estimacion_directa_indirecta

Estimación directa e indirecta: una decisión clave para la fiscalidad de tu negocio

Una vez se ha tomado la decisión de convertirse en emprendedor, resulta imprescindible darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, comúnmente conocido como RETA. Es entonces cuando se ha de escoger el régimen en el que declarar el impuesto del IRPF, entre los que existen dos disponibles:

  • El de estimación directa, que puede ser normal o simplificado
  • El de estimación objetiva o también conocido como sistema de módulos

La diferencia fundamental entre ambos se encuentra en la precisión con la que se determina el rendimiento neto del ejercicio de la actividad económica. Por ello, conviene sopesar con mucho detenimiento cuál va a convenir más, sobre todo en el inicio de la actividad, en donde los problemas de tesorería y acceso a la financiación suelen ser más acuciantes.

Como norma general, es la propia actividad a la que nos dedicamos la que marca qué régimen resulta el más adecuado, procurando que se adapte lo mejor posible con las particularidades de las deducciones estatales y autonómicas, así como las circunstancias personales y familiares que tengamos, para conformar el método de tributación más óptimo para nuestro proyecto empresarial.

Por poner un ejemplo, si el negocio que se desea emprender no cuenta con una previsión económica fiable de cómo será su comportamiento en el futuro, lo más probable es que deba escogerse el régimen de estimación directa, ya que se habrá de responder fiscal y contablemente sobre los ingresos y gastos que se generen. Pero, por el contrario, en proyectos con alta actividad y, en principio, pocos costes, como ocurre en la hostelería, la elección más rentable será, casi con toda seguridad, estimación objetiva, dado que se abonarán menos impuestos en relación con el beneficio real que se genera.

Veamos en mayor detalle en qué consiste cada uno de los sistemas.

¿Qué es la estimación directa e indirecta y en qué se diferencian?

Estimación directa

Está destinado sobre todo a proyectos empresariales en donde la gestión de las entradas y salidas de capital es crítica para garantizar su supervivencia, por lo que, habitualmente, se recomienda a cualquier negocio que comience a operar a que opte por este sistema.

La base imponible (es decir, la cuantía del importe del impuesto que habremos de pagar) se calcula sobre la base del Impuesto de Sociedades, existiendo dos posibles modalidades:

  • Normal, que se aplica si la cifra de negocios del conjunto de actividades supera los 600.000 euros anuales, debiendo el empresario realizar la contabilidad oficial según queda regulado por el Código de Comercio. Requiere, por regla general, de un conocimiento de las obligaciones contables bastante elevado, por lo que es recomendable recurrir a la ayuda de gestores o asesores profesionales.
  • Simplificada, en donde la facturación no puede superar los 600.000 euros. A diferencia del caso anterior, sólo es obligatorio realizar los libros oficiales contables (de ventas e ingresos, de compras y gastos, y el de bienes de inversión), no debiendo llevar la contabilidad forzosamente según los preceptos del Código de Comercio.

 Estimación objetiva

Es el método idóneo para conocer exactamente lo que se deberá abonar en concepto de IRPF en cada trimestre, ya que el autónomo cotizará siempre el mismo importe, aunque, como es lógico, no estará pagando el valor real de los impuestos que ha generado en esos tres meses.

En realidad, no es otra cosa que estimar el rendimiento de una actividad según unos parámetros objetivos, como la potencia eléctrica contratada o el número de empleados. Generalmente, se opta por esta modalidad en negocios con ingresos estables y un buen margen de tesorería, donde se realizan numerosas operaciones contables, como, por ejemplo, una tienda de ropa.

Para poder acogerse a él, las actividades económicas deberán estar incluidas en la Orden anual que desarrolla el régimen de estimación objetiva, así como cumplir otros requisitos, como que los ingresos de las actividades del año anterior no superen los 250.000 euros, que el importe de compras por bienes y servicios del ejercicio previo no exceda los 250.000 euros, y que el total de las facturas con retención de IRPF no supere los 125.000 euros.

Las actividades que, actualmente, están incluidas legalmente en el régimen de estimación objetiva se encuentran en la Orden HFP/1159/2017, de 28 de noviembre (por la que se desarrollan para el año 2018 el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el régimen especial simplificado del Impuesto sobre el Valor Añadido).

estimacion_directa_e_indirecta

Tributar en estimación directa e indirecta

Aunque, en principio, la Ley obliga a tributar sólo por una de estas dos modalidades, es posible que lleguen a coincidir en un mismo ejercicio en el caso de, por ejemplo, una empresa que opere mediante estimación objetiva pero que inicie una segunda actividad que no se pueda incluir en este régimen de módulos. En este caso, se puede tributar por ambos sistemas hasta el final del ejercicio.

 

Los tres criterios claves para escoger entre los dos métodos

  1. Comprobar que la actividad que desarrollaremos forma parte del régimen que queremos elegir, según el Impuesto de Actividades Económicas.
  2. Analizar los pros y los contras de cada uno de ellos: en el de estimación objetiva abonaremos la misma cuota cada trimestre independientemente de los ingresos y gastos generados, mientras que en el de estimación directa se pagará en función de los rendimientos obtenidos en cada periodo.
  3. Para nuevos negocios, lo más aconsejable por regla general es acogerse a estimación directa, mientras que para aquellos con facturaciones estables es mejor el sistema de módulos, que se calculará en base a distintas variables, como la superficie del local en el que se opere o la potencia eléctrica contratada.
Financiación para pymes

Nuevas ayudas de financiación para pymes

Varias entidades bancarias y organismos públicos han renovado y ampliado sus programas de financiación para pymes y autónomos en situaciones ventajosas, con una dotación total para créditos de más de 600 millones de euros.

En los últimos días han sido varias las entidades bancarias que han renovado sus programas de financiación para pymes, con dotaciones conjuntas que superan los 600 millones de euros. La más elevada es la acordada por el Banco Santander junto con el Banco Europeo de Inversiones. Éste participará en una cartera de préstamos a empresas de 250 millones de euros a través del cual el Santander podrá gestionar créditos por un importe conjunto de 500 millones para financiar las inversiones de la pequeña y mediana empresa.

Según ha explicado el Banco Santander en un comunicado, gracias a la participación del BEI se ha podido ampliar la capacidad de crédito que hasta ahora tenía la entidad. De esta manera, las pymes podrán beneficiarse de las condiciones favorables que aplica el organismo europeo, tanto en términos de amortización como en tipos de interés.

Se trata del segundo acuerdo firmado entre ambas partes. El primero, otorgado bajo el Plan de Inversiones para Europa, ha servido para dar liquidez a más de 3.500 compañías. En aquella ocasión, el préstamo medio concedido a las pymes fue de 180.000 euros.

140 MILLONES PARA ANDALUCÍA

Otra de las opciones que se han abierto viene de la mano de Cajasur, que se ha aliado con la sociedad de garantía recíproca (SGR) Garántia para gestionar operaciones empresariales por un valor total de 40 millones de euros. El convenio firmado por ambas entidades resalta la necesidad de apoyar a las pymes para que éstas se conviertan en “verdaderos agentes creadores de riqueza y empleo”.

Así las cosas, con el acuerdo se pretende mejorar el acceso a financiación y facilitar su amortización que, dependiendo del tipo de inversión, podría llegar hasta los 15 años según fuentes de Cajasur. Una vez analizada la viabilidad de los proyectos de las pymes, Garántia se encargará de cubrir las garantías suficientes para las entidades de crédito que generen el préstamo.

La compañía financiera andaluza concederá un máximo de 750.000 euros a un mismo acreditado. Todas las operaciones quedarán exentas de pago de comisiones de estudio, amortizaciones anticipadas y cancelación, según fuentes de Cajasur.

Por otra parte, Garántia SGR también ha rubricado un convenio con Bankia por el que la entidad bancaria podrá gestionar créditos para pymes y autónomos hasta llegar a los 100 millones de euros en conjunto. Este acuerdo incluye sólo las operaciones de crédito que se formalicen a lo largo de 2018, que contarán con el aval de la SGR andaluza. En este último caso, las operaciones incluyen solicitudes de préstamos, cuentas de crédito, confirming, descuento comercial y leasing mobiliario e inmobiliario.

Para facilitar aún más los pasos a dar para conseguir liquidez, los interesados pueden tramitar su préstamo a través de la web de Garántia, con el compromiso de que se les dará respuesta en menos de 72 horas. Entre las principales funciones de esta SGR está la de facilitar el acceso a fuentes de financiación en condiciones ventajosas mediante la concesión de avales, además de ayudar al tejido empresarial andaluz ofreciendo información y asesoramiento personalizado.

TAMBIÉN EN CASTILLA Y LEÓN

A nivel público, el Consejo de Gobierno de Castilla y León ha aprobado la concesión de una subvención directa de un millón de euros para la bonificación de créditos a pymes y emprendedores. La idea es reforzar el programa ADE Financia en lo que queda de 2018, una de las herramientas de la llamada Lanzadera Financiera de Castilla y León.

La nueva dotación se suma a los 3 millones de euros que ya fueron aprobados a finales de diciembre. En total, 4 millones que servirán para formalizar 85 millones de euros en préstamos competitivos, que inducirán una inversión de 95 millones y favorecerá el mantenimiento y creación de más de 10.000 empleos, según fuentes de la Consejería regional de Economía y Hacienda.

Este organismo es responsable de la herramienta ADE Financia, también promovida por el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE) en colaboración con la SGR Iberaval. A través de ella las pymes pueden conseguir préstamos avalados para inversiones y capital circulante en condiciones ventajosas, con créditos que pueden ir desde los 6.000 euros hasta los 600.000. Y con periodos de amortización que van entre uno y quince años, con un tipo de interés máximo que puede alcanzar el 2,75%.

reserva_divisas

China lidera la reserva global de divisas con 3,2 billones de dólares

El Banco Central de China acumula un arsenal monetario similar al tamaño del PIB alemán, más del doble que el tesoro de divisas de Japón y cuatro veces el de Suiza.

 

Las reservas de divisas de un banco central no son sólo una acumulación de valor monetario. Por encima de todo, ofrecen garantías iniciales para afrontar convulsiones de cualquier índole. Desde políticas a económicas, monetarias o sociales. En el orden financiero -es decir, en el día a día de gestión de cualquier institución emisora-, ejercen de baliza sobre la sostenibilidad del tipo de cambio de una moneda nacional e, incluso, proveen cobertura, una especie de seguro a todo riesgo, en casos de emergencias económicas en su país. La mayor parte de esta cesta monetaria está denominada en dólares, con el euro en segundo lugar de las preferencias de las entidades reguladoras de todo el mundo, aunque aún a años luz del billete verde. Son las dos divisas con un uso más global. De ahí que EEUU y los socios europeos que comparten la divisa común no se vean en la obligación de atesorar una especial cantidad de unas monedas -el euro y el dólar- que se emplean en la práctica totalidad de las transacciones internacionales. O, dicho de otra manera, son los grandes valores en circulación en los mercados financieros del planeta.

Sin embargo, que las arcas bancarias del resto de las economías -en especial, la de los mercados emergentes, con más potencial de crecimiento y prosperidad, pero también con mayores y más peligrosos desequilibrios macroeconómicos y sometidos al riesgo de incrementar sus ya de por sí amplias brechas de distribución de rentas- gocen de buena salud es un síntoma de seguridad financiera. Porque, además de a la sostenibilidad del tipo de cambio de una divisa -herramienta indispensable, sobre todo, en supuestos en los que los bancos centrales utilicen mecanismos cambiarios ajenos a la fluctuación o con bandas rígidas de oscilación-, son indispensables en los casos contrarios. Entre los emisores con sistemas flotantes del valor de la moneda, debido a que con su arsenal de divisas pueden adquirir moneda extrajera o instrumentos financieros con los que reducir el valor de su dinero doméstico. También son un colchón para mantener la liquidez en episodios de crisis. Además de dotar de confianza a los inversores extranjeros, a los que les infunde tranquilidad saber que un banco central de un mercado en el que depositan su capital dispone de la habilidad de actuar para proteger sus carteras de inversión. Hay otras tres razones. La primera, su papel de salvaguarda para el pago de obligaciones de pagos internacionales, muy al uso en una época como la actual, con niveles históricos de deuda soberana (de Estados), de empresas y de bancos tras varias crisis de endeudamiento, herencia del credit crunch de 2008. La segunda, que se pueden utilizar como fondos para ciertos sectores, como las infraestructuras. Y, finalmente porque, aunque mayoritariamente, las cestas monetarias de los bancos centrales las protagonizan el dólar y el euro, cada vez han diversificado más la entrada de otras divisas, lo que les ayuda a reducir los riesgos de sus propias inversiones en los mercados globales.

Pero, ¿qué países lideran esta clasificación? O, lo que es lo mismo, ¿qué economías atesoran el mayor volumen de arsenales monetarios para capear temporales en el futuro?

Uno por encima de todos: China. Su entidad emisora dispone del equivalente, al cambio, de 3,2 billones de dólares. A precios actuales de mercado. Casi el tamaño de la economía alemana, la cuarta del planeta. Más del doble de Japón que, con 1,2 billones, le sigue en la lista, que constata una reducción substancial de sus reservas en yenes por su consideración de gran superpotencia exportadora, ya que envía cada año al exterior más de 605.000 millones de dólares de productos made in Japan, la práctica totalidad denominados en dólares y euros. Y cuatro veces la cifra que custodia el Banco de Suiza, enclave considerado el refugio financiero mundial, con una moneda, el franco suizo, emblema de la estabilidad cambiaria y que ha hecho uso del tipo de cambio fijo para sostener el valor de su moneda durante varios de los años que siguieron a la crisis. Su depósito monetario supera los 785.700 millones de dólares. Una estrategia que también tiene que ver con su decisión de permanecer ajena al espacio de la UE como fórmula para atraer a sus propios inversores, al margen de la evolución del euro en los mercados.

Los diez países con mayores reservas de divisas, a partir de los últimos datos recabados por el FMI al término del primer trimestre de 2018, contrastados con la información facilitada por los bancos centrales hasta octubre del ejercicio pasado y recabados y analizados por el think-tank y consultora HowMuach.net, son los siguientes:

  1. China: 3,162 billones de dólares.
  2. Japón: 1,205 billones de dólares.
  3. Suiza: 785.700 millones de dólares.
  4. Arabia Saudí: 486.600 millones de dólares.
  5. Hong Kong: 437.500 millones de dólares.
  6. India: 397.200 millones de dólares.
  7. Corea del Sur: 385.300 millones de dólares.
  8. Brasil: 358.300 millones de dólares.
  9. Rusia: 356.500 millones de dólares.
  10. Singapur: 279.800 millones de dólares.

De estas cifras oficiales se deduce que la acumulación de divisas en países como China, con sus extraordinarios flujos exportadores de bienes, Japón, con su industria electrónica vendiendo por todo el mundo o los ingresos procedentes del petróleo en el caso de Arabia Saudí les otorga un salvavidas financiero notable para afrontar inestabilidades. Todo ellos son mercados dominantes en sectores concretos que les reportan múltiples ingresos del exterior.

Pero también sorprende el escaso stock monetario de EEUU, de apenas 44.000 millones de dólares, teniendo en cuenta que su deuda soberana supera los 21 billones de dólares, por encima del tamaño de su PIB. Un riesgo latente, pese a que el acceso de la mayor economía del mundo a los mercados financieros en el exterior tiene una excelente garantía de solvencia. Sobre todo, porque las principales agencias de rating han rebajado su calificación sobre EEUU de su tradicional triple A, la máxima nota de sus diagnósticos, precisamente por el creciente repunte de los pagos a los que tiene que hacer frente el servicio de deuda del Tesoro americano.

También resulta preocupante el calibre de la recapitalización de los bancos chinos. La institución emisora de este país acaba de admitir que extraerá nada menos que 108.000 millones de dólares de sus reservas de divisas -más de dos veces el total que maneja la Reserva Federal- para sanear los balances de sus entidades financieras, dotarla de liquidez y facilitar el crédito hacia las pymes del país, sometidas a tensiones de pagos. La ratio de reservas monetarias que exige el gobierno de Pekín a su sector bancario ha ido recortándose en los últimos meses. Y la guerra comercial declarada por Washington, y que señala con especial virulencia al gigante asiático, también está mermando el músculo exportador de la segunda economía global.

Un reflejo de que Pekín busca contener el riesgo crediticio de entidades con balances frágiles, que podrían “perjudicar con seriedad la confianza empresarial” y recortar sus carteras de inversión, tal y como explica Robin Xing, economista jefe para China de Morgan Stanley. Visión que comparte Ming Ming, de Citic Securities, para quien “el volumen de liquidez” de los bancos “se ha recortado dos veces desde el inicio del año”, lo que demuestra que hay dificultades “en una parte de los prestamistas” y que el banco central “ha empezado a dar credibilidad a los riesgos de endeudamiento” de sus bancos y de su tejido empresarial. En un momento, además, en el que la economía se ha ralentizado tras registrar un crecimiento del 6,9% en 2017. Buena parte de culpa de este aminoramiento la tiene la pérdida de vigor de las ventas al por menor, que han retrocedido más de un 10% por la intervención de autoridades de regulación sectoriales después del proceso de traslado de deuda de firmas no financieras a bancos decretada por Pekín en los últimos años. La versión china del banco malo de las potencias industrializadas con elevados activos tóxicos en sus entramados financieros.

pymes_rgpd

Las pymes siguen sin tener claro el RGPD

Una encuesta publicada por Cepyme y la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) asegura que aproximadamente el 40% de las pymes desconocen el trasfondo del RGPD

 

Dos meses después de su entrada en vigor de forma obligatoria, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) sigue siendo un misterio para un buen número de pymes. En general, hay buena disposición para acatarla, pero todavía hay un gran desconocimiento sobre la normativa, que en algunos casos repercute en su cumplimiento.

Así lo reflejan los resultados de una encuesta realizada por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme). La muestra supera las 1.100 sociedades de estas características, y el trabajo de campo fue realizado entre el 26 de abril y el 16 de mayo, poco antes de la entrada en vigor obligatoria de la normativa.

Principales datos sobre el estudio entre pymes y RGPD

Según este documento, el conocimiento de la normativa actual alcanza a un 63% de las compañías de este tamaño. También se reconoce en él que sólo el 60% es consciente de la obligación de elaborar un registro de actividades, y un 59% conoce las nuevas obligaciones del responsable del tratamiento de datos.

Es decir, aproximadamente el 40% desconoce el trasfondo del RGPD y menos del 50% han leído las guías que la AEPD ha elaborado para facilitar la adaptación. Unos porcentajes elevados teniendo en cuenta que se tendría que haber implantado de forma paulatina a lo largo de los últimos dos años y que es de obligado cumplimiento desde el pasado 25 de mayo.

No obstante, la encuesta asegura que el 80% de estas organizaciones empresariales dispone de un servicio de asesoramiento en materia de protección de datos personales, o piensa contratarlo a corto plazo. También ha procedido a notificar sus ficheros a la AEPD y ha elaborado su documento de seguridad, que en los casos de menor riesgo puede elaborarse a través de la herramienta electrónica Facilita RGPD.

Por otra parte, apenas el 69% de las compañías encuestadas incluye cláusulas informativas en los formularios. Un 58% incluyen en sus contratos cláusulas en materia de protección de datos. Un 39% ha previsto o atendido solicitudes de ejercicio de los derechos de las personas, y sólo el 24% usa de forma habitual la página web de la AEPD.

¿QUÉ DATOS MANEJAN?

Prácticamente todas las empresas, en torno al 95%, manejan tres clases de datos esenciales que deben custodiar como rige la normativa: los de sus clientes, los de sus proveedores y los de sus empleados. También aparecen en la encuesta, aunque en menor medida, los recursos relativos a videovigilancia (38%), los que se recopilan a través de formularios electrónicos (17%) y los acumulados para el envío personalizado de publicidad (10,3%).

En general, las pymes consultadas valoran positivamente el nuevo reglamento. El 90% está de acuerdo en afirmar que los datos deben ser protegidos siempre, ya que es algo que nos afecta a todos. Aunque no todas creen que el RGPD se adapte bien a los recursos de que disponen las pequeñas y medianas empresas, y consideran que las sanciones marcadas podrían poner en peligro a las sociedades de menor tamaño, impidiendo el desarrollo normal de su actividad.

Éstas apuntan, además, que entre los aspectos a mejorar deben tenerse en cuenta los contenidos expuestos en la página web de la AEPD. El documento indica que están considerados como densos, poco claros y que deben adaptarse a las necesidades y características de las pymes.

En definitiva, aunque la percepción hacia las normativas de protección de datos es positiva entre las pequeñas y medianas empresas, están surgiendo problemas derivados de los costes que les está generando ponerse al día con el RGPD. También relacionados con los recursos que requiere y con la posibilidad de recibir sanciones muy elevadas por incumplimiento que podrían frenar su actividad.

Por eso, el documento recomienda a todas las partes implicadas poner de su parte para “extender el conocimiento, dimensionar bien las herramientas y las propias acciones de implantación de acuerdo con los recursos a gestionar, así como extender y profundizar la comprensión de los datos como fuente de valor”.

holanda_brexit

Holanda acapara el negocio bancario que sale del Reino Unido

Amsterdam es el enclave favorito del sector privado británico frente al Brexit. Regulación anglosajona, clima de negocios y ventajas fiscales, sus señuelos.

 

En los últimos meses, una considerable proporción de los 68 millones de pasajeros que llegan a Schiphol, aeropuerto de Amsterdam, son directivos de empresas. Y, en gran medida, británicos o de firmas asentadas en el del Reino Unido. De hecho, el gestor aeroportuario, a instancias del Gobierno holandés, les ha puestos servicios que facilitan el tránsito rápido hacia sus lugares de reunión. Muchos de ellos, tocan suelo holandés con la decisión pendiente de si eligen al país de los tulipanes como centro de operaciones de sus negocios, una vez se consuma el Brexit, en marzo próximo. O sin esperar siquiera a que se formalice el divorcio entre Londres y Bruselas. La agenda de estos directivos incluye desplazamientos en ferry hasta el corazón de la ciudad y ubicaciones precisas de sus puntos de encuentro. Algunos de ellos, incluso en el majestuoso aeropuerto de la ciudad. Porque Amsterdam se ha convertido en el cluster para acelerar los grandes negocios que procedan de Reino Unido.

Cboe Global Markets, firma propietaria del mayor gestor de activos bursátiles de Europa, es una de las últimas en elegir la ciudad holandesa como sede. Aquis Exchange, otra intermediaria de bolsa, también baraja esta opción. Al igual que TP ICAP, el mayor broker corporativo del mundo. También London Stock Exchange Group, la Bolsa de Londres, está en trámites para obtener las licencias que le permitan establecerse en Amsterdam, con el propósito de ofrecer servicios a sus clientes europeos una vez se oficialice la salida británica. Tradeweb, MarketAxess Holdings o NEX Group ya se han decantado por el centro financiero holandés.

¿Qué tiene Amsterdam para ser el enclave favorito del sector privado británico tras el Brexit?

Entre los atractivos de Holanda figura las bondades, según el sector privado, de sus reguladores de mercados. En especial, el del sector financiero, con muchas similitudes al británico, clave en el éxito de la City como principal centro de negocios de Europa. Destacan su reputación, su papel conciliador con las empresas que operan en su territorio y, al mismo tiempo, porque no resulta contradictorio, sus altas exigencias supervisoras. Es decir, un clima similar al de Londres. Un aspecto que se ha potenciado desde el Ministerio de Asuntos Económicos holandés, desde el que han jugado la carta institucional para exhibir las ventajas de Amsterdam como enclave empresarial. De este departamento ha surgido, por ejemplo, las facilidades de estancia de ejecutivos para atender su agenda de reuniones.

Pero también hay otros alicientes. Holanda tiene otra magnífica carta de presentación. Fue la sede elegida por la Agencia Europea del Medicamento tras su retiro de la capital británica. En detrimento de Barcelona. Sus más de 900 empleados ejercerán su labor en Amsterdam a partir de 2019. En el orden fiscal, se beneficiarán, como repatriados, de una extensión deductiva en el impuesto sobre la renta del 30% de su salario durante sus primeros ocho años de trabajo.

Las “techies” más importantes ya miran a Amsterdan

El Ejecutivo del liberal Mark Rutte espera, de hecho, el desembarco de una treintena de firmas del sector financiero. Hasta el punto de admitir que el reloj para que las empresas se decanten y elijan la sede corporativa que necesitan ha empezado a retroceder. Las ventajas, rapidez y eficiencia para que se emprenda un negocio, la flexibilidad de alojamientos o el importante nivel de inglés entre sus habitantes (el 90% de sus ciudadanos lo hablan con fluidez), sus infraestructuras o su alto grado de conectividad y su apuesta por la digitalización también han convertido a Amsterdam en uno de las ciudades candidatas de Europa con mayor grado de aceptación entre las empresas que emigrarán de Reino Unido. Booking, Netflix, Facebook, Uber, Google o Amazon ya manifiestan su intención de ampliar sus oficinas en esta ciudad. De igual manera que firmas de los sectores más vinculados a la digitalización, como el manufacturero o el de automoción, con amplias sedes en Reino Unido. O las del sector exterior, con Rotterdam, puerto de referencia de entrada en el mercado interior, intensificando la competencia con sus rivales del sur de Gran Bretaña.

novedades_impuesto_sociedades

Novedades para el Impuesto de Sociedades que viene

El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) ha publicado un estudio que incluye novedades en el Novedades para el Impuesto de Sociedades que viene de cara a la campaña de 2018, que tendrá que liquidarse a mediados del próximo año

 

Ahora que la campaña del Impuesto de Sociedades del año 2017 está a punto de terminar es un buen momento para que las empresas miren hacia adelante y desde ya empiecen a prepararse para el año que viene. Puede ayudarles en esta liza el informe Declaración de Sociedades 2017 y novedades 2018, publicado recientemente por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF). El órgano especializado en fiscalidad del Consejo General de Economistas de España ha elaborado un interesante listado de novedades que las compañías deberían tener en cuenta desde ya.

4 posibles medidas previstas en el Impuesto de Sociedades

El texto en cuestión comenta las medidas contenidas en el Proyecto de Presupuestos para 2018, que se está debatiendo en el Congreso de los Diputados y que deberían ver la luz en forma de ley a lo largo de este año. Eso sí, es importante tener en cuenta que podrían sufrir cambios en el trámite parlamentario. Aquí dejamos un compendio:

Reducción de las rentas procedentes de determinados activos intangibles ‘Patent Box

Con efectos para los periodos impositivos iniciados a partir del 1 de enero de 2018. Se especifica que sólo las rentas positivas son las que tienen derecho a la reducción en la base imponible. Antes se aludía sólo a rentas, sin diferenciar entre positivas o negativas.

Se van a actualizar los supuestos en los que se puede aplicar esa reducción. En concreto, por la cesión del derecho de uso o de explotación, por modelos de utilidad, por las patentes, por certificados complementarios de protección de medicamentos y de productos fitosanitarios, dibujos y modelos, o de software avanzado registrado que haya sido obtenido como resultado de proyectos de I+D.

Cambios en el régimen transitorio de la reducción de ingresos procedentes de determinados activos intangibles

También con efectos para los periodos impositivos iniciados a partir del 1 de enero de 2018. Se regula un régimen transitorio que será de aplicación para los activos intangibles del contribuyente disponibles con anterioridad al 1 de julio de 2016.

En el caso de las cesiones del derecho de uso o explotación realizadas con anterioridad al 27 de septiembre de 2013, se podrá optar por aplicar, en todos los periodos impositivos que resten hasta la finalización de los contratos correspondientes, el régimen establecido en el artículo 23 del RDI 4/2004. A partir del 1 de julio de 2021 se deberá aplicar el nuevo régimen.

Para las cesiones del derecho de uso o de explotación que se hayan realizado desde el 27 de septiembre de 2013 hasta el 30 de junio de 2016, el contribuyente podrá optar por aplicar el régimen establecido en la Ley del Impuesto según la redacción vigente a 1 de enero de 2015. Lo dispuesto anteriormente resultará de aplicación hasta el 30 de junio de 2021.

En el caso de transmisiones de activos intangibles que se realicen a partir del 1 de julio de 2016 hasta el 30 de junio de 2021, podrán optar por el régimen establecido en el artículo 23, según redacción vigente a 1 de enero de 2015. Excepto en el caso de que los activos intangibles se hubieran adquirido entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2016 a una entidad vinculada y en el momento de la adquisición no hubieran estado acogidos a un régimen de reducción de las rentas procedentes de determinados activos intangibles. En este caso sólo podrán aplicar dicho régimen las que se realicen hasta el 31 de diciembre de 2017.

Pagos fraccionados

Una medida que, de nuevo, tendría efectos iniciados a partir del 1 de enero de 2018. Con ella, las entidades de capital riesgo que tengan que aplicar el pago fraccionado mínimo (23% del resultado positivo de la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio de los 3, 9 u 11 meses primeros de cada año natural) tomarán como resultado positivo el correspondiente exclusivamente a las rentas no exentas.

Exención de determinadas rentas obtenidas por las autoridades portuarias

En este caso, con efectos para los periodos impositivos iniciados a partir del 1 de enero de 2017. Estarán exentas las rentas obtenidas por las autoridades portuarias como consecuencia de la transmisión de elementos de su inmovilizado. A condición de que el importe total de la transmisión se destine a la amortización de préstamos concedidos por Puertos del Estado o por entidades oficiales de créditos para financiar inversiones en elementos del inmovilizado relacionadas con su objeto o finalidad específica.

tipos_de_tarjeta

Cuatro tipos de tarjeta para ayudarte en tu negocio

El mercado pone a disposición de empresas y particulares diversos tipos de tarjeta de pago: crédito, revolving, débito y prepago, cada una de ellas con sus pros y sus contras, y que pueden ser muy útiles para el empresario siempre que se usen de forma meditada e inteligente.

 

Tanto a nivel personal como de empresa, todos tenemos un buen número de opciones para ejecutar nuestras transacciones económicas vía tarjeta. El llamado ‘dinero de plástico’ sigue creciendo año tras año y mejorando en cuanto a seguridad (a pesar de las opciones de pago con smartphone que hace tiempo que se están desarrollando). Nos evita llevar grandes sumas de dinero encima, nos ayuda a movernos económicamente por internet y nos da opciones de financiación, entre otras ventajas.

4 tipos de tarjeta para mi negocio

Pero, ¿qué productos podemos llevar en nuestra cartera y para qué nos sirve cada uno?

Crédito

Probablemente dentro de los tipos de tarjeta de pago, la de crédito es la más utilizada a nivel empresarial, ya que permite realizar operaciones aunque no se tengan fondos suficientes y decidir en qué momento del mes se realiza el cargo a cuenta, siempre que el portador de la tarjeta así lo requiera. Tiene un límite preestablecido con la entidad bancaria (u otras sociedades de crédito con las que también puede contratarse) y puede ser muy útil para la financiación de imprevistos, que pueden pagarse a plazos.

La cantidad adelantada se liquidará en una fecha mensual también previamente especificada (si no, lo normal es que sea a principios de mes). En ese momento sí es conveniente tener fondos suficientes en la cuenta asociada a la tarjeta, ya que, de lo contrario, se cargarán también una serie de intereses de demora. Según advierte la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los gastos que acarrea una operación de este tipo oscilan entre el 11% y el 25% de la cantidad prestada por la entidad.

Revolving

Una herramienta muy útil para conseguir un préstamo de forma sencilla y que se puede pagar a plazos, según las necesidades del cliente. Estas tarjetas son exclusivas para este tipo de acciones, aunque deben usarse con cuidado y mesura para evitar un sobreendeudamiento.

El cliente y la entidad emisora predeterminan una cantidad tope en la tarjeta que nunca se podrá superar. Si el portador llega hasta el límite podrá pagar de forma flexible y mes a mes por un lado un porcentaje de la deuda y, por otro, los intereses generados por el préstamo. A medida que se va amortizando la deuda, el cliente puede volver a ir gastando con esa tarjeta, de nuevo hasta el tope marcado.

Son diversas las asociaciones y entidades que recomiendan financiar el préstamo total en el menor tiempo posible, ya que cuanto más se dilate el pago en el tiempo, mayores intereses habrá que pagar.

Débito

Es una de las tipos de tarjeta más habituales, nos permite realizar pagos o sacar dinero del cajero descontándolo al instante de la cuenta corriente a la que esté asociada. Es muy útil para controlar las cuentas y evitar un exceso de endeudamiento, aunque no podemos contar con ella para aplazar pagos.

Además, hemos de tener cuidado de que la cuenta asociada tenga fondos suficientes para que las operaciones puedan llevarse a cabo. Si no los tuviera, probablemente será rechazada. A no ser que hayamos acordado con nuestro banco la cobertura de descubiertos, en cuyo caso también debemos estar preparados puesto que los intereses que se pagan por estos servicios suelen ser muy elevados.

Monedero o prepago

Son tipos de tarjeta que hay que cargar voluntariamente con una cantidad concreta (aportada por su portador) previo paso por caja o por cajero. A medida que vamos pagando con ella, esa cantidad se va reduciendo y una vez agotado el saldo se puede volver a recargar. De esta manera, si alguien la robase o se perdiese, sólo se podrá gastar la cantidad límite que hay en ella.

Puede ser muy útil para aumentar la seguridad en los pagos online y a la hora de cubrir los gastos que nuestros empleados tengan por motivos laborales. Existe incluso una versión virtual que sólo se puede utilizar para hacer transacciones en internet. Para ello el portador, en vez de tener una tarjeta física, dispondrá de un número, una clave PIN, un código CVV y una fecha de caducidad.

bonos_verdes

Los bonos verdes cogen carrerilla en España

Los inversores más jóvenes están apostando cada vez más por la llamada Inversión Socialmente Responsable (ISR), sobre todo por los bonos verdes, títulos de crédito emitidos bajo el compromiso de emplear el capital en un proyecto verde o sostenible.

 

A nivel global, la llamada Inversión Socialmente Responsable (ISR) está en auge y en España la tendencia no es muy diferente, aunque su evolución ascendente va mucho más despacio. Un buen porcentaje del capital que mueven los inversores más jóvenes se asienta en fondos de este tipo, sobre todo en bonos verdes, por su fiscalidad menos agresiva, su rentabilidad menos cuantiosa pero más estable, y por su carácter comprometido que ofrece una mejor imagen.

¿Qué son los bonos verdes?

Los bonos verdes son títulos de crédito emitidos por instituciones públicas o privadas bajo el compromiso de invertir en un proyecto verde o sostenible y que cuentan con una serie de ventajas. Entre ellas, presentan oportunidades de diversificación; aportan diferenciación entre empresas del mismo sector y mejoran la imagen corporativa y la reputación del emisor. Para otorgarles la calificación de ‘verdes’, deben cumplir con los Green Bond Principles, que promueven la integridad de este tipo de instrumentos a través de diversos instrumentos que fomentan la transparencia.

Esta apuesta por la ISR se ha plasmado en el estudio La Inversión Socialmente Responsable, dirigido por los profesores Francisco Isidro y Ricardo Zion de EAE Business School. Según el documento, las generaciones X, Y y Z apuestan por la ISR en un 40%, un 52% y un 31%, respectivamente. Además, el texto apunta que un 78% de los encuestados reconocía dar más importancia a este campo, y que un 64% de ellos ha aumentado su cartera de ISR en los últimos cinco años.

Por otra parte, las encuestas que se han ido realizando a los Millennials indican que los potenciales inversores de esta generación mostrarán mucho más interés sobre los criterios de selección ASG. Es decir: a las prácticas ambientales, sociales y de buen gobierno. La gestora Schroders, una de las principales firmas globales en la gestión de activos, ha publicado diversos estudios al respecto (en los que han llegado a participar más de 22.000 personas de 30 países diferentes) que corroboran esta postura.

Situación actual de los bonos verdes

Por lo que respecta al mercado de los bonos verdes, el estudio asegura que de enero a mayo de 2018 en España se habían emitido 4.550 millones de euros. Una cifra que casi alcanza a la recogida en todo 2017: unos 5.000 millones, lo que supone un crecimiento aproximado del 80%. En ese aumento del ejercicio presente han participado grandes empresas del Ibex 35, como ACS y BBVA, que han entrado por primera vez en el mercado de bonos verdes.

En cualquier caso, nuestro país sigue estando lejos de los más de 20.000 millones de euros que se colocaron en Francia durante ese mismo periodo. Y supuso un porcentaje muy pequeño de los 320.000 millones de dólares (270.000 millones de euros, según el cambio actual) que se movieron en el mercado global de bonos verdes a través de 1.500 emisores. Una cifra que también creció el pasado año.

El 56% de estas nuevas emisiones se concentraron en Estados Unidos, China y Francia, y el mayor peso se centró en las compañías energéticas. En España destaca el caso de Iberdrola, que emitió bonos por valor de 2.750 millones de euros en 2017 y lidera el mercado con 7.200 millones de euros en financiación verde.

Por su parte, Gas Natural lanzó una emisión por 800 millones de euros, y Repsol se ha convertido en la primera petrolera que ha optado por los bonos verdes para financiarse con una colocación de 500 millones de euros. Atendiendo fuera del sector energético (y siempre hablando de bonos verdes), en el listado aparecen Adif, que en 2017 colocó 600 millones de euros; y la Comunidad de Madrid, que emitió 700 millones.

 

microcreditos_crowdfunding

Financiación alternativa para pymes: préstamos participativos, microcréditos y crowdfunding

Además de otras opciones como el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) o el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), las pymes, que representan 2,8 millones de compañías en España -el 99,8% del total- de las que 1,5 millones no tienen un solo empleado, cuentan con un variado portfolio de posibilidades de acceder a la financiación más allá de las ayudas públicas. Pero si en el caso de las citadas anteriormente y desarrolladas en otro reciente artículo, la experiencia dice que son indicadas para periodos de expansión de las empresas, existen otras centradas en fortalecer etapas de crecimiento, una vez se han consolidado ya en sus respectivos mercados. En este caso, cabe destacar principalmente tres:

Préstamos participativos

Están regulados por el Real Decreto Legislativo 7/1996, donde se concreta que “la entidad prestamista percibirá un interés variable que se determinará en función de la evolución de la actividad de la empresa prestataria”. El criterio para concretarla puede ser principalmente a través del beneficio neto, del volumen de negocio o del patrimonio total.

Entre las ventajas de optar por este instrumento están la de que los intereses son fiscalmente deducibles, la no aportación de garantías reales, su vocación de largo plazo, la ausencia de pérdida del control societario o que forman parte de los recursos propios de la empresa en relación a su solvencia financiera.

Microcréditos

Son créditos cuya cuantía no debe superar los 25.000 euros en todo el territorio europeo, de acuerdo a la definición aprobada por la Comisión Europea. Están destinados principalmente a entidades como fundaciones, ONGs o asociaciones, debido a su carácter eminentemente social.

Para poder acceder a ellos se han de cumplir al menos estos tres requisitos:

  • Formar parte de colectivos sociales desfavorecidos o con dificultades de inserción laboral.
  • No disponer de fácil acceso al sistema financiero formal por falta de garantías.
  • Tener un espíritu emprendedor y disponer de una iniciativa empresarial viable.

Normalmente, existe la figura de las Entidades Sociales de Apoyo al Microcrédito (ESAM) que acompañan a las entidades en el proceso de concesión así como en la elaboración del plan de empresa y en otros temas de ámbito formativo.

Crowdfunding

En realidad, a través de este instrumento se promueve la financiación colectiva de proyectos empresariales, normalmente por medio de plataformas electrónicas (Kickstarter, Verkami, Wiseed, Indiegogo). También se utiliza para otros hitos empresariales como la realización de estudios de mercado, recibir opiniones de los usuarios o, por ejemplo, realizar simulaciones para validar un nuevo producto o servicio que se pretende comercializar.

Existen diversas modalidades de crowdlending según la naturaleza de la contribución del aportante:

De donación

Para recaudar fondos sin retorno financiero específico, casi siempre destinadas a apoyar a proyectos sin ánimo de lucro o de carácter social.

De recompensa

Los usuarios contribuyen a la financiación de un proyecto con aportaciones económicas a cambio de un ‘premio’ no financiero, como un objeto material, una firma o autógrafo, o una entrada para un evento. La relación entre aportante y promotor se formaliza mediante un contrato de compraventa por el que el primero anticipa el pago del precio convenido para que el segundo disponga de los fondos para desarrollar la actividad.

De participación en beneficios

El promotor ofrece a los aportantes una participación en sus beneficios en el caso de obtenerlos bajo unas condiciones previamente pactadas. Es muy frecuente en actividades culturales, como audiciones o castings.

De deuda (también conocido como crowdlending)

Se edifica sobre operaciones de préstamos entre los prestamistas y el promotor del proyecto que busca financiación. Es muy habitual en el ámbito anglosajón a través de plataformas p2b, como Lending Club o Lendico.

De capital

Consiste en la financiación en masa de proyectos mediante la participación en el capital de la sociedad promotora. La contribución recibida se trata como aportación de capital y el aportante se convierte en socio, con derecho a participar en los beneficios y a tener los mismos derechos legales y estatutarios que el resto de socios.

Las principales ventajas del crowdfunding son que facilita el acceso a la financiación con independencia del ciclo económico en el que nos encontremos, que promueve las iniciativas de carácter social y cultural, que facilita el coworking y la colaboración tanto de infraestructuras como de conocimientos, reduce la dependencia de las formas tradicionales de financiación y, desde el punto de vistas de los aportantes, les permite participar en diversos proyectos diversificando significativamente el riesgo.

No obstante, también conviene reseñar que es un instrumento no exento de amenazas, en especial en relación a la posibilidad de fraude, la probabilidad de que fracasen los proyectos en los que se invierte, las dudas acerca de la confidencialidad de los datos de los participantes y el peligro para el promotor de que los aportantes exijan recuperar su dinero en cualquier momento del proceso, con la consecuente amenaza de la falta de liquidez suficiente para garantizar la supervivencia del proyecto.

informe_vehiculos

Cómo utilizar los informes de vehículos para rentabilizar el transporte de una empresa

Las empresas representan el 7,2% del parque de vehículos en España, en el que el uso mayoritario es el particular (91%), según los datos recogidos en el Informe 2017 del Observatorio del Vehículo de Empresa de Arval. Dentro de los vehículos de empresa, la actividad de renting supone algo más de una cuarta parte del total, 26,2%, dejando el resto en manos de las propias compañías.

Teniendo en cuenta el pequeño tamaño de la mayor parte de las sociedades españolas y la importancia del transporte en la partida de gastos de una pyme, tener una flota de vehículos en condiciones y que no depare sorpresas imprevistas es fundamental para la buena marcha de cualquier compañía. Dado el importe al que asciende, las pequeñas empresas pueden recurrir al mercado de segunda mano, y aquí los informes de vehículos servirán para evitar riesgos innecesarios ya que contienen toda la información relevante sobre los vehículos cuya adquisición se esté valorando, entre los que se encuentran, cada vez en mayor medida, coches eléctricos.

Las autoridades públicas han hecho una clara apuesta por el vehículo eléctrico en post de reducir la creciente contaminación que ahoga a las grandes urbes. Como indica el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA: “La positiva coyuntura económica y los objetivos de reducción de emisiones contaminantes, en un contexto de creciente concienciación medioambiental, justifican que las perspectivas de evolución del mercado de automóviles eléctricos a corto y medio plazo sean favorables”. Según sus previsiones el parque de automóviles eléctricos en circulación llegaría a 115.000 unidades en 2020.

Las empresas también están incorporando el coche eléctrico a sus flotas, de acuerdo con el informe del Observatorio del Vehículo: “Más de seis de cada diez matriculaciones de coches eléctricos se localizan en el canal de empresas, lo que pone de manifiesto que existe un interés por esta tecnología eficiente”. Aunque también se apunta que solo el 16% de las compañías tienen la intención de introducir coches eléctricos en su flota en 2020, debido al coste/uso, que resulta más elevado que el convencional. Si bien es cierto que según un estudio de Dekra y del Institut für Automobilwirtschaft (instituto de la industria de la automoción, IFA), las previsiones apuntan que el coste total del coche eléctrico, incluido el coste de adquisición, electricidad, mantenimiento y reparaciones, continúe recortándose y que para el 2020 sea, incluso sin subvenciones estatales, un 3,2% más barato que un coche con motor de combustión.

La información que proporcionan los informes de vehículos

Obtener informes de vehículos es muy sencillo, se trata de información de carácter público, cuya fuente es la DGT, que puede ser consultada por cualquier usuario. Marcas como eInforma facilitan el acceso a estos informes en un plazo que no suele sobrepasar una hora laborable, incluyendo datos como:

  • Titular actual del vehículo, sea persona física o jurídica, así como el nombre de todos los titulares en el caso de que existan varios.
  • Datos de identificación del vehículo como el bastidor, marca y modelo.
  • Municipio registrado del vehículo.
  • Datos técnicos tales como potencia, combustible, dimensiones, masas máximas, plazas, etc.
  • Datos sobre el seguro obligatorio, indicando si el vehículo está asegurado y el nombre de la compañía aseguradora.
  • Fecha de matriculación y se indica si ha sido rematriculado.
  • Historial del vehículo por matricula: Numero de compra-ventas históricas.
  • Si el vehículo es de renting.
  • Información sobre embargos, cargas y precintos del vehículo, con la fecha, expediente y datos de la autoridad que lo emite, si es que hubiera constancia de ello.
  • Inspecciones Técnicas: Inspección técnica del vehículo en vigor y fecha de la misma.
  • El número de kilómetros, indicando la fecha y el origen de la lectura (si han sido anotados por la ITV, por declaración voluntaria del titular o lecturas de talleres).
  • Limitaciones de disposición sobre el vehículo: si existe un leasing, una reserva de dominio o cualquier otra carga o gravamen sobre el vehículo.
  • Historial de bajas del vehículo, temporal o permanente, así como el motivo.
  • Impuesto de circulación: Consta si un Ayuntamiento ha comunicado a la Dirección General de Tráfico que el titular del vehículo no está al corriente de pago del Impuesto de circulación.
  • Indicador de vehículo con denegatoria.
  • Información medioambiental, como combustible, categoría de vehículo eléctrico o hibrido, consumo de energía eléctrica por km y autonomía del mismo.
mab_marf

Financiación alternativa para pymes: MAB versus MARF

Desde hace algún tiempo y según datos del propio Banco de España, las empresas en España están optando cada vez más por la financiación alternativa en detrimento del clásico crédito bancario. Como consecuencia de la crisis económica vivida en los años recientes, las compañías, con una creciente necesidad de obtener liquidez, hubieron de recurrir a vías para mantener su tesorería en un entorno de menores ingresos. Una de estas opciones fue el fortalecimiento de recursos propios a través de sucesivas ampliaciones de capital; otra fue identificar nuevas fuentes de financiación, que se cristalizaron, por un lado, en el nacimiento de mercados como el Alternativo Bursátil (MAB) o el Alternativo de Renta Fija (MARF), así como en el auge de opciones más novedosas impulsadas por las fintech, como el crowdlending y el crowdfunding. Además de, claro, el descuento de facturas mediante el Fondo Apoyo a Empresas.

En este artículo revisaremos las principales características de MAB y MARF, dejando para otro posterior el análisis del resto. Según los expertos, cotizar en un mercado alternativo permite obtener financiación sin elevar el endeudamiento ni renunciar al control de la compañía y, además, otorga notoriedad de cara a los inversores, algo fundamental para poder acceder a nueva liquidez en el futuro de manera más barata.

 MAB versus MARF

El Mercado Alternativo Bursátil. Promovido por Bolsas y Mercados Españoles, está dirigido principalmente a empresas inmersas en procesos de expansión, y cuenta con una regulación teóricamente más flexible y un coste inferior al del mercado bursátil más tradicional. De hecho, el Ministerio de Industria, Turismo y Energía cuenta en este sentido con ENISA (acrónimo que corresponde a Empresa Nacional de Innovación S.A.) Mercados Alternativos, un programa específico de concesión de préstamos participativos.

MAB

Los principales requisitos para que una compañía pueda acceder al MAB son:

  • Ser una sociedad anónima con libre transmisibilidad de acciones
  • Todas sus acciones deben estar representadas mediante anotaciones en cuenta
  • Capital desembolsado en su totalidad
  • Actividad y facturación demostrada con sus cuentas auditadas según estándares internacionales
  • Contar de forma permanente con un asesor registrado
  • Para poder incorporarse a este mercado se ha de publicar un documento informativo con, al menos, un cuadro de previsiones de negocio del ejercicio actual y del siguiente

Al igual que cualquier empresa cotizada, las compañías presentes en el MAB han de suministrar obligatoriamente información al mercado, también a través de su página web, repartida del siguiente modo:

  • Cada semestre, ha de remitir las cuentas resumidas y un informe de gestión intermedio
  • Cada ejercicio anual, debe elaborar un informe financiero con las cuentas anuales auditadas y el correspondiente informe de gestión

MARF

Mercado alternativo de renta fija. Tiene como gran objetivo facilitar a las empresas liquidez mediante la emisión de deuda corporativa. Es mucho más sencillo cumplir con los requisitos previstos por la ley en comparación, por ejemplo, con las obligaciones respecto a las emisiones en la Asociación de Intermediarios de Activos Financieros (AIAF). Entre ellos, destacan:

  • Gozar de solvencia demostrada a través de un informe de evaluación crediticia y de riesgo de la emisión, o, en su defecto, con un informe de solvencia emitido por una agencia de rating registrada y certificada por ESMA (European Securities and Markets Authority), con una media igual o superior a BB.
  • Lograr un resultado bruto de explotación (EBITDA) superior a 12 millones de euros.
  • Tener un ratio deuda/ebitda emitida de entre 3 y 4 veces.
  • Conseguir unas ventas mínimas de 50 millones de euros.
  • Tener un crecimiento superior al 5% de la facturación.

La primera empresa que comenzó a cotizar en el MAB fue Zinkia, productora del popular Pocoyó, en verano de 2009. En la actualidad, se han incorporado ya cerca de cien compañías. Otros equivalentes en Europa a este mercado son el AIM británico o el Euronext Growth europeo. Por su parte, el auge del MARF es cada vez más notorio, a juzgar por los resultados de 2017, donde logró un volumen de nuevas emisiones de 2.057 millones de euros, doblando la cifra cosechada en el ejercicio anterior.

¿Qué decisión tomar, MAB versus MARF?

Antes de optar por cualquier vía relacionada con la financiación alternativa conviene recurrir al asesoramiento de especialistas para calibrar los riesgos reales de los posibles pasos a tomar. Por ejemplo, en el caso del MAB los volúmenes de contratación que se manejan en España son sensiblemente inferiores a los del Mercado Continuo, por los que una compañía puede no obtener el volumen de liquidez que necesita en el corto plazo. Es posible acudir a otros mercados alternativos foráneos, pero eso implica conocer la regulación del país, los costes de entrada y, sobre todo, las potenciales barreras administrativas que pueden encontrarse.

En relación al MARF, aunque las emisiones desde 2013 han superado los 3.000 millones de euros, es importante subrayar que, en líneas generales, es un mercado poco líquido que empuja a las compañías a ofrecer primas de rentabilidad que están fuera del alcance de empresas con demasiada poca envergadura. De hecho, existen compañías que ofrecen rentabilidades del 8% para captar inversores, lo que ofrece una idea de la dureza actual del MARF.

En definitiva, ambas opciones son muy válidas para que una pyme pueda conseguir financiación que, combinada con otras fuentes, diversifica su acceso al mercado, mejorando su notoriedad, su visibilidad y, sobre todo, contribuyendo a dotar de mayor liquidez a las estrategias de expansión y crecimiento en etapas clave para una empresa.

kpis_internet

La utilidad de los KPIs en los negocios de Internet

Si emprender un negocio es ya de por sí algo arriesgado con no pocas dosis de incertidumbre, cuya validez real solo se va a poder calibrar una vez el proyecto se ponga en marcha, este nivel de inseguridad crece exponencialmente cuando se habla de una empresa de internet basada en un modelo innovador. Tal es el caso de, por ejemplo, algunos sectores que están ahora mismo en plena eclosión, como la gestión del espacio aéreo para drones o algo tan curioso como la tramitación online de divorcios sin tener que acudir a un tribunal.

Para favorecer la toma de decisiones críticas es fundamental establecers KPIs en los negocios en internet. En temas como la financiación, la investigación, la estructura de trabajo o la gestión de la tesorería, conviene elaborar y revisar de forma continua las hipótesis de partida, evaluando los recursos y riesgos del modelo más objetivo posible, de manera que se puedan acometer acciones relevantes en base a los datos obtenidos.

En general, los negocios de Internet generan una gran cantidad de información, que permite conocer detalles sobre el perfil de los usuarios que entran en una página web, qué contenidos visitan, cuánto tiempo pasan en ellos, o, por ejemplo, desde qué lugar realizan sus consultas. Datos todos ellos muy importantes para saber, en definitiva, el comportamiento de un potencial cliente y, lo que quizá es más relevante, sus gustos y preferencias.

La clave de la medición y, por lo tanto, de aprendizaje de un negocio en la Red radica en seleccionar la información apropiada y utilizarla del modo más preciso. El consenso entre los expertos señala que es a través de los KPIs (Key Performance Indicators, en inglés) como mejor es posible obtener los indicios para adaptar nuestro negocio a las necesidades y demandas reales del mercado.

Algunos de los KPIs más utilizados son:

Tasa de activación

Es la diferencia entre todos los usuarios a los que se ha contactado y aquellos que de verdad han tenido que llevar a cabo alguna acción intermedia para convertirse en cliente. A estos últimos se les denomina ‘activados’ porque han realizado al menos una operación deseada por la empresa, como suscribirse a una lista de distribución, registrarse en la página web o descargar alguna aplicación o programa que se les ha recomendado.

Coste medio de adquisición por cliente

Se obtiene de la división entre la suma de todos los costes en los que se ha incurrido para la captación de clientes y el número total que finalmente se ha conseguido en un determinado periodo. Entre estos costes están las partidas de publicidad, promociones o la inversión en el equipo comercial, entre otros. Un negocio en principio sólo es viable si su coste medio por adquisición es menor que el valor por cliente.

Tráfico de la web

Es un elemento clave para evaluar la eficacia de las estrategias de captación de clientes, si bien es conveniente utilizar herramientas para eliminar a aquellos usuarios que abandonan el site tras poco tiempo de navegación (en lo que se conoce como ‘efecto rebote’). Normalmente, un tráfico en aumento antecede a incrementos sustanciales en la generación de ingresos. El principal sistema de medición comúnmente aceptado es el de Google Analytics, aunque existen otros como Foxmetrics, Clicky o, por ejemplo, Open Web Analytics.

Tasa de conversión

En realidad, es la consecuencia inmediata de la mejora en el tráfico de la web. Indica de qué manera los usuarios se transforman en clientes, a través de la contratación de nuestros productos. Si es posible conocer las distintas fuentes por las que se ha conseguido llegar a estos clientes, se podrán elaborar estrategias comerciales de cara al futuro que destinen más recursos a estas vías de negocio.

Tasa de abandono / Tasa de retención

Indican qué porcentaje de clientes de la empresa repiten su compra al menos en una ocasión y cuántos de ellos han dejado de adquirir nuestros productos. Son ratios muy relevantes para medir la rentabilidad del negocio y para conocer el grado real de satisfacción de los clientes.

Valor medio por cliente

Determina la capacidad de la empresa para generar beneficios teniendo en cuenta su base de clientes, o, lo que es lo mismo, es el margen bruto que se logra por cada cliente a lo largo de toda su relación con la empresa. También se le conoce por su denominación en inglés (Life Time Value) o, directamente, como LTV.

Qué hacer con tantos datos

A pesar de que puede resultar algo abrumador disponer de este exceso de información, lo más aconsejable es ser prudente en la toma de decisiones y no perder de vista el objetivo último del por qué se están llevando a cabo estos análisis: identificar los grupos de clientes a los que nos queremos dirigir mediante una adecuada propuesta de valor.

La obtención  de los KPIs es fundamental principalmente para desarrollar una estrategia de captación de ingresos de cara al futuro que asegure la viabilidad del negocio, promueva su crecimiento y sostenga su expansión. Para lograrlo, acciones como la revisión periódica de estos ratios o la creación de informes que analicen estos datos con el resto de variables de la empresa son muy importantes para obtener información fiable y precisa.

Finalmente, es fundamental señalar que la inversión en estos KPIs no debe en ningún caso sustituir otros análisis de suma trascendencia que se deben realizar a la hora de emprender cualquier negocio, y que suelen acabar recogidos en un plan de negocio, como la estrategia de marketing, la viabilidad financiera o todo lo que tiene que ver con los aspectos jurídicos. Es a través de la elaboración y evaluación de ambas realidades como el emprendedor podrá obtener resultados que sirvan para la gestión del proyecto, y, sobre todo, garantizar su éxito.