17 August 2011 0 Comments

Forfaiting: una modalidad para financiar exportaciones

forfaitingEl forfaiting se puede definir como una modalidad de financiación de exportaciones que consiste en el descuento sin recurso por parte de una entidad financiera de los derechos de cobro de una serie de efectos mercantiles que el exportador recibe para instrumentar el pago diferido de operaciones comerciales de compra-venta. Los instrumentos que se utilizan habitualmente son los pagarés y las letras de cambio, y los vencimientos suelen oscilar entre cinco meses y seis años. Se suele utilizar en operaciones con países con un elevado riesgo político o económico. Por eso, la entidad financiera que adquiere los efectos financieros normalmente exige que estos vayan avalados, ya sea por el banco del importador, o por una tercera entidad.

1. Señas de identidad

Entre las características que presenta el forfaiting, hay que reseñar que ni el deudor ni el banco garante pueden utilizar los incumplimientos, disputas comerciales u otras incidencias como excusa para recusar el pago de la deuda. Al ser un contrato de compraventa de bienes, se trata de un crédito comercial. Una vez finalizada la operación, el vendedor puede desinteresarse del crédito cedido, mientras que el comprador no puede devolver el crédito al vendedor en caso que el deudor no pague, salvo en caso de fraude. Además, los créditos deben ser libremente transferibles.

Como ventajas, cabe destacar la liquidez inmediata sin que repercuta en la capacidad crediticia del exportador, así como la eliminación de los riesgos de cambio y de impago (se cobra al contado). También la simplicidad en la gestión administrativa de las ventas en el exterior, ya que buena parte de esta labor es asumida por la entidad financiera. Las metodologías de descuento comúnmente utilizadas son dos: straight discount (el valor presente del descuento se calcula deduciendo los intereses de descuento del valor nominal del crédito), y discount to yield (el descuento se aplica sobre la cantidad efectivamente adelantada).

2. Forfaiting versus factoring

Tanto el forfaiting como el factoring presentan una serie de rasgos similares, aunque también ciertos rasgos distintivos. Así, en el forfaiting se ceden letras de cambio o pagarés (documentos con carácter ejecutivo, que en caso de impago son reclamables judicialmente por un procedimiento acelerado), mientras que en el factoring se ceden facturas.

Además, en el forfaiting el exportador siempre vende en firme el documento por lo que en caso de impago es la entidad financiera quien asume la pérdida, mientras que en el factoring la venta del documento es uno de los posibles servicios que se pueden contratar, pero no es imprescindible. Además, en el factoring la venta puede ser con recurso o sin recurso (en el forfaiting solo es sin recurso). Y mientras que en el forfaiting las letras de cambio o pagarés suelen tener vencimientos a corto y largo plazo (hasta los seis años), en el caso del factoring las facturas suelen ser a corto plazo, entre 90 y 120 días. ¿Otra diferencia más? En el forfaiting, las cesiones suelen ser de un número reducido de efectos, de muy elevada cuantía, y de pocos clientes. En el caso del factoring, se da la vuelta a la tortilla: las cesiones son de numerosas facturas, de importe unitario reducido, y de muchos clientes.

Leave a Reply