plan

Las claves del nuevo plan de Internacionalización

Apostar por la internacionalización se ha convertido en uno de los objetivos clave del Gobierno y así lo demuestra el texto del nuevo Plan de Internacionalización que aprobó el pasado viernes en Consejo de Ministros.  Se trata de una batería de 41 medidas que buscan incentivar el sector exterior desde todos los ángulos necesarios.  Los focos de trabajo están muy diversificados y van desde el incentivo para que empresas internacionales apuesten por invertir en España, hasta facilitar la financiación a los exportadores españoles, pasando por un amplio análisis de la situación e instituciones actuales para identificar debilidades y definir cómo abordarlas.

En lo que concierne a las empresas exportadoras, los principales beneficios llegarán del impulso a la financiación. En este sentido, una de las mediadas más novedosas es que se estrena la Línea FIEM-Facilidades UE, 50 millones de euros para cofinanciar proyectos internacionales con  fondos comunitarios. El Gobierno considera que el acceso de las empresas españolas a estas ayudas comunitarias ha estado subrepresentado y quiere impulsar que se pongan al nivel de sus competidores europeos.

Además, se potenciará la actividad del ICO como organismo financiador de empresas exportadoras y se acelera la puesta en marcha de instrumentos financieros que reduzcan la carga financiera de los proyectos internacionales como son las cédulas y bonos de internalización.

En un segundo nivel se sitúan las medidas encaminadas a potenciar las estrategias de internacionalización y comercialización empresarial. Para ello, se prevé que, ya en este mes de marzo, entre en funcionamiento la Ventana Global del ICEX. Se trata de un nuevo servicio que canalizará vía web la solución de todo tipo de dudas y gestiones que una empresa necesita realizar antes y durante sus  proyectos de internacionalización.  Estará habilitada para solucionar temas tan diversos como dudas fiscales, información sobre países, sobre potenciales clientes, etc.

Pero más allá de las ayudas individuales, el plan aprobado busca mejorar el entorno empresarial y las condiciones en las que es posible realizar esa actividad. Para ello, se pondrá en marcha un nuevo ‘Doing Business’ regional y un proceso para evaluar y mejorar la regulación en aras de la competitividad. También se establece un análisis anual del conjunto del sector público y privado con el que se pretende detectar y corregir los posibles fallos e ineficiencias.  En la misma línea, de buscar la máxima efectividad de los recursos dedicados a la exportación, se enmarca la idea de analizar la actual configuración de la red de oficinas económicas y comerciales españolas para ajustarla a las necesidades de las empresas españolas y aumentar la presencia en aquellos países donde se detecten más necesidades.

Pero no sólo de exportar quiere vivir este sector. También se establece en este plan un potente esfuerzo por potenciar España como destino de la inversión extranjera. Para ello, se trata de incentivar a las principales empresas de capital riesgo, business angels y  fondos internacionales  para que inviertan en empresas de tecnología españolas.  Al tiempo que facilitar  la posibilidad de que emprendedores internacionales elijan España como lugar de residencia para lanzar sus proyectos.

Finalmente, el plan contempla también una línea de apoyo a la formación y por ello se refuerzan las actividades a través del Centro de Estudios Económicos y Comerciales con el  desarrollo de una estrategia integral al servicio de la movilidad internacional de la universidad española.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *