exportar

Las claves para exportar con éxito

Si tienes una pyme es más que probable que te hayas planteado la exportación como una forma de hacer que tu negocio remonte el vuelo y siga creciendo… ¡Bien hecho!
Una vez tomada la decisión conviene que te pongas a trabajar para que ese sueño no se vaya por el desagüe de las ilusiones. Exportar es un buen negocio, pero nadie ha dicho que sea fácil. Para conseguirlo conviene que tengas en cuenta algunos pasos básicos:

1. Definir el destino

La elección de tu mercado de destino va a ser clave en el triunfo o fracaso de tu nueva aventura. Seguro que has leído miles de reportajes sobre el futuro del gran mercado chino o los millones de oportunidades que ofrece Brasil. Pero no te precipites. Antes de lanzarte a los mercados de moda, estudia tu producto y estudia en que mercados puede ser más atractivo. Nunca se sabe, a lo mejor uno de los considerados mercados maduros ofrece un nicho sin explotar que puede ser tu mina de oro. Busca documentación, empápate de estudios relacionados con tu sector de actividad. Eso será mucho más importante que las tendencias genéricas.

2. Analizar los gustos de ese mercado

Una vez definido el país, el siguiente paso es analizar los gustos y las costumbres de sus consumidores. Detalles tan, aparentemente, superficiales como la forma en que los consumidores reciben sus pedidos pueden ser claves a la hora de triunfar. Por ejemplo, ¿qué ocurre si el cliente no recibe un mail de aviso ante la llegada de producto? o ¿qué pasaría si el mensajero que lleva el pedido lo entrega a un vecino en caso de que el cliente final no esté en su casa? Son aspectos que dependen mucho de la cultura de país, mientras unos pueden considerarlo bien otros se lo pueden tomar francamente mal.

3. Analizar la competencia

Evitar ese tipo de inconvenientes innecesarios es fácil. Dedica un tiempo prudencial a analizar la forma de trabajo de las empresas que serán tu competencia en el país donde quieres aterrizar. ¿Qué hacen?, ¿cómo? Busca la manera en la que tú puedes mejorar todo ello.

4. Definir tu nuevo plan de comunicación

Con toda la información recabada seguro que ya has llegado a una conclusión: tu marca necesita una puesta al día. Debes redefinir la estrategia de comunicación para adaptarla a las necesidades del nuevo mercado. También es el momento de rediseñar la web para poder dar servicio a las demandas de tus nuevos potenciales clientes e implantar las innovaciones tecnológicas adecuadas que te permitan hacerlo. Necesitarás cambios de packaging e incluso en tus mensajes publicitarios. Define todo esto bien antes de lanzarte al nuevo mercado. Un error en la comunicación de tu oferta puede acabar con tu aventura internacional.

5. Plan financiero de exportación

Está claro que lanzarse a exportar no es gratis. Como todos los nuevos proyectos, este también conlleva un riesgo que entre otras cosas es económico. Antes de lanzarte debes diseñar un plan de exportación que incluya todas las acciones comentadas y además un presupuesto financiero. Piensa en una puesta en marcha que te lleve no menos de seis meses. Gran parte del esfuerzo económico debes dedicarlo a lo que podrían denominarse “catas” del producto.

6. Tantear el mercado antes de lanzarte definitivamente

Esas catas en realidad son visitas al país elegido para conocer de primera mano tu nuevo mercado. La mejor manera de hacerlas es a través de las misiones comerciales que organizan instituciones públicas como el Instituto de Comercio Exterior. De esta forma podrás asistir a ferias, tener encuentros con futuros proveedores o clientes e incluso, si a hay suerte, cerrar los primeros contratos para aterrizar con mayor seguridad.

emprendedores separación

Más vale emprender solo que mal acompañado

Una de las variables más importantes a la hora de explicar el motivo por el que tres de cada cuatro empresas no superan los primeros cinco años de vida se encuentra en el socio. Ésa es la principal conclusión a la que se llegó en unas recientes jornadas sobre emprendimiento, realizadas por la escuela de negocios ESIC.

Según las estadísticas, lo habitual es que la empresa tenga dos o más socios. Eso, como veremos a continuación es, en ocasiones, un gran riesgo. Y es que según comentaron los propios emprendedores en dicha jornada, más vale solo que mal acompañado. “Pocos emprendedores están solos. Lo normal es que no tengas todas las capacidades  que se necesitan para llevar a cabo un proyecto. Entonces necesitas encontrar al socio que te complemente. Pero hay que elegirlo bien, ya que muchas ideas se van al traste por no haber hecho una buena selección”, explica David Suriol socio de varias empresas como Deutecno o Kemweck.

Un buen ejemplo es el del propio Suriol. “Yo me he tenido que salir de un proyecto genial, con invento y patente mundial de una prenda nueva de por medio. Pero era imposible trabajar con el creador. ¿Conclusión? Cuantos menos socios mejor. Y si es solo, genial”, añade Suriol. Idéntica opinión tienen otros emprendedores. “El número ideal de socios es más de uno y menos de dos. Y nunca emprendas con un amigo porque al final perderás al socio y al amigo”, asegura Javier Carballo, fundador y ex consejero delegado de Micropolix. “Asociarse es como casarse. Si no te casas con cualquiera, por qué te vas a asociar con cualquiera. Se necesita confianza. Cuando falta, lo mejor es dejarlo”, apostilla Suriol.  “El talento es mejor comprarlo que asociarse con él”, corrobora José Manuel Mas del ESIC.

Acordarlo todo al principio de la relación con el socio

A pesar de estos avisos, la mayoría de las veces al emprendedor no le queda más remedio que asociarse con alguien. “Cuando no se puede viajar solo hay que buscar que el socio y tú habléis el mismo lenguaje y que tengáis la misma pasión por el negocio. Y también es muy importante que se acuerden las condiciones de ruptura para que en caso de separación no haya problemas”, explica Rosa Sancho, propietario de Servisitemedical.

El mismo cuidado a la hora de encontrar al compañero de viaje empresarial hay que tener cuando se busca socio financiero. “Encontrar dinero no es problema. Dinero hay, y mucho. Lo que hay que lograr es entender al inversor, que lo único que quiere son beneficios. Además, no es lo mismo un business angel que un venture capital. Cada uno tiene sus peculiaridades. Pero en general, si un inversor te dice que tu proyecto es genial, olvídate de que te llame”, explica Carballo.

Por fortuna, también existen ejemplos de emprendedores que caminan en armonía con sus socios. “Solo me falta dormir con él. Nos decimos las cosas con franqueza y hablamos de todo. Y eso que solo nos conocemos desde hace medio año”, explica Juan Ramón Moreno, cofundador de Adtriboo. “Asociarse no es malo. En mi caso fue por obligación porque no tenía capacidad para poner en marcha mi tienda, que se llama La Antigua, donde vender mis colecciones de dibujos. Entonces conocí a mis dos socias y abrimos el local. Nos hemos repartido la tarea, trabajando dos días a la semana cada una en la tienda, y no han surgido problemas”, concluye la ilustradora y diseñadora Silvia Calles.

start up

Aceleradores de ideas: asesoramiento y recursos para lanzar tu empresa

Desde hace tiempo se viene hablando de una nueva iniciativa que, una vez más, se importa de Estados Unidos. Son los conocidos como aceleradores de ideas (o aceleradores de startups) y consisten en programas de trabajo que ayudan a una empresa, o a un emprendedor, a desarrollarse y dar sus primeros pasos. Estos programas de mentoring son ideales cuando alguien cree tener una idea innovadora y viable, mejor aún si tiene algo que ver con entornos web o TICs, y necesita orientación sobre cómo sacarla adelante.

Básicamente se trata de cursos de dos o tres meses de trabajo para un número de proyectos de negocio, que han tenido que superar una selección previa. En general, además del asesoramiento de expertos, los elegidos para el programa de aceleración recibirán dinero para su manutención y para empezar a ejecutar sus iniciativas empresariales. Por si esto no fuera suficiente incentivo, los emprendedores elegidos recibirán a menudo la visita de especialistas que les guiarán en el proceso y al final del curso, se presentará el proyecto a inversores que podrían estar interesados en formar parte de la empresa. Como es de suponer nada es gratis, y la organizadora de estos programas se queda con un porcentaje de la empresa ganadora.

Aunque desconocidos para muchos, en Europa existen diversos programas que sirven de soporte a los emprendedores:

Startupbootcamp. Tras un proceso de selección, se aceptan hasta 10 iniciativas que participarán en un programa de capacitación y mentoring durante tres meses, donde recibirán asesoría especializada, un lugar donde trabajar, contacto con inversores y entre 12.000 y 18.000 euros a cambio de una participación en la pyme de entre el 6 y el 8%.

Digital Assets Deployment. El sistema de esta incubadora de negocios de Internet y tecnología se basa en la aportación económica inicial al proyecto seleccionado para superar la puesta en marcha del negocio. La inversión media es de 150.000 euros. A cambio se cede el 15% de participación en la empresa.

Seedrocket. Esta aceleradora está ubicada en Barcelona y proporciona al emprendedor acceso a una red de Business Angels que apuestan por proyectos en su fase inicial. Desde la empresa se asegura que más del 70% de las startups que han presentado su proyecto en los días del inversor han conseguido financiación. Los elegidos para formar parte de la aceleración del negocio reciben 120.000 euros por parte de Seedrocket, además de un despacho gratis durante un año y asesoría legal y financiera gratuita.

Wayra. Telefónica está detrás de esta iniciativa que está presente en Madrid y Barcelona. Se ofrece financiación de entre 30.000 y 70.000 dólares a cambio de una participación cercana al 10% y derechos preferentes de la operadora para la comercialización o adquisición de los productos o servicios desarrollados por la nueva empresa. Además, ofrece asesoría legal, administrativa y financiera, cursos de formación, soporte tecnológico, acceso a una red de fondos de inversión en innovación y espacio de trabajo gratuito durante un periodo de entre 6 y 12 meses.

cauce

¿Dudas antes de vender en otros mercados? Resuélvelas con CAUCE

El primer problema que afronta una pequeña o mediana empresa a la hora de empezar a vender sus productos en otros mercados es una montaña de dudas por resolver. Por ejemplo: ¿A qué trámites aduaneros y tributarios debo hacer frente para exportar a otro país? ¿Qué certificados específicos tengo que aportar? ¿Qué seguros debo contratar para asegurar mis exportaciones?

Para tratar de dar solución a estas y a otras muchas preguntas, el ICEX dispone del llamado Centro de Asesoramiento Unificado en Comercio Exterior (CAUCE). Su objetivo es muy claro: dar respuesta a la demanda de información y a la necesidad de asesoramiento de las empresas exportadoras en materias como estrategias de internacionalización, mercados internacionales, oportunidades de negocio y contactos comerciales, programas de apoyo, financiación internacional, arbitraje internacional, trámites y documentación básica para la exportación, contratación y fiscalidad internacional.

Respuesta en 24 horas

CAUCE funciona como una “ventanilla única”, unificando toda la oferta y toda la experiencia de aquellas instituciones relacionadas con la internacionalización para satisfacer la demanda de pequeñas y medianas empresas ávidas de información.

¿Lo mejor? Además de la valiosa información que ofrece, el servicio cuenta con un equipo de especialistas y consultores en comercio internacional que garantiza una respuesta en un plazo máximo de 24 horas. Profesionales que ofrecen información actualizada sobre estudios de mercado, normativa, legislación, fiscalidad, financiación, seguros de crédito, oportunidades de negocio, política comercial comunitaria, estadísticas… además de informar y agilizar las gestiones relacionadas con la operativa de exportación. Y todo de una forma fácil, ágil y eficaz.

¿Quién da más? Si necesitas más información no dudes en consultar su página web www.icex.es/cauce, llamar al 902 349 000 o escribir a informacion@icex.es

sede en china2

SedeenChina asesora a las pymes que miran a China

En momentos de crisis como los actuales, las empresas ponen su mirada en mercados en pleno desarrollo. Tal es el caso de China. Pero las diferencias culturales, el idioma o la distancia geográfica se convierten en auténticos Everest sobre todo para las pymes.

Por eso, la consultora internacional SedeenChina tiene como objetivo facilitar cualquier operación que una pequeña o mediana empresa se plantee iniciar en este país, ya sea comprar, vender o trabajar allí. ¿Cómo? Asesoran, elaboran un plan de negocio, contactan con fábricas y proveedores, gestionan licencias administrativas, supervisan todo el proceso, elaboran controles de calidad… en definitiva, llevan a cabo todas las operaciones que requiere la empresa.

Entre otras funciones, la consultora proporciona una secretaria bilingüe afincada en China que realiza las gestiones necesarias para el negocio, una dirección y un teléfono desde donde operar en el país, gestiona los pagos a fábricas, recibe y comprueba las muestras de productos, las almacena y envía, resuelve reclamaciones o problemas legales, etc.

Además, garantiza que se cumplen las condiciones laborales europeas para los trabajadores, las calidades de los productos y la fiabilidad de todos los contactos. Desde su creación hace siete años, SedeenChina cuenta con casi un centenar de clientes repartidos por todo el mundo y una plantilla de alrededor de 70 personas.

logoICEX

Aprende a exportar con el ICEX

¿Eres una pyme? ¿Quieres salir al exterior? ¿No sabes cómo hacerlo? No te preocupes. Para que tanta duda no acabe haciendo naufragar tu proyecto, el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) dispone del proyecto “Aprendiendo a exportar” (APEX). ¿En qué consiste? Básicamente, APEX lo que hace es analizar con cada empresa su potencial exportador a la par que le presta asesoramiento en áreas clave como marca, uso de la tecnología y de Internet, contratación, fiscalidad internacional, innovación y diseño… con un claro objetivo: abordar los mercados exteriores con el mayor éxito posible. Y lo hace con dos herramientas diferenciadas: las jornadas “Aprendiendo a exportar” y el programa “Aprendiendo a exportar”, herramientas que, aunque están relacionadas, pueden utilizarse de forma independiente.

En cuanto a las jornadas, se celebran de forma periódica en diferentes ciudades españolas y su duración es de cuatro horas. En ese periodo de tiempo, diferentes expertos ofrecen las claves de la exportación y de la mejora de la competitividad en la empresa. ¿Contenido? Desde las ayudas que ofrecen las instituciones, pasando por temas de competitividad (Internet y nuevas tecnologías, patentes, financiación y cobro…), hasta breves charlas de ponentes relevantes y encuentros empresariales con compañías de la región que cuentan su experiencia más allá de nuestras fronteras.

El programa, por su parte, tiene una duración de un año y se basa en tres pilares: diagnóstico (valoración de la posición competitiva de la empresa y su potencial exportador a cargo de un especialista, de forma práctica y confidencial), asesoramiento (de expertos en contratación y fiscalidad, comunicación y marca…) y apoyo financiero (tanto de la Línea de financiación Aprendiendo a exportar ICO-ICEX como de la Línea de asesoramiento de cobro ICEX-CESCE). Esta última cubre el 85% de los riesgos comerciales (insolvencia de hecho –morosidad prolongada- e insolvencia de derecho –quiebra o suspensión de pagos-) y el 99% de los riesgos políticos.

Si quieres más información, no dudes en consultar: www.aprendiendoaexportar.com

Dibujo-coger-dinero

Nuevas medidas para que pymes y autónomos cobren las facturas de las administraciones

A las pymes que trabajan con la administración pública el anuncio del Gobierno, de habilitar una línea de ayudas para pagar a sus proveedores, supuso un rayo de luz en su oscuro panorama financiero. Sólo los ayuntamientos deben la nada despreciable cifra de 30.000 millones de euros. Pero, como más de uno habrá advertido ya, el camino para recuperar lo debido no va a ser tan fácil como se había pensado.
Tanto empresarios como autónomos se quedaron con la miel en los labios con lo anunciado el pasado viernes en el Consejo de Ministros. Lo que iba a ser una solución rápida que podría permitir saldar las deudas en semanas, se ha transformado, en meses para aquellos que tengan deudas contraídas con los Ayuntamientos; que, como mínimo, tendrán que esperar hasta mayo. La espera será mayor para los que tengan deudas pendientes con las comunidades autónomas. Según la vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, será el próximo Consejo de Política Fiscal, que todavía no ha convocado el Ministerio de Hacienda, el encargado de establecer pasos y procedimiento para esos trámites.

Controlar los plazos

Ahora los empresarios deben seguir muy de cerca los plazos marcados por la administración. Antes del 15 de marzo los ayuntamientos deben comunicar al fisco, telemáticamente y con firma electrónica, el listado detallado de las facturas que adeudaban hasta el 31 de diciembre de 2011. Desde ese momento, se abre un plazo de 15 días para que empresas y autónomos confirmen que están incluidos en la lista o, de no ser así, reclamarlo. El ayuntamiento está obligado a emitir un certificado individual siempre que la empresa justifique su demanda aportando la documentación necesaria.
Otra de las tareas que se ha pedido a los ayuntamientos es que presenten un plan de ajuste detallado en el que expliquen cómo hacer frente a esas deudas. Hacienda tendrá un mes para dar el visto bueno a ese documento. Por lo que no será hasta el mes de mayo cuando los bancos, que actuarán de intermediarios, tendrán vía libre para facilitar los pagos.
Pero esperar unos meses más no es el único esfuerzo que se les pide a los proveedores públicos, además el Gobierno ha habilitado un sistema que dará prioridad en el cobro a quienes hacen un descuento de las deudas. Esa quita se aplicará al principal de la deuda, y a todos los intereses de demora. ¿Puede su negocio darse el lujo de seguir esperando? O prefiere cobrar algo menos cuanto antes. Sin duda es cuestión de hacer bien las cuentas y sobre todo recordar que la decisión es voluntaria. Es decir, si financieramente puede permitirse el lujo de esperar, nadie le obligará a aceptar la quita. Quizá tarde algo más en cobrar, pero al menos ya se puede gritar aquello de: ‘Tierra a la vista’.

Contrato

Las claves de la reforma laboral para pymes y emprendedores

Además de la reducción del coste del despido, el cambio más destacado de la reforma laboral aprobada por el Gobierno, el texto publicado el BOE el pasado 11 de febrero contiene otras muchas novedades que, en algunos casos,  afectan y/o benefician especialmente a las pequeñas y medianas empresas españolas.

Contrato indefinido específico para pymes

Entre las medidas más relevantes está la creación de un contrato específico para empresas cuya plantilla no supere los 50 trabajadores, por el cual se amplía hasta un año el periodo de prueba para los contratos indefinidos. Un cambio que significa que, en caso de necesitarlo, un contrato podrá ser rescindido sin ningún tipo de indemnización dentro de ese primero año.

Incentivos para la contratación

Otras novedades están claramente orientadas a crear nuevos puestos de trabajo, especialmente para estimular la contratación de desempleados de larga duración, mujeres y jóvenes.

Así, la contratación de desempleados que hayan estado en paro durante, al menos, 12 meses en los últimos 18 y de aquellos que sean mayores de 45 años supondrá un ahorro en sus cuotas de la Seguridad Social de 1.300 euros cada año, hasta un tope de tres años (4.500 euros en total).

Además, si el desempleado es mujer la ayuda asciende a 1.500 euros por año, también con un tope de tres años.  También hay una bonificación a las cuotas de la Seguridad Social de hasta 3.600 euros cuando se contrate indefinidamente a jóvenes entre 16 y 30 años.

Por otro lado están las deducciones fiscales de 3.000 euros para el primer trabajador contratado menor de 30 años. Una deducción que se amplía al 50% de la prestación por desempleo que haya cobrado su candidato durante el último año en el caso de los empresarios nóveles, los emprendedores.

Contratos temporales limitados

Si la situación económica está tan complicada que todos estos caramelos no le animan a contratar, no pase por alto revisar su estrategia de recursos humanos. Y es que a partir del 31 de diciembre de este año no se podrán encadenar contratos temporales de forma indefinida como ocurre hasta ahora. Si tiene algún trabajador contratado en régimen de trabajo temporal tenga en cuenta que, transcurridos 24 meses desde el inicio, éste pasa directamente a ser un contratado indefinido.

ERE sin la autorización de un juez

Por último, no se deje llevar por la alegría de algunos titulares de prensa. Si la situación es extrema y debe recurrir a un Expendiente de Regulación de Empleo (ERE), la supresión de la autorización previa por parte de juez es una ayuda. Pero nada más. Puede que al no hacer falta el “permiso” de un juez pueda evitar tener que pactar las condiciones del ERE con los sindicatos y la casi segura subida de indemnizaciones que eso conllevaba. Aún así,  los expertos aconsejan tener mucho cuidado y presentar el expediente como si fuera a ser revisado por la autoridad judicial. Si los sindicatos detectan alguna irregularidad lo denunciarán y un cambio a posteriori pude ser, incluso, más engorroso que la posibilidad de bloqueo en las negociaciones que existía hasta ahora.

wayra-300x280

Financiación y asesoramiento para “tecno-emprendedores”

En estos tiempos toca reinventarse para salir del agujero. Innovar y emprender son parte de la receta para que la economía española vuelva a crecer y si hay un sector en el que ambas palabras tienen verdadero peso es, sin duda, el tecnológico. En la actual coyuntura los “tecno-emprendedores” tampoco lo tienen fácil. Encontrar financiación para nuevos proyectos no es sencillo y es el primer escollo en el camino hacia el éxito.

Ante esta situación, dos grandes empresas como son La Caixa y Telefónica han puesto en marcha programas que incluyen líneas de financiación para emprendedores con proyectos relacionados con el mundo de la tecnología.

En el caso de Telefónica, su intención de importar el espíritu de Sillicon Valley a España le ha llevado a crear Wayra, un programa para que los “tecno-emprendedores” encuentren asesoramiento y financiación para lanzar sus proyectos. Las ayudas a las que se podrán optar variarán entre los 30.000 y los 70.000 euros, un buen empujón para arrancar.

Wayra organiza varias veces al año convocatorias para elegir las ideas o empresas más interesantes que, estando todavía en la fase inicial, puedan ser atractivas para los capitales riesgo. En este momento, Wayra tiene seleccionadas 20 Start- up, 10 de ellas en Madrid y otras 10 en Barcelona.

La Caixa también quiere apostar por este modelo de apoyo a jóvenes empresas, que podrán beneficiarse del acceso a financiación con su gestora de capital riesgo Caixa Capital Risc y de asesoramiento por parte de expertos de la casa. A cada proyecto se le asignarán 50.000 euros e incluso La Caixa también se reserva la opción de entrar directamente en el capital de las Start-up más interesantes.

En resumen, si eres un joven (o no tan joven) emprendedor tecnológico y andas a la búsqueda y captura de financicación, no dejes de estudiar la participación en cualquiera de estos programas para encontrar las ayudas y el asesoramiento necesitas y que pueden marcar la diferencia entre un proyecto que nunca ve la luz y una start-up con éxito

Formación y profesionalización: el futuro del pequeño negocio en España

No siempre es posible salir fuera de España para compensar la caída de ventas que se ha producido en nuestro país, sobre todo si se trata de pequeños comercios, cuyos ingresos se producen a pie de calle. Estos negocios están sufriendo no solo la crisis económica, sino también la competencia de las grandes superficies y el cambio en los hábitos de consumo. Pero, aunque luchar contra todas estas dificultades pueda parecer imposible, no lo es. La clave está en la profesionalización, tanto de propietarios como de empleados, que puede convertirse en el revulsivo clave para atraer más clientes y remontar ingresos.

En Navarra lo saben. Y, por eso, la Federación de Comercios, el Servicio de Empleo y la Asociación de la Industria de esta comunidad se han unido en un proyecto para la profesionalización del pequeño comercio en los próximos tres años, sobre todo para los tres puestos que consideran claves: dependientes, encargados y gerentes. ¿El objetivo? hacer competitivo el sector dando a todas las personas que trabajan en él (23.000 empleados, 7.000 de ellos autónomos), la capacitación específica que cada una precisa en el puesto que desempeña, desde el empresario al dependiente, pasando por los gerentes de los establecimientos.

Las funciones que realiza cada uno en su actividad diaria pueden ser múltiples por lo que, aquí como en tantos ámbitos, el saber no ocupa lugar. Así, la formación de los comerciantes se producirá en áreas tan diversas como la atención al público, la fidelización del cliente, el escaparatismo, las nuevas tecnologías, el marketing, el análisis contable y financiero y el derecho laboral.

Seguro que estos conocimientos sacarán de apuros a más de uno. Y es que no hay que olvidar, como nos apunta Susana Otazu desde la Asociación de la Industria Navarra, que, en estos establecimientos y en muchas ocasiones, el propietario o el gerente es también el encargado e, incluso, el dependiente. No es para menos, teniendo en cuenta que en Navarra el 85 % de los comercios tienen menos de cinco empleados, por lo que es habitual que una misma persona desempeñe diferentes funciones.

Previamente se ha llevado a cabo un estudio para diagnosticar las necesidades de formación (que no tendrá coste económico para quien la reciba) de estos empleados. El informe plantea la necesidad de realizar modalidades de formación presencial, semipresencial y ‘on line’, pero además explota buenas prácticas de otras comunidades autónomas y otros países para facilitar el acceso a la misma, como la tutorizada para pequeños diagnósticos en un establecimiento.

También concreta los diferentes itinerarios formativos que necesitarán estos trabajadores tras definir diez empleos tipo y sugiere que comercio, hostelería y turismo aúnen actuaciones para dar respuesta a las nuevas formas de ocio. Por otra parte, considera que el sector necesita de una reflexión sobre la colaboración frente al individualismo y aboga por un mayor apoyo institucional para asuntos como aparcamientos, accesos o presentaciones.

Seguro que este impulso a la formación aumentará la competitividad de los pequeños comerciantes navarros. Hasta ahora, el 55% de ellos no contaba con un plan de formación anual y el 16% incluso desconocía que podía beneficiarse de las ayudas que, en este ámbito, ofrecen distintas instituciones. Ahora, con toda seguridad, este panorama cambiará sustancialmente.

Socios

Cómo encontrar al mejor socio local para ayudar a nuestra pyme a exportar

“Busco socio local”, basta con introducir esta búsqueda Google para darse cuenta de lo necesario que son en estos momentos los acuerdos y las alianzas entre empresarios para salir de la crisis. Haga la prueba: nada menos que 38,7 millones de resultados. Puede ser un buen sitio para empezar, pero si de lo que se trata es de buscar un socio local en un mercado extranjero, probablemente Google no sea el portal más adecuado.
La identificación de los posibles socios de un mercado en el que queremos entrar es crucial para no dar palos de ciego. La ferias internacionales y otros foros de encuentros entre exportadores e importadores son muy caras y es necesario aprovecharlas al máximo. Sobre todo ahora que ya no se puede aplicar la deducción por apoyo a la exportación.
Lo primero que tenemos que conocer son los datos contables de nuestros posibles proveedores y su solvencia financiera. Para ello es recomendable acudir a expertos en solvencia y seguros de crédito a la exportación, como Cesce. Sus servicios y pólizas de seguro para comercio exterior permitirán empezar la actividad de internacionalización de nuestra pyme con buen pié.
Pero, además, conviene conocer quiénes son los mejores más allá de su solvencia. Aquellos socios locales que serán los perfectos embajadores de nuestros productos y servicios en los mercados exteriores que figuren en el plan de exportación. Sobre todo si lo que pretendemos es optar a concursos y contratos públicos de los Estados a los que nos dirigimos. Una vez más las bases de datos de comercio internacional resultan imprescindibles para los objetivos de internacionalización de las pymes.
En Assortis podemos localizar aquellas empresas que se han adjudicado proyectos a nivel internacional. Si buscamos en sus registros encontraremos nombres que nos resultan familiares, de los que podemos sacar conclusiones y experiencia. La extremeña Solaria, que con ocho empleados es ya un agente internacional, o la asturiana fabricante de software Futuver, hoy con oficinas en Panamá, México y Bucarest, son algunos de los ejemplos de éxito que han sabido encontrar en el comercio exterior, y concretamente en los contratos públicos internacionales, su vía de expansión.
En bases de datos como Assortis o Dacon, dependiente del Banco Mundial, los expertos en comercio exterior localizan los socios que han ayudado con eficacia a los exportadores y licitadores a entrar a optar por interesantes contratos. Con un rápido análisis de sus dossiers podemos localizar a los consultores con más prestigio ante los contratistas internacionales, públicos y privados por los logros conseguidos. También se puede saber por qué una compañía no ha resultado adjudicataria en un contrato similar al que podríamos optar en nuestra pyme. Como explican los asesores en comercio exterior, hoy en día los planes de internacionalización de las pymes empiezan en el ordenador de la oficina.

emergentes

Pymes y exportación: entrar en mercados emergentes de mano de la ONU

2011 no ha sido un buen año para la economía en general. Las pymes, en concreto, han sufrido en sus carnes los efectos de una crisis que se ha traducido en impagos. Antes de colgar el cartel de “cerrado”, muchas han cruzado la frontera en busca de oportunidades de negocio que muchas veces han venido de menos de un concurso público, una de las apuestas más seguras para una empresa que quiere salir al exterior. Sí, es cierto que la competencia es mayor pero también lo son las oportunidades y merece la pena entrar en el juego.

Entre los organismos públicos que ponen al alcance de cualquier pyme la posibilidad de concursar en licitaciones internacionales, la ONU ofrece una garantía extra de transparencia a la hora de competir con otras empresas. Y sin duda es una manera estupenda para contactar con agencias como FAO o la OMS. ¿Quieres saber cómo?

Licitaciones públicas internacionales: más fácil de lo que parece

Además de apoyar el crecimiento de la economía de países en vías de desarrollo, agencias como UNICEF o UNESCO abren concursos para licitaciones internacionales. Una buena oportunidad para empresas buscando salir al exterior. Aunque pueda parecer complicado, acceder al concurso es más sencillo de lo que parece gracias a una poderosa herramienta al alcance de cualquiera: Internet. Y es que, en las webs de estos organismos podrás encontrar toda la información que necesitas para participar en los concursos.

¿Qué debe hacer una pyme para participar en los concursos de la ONU?

En primer lugar, hay que saber dónde buscar. En la web de Globalmarket Place, base de datos mundial de proveedores de la ONU, el conjunto de agencias que forman parte del Organismo comparten información de utilidad en relación a los concursos públicos abiertos, lo que facilita al emprendedor la tarea de búsqueda.

Es cierto que para participar en estos concursos hay que cumplir bastantes requisitos que, además de asegurar la solvencia de las empresas presentadas, vela por la transparencia e igualdad de oportunidades durante el proceso.

También hay que tener en cuenta que cuanto mayor es el proyecto al que una empresa se presenta mayor es el papeleo que tendrá que presentar y más dura la auditoría que tendrá que superar… lo cual no deja de ser una medida lógica por parte de las agencias que convocan el concurso para asegurarse que la empresa ganadora estará a la altura de las circunstancias.

Sin duda, toda la experiencia previa que la pyme pueda acreditar sumará “puntos” a su candidatura pero quizá lo más importante a la hora de embarcarse en esta aventura empresarial es contar con el mejor asesoramiento previo de manos de profesionales y, por supuesto, un capital humano especializado y con una amplia experiencia internacional.