arabia_saudi

Claves para hacer negocios en Arabia Saudí

arabia_saudiArabia Saudí abre sus fronteras al comercio internacional. Así lo anunció el Gobierno de este país el pasado 14 de junio. Ese día un comunicado oficial firmado en Riad, aseguraba que la monarquía presidida por el rey saudí Salman bin Abdelaziz, había decidido ampliar el proceso de modernización económica en el que está inmerso el país, y que se conoce como programa Nitaqat. El nuevo paso implica levantar las barreras para los inversores internacionales del sector comercial. A partir de ahora, pueden operar en el país sin necesidad de contar con un socio local. También se podrán llevar a cabo otras acciones como contratar a trabajadores no autóctonos o transferir dinero desde filiales fuera del país, sin que el Gobierno intervenga en esas decisiones.

Arabia Saudí había dado sus primeros pasos hacia la internacionalización ya en 2005, cuando ingresó en la Organización Mundial de Comercio, pero esta decisión de abolir la necesidad de socios locales para los inversores internacionales se enmarca en el disruptivo proyecto de la Visión de Arabia Saudí 2030, por el que las autoridades del país han fijado unas líneas estratégicas a largo plazo para conseguir una progresiva apertura internacional y, sobre todo,  reducir su dependencia económica del petróleo. Además de los cambios económicos el plan aborda importantes reformas sociales y culturales que van desde la intención de privatizar servicios sanitarios y educativos hasta modificar leyes para favorecer la liberación de las mujeres.

Todos estos cambios han puesto al país en el punto de mira de muchos inversores internacionales ávidos de captar parte del potencial económico de una de las sociedades más pudientes de Oriente Medio.

En esta línea se enmarca la estrategia española. Desde 2010 se han intensificado las relaciones comerciales bilaterales entre España y Arabia Saudí. En la actualidad, Arabia Saudí es el decimoquinto socio más importante por importaciones. También ha destacado la actividad comercial en la otra dirección. Los contratos obtenidos por las empresas españolas en el último lustro han superado los 17.000 millones de euros, con algunos tan emblemáticos como la construcción del tren de alta velocidad La Meca-Medina o el metro de Riad.

Las mencionadas privatizaciones son uno de los campos que más atractivo pueden aportar a los inversores españoles. Desde 2002, está funcionando un programa de privatización gradual de 20 empresas estatales, en ámbitos como los servicios postales, el transporte aéreo, la desalinización de aguas o la gestión de puertos.  Pero el proyecto más ambicioso es el que prevé la venta del 5% de Aramco, considerada la petrolera más grande del mundo, y la creación de un fondo soberano de inversión saudí de 2.000 millones de dólares.

Como no podía ser de otra forma en un país inundado de petróleo, otro de los incentivos para establecerse en Arabia Saudí es el bajo coste de la energía.

Además, el país se jacta de tener un sistema bancario tan sólido que no ha sido afectado por la crisis mundial. Aunque esto también tiene mucho que ver con la desconexión que éste ha tenido tradicionalmente con el sistema financiero mundial. Aún así, el sector financiero está entre los más recomendados por los expertos para invertir en el país, junto a las atractivas compañías de telecomunicaciones o el sector inmobiliario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *