanar dicho camino, un buen compañero de viaje puede ser un consorcio de exportación.

¿Qué es un consorcio de exportación?

Según la Organización  de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), “es una alianza voluntaria de empresas con el objetivo de promover los bienes y servicios de sus miembros en el extranjero y de facilitar la exportación de esos productos mediante acciones conjuntas”. La mayoría de los consorcios de exportación son entidades sin fines de lucro y sus miembros conservan su autonomía financiera, jurídica, de gestión y comercial. Así, y a pesar de participar en el mismo, las empresas miembro no ceden ningún control sobre sus negocios hacia otras. Esta es la principal diferencia de los consorcios con otros tipos de alianzas estratégicas.

1 ) Ventajas

Unirse a un consorcio de exportación es muy interesante para aquellas empresas que no han exportado nunca o tienen muy poca experiencia en el ámbito de la exportación. Gracias a la reducción de costes, y al aprovechamiento de sinergias entre los miembros, las probabilidades de éxito en la aventura exterior aumentan. Porque en los consorcios, los miembros comparten los gastos administrativos y de promoción, con lo que evitan los gastos de establecer su propio departamento de exportación.
¿Tipos? Los hay de promoción y los de ventas. Los primeros se refieren a una alianza para explorar mercados compartiendo costos de promoción y logísticos entre las empresas participantes. Los segundos, por su parte, llevan a cabo actividades de promoción comercial y organizan la venta de los productos de las empresas participantes.
También se pueden distinguir aquellos que tienen una marca propia o diferentes marcas (de un sector o multisectoriales), en origen y en destino, los que agrupan a competidores o que ofrecen bienes o servicios complementarios, los que dirigen las exportaciones a una región específica…

2)  Problemas

A la hora de construir un consorcio, conviene elegir bien los compañeros de viaje. Las empresas que tomen la decisión deben valor su compatibilidad, para así evitar posteriores faltas de entendimiento. Además, conviene establecer una clara estrategia a seguir desde las primeras reuniones, definiendo mercados, posibles clientes, canales de distribución, presupuesto y recursos, política de marcas y precios…Y, finalmente, elegir al gerente del mismo y abordar el diseño del plan de acción.
Con estos parámetros bien definidos se evitarán futuros problemas. Así, la Onudi, cita como problemas frecuentes en los primeros años de vida de un consorcio los siguientes: dudas de las empresas participantes por lo novedoso que les resulta el concepto; la falta de confianza y la consiguiente renuencia a forma una asociación con competidores locales; ausencia de un líder entre las firmas que impulse el proyecto; abandono de compañías en las primeras fases del proceso de creación debido a la divergencia en sus intereses de exportación; o problemas relativos a la movilización de la aportación financiera de los socios.
tarta-europa

No se pierda el pastel europeo de los contratos públicos

tarta-europa¿Se ha planteado tener de clientes a los organismos y administraciones públicas de la Unión Europea? Parece a primera vista complicado, pero las normas y los procesos no son muy diferentes de los que exigen las administraciones españolas. Los contratos públicos suponen una parte nada desdeñable de las oportunidades de negocio que se presentan en el ámbito europeo al empresario exportador: cerca del 16% del PIB de la Unión. Conocer estas ofertas, estar al día de las oportunidades que sacan a licitación los poderes públicos es una necesidad fundamental del departamento de exportación de las Pymes exportadoras.

Sin embargo, las Pymes no suelen contar con áreas administrativas especializadas y familiarizadas con el lenguaje y los procedimientos propios del ámbito de la contratación pública. Hasta ahora tenían mayores dificultades que las grandes empresas para localizar en el ámbito de la Unión oportunidades de negocio y para presentar en forma y regla las ofertas. Esto les ha impedido acceder a una parte de un jugoso pastel. En 2007, los bienes y servicios contratados por la Comisión Europea alcanzaron los 2.860 millones de euros. Este importe se repartió de la siguiente forma según los distintos tipos de contratos:
  • El 81% a servicios
  • El 12%, a obras
  • El 7%, a suministros

Suprimir la discriminación a las Pymes exportadoras

Desde 1994, la UE forma parte de los Estados que han suscrito el acuerdo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre la competencia leal en la contratación pública internacional. El Acuerdo sobre Contratación Pública (GPA por sus siglas en inglés) ha sido refrendado por 39 miembros entre los que se incluyen los 27 países de la UE. Este documento prohíbe la discriminación a la hora de adjudicar contratos públicos y establece las normas de procedimiento.
Además, desde 1998, la Unión Europea ha puesto a disposición de los exportadores europeos, especialmente para las pequeñas empresas recursos en Internet que facilitan al licitante optar a estos contratos de ministerios, regiones y Ayuntamientos de todos los países de la Unión Europea. La principal fuente de información sobre los grandes procedimientos de contratación pública a nivel europeo son:
  • TED (Tenders Electronic Daily) es la versión en línea del «Suplemento al Diario Oficial de la Unión Europea», dedicado a la contratación pública europea.
  • Simap: Sistema de información para la contratación pública europea.

Un interfaz único para todas las licitaciones de la Unión

Desde ambas herramientas el exportador tiene acceso a los anuncios de contratos públicos convocados diariamente por las administraciones y organizaciones con participación pública de los 27 países de la Unión, que convocan concursos de suministro y obras por unos 300 000 millones de euros.
El TED se actualiza cinco veces a la semana y cuenta con aproximadamente 1.500 anuncios de contratación pública del Espacio Económico Europeo, publicados en las 23 lenguas oficiales de la Unión Europea. Todos los concursos públicos que superen unos determinados valores contractuales deben ser publicados en el TED. Navegando en su web el exportador puede conocer y seleccionar todos los anuncios de contratación por:
  • País y región
  • Sector comercial
  • Tipo de documento
  • Naturaleza del contrato
  • Palabras clave
El Simap permite al licitador público incluir sus ofertar en TED. Tiene enlaces a la legislación europea en materia de licitación pública y a los formularios normalizados para la contratación pública a través de la plataforma de contratación pública del Estado.
billete

La compraventa internacional y los plazos de revisión

Una de las claves del éxito que han sustentado la aplicación del Convenio de Viena en los contratos de compraventa internacional en 50 de los principales países que participan en el comercio exterior mundial es delegar en la formación del contrato privado la responsabilidad de acotar los riesgos. Sólo así, una cuestión de tanta trascendencia ha podido resolverse satisfactoriamente, dado que su regulación es muy diversa en las distintas legislaciones.

El Convenio no toma partido por ninguna de las partes. Sobre el buen estado de las mercancías, los expertos son rotundos deben estipularse todas las posibilidades previsibles para que comprador y vendedor tengan seguridad. Generalmente, los expertos legales diferencian los vicios ocultos de los vicios aparentes, que pueden ser observados por cualquiera a primera vista. El contrato de compraventa debe especificar cuál será la legislación aplicable en este caso. Incluso, como hemos visto en post anteriores: designar un árbitro no judicial.

Los principios que fija el Convenio de Viena
A falta de esta circunstancia las partes pueden acudir al Convenio de Viena para ver si procede o no devolver la mercancía. El Convenio, también conocido como Convención de Viena, estima que:

  • Las mercancías deben ser aptas para el uso que fueron fabricadas
  • La revisión debe efectuarse en el menor plazo posible
  • El comprador perderá el derecho a reclamar al vendedor, si no verifica la mercancía en un plazo razonable
  • El Convenio fija en dos años el plazo máximo que da derecho al comprador a reclamar por daños o defectos en la mercancía, a menos que este plazo fuera incompatible con el plazo de garantía contractual (piénsese por ejemplo en productos perecederos)

Por ello los expertos jurídicos recomiendan al exportador que recorte este plazo en el contrato. Por ejemplo, la Pyme exportadora puede establecer un plazo de doce meses de garantía de sus productos. Para ello tiene una ventaja: el plazo de tiempo comenzará a contar desde la salida de las mercancías de sus establecimientos. Todo lo que no haya dispuesto en el contrato de compraventa internacional se aplicarán las disposiciones del Convenio de Viena.

Exportador (plazo corto) vs Importador (plazo largo)

Se aprecia un evidente conflicto de intereses entre comprador (importador) y vendedor (exportador) del que el Convenio de Viena ha hecho en su tratamiento gala de equidad y flexibilidad.
El vendedor, para impedir que el comprador pretenda la resolución del contrato o la sustitución o reparación de los productos entregados pasado un largo plazo de tiempo, debe:

  • Incluir una cláusula que establezca un plazo breve de examen.
  • La cláusula debe especificar que expirado dicho plazo no se podrá realizar reclamación alguna.

El comprador, por su parte, debe:

  • Fijar plazos largos de examen y reclamación.
  • Otra cuestión importante que es fijar el inicio del plazo para reclamar vicios ocultos desde el momento en que el comprador las examina y no desde la fecha de entrega
  • Incluir una cláusula de garantía, en la que se especifique su cobertura y duración

Para evitar reclamaciones costosas para ambas partes, en muchos países exigen que la inspección técnica de las mercancías se realice antes de su embarque. Se obliga al exportador a obtener un certificado “Clean Report of Findigns”, documento que corresponde precisamente a la inspección previa al embarque. Dada la importancia de esta cuestión existen agencias internacionales de comercio exterior que realizan esta verificación como Bureau Veritas, SGS…

Otra garantía que se le puede pedir antes de firmar el contrato de compraventa al empresario exportador es que envíe muestras de la mercancía antes de la entrega. En este caso, el vendedor debe y hacer constar expresamente en el contrato la conformidad con la muestra y lo enviado del comprador.