building-79221_960_720

¿Qué son las agrupaciones europeas de interés y por qué las pymes deben conocerlas?

building-79221_960_720Llevar a cabo grandes inversiones internacionales es un reto que parece acotado en exclusiva para las grandes empresas. Pero no tiene por qué ser así.  En los últimos años y cada vez con mayor frecuencia se está imponiendo el modelo colaborativo para abordar esos grandes retos. Los motivos son variados, primero porque ni siquiera muchas grandes empresas están dispuestas a asumir en solitario el riesgo que implican los grandes proyectos fuera de su país. También, porque los proyectos internacionales son cada vez más complejos y muy pocas empresas cuentan con los fondos, los profesionales y las infraestructuras suficientes como para abordarlos en solitario.

Dentro del marco europeo esta colaboración está especialmente alentada por una figura jurídica no muy conocida entre los empresarios españoles. Estamos hablando de la  Agrupación de Interés Económico (AIE).

Una AIE es una sociedad mercantil, con personalidad jurídica propia, que está formada por un consorcio de empresas y que busca facilitar la realización conjunta de uno o varios negocios. Están enfocadas especialmente al desarrollo de negocios en el marco de la Unión Europea, zona en la que más actividad internacional desarrollan las pymes españolas.

Si alguien piensa que hablamos de una novedad está muy equivocado. Las AIE están reconocidas por los Reglamentos europeos desde 1985 y por la legislación española desde 1991. Pero lo cierto, es que todavía hoy son unas grandes desconocidas.

Como introducción a esta figura jurídica conviene saber que:

  • Las empresas que la forman mantienen plena independencia y autonomía sobre la gestión interna. Se evitan así la complejidad de una fusión corporativa y facilitan la disolución cuando los intereses empresariales dejen de converger.
  • Cada compañía participa en el mantenimiento de la AIE de un modo distinto. Mientras unas aportarán simplemente capital, otras, sobre todo las de menor tamaño podrán, por ejemplo, aportar servicios para mejorar la gestión de la misma.
  • Se rigen por un principio de máxima transparencia fiscal lo que contribuye a la buena imagen y reputación de sus integrantes.
  • Permite obtener ventajas competitivas con una inversión más ajustada.
  • Facilita la implantación comercial territorial de los asociados, gracias al impulso que ofrece estar integrado en una plataforma de estas características.

Por supuesto, no todo es de color de rosas. También existen puntos débiles a tener en cuenta antes de lanzarse a participar en una colaboración de este tipo.

  • Los intereses de los socios suelen alejarse con el paso del tiempo desvirtuando con frecuencia la razón de ser de la AIE.
  • La falta de participación y de dedicación de todos los miembros por igual, genera tensiones que pueden complicar la gestión diaria del proyecto.
  • La mala praxis de una empresa en su gestión individual (escándalos financieros, corrupción, problemas laborales,…) puede salpicar indirectamente al resto de los asociados.
  • La toma de decisiones de manera paritaria puede ralentizar el liderazgo y la ejecución de las tareas por parte de los miembros más activos de la agrupación.
  • Ninguno de sus miembros puede pertenecer a otra agrupación de estas características.
  • Existe una limitación máxima de contratación de un máximo de 500 personas para cada AIE.

Con estos puntos sobre la mesa, toca valorar si la envergadura del posible proyecto internacional compensa o no los estos riesgos. Os dejamos también algunos ejemplos de este tipo de colaboración que se están llevando a cabo en Europa y que pueden servir como guía como son los servicios ferroviarios de alta velocidad Eurostar, que unen Londres con París y Bélgica, la eurociudad vasca Bayona-San Sebastián o la Escuela de París de Artes Europeas (EBS).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *