incoterms

Incoterms: un sistema crucial para el comercio internacional

Para las compañías internacionalizadas que basan su actividad en el traslado de mercancías voluminosas es inevitable no tener en cuenta los llamados Incoterms, once términos estandarizados a nivel global que consiguen evitar litigios e incertidumbres en el comercio internacional.

 

Uno de los términos que deben tenerse muy en cuenta a la hora de hacer negocios internacionales trasladando mercancías voluminosas es Incoterms. Se trata de un estándar internacional de once términos comerciales, representados con una abreviatura de tres letras, desarrollado por la Comisión de Derecho y Práctica Mercantil de la Cámara de Comercio Internacional (CLP-ICC).

Este sistema, que lleva funcionando desde 1936 con revisiones y actualizaciones periódicas (la última, de 2010), facilita el comercio internacional al permitir que agentes de diversos países realicen una misma interpretación sobre las condiciones de entrega de las mercancías.

De esta manera se evitan en gran medida litigios e incertidumbres derivadas de las distintas interpretaciones legales de cada país. No obstante, su aceptación es voluntaria, tanto por parte del comprador como del vendedor, y debe reflejarse en el contrato de compraventa.

Para poder utilizarlos es importante conocer su significado y lo que implican los once términos Incoterms:

EXW: En fábrica (Ex Works). El exportador realiza la entrega de la mercancía cuando la pone a disposición del importador en el establecimiento del exportador o en otro lugar convenido, sin despacharla para la exportación ni cargarla en un vehículo receptor.

FCA: Franco transportista (Free Carrier). El exportador entregará la mercancía al transportista o persona indicada por el importador en el lugar acordado. Ésta se cargará en el medio de transporte provisto por el importador, dentro de las instalaciones del exportador, o poniéndola a disposición del transportista o persona indicada por el importador en el medio de transporte del exportador, preparada para su descarga.

FAS: Franco al costado del buque (Free Alongside Ship). Sólo se puede emplear con medios de transporte marítimo y por vías navegables de interior. El exportador entregará la mercancía colocándola al costado del buque designado por importador, en el punto de carga fijado por éste, dentro del puerto de embarque convenido.

FOB: Franco a bordo (Free On Board). Como en el caso anterior, sólo se puede emplear con medios de transporte marítimo y por vías navegables de interior. El exportador entregará la mercancía a bordo del buque designado por el importador, en el puerto de embarque convenido.

CFR: Coste y Flete (Cost and Freight). Igualmente, sólo se puede emplear con medios de transporte marítimo y por vías navegables de interior, y el exportador entregará la mercancía a bordo del buque designado por el importador. En este caso, es importante que se especifique por contrato el puerto de embarque de la mercancía, no sólo el puerto de destino, ya que será en ese punto donde el exportador transmite el riesgo al importador.

CIF: Coste, Seguro y Flete (Cost, Insurance and Freight). Mismas condiciones que en el CFR aunque, en este caso, el riesgo de pérdida o daño de la mercancía durante el transporte, asumido por el importador, estará cubierto por el seguro que ha de contratar el exportador. Éste sólo está obligado a adquirir un seguro con una cobertura mínima, por lo que si el importador desea ampliarla, será él quien asuma los costes adicionales.

CPT: Transporte Pagado Hasta (Carriage Paid To). El exportador entregará la mercancía al transportista que haya contratado en el lugar acordado por el exportador y el importador. El traslado se realizará por dicho transportista desde ese punto hasta destino. La obligación del exportador de entregar la mercancía termina con la entrega de la misma al transportista y no con la llegada de la mercancía al lugar de destino. Sin embargo, el exportador asume los costes del transporte hasta el punto de destino acordado.

CIP: Transporte y Seguro Pagados Hasta (Carriage and Insurance Paid To). Mismas condiciones que en el CPT aunque, en este caso, el riesgo de pérdida o daño de la mercancía durante el transporte estará cubierto por el seguro que ha de contratar el exportador. Éste sólo está obligado a adquirir un seguro con una cobertura mínima, por lo que si el importador desea ampliarla, será él quien asuma los costes adicionales.

DAT: Entrega en terminal (Delivered At Terminal). Tras la descarga de la mercancía, la entrega de la misma se produce con su puesta a disposición del importador en la terminal designada, preferiblemente en el contrato. Se entiende por ‘terminal’ cualquier lugar al aire libre o cubierto, como muelles, almacenes, terminales de carga aérea, ferroviaria, de transporte por carretera, etc.

DAP: Entrega en lugar convenido (Delivered At Place). El exportador entrega la mercancía una vez sea puesta a disposición del importador en el lugar convenido, antes de descargarla. El exportador tendrá que satisfacer los costes de descarga si así lo recoge el contrato.

DDP: Entregada Derechos Pagados (Delivered Duty Paid). El exportador entrega la mercancía poniéndola a disposición del importador tras realizar los trámites aduaneros de importación en el país de destino, lista para ser descargada desde el medio de transporte utilizado en el destino acordado.

 

empresa_familiar

La empresa familiar española crece en los mercados internacionales

Según el informe de PwC Encuesta Mundial de la Empresa Familiar 2016, el 92% de las corporaciones consultadas de este tipo de origen español venden sus productos o servicios fuera de nuestras fronteras

 

La consultora PriceWaterhouseCoopers (PwC) ha publicado recientemente su última Encuesta Mundial de la Empresa Familiar, correspondiente al año 2016. Según el análisis de sus datos, este tipo de corporaciones tienden hacia la internacionalización, especialmente en España. De las 36 compañías consultadas en nuestro país (más de 2.800 a nivel mundial), el 92% declararon vender sus productos o servicios fuera de nuestras fronteras.

Una cifra muy superior al 70% de media mundial reflejada en el informe, que también asegura que la tasa española es seis puntos mayor a la registrada dos ejercicios atrás. Esta apertura hacia el exterior genera ya en torno al 40% de la facturación de las sociedades radicadas en nuestro país, y se estima que en el corto-medio plazo ese porcentaje crecerá hasta el 50%.

Este aumento positivo se suma a las previsiones que estas compañías sopesan para los próximos cinco años: un 83% cree que sus ingresos crecerán de forma sostenida y un 8% espera un alza más bien agresiva. El estudio asegura que aquellas que esperan tener un aumento de los ingresos por encima del 10% son las más proclives a utilizar distintas fuentes de financiación externas, como bancos o mercados de capitales.

FALTAS Y PREOCUPACIONES

A pesar de esas buenas perspectivas, la empresa familiar española ‘patina’ en el campo de la sucesión: sólo el 6% de las corporaciones encuestadas cuenta con un plan documentado y comunicado, frente al 15% de la media global. Una estrategia necesaria y de tremenda importancia teniendo en cuenta que el 77% de estas sociedades tiene previsto traspasar la propiedad a la familia y solamente un 9% espera venderla o sacarla a bolsa.

Por otra parte, el 50% de los responsables de estas corporaciones reconocen tener una cierta inquietud por la inestable situación de algunos mercados. El desarrollo de nuevos productos preocupa al 22% de los encuestados; y el incremento de la competencia al 19%. Por lo que respecta a los retos a los que estos se enfrentarán en los próximos cinco años, ha destacado el interés por mantenerse como empresa innovadora (69%); mejorar la capacidad de atraer el talento (67%); y aprovechar las ventajas de la digitalización y las nuevas tecnologías (64%).

En este sentido, el 69% de los empresarios españoles que participaron en el estudio afirmó que cuenta con un plan estratégico para que sus compañías saquen el mayor partido posible del mundo digital. El informe también indica que, a nivel nacional, sólo un 11% se siente vulnerable frente a la disrupción digital, frente al 21% de la media global.

LA PYME TAMBIÉN PUEDE

Según la guía ¿Cómo internacionalizar mi empresa familiar?, elaborada por Adrián Cordero, director del Observatorio de la Reputación de la Empresa Familiar de la Fundación Nexia y editada por EAE Business School, el tamaño de la compañía no es determinante para poder salir al exterior. Lo que sí recomienda es contar con unas estructuras sólidas en territorio español y una buena preparación para poder afrontar el reto.

Cordero asegura que dar el paso e instalarse en un mercado fuera de nuestras fronteras es menos complicado si se cuenta con un socio local que actúe como elemento tractor, que capte proyectos y guíe los pasos del empresario español en un entorno que para éste es desconocido. Si ambas partes comparten, además, la idiosincrasia de la empresa familiar, los beneficios se multiplican.

Por otra parte, salir al exterior supone riesgos, que pueden minimizarse con seguros específicos para hacer negocios internacionales: de crédito, de caución, a la exportación, seguro para el comercio internacional…

Y no sólo para cubrir las pérdidas que puedan sufrirse por insolvencia y evitar la incertidumbre que a veces genera el cobro de facturas. También para contar con los servicios adicionales que ofrecen las aseguradoras: diagnóstico de riesgos, tanto para medir la solvencia de otras empresas como para entrar en nuevos mercados; herramientas tecnológicas con las que llevar a cabo gestiones de forma cómoda y sin desplazamientos; análisis y valoraciones, etc.

galicia

¿Por qué Galicia es un ‘referente nacional’ en comercio exterior según el Rey?

El Rey Felipe VI calificó recientemente al empresariado gallego como un “referente” a nivel nacional en su apuesta por la internacionalización. Repasamos la realidad y las cifras del sector que hacen merecedora a Galicia de tal título.

 

Recientemente, Su Majestad el Rey Felipe VI visitó la sede viguesa del Círculo de Empresarios de Galicia, con el fin de recibir la Medalla de Oro de dicha entidad, que celebra ahora el 25 aniversario de su creación. Durante su discurso, al que asistieron también el presidente autonómico gallego y la ministra de empleo, el monarca ensalzó a Galicia como “un referente” del comercio exterior español a la hora de apostar por la internacionalización como vía para “afrontar la grave crisis económica”. Pero… ¿qué factores o características de la economía de esta región la han hecho merecedora de la alabanza de Felipe VI?

 

Peso y dinamismo económico

 

“Vuestras exportaciones están por encima de lo que corresponde a vuestro PIB y peso demográfico dentro del contexto nacional. Habéis recuperado en estos dos últimos años el dinamismo que caracterizó la acción del empresariado gallego desde la década de los noventa y hasta el inicio de la crisis”.

 

Cifras récord

 

Los últimos datos publicados sobre las exportaciones gallegas han pulverizado los registros históricos: el sector obtuvo en los primeros 5 meses de 2017 unos ingresos de 8.924 millones de euros a través la venta de productos en el exterior, cifras que superan en un 10,7% a las registradas en el mismo periodo del año anterior. De mantener este ritmo, las exportaciones gallegas podrían cerrar 2017 en los 21.810 millones de euros, una remontada del 56,3% respecto al dato cosechado en 2009, tras el estallido de la crisis económica.

 

Superávit comercial

 

La balanza comercial gallega ha cosechado en el último año su segundo mejor dato de la serie histórica (1.750,7 millones de euros), sólo un poco por detrás del dato del año pasado. Así, Galicia se consolida como la tercera comunidad española con mayor superávit comercial, tras los 1.996 millones de saldo positivo del País Vasco y los 1.928 millones de Andalucía.

 

Pilares sólidos

 

Las exportaciones gallegas se sostienen (en un 54,2%) sobre dos sectores, automoción y textil, que no muestran por ahora señal alguna de agotamiento. La automoción ha repuntado en un 4,1% con respecto al año anterior (hasta los 2.550 millones de euros) y el sector textil ha visto cómo aumentaban en un 10,4% sus exportaciones, duplicando en 9 años su peso en el comercio exterior gallego.

 

Geografía y Marca España

 

Según el Rey, el empresariado gallego ha sabido convertir la situación geográfica de la región en un ‘mar de oportunidades’: “Habéis sabido ver bien que Galicia es también el centro del Atlántico y que esto representa un enorme potencial que ha de ser aprovechado”. Cuando el presidente del Círculo de Empresarios de Galicia, Juan Güell, calificó a Felipe VI como “el mejor embajador” de las empresas españolas, el Jefe del Estado contestó, en referencia a los empresarios presentes, “abrís puertas, facilitáis nuestra expansión, lleváis la ‘Marca España‘ por todo el mundo”.

 

Favorecidos por la moneda única

 

Al realizarse el 60% las exportaciones gallegas a países de la zona euro, el comercio exterior de la comunidad ha logrado mantenerse al margen de cualquier clase de variación en nuestra divisa, y gracias a la recuperación económica de nuestros socios comunitarios, se ha experimentado un repunte del 7,7% de las exportaciones a los mismos. Al mismo tiempo, se han disparado las exportaciones a Iberoamérica en un 74,3% (duplicándose en el caso de países como Argentina y México).

 

Tradición y modernidad

 

También destacó que el empresariado gallego haya sabido combinar esa presencia exterior con el apego a su tierra, “porque la proyección de vuestra idiosincrasia gallega y española os distingue y fortalece internacionalmente”. Y conminó al empresariado a “no perder nunca sus señas de identidad, ni el arraigo a sus raíces”, esas raíces que han permitido a Galicia conservar industrias tan tradicionales como la pesquera y la conservera al tiempo que apostaban por la innovación y por “captar jóvenes talentos hacia el emprendimiento”.

 

acuerdo_japón

¿Luz verde? al acuerdo de libre comercio UE-Japón

La Unión Europea y Japón alcanzaron un consenso (“coches por productos agrícolas”)

tras 4 años y 16 rondas de negociación, horas antes de la cumbre del G-20.

La UE tendrá que hacer frente ahora a resistencias internas para ratificarlo.

 

Recientemente, los líderes de la Unión Europea y de Japón anunciaron, tras reunirse en Bruselas un día antes de la última cumbre del G-20, que las negociaciones entre ambas economías iniciadas en 2013 (24 años después de sentar las bases de su cooperación bilateral) para la firma de un acuerdo de asociación económica habían llegado a buen puerto, habiendo consensuado unos principios básicos para la elaboración del documento definitivo. Este consenso llega tras los esfuerzos realizados a lo largo de 16 rondas de negociación.

Japón es a día de hoy la cuarta mayor economía mundial

Y el segundo mayor socio comercial de la Unión Europea en el continente asiático: en 2016 exportó al País del Sol Naciente bienes por valor de 58.100 millones de euros, mientras que las exportaciones de servicios ascendieron hasta los 29.000 millones. Globalmente, la Unión Europea tiene un superávit en el intercambio de bienes y servicios de 3.000 millones de dólares.

Facilidades con Japón

Según el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el acuerdo (que entraría en vigor a lo largo de 2019 si es ratificado por los países miembro) abarca casi el 90% del total de exportaciones europeas a Japón (en el que tienen un peso considerable productos agrícolas), que verán cómo se reducen las numerosas trabas que les afectaban hasta ahora para acceder al mercado japonés a cambio de que los mercados europeos se abran de par en par a las exportaciones europeas, fundamentalmente dispositivos electrónicos y automóviles.

Así, nuestros agricultores podrán exportar con mayor facilidad productos como queso (muy demandado allí), carnes o vino (siendo Japón uno de los mercado donde nuestros caldos alcanzan uno de los precios medios más elevados: 2,22 €/l), mientras que a los grandes fabricantes japoneses (como Honda o Toyota) se les abrirán las puertas de la principal potencia importadora de vehículos del mundo. También se reducirán de manera significativa los aranceles a las exportaciones europeas de textil y calzado (sectores con una considerable presencia española).

Resistencias y prudencia ante los acuerdos de libre comercio

Cuando el pasado mes de marzo los equipos negociadores encaraban la penúltima fase del acuerdo, Donald Tusk afirmaba que “siendo como somos dos de las cuatro principales economías del mundo, Japón y la UE están profundamente unidas por nuestro compromiso mutuo con mantener un sistema global de comercio abierto, libre y justo. [Esos valores nos hacen] más fuertes a nivel internacional, especialmente en estos tiempos difíciles”. Su equivalente japonés, Shinzo Abe, le contestó enfatizando que “Japón y la comunidad internacional necesitan, más que nunca, una UE fuerte y unida”. Meses después, alcanzado ya el acuerdo, Abe afirmaba en la rueda de prensa conjunta euronipona que “Japón y la Unión Europea alzarán muy alto la bandera del libre comercio en medio de tendencias proteccionistas“.

Nuevo escenario Americano

Ciertamente, se antoja difícil no ver en estas palabras una nada disimulada referencia a Donald Trump y a su retirada unilateral del acuerdo comercial Transpacífico (TPP) tras llegar al poder, lo que afectó negativamente a las perspectivas económicas de Japón hace unos meses. Ahora, el acuerdo con Europa no hace sino aislar comercialmente a Estados Unidos. Sin embargo, Trump no está sólo en esta corriente de rechazo al libre comercio: una parte de la opinión pública europea sintoniza con dicha idea, como hemos podido experimentar durante el proceso de ratificación del CETA con Canadá. Y, sin duda, no puede descartarse que los obstáculos que deberá enfrentar el acuerdo con Japón sean del mismo calibre.

El sector del automóvil

Y los problemas empiezan a asomar: el sector europeo del automóvil ya ha hecho saber que confiaba en que las instituciones de la UE hubieran defendido mejor sus intereses (una búsqueda de mayor equilibrio en la balanza en la importación-exportación de vehículos a motor entre ambos bloques económicos), especialmente después de las protestas que elevaron tras el acuerdo con los coreanos de 2011. Los fabricantes europeos se muestran escépticos, por ejemplo, ante el compromiso de Japón de desmantelar las tarifas no arancelarias que afectan a los coches europeos: Corea del Sur se comprometió a lo mismo y seis años después de la firma del tratado éstas siguen vigentes. El sector afirma que está sobre la mesa el futuro de parte de los 12,6 millones de trabajadores europeos empleados en este sector.

ttp_2017

Los mercados del Pacífico avanzan en su tratado comercial TPP

Los once socios restantes del TPP acuerdan explorar opciones para resucitar el acuerdo de libre comercio de forma urgente y dirigen su mirada estratégica a China.

 

Las dos orillas del Pacífico no esperarán a un hipotético, aunque improbable, cambio de postura de EEUU para rubricar su acuerdo de libre comercio, el conocido como Trans-Pacific Partnership (TPP). Apenas han pasado cuatro meses desde que la Administración Trump dijera a sus contrapartes que se alejaba de la firma suscrita un año antes por su antecesor en el cargo, Barack Obama.

El Tratado de Asociación Transpacífico

Representaba el 40% de la economía global, incluyendo a EEUU y a la decena de economías bañadas por las aguas del mayor océano del planeta. Las primeras negociaciones comenzaron en 2008, pero no fue hasta octubre de 2015 cuando se culminó el acuerdo. Básicamente, porque Washington y Tokio emplearon largas discusiones en limar sus diferencias competitivas. Al final, los países firmantes fueron Estados Unidos, Japón, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Un acuerdo del que se excluyó a China que, sin embargo, cerró con sus vecinos asiáticos y de la APEC; es decir, también de la orilla americana del Pacífico. Y con alianzas preferenciales con los EEUU de Obama.

El acuerdo del TPP

Así deja constancia un comunicado oficial de las naciones signatarias en Hanoi: “Los ministros están de acuerdo en el valor de alcanzar los beneficios del TPP, y, con ese objetivo, acuerdan iniciar un proceso (…) para que el acuerdo (…) entre en vigor de forma expedita”, aprovechando una reunión oficial de los titulares de Comercio del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). El objetivo, declarado, es que el proceso negociador culmine antes de su próxima cita, prevista para noviembre. Porque la base negociadora está hecha y porque el acuerdo, además, se abre a otros socios. Toda una alusión a China. “Si aceptan los altos estándares del TPP”, exigen los responsables de la negociación. Otra advertencia de calado para el gigante asiático. Bajo el compromiso de “mantener los mercados abiertos, fortalecer las reglas comerciales del sistema internacional, aumentar el comercio mundial y elevar el nivel de vida de la población”.

Pendientes de EE.UU

Algunos socios del TPP, como Japón y Australia, todavía confían en que la Casa Blanca consiga dar marcha atrás en este asunto. Sobre todo, porque la política comercial proteccionista que ha planteado el propio Trump está en revisión de un grupo de expertos por decisión del propio presidente americano. “Es importante dejar la puerta abierta a EEUU porque, aunque ahora el TPP no se adapte a sus intereses, las circunstancias pueden cambiar en el futuro”, aseveró el ministro de Comercio, Turismo e Inversión australiano, Steven Ciobo.

El proceso con China

En este giro estratégico que está aconteciendo en Asia, Europa no parece que vaya a ganarse la adhesión al libre comercio de China. Al menos, de inicio. Porque entre las reivindicaciones de Pekín a la UE está la conseguir que Bruselas le otorgue el estatus de economía de mercado. Una condición que Europa y EEUU sortearon al permitir el ingreso de China en la OMC, allá por el 2001, pero una concesión que no están dispuestos a suscribir mientras las múltiples quejas y acusaciones por antidumping a Pekín, en no pocos paneles de arbitraje de la máxima institución del comercio mundial, sigan amontonándose. Y mientras las autoridades económicas chinas no abandonen la política de intervención en el tipo de cambio de su divisa, el rinminbi.

Entretanto, Asia mira a China para seguir con este proceso de liberalización. Es la alternativa que buscan, especialmente, países como Vietnam o Malasia, dos de los más pierden con un TPP fuera de juego porque eran las más beneficiadas por la reducción de tarifas de sus productos en los otros países del bloque. Otras, como Singapur, se ven afectadas porque gran parte de su actividad económica depende del vigor del comercio internacional, aunque en el caso de la ciudad-estado el impacto será amortiguado por los acuerdos de libre comercio bilaterales que ya tiene con casi todos los países del TPP.

Hasta China, a priori ganador de este juego geopolítico, podría salir indirectamente perjudicada. “El TPP suponía un aliciente para que Pekín reformara sus empresas públicas e introdujera reformas para aumentar su competitividad. Este aliciente ahora ha desaparecido”, apuntaba hace unos meses Alicia García Herrero, economista jefe de Natixis para Asia-Pacífico.

libre_comercio

Encendida defensa del FMI, OMC y Banco Mundial del libre comercio

Las principales instituciones multilaterales recomiendan recuperar las negociaciones sobre la Ronda de Doha e impulsar la productividad con más innovación tecnológica.

Mercados abiertos de libre comercio

Cuando las grandes instituciones multilaterales convienen en realizar una encendida defensa del libre comercio, algo va mal… en la globalización de las mercancías y servicios. La Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial han creído conveniente lanzar las señales de alarma ante los cada vez más fundados temores de que la retórica proteccionista de Donald Trump acabe por levantar nuevos muros arancelarios con los que justificar la fabricación nacional de bienes industriales. Su advertencia, plasmada en un informe conjunto, incide en que los mercados abiertos son el mejor instrumento para garantizar un crecimiento dinámico de las economías y admite que son necesarias acciones concertadas en el orden global dirigidas a superar las tentaciones nacionalistas que arraigan en determinadas comunidades.

La transformación de las tecnologías

En el documento del FMI, el Banco Mundial y la OMC se asegura que la transformación de las tecnologías ha sido la principal responsable de la masiva pérdida de puestos de trabajo, que ha sido especialmente intensa en ciertos sectores, sobre todo en países industrializados, pero este nuevo paradigma de relaciones productivas y laborales -explican-, no justifican la irrupción del sentimiento proteccionista que dañará, en el futuro, a las comunidades que lo instauren.

Las instituciones multilaterales también reconocen que “el ajuste del comercio puede traer, en ocasiones, épocas de ralentización económica, incluso fases de recesión severa que, a menudo, resultan ser demasiado prolongadas”. Este es el reto, alertan. “Luchar con políticas adecuadas para que las naciones se puedan beneficiar de las grandes oportunidades que brinda la libertad comercial y elevar los niveles de vida de sus habitantes”.

Un nuevo escenario con Trump

La reacción de estas organizaciones surge en plena puesta en escena del conocido ya como el manifiesto proteccionista de Donald Trump. Con la retirada estadounidense del tratado de libre comercio TTP, con sus socios del Pacífico, las embestidas dialécticas contra México, China o Canadá, a los que les advirtió de que impondrá barreras arancelarias y nuevas presiones tributarias sobre sus productos, o las quejas a Alemania o India por sus superávits comerciales con EEUU. Además de la decisión de retirar a su país del acuerdo de París sobre cambio climático.

Aunque las tres instituciones se hacen eco de que el año que precedió a la elección del actual inquilino de la Casa Blanca ya dejó evidencias suficientes de que ciertos mercados habían decidido implantar medidas y establecer regulaciones contrarias al libre comercio. Tanto en las potencias industrializadas como en los países emergentes y en desarrollo. “A pesar de que la liberalización y la supresión de fronteras elevó, en las décadas precedentes y sin ningún género de dudas, las rentas personales en todas las latitudes” del planeta, el sinuoso periodo que se inició con la crisis de 2008 ha propiciado que calaran en el subconsciente colectivo internacional las críticas contra el comercio, la globalización y el avance tecnológico. “Es hora de acabar con este escepticismo”.

Otro nuevo informe

Otro informe, esta vez del FMI y del Banco Mundial, y casi simultáneo al anterior, pone el dedo en otra llaga de importancia: la productividad. A juicio de sus expertos, este parámetro se ha anclado desde el tsunami financiero de hace casi un decenio, pese a que su revitalización resulta esencial para canalizar los efectos del crecimiento económico sobre el empleo y la revalorización de las rentas personales.

En este sentido, recomiendan apoyar a la OMC en su cometido de retomar las negociaciones sobre la Ronda de Doha de liberalización del comercio, que está aparcada desde 2001 y que involucra a más de 160 países. “Unas sólidas y bien enfocadas reglas sobre el comercio global, sería una magnífica noticia para promover normas de competencia que refuercen las políticas nacionales dirigidas a fomentar la actividad laboral y la educación mediante la tecnología. Con más innovación, la productividad repuntará y, con ella, la capacidad profesional y las cualidades competitivas de las empresas”, señalan. La tecnología es la responsable, en un 75%, de la caída de la capacidad adquisitiva de los trabajadores, que han visto cómo sus retribuciones descendían a ritmos desconocidos desde 1980. Pero también es la solución para recuperar, en poco espacio de tiempo, los niveles previos a la crisis.

tomate_español

Amazon y el ICEX dan un impulso de lujo a los alimentos españoles

 

Desde hace poco más de medio mes los usuarios de Amazon españoles, británicos y alemanes tiene una nueva pestaña cuando acceden a la plataforma de comercio electrónico: Alimentos y Vinos de España.

Ampliando fronteras

Un atractivo apartado en el que se muestran los mejores manjares de la alimentación española que es el resultado de un acuerdo firmado por la multinacional estadounidense y el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX)  y que pretende facilitar a las pymes españolas sus vías de internacionalización.

Alimentos y Vinos de España permite el posicionamiento de productos clásicos de la gastronomía española como el jamón, todo tipo de vinos, aceites, quesos y conservas. Como hemos explicado en este blog en alguna ocasión, el marketplace de Amazon es una herramienta muy útil para las pymes que quieren abrir negocio en otros países sin realizar una gran inversión.

Marca España reforzada en Amazon

Este nuevo marco además sirve para reforzar la marca España y dar más visibilidad a los productos más autóctonos. En el arranque de esta iniciativa han participado 170 empresas, entre ellas algunas de las marcas más representativas de lo que podría llamarse gastronomía Tipical Spanish, que ponen a disposición más de 1.500 productos. La secretaria de Estado de Comercio, Marisa Poncela, destacó en la presentación de esta iniciativa que “es una vía interesante de trabajo para el futuro, puesto que supone la incorporación de sectores tradicionales al comercio online, un canal de ventas adicional, que acerca a las pymes a mercados muy lejanos y que puede ser una línea de trabajo muy potente”, aseguró.

Pero esto es solo el principio, los productores que tengan productos capaces de ser considerados representativos de la gastronomía española puede ir sumándose a la iniciativa, de la misma forma que en el futuro está previsto que Amazon ponga  disposición este site en un mayor número de países.

Asesoramiento Internacional

El ICEX, por su parte, ya está ofreciendo asesoramiento a todas las empresas que quieran estar en esta tienda online tanto desde sus sedes en España como a través de las oficinas económicas y comerciales en el exterior.

Mientras que Amazon, según explicaron sus representantes en la presentación de la tienda online, ofrece dos modelos de participar. Por un lado, el área retail, donde se negocian bilateralmente las condiciones de venta. Y por otro lado, el marketplace en el que la empresa pagaría una comisión del 15% sobre el total facturado y 39 euros por tener la cuenta en todos los diferentes países.

Una buena ocasión para las PYMES

Los expertos de El Blog Salmón han analizado las consecuencias que puede tener esta iniciativa no solo para la marca España sino también paras pymes con vocación exportadora del sector alimentario. Aseguran que es una excelente “oportunidad de llegar directamente hasta los preciados consumidores británicos y alemanes que valoran especialmente la gastronomía española (junto con los franceses) por el intenso flujo turístico que mantienen hacia nuestro país.” El autor de este análisis también destaca la facilidad de uso de la plataforma de Amazon y la potente y puntera red logística que la compañía pone al servicio de las pymes.

Siendo conscientes de todos los beneficios que esta propuesta brinda a los exportadores españoles no está de más que las pymes interesadas se tomen un tiempo en analizar su estrategia.

Como ya comentamos anteriormente en este blog, no todo son alegrías para las pymes que participan en el marketplaces de Amazon. Por otro lado, tampoco le conviene a ninguna empresa confiar su política de exportación a un canal condicionado por las decisiones de terceros.

india

Trump elige otra víctima en su política comercial: India

El presidente estadounidense advierte a Narendra Modi de que su país debe redoblar sus esfuerzos para reducir los obstáculos a las exportaciones americanas.

 

El discurso del dirigente norteamericano habla de buscar una nueva, justa y recíproca relación con India. Pero, al mismo tiempo, deja un mensaje a Delhi de que tendrá que reducir lo que, a su juicio, supone una lista de agravios comparativos, de obstáculos, a los bienes y servicios made in US que llegan a territorio indio. Las palabras de Donald Trump se produjeron durante la visita, en junio, de Narendra Modi a la Casa Blanca. A pesar de su política comercial proteccionista con la que se pretenden elevar las barreras arancelarias a las importaciones de mercancías a suelo americano. Ambos, Modi y Trump, han enarbolado la bandera de la potenciación industrial en sus respectivos países. El republicano, con su eslogan de America, First y el nacionalista con su campaña de Make in India.

Modi también quiso poner paños calientes al mensaje de Washington

Lo hizo al asegurar que el plan económico de Trump, al que identificó con el objetivo del dirigente de la Casa Blanca Make America Great Again, “llevará nuestra cooperación a una nueva dimensión” en la que los intereses de “cada nación” se verán potenciados “en términos de prosperidad”.

Las exportaciones indias a EEUU generaron un superávit comercial para la mayor democracia del mundo de más de 24.000 millones de dólares, aunque su balanza comercial sea deficitaria. En más de 105.000 millones de dólares, según datos de 2016.

Durante el encuentro bilateral, Trump también agradeció a su homólogo el favorable clima de negociación para la adquisición, por parte de India, de un importante pedido de aviones civiles y material militar estadounidenses. “Siempre nos hace sentirnos muy felices que alguien elija de nuestro arsenal militar equipos para sus necesidades civiles y para sus ejércitos”. El avance en este acuerdo ha sido una de las razones prioritarias del viaje oficial de Modi a Washington. Entre otras adquisiciones, India desea comprar drones Predator y caza-bombarderos y aviones para avanzar en su política balística nuclear, transportar y abastecer, aunque ninguno de los dirigentes especificó los pormenores del catálogo militar.

Reuniones y negociaciones clave

El pasado mes de abril, Trump firmó una orden ejecutiva en la que exigía la revisión de visados para extranjeros y en la reunión también se trató del cupo para ciudadanos de la India. Modi, además, se reunió con posterioridad con los consejeros delegados de Apple, Tim Cook, y de Amazon, Jeff Bezos. Dehli continúa con su declarada estrategia innovadora, donde ha logrado convertirse en una de las referencias tecnológicas globales, y de apertura de mercados. Amazon ha abierto varios centros logísticos de grandes dimensiones en India, con vistas a potenciar en la enorme economía asiática su política de entrega en 24 horas.

A comienzos de junio también se produjo otro hecho relevante en el mundo de los negocios. El principal abastecedor de material militar del Pentágono, el gigante Lockheed Martin, firmó una carta de colaboración con Tata Advandec Systems para producir 70 aviones de cobate F-16 en la India. En línea con el acuerdo comercial entre la aerolínea de bajo coste SpiceJet y Boing para la adquisición de 40 aviones (737 MAX) a la multinacional estadounidense por un montante total de 4.700 millones de dólares.

canada_ue

El valor del CETA

El objetivo

En línea con el resto de los socios europeos, el Parlamento Español ha dado vía libre al CETA. Ese acuerdo comercial global entre la UE y Canadá que tiene como objetivo impulsar el intercambio de bienes y servicios y el flujo bilateral de inversiones reduciendo trabas administrativas y aranceles y que, desde un punto de vista estratégico, permite situar a la UE en la primera línea de influencia económica global y refuerza la relación transatlántica, en un momento en el que EEUU mira a China.

Un mercado en crecimiento

Además, para España el mercado que ofrece Canadá está en fuerte crecimiento. Aunque actualmente este país norteamericano sólo representa el 0,51 por ciento del total de las exportaciones españolas, su cercanía al mercado norteamericano le permite ofrecer una plataforma desde la que exportar a EEUU, a la vez que el ambicioso programa de inversión pública del nuevo gobierno de Justin Trudeau, por importe aproximado de 5.000 millones de dólares canadienses, constituye una oportunidad para la inversión de las empresas españolas.

Aumentarán las exportaciones a Canadá

Los informes de la Comisión Europea y de la Secretaría de Estado de Comercio sobre el impacto de este acuerdo coinciden en apuntar que su entrada en vigor permitirá incrementar al menos un veinte por ciento las exportaciones españolas a Canadá. Las instituciones comunitarias esperan, asimismo, un aumento del Producto Interior Bruto de la UE cifrado en 11.600 millones, de los cuales cerca de la mitad provendrían de la liberalización del comercio de servicios, lo que se traduciría automáticamente en la creación de empleo. Los cálculos de Eurostat estiman que por cada mil millones de euros en exportaciones se crean en la UE 14.000 nuevos puestos de trabajo.

Todo ello con el añadido general de que las políticas de libre comercio son las que, durante el último medio siglo, han permitido generar un nivel de competencia dentro del mercado abierto actual que actúa como motor de la innovación y da lugar a productos de calidad superior, empleos mejor remunerados, nuevos mercados y mayor volumen de ahorro e inversión.

“Un juego de suma positiva”

En definitiva, la evolución de las economías de Asía, América Latina, y de los propios países desarrollados de Europa y América del Norte, demuestra que la globalización ha propiciado una enorme generación de riqueza. Como explicaba recientemente el presidente de CESCE, Jaime García-Legaz, “la grandeza del libre comercio estriba en que no se trata de un juego de suma cero, sino de un juego de suma positiva porque cuando dos naciones eliminan las barreras a los intercambios y el comercio florece, se producen ganancias mutuas de bienestar”.

eeuu_china

EEUU y China acaparan el dinamismo futuro de la economía global

La mitad del PIB mundial de los próximos dos años se generará en las dos mayores economías del planeta.

Una actividad que crecerá un 2,8% entre 2017 y 2019.

 

Buenas previsiones para China y EEUU

China y EEUU protagonizarán la mitad de la prosperidad económica del planeta a medio plazo. Así lo vaticina el Banco Mundial en un reciente informe en el que estima que el crecimiento del PIB global en el próximo trienio -es decir, entre los ejercicios 2017 y 2019- será del 2,8%. Lejos aún de las tasas de entre el 5% y el 7% de los años que precedieron a la crisis de 2008. O, dicho de otra forma. Todavía sin alcanzar la velocidad de crucero, su ritmo potencial de avance.

El gráfico del documento de esta institución multilateral resulta elocuente. Porque la tradicional disputa por la hegemonía de la actividad económica entre potencias industrializadas y mercados emergentes ha dado paso a otro paradigma: China y EEUU frente al resto del mundo. Con las lógicas e históricas variantes entre países de altas rentas per cápita y naciones en vías de desarrollo.

grafico bm

 

 

 

Sobre la economía china, el Banco Mundial considera que se expandirá un 6,5% este año y dos décimas por debajo en los dos ejercicios posteriores. Si, como hace tradicionalmente el Banco Mundial, se equiparase este crecimiento en términos de Capacidad de Poder de Compra (PPP, según sus siglas en inglés), que tiene en cuenta el valor real de la divisa del país y la disponibilidad de gasto medio individual de sus ciudadanos, el salto de actividad en China equivaldría al 35,2% del crecimiento global en el citado periodo, otorgando a su PIB una producción adicional de 2,3 billones de dólares.

Los expertos de esta institución multilateral desvelan un grado mayor de incertidumbre al prever la salud económica de EEUU. “Los pronósticos sobre la primera economía global no incorporan los efectos de las nuevas medidas” que tiene en mente la Administración Trump. “Entre otras razones, porque aún no se han convertido en ley y están supeditadas a ciertos interrogantes” en su periplo por el Congreso.

El informe alude al doble recorte fiscal

Del 35% al 15%, en el Impuesto sobre Sociedades, y de cuatro puntos a los más ricos, en el de la Renta, que verá, además, reducir sus tramos a tres: al 35% el tipo impositivo máximo, al 25% y al 10%. Unas rebajas que generan dudas a economistas y al mercado, en caso de que fructifiquen en su tramitación legislativa según la propuesta de la Casa Blanca, porque este estímulo económico podría disparar la propensión al gasto y acelerar la inflación. Además de ocasionar una sustancial pérdida de ingresos tributarios en un país con casi el 100% de endeudamiento en relación al PIB. Nada menos que 18 billones de dólares. Y un crónico desequilibrio fiscal, en gran medida propiciado porque dos de cada tres empresas no han contribuido a las arcas del Tesoro entre 2006 y 2012 y las que lo han hecho, han aportado, de media, un 14%, según la Oficina de Contabilidad Gubernamental (GAO).

Plan de infraestructuras

Otro punto dubitativo es el volumen financiero del plan de infraestructuras. El presidente Trump desea movilizar un montante similar al de su presupuesto y al PIB español (1 billón de dólares) a mejorar las conexiones rodadas, ferroviarias y portuarias del país. Además de gaseoductos y oleoductos. Para lo que confía en el respaldo de los responsables presupuestarios del Congreso, pero también en la iniciativa público privada y en que se sufrague también a través de subidas de algunos impuestos. Como los de los carburantes, el gas y el petróleo, que no se mueve de los 18,4 centavos por galón desde 1993, bajo el primer mandato de Bill Clinton. Pero que el equipo económico de Trump desea elevar, presumiblemente, hasta los 44 centavos, con el visto bueno de los camioneros, los principales damnificados. Por ser el sector que se beneficiará de la mejora de carreteras.

Adiós a la política monetaria laxa

El tercer bloque de inquietud lo genera un dólar que no acaba de revalorizarse, como desea el Tesoro americano, en un periodo en el que la Reserva Federal, además, ha cambiado el paso y ha iniciado una fase alcista de los tipos de interés, más allá del 1%. Es decir, se aleja del precio del dinero próximo a cero y abandera, entre los grandes bancos centrales, el final de la política monetaria laxa que han caracterizado los años de crisis.

El escenario, además, no es menos ventajoso en este terreno para China. Su deuda ha escalado hasta los 17 billones de dólares (el 156% de su PIB) en pleno proceso de limpieza de activos de las grandes firmas del país que ha llevado a la agencia de rating Moody’s a rebajar la calificación de la deuda soberana del país. “Por las turbulencias en los mercados de bonos corporativos”, que las firmas chinas están tratando de colocar en las plazas bursátiles para quitarse la losa del endeudamiento y afrontar el exigente plazo de vencimiento de pagos. Aun así, están en mejor situación que hace unos años, también según Moody’s. Debido a la combinación de estímulos económicos oficiales y a las duras reformas implantadas por Pekín sobre los balances de las compañías estatales no financieras. La agencia asegura que han caído a niveles de 2010. Después de que la ratio deuda-activo de las cien mayores de estas empresas cayera hasta el 68% a finales de 2016, cuatro puntos por debajo de la cota del año precedente. Con un flujo de caja conjunto superior a los 93.000 millones de dólares, gracias a los notables márgenes de beneficios de los ejercicios recientes.

infraestructuras

China seduce al sector privado con cinco proyectos de infraestructuras

Grandes obras de ingeniería para consolidar la Nueva Ruta de la Seda.
El órdago de Pekín para ganar influencia global incluye suculentas carteras de inversión.

 

“Esperamos desencadenar nuevas fuerzas económicas para el crecimiento global, construir nuevas plataformas para el desarrollo mundial y reequilibrar la globalización para que la humanidad se acerque más a una comunidad de destino común”. Así definió hace un mes el presidente chino, Xi Jinping, el objetivo estratégico de la Nueva Ruta de la Seda, durante el foro de cooperación que congregó a varios mandatarios; entre ellos, el presidente Mariano Rajoy.

La delegación española, en sus encuentros bilaterales, mostró su indisimulado interés por los grandes proyectos de infraestructuras. De ahí que la presencia del titular de Fomento, Íñigo de la Serna, junto a las autoridades económico-comerciales y del ámbito de Exteriores. China valora el expertise de las grandes obras de ingeniería made in Spain.

 

Pero, ¿qué planes de construcción baraja Pekín para su corredor comercial, al que ha dotado de unos planes de modernización valorados en 40.000 millones de dólares? Además de contar con otros 100.000 millones procedentes de líneas de financiación multilateral del Banco Asiático de Inversión y de otros 69.500 (14.500 de contribución oficial y 55.000 de bancos chinos).

Transporte de mercancías China-Europa

Xi Jinping anunció una nueva inyección de 70.000 millones de dólares para el proyecto. Hasta ahora, China gestiona cerca de 20 líneas de trenes de carga que comunican directamente el país con ciudades europeas como Londres, Madrid, Rotterdam o Varsovia. De hecho, la ruta China-Madrid lleva funcionando más de un año y es el servicio ferroviario más largo del mundo.

Bajo la Nueva Ruta de la Seda, el Gobierno chino pretende modernizar y agilizar la red ferroviaria hasta lograr que sea una alternativa más rápida -aunque más costosa- al tradicional transporte marítimo de productos chinos. Pekín prevé que las obras del nuevo tren de alta velocidad, que unirá los 7.000 kilómetros que separan a Pekín de Moscú en 30 horas -frente a los 5 días que dura actualmente el viaje-, terminen en 2025, según la firma estatal rusa OAO Russian Railways.

Detrás de esta gran iniciativa está la intención de China de consolidarse como una potencia de la alta velocidad ferroviaria, ya que es la nación con más kilómetros operativos para trenes con velocidad superior a 300 kilómetros hora.

Estimación del coste total del proyecto con iniciativa privada: 242.000 millones de dólares

Red de trenes en Asia

China y Japón compitieron durante meses por el proyecto del primer ferrocarril de alta velocidad de Indonesia, que unirá la capital Yakarta con la ciudad de Bandung, en la isla de Java. Era la demostración más palpable del fervor por el AVE en Asia.

En este apartado hay dos grandes proyectos que tienen vinculación con la pasarela. Por un lado, la Red Panasiática, con la que China planea conectar la ciudad de Kunming, situada en el sur del país, con Vientiane, la capital de la vecina Laos, y con la red de ferrocarriles de Birmania. Si logra ejecutar la obra y pone en marcha otras planeadas en Tailandia, Camboya o Vietnam, podría llegar a constituir una red panasiática que uniera China con el resto del sudeste asiático.

Estimación del coste: 7.000 millones de dólares. Únicamente del tren de alta velocidad Kunming  Vientiane.

A esta iniciativa hay que añadir la conexión de alta velocidad en Indonesia, uno de los mercados emergentes más dinámicos, que conectará la capital del archipiélago con su centro económico por excelencia: Java. Las empresas chinas ganaron finalmente la licitación.

Coste contractual: 5.900 millones de dólares.

3.- Corredor China-Pakistán

Esta arteria comercial tiene su origen a 700 kilómetros de la capital de Pakistán, Karachi -el puerto de Gwadar- y concluye en la ciudad china de Kasgar, pasando por el Mar Arábigo. La idea de Pakistán, gran aliado chino, y de las autoridades de Pekín es el despliegue de inversiones del gigante asiático hacia su socio geoestratégico en la zona. En otros objetivos, para ‘exportar’ a suelo pakistaní el exitoso planteamiento tecnológico del llamado Silicon Valley chino del sureño puerto de Shenzen.

La ejecución de este proyecto otorgará a China una salida al mar sin necesidad de que sus bienes y mercancías atraviesen por el siempre conflictivo estrecho de Malaca, donde operan piratas y las inclemencias meteorológicas suelen ser habituales.

El proyecto contempla la ampliación de la Carretera del Kakarorum, una de las más altas del mundo, que conecta a China con Pakistán.

Estimación de coste total: 55.000 millones de dólares.

4.- Puerto de Colombo

El Gobierno de Sri Lanka otorgó el proyecto del puerto de Colombo-Sur, presupuestado en US$1.400 millones, a una compañía china. Porque para el gigante asiático, el transporte en la Nueva Ruta de la Seda no sólo será terrestre. El presidente Jinping también considera clave el desarrollo de puertos marítimos. El de Colombo, la capital de Sri Lanka, es una prioridad para Pekín.

Aunque quedó paralizado con el cambio de Ejecutivo en la isla -más cercano políticamente a India-, recientes negociaciones han permitido continuar con el proyecto y ya se han reanudado las obras.

Coste contractual: 1.400 millones de dólares

5.- Proyectos en África

Gestionada por personal chino, la flota de trenes de nueva construcción de la línea que une la capital de Etiopía, Adís Adeba, y Yibuti está ayudando a impulsar la economía de ambos países. China lleva un decenio invirtiendo en países africanos; en especial, en fuentes de energía, desde firmas de minería hasta proyectos de prospección de gas y petróleo.

Aunque también en el terreno de las infraestructuras. China ya está construyendo el ferrocarril que unirá las dos principales ciudades de Kenia: la capital, Nairobi, y Mombasa, en la costa del país. Dentro de una estratégica táctica para configurar la futura red de transportes de África Oriental, que conectará las ciudades de Kenia con las capitales de Uganda (Kampala), Sudán del Sur (Juba), Ruanda (Kigali) y Burundi (Bujumbura).

Una red que bifurcará sus conexiones también hacia Adís Abeba. De hecho, China ya inauguró el tren que une la capital etíope con la ciudad costera de Yibuti, la capital del país de mismo nombre, situada en el Mar Rojo, donde compañías chinas están construyendo un centro logístico marítimo. “Es un desarrollo estratégico enorme”, aseguró al diario The New York Times. Peter Dutton, profesor de estudios estratégicos de la Escuela Naval de Guerra en Rhode Island, EEUU, que recoge también la edición en español de la BBC. “Se trata de una expansión del poder naval para proteger el comercio y los intereses regionales de China en el Cuerno de África. Eso es lo que las potencias en expansión suelen hacer. Y China aprendió las lecciones del imperio británico hace 200 años”, concluye el diagnóstico de Dutton.

Estimación del coste total: 13.800 millones de dólares.

dolar_fuerte

El dólar fuerte no acaba de certificar las expectativas del mercado

Las perspectivas para 2017 de los bancos de inversión hablaban de una notable apreciación del ‘billete verde’ americano.

El euro es la divisa más revalorizada del G-10.

El consenso del mercado era rotundo al inicio de año. El dólar, que ya estaba significativamente sobrevalorado en las postrimerías de 2016, alcanzaría la supremacía en el mercado internacional de divisas a lo largo de este ejercicio. Aún no se pueden lanzar las campanas al vuelo. Obvio. En las plazas monetarias hay demasiados fundamentales, vinculados con la coyuntura económica y la salud de las finanzas soberanas, pero también no pocos intangibles. Parámetros que escapan a la vista, incluso, de los más avezados expertos. Pero, a falta de unas semanas para traspasar el ecuador de 2017, la divisa que acapara los focos por su rally alcista es … el euro. Al menos entre las de las principales potencias monetarias, las del G-10.

La sobrevaloración del billete verde

El retorno a la tradicional política del dólar fuerte, a la que se renunció -nunca de forma oficial, por supuesto- durante la debacle bursátil de las punto.com y la colateral crisis de Enron, que se llevó también por delante a la consultora Arthur Andersen, allá por 2003. Durante la presidencia de George W. Bush. El dirigente republicano tenía margen de maniobra: la sobrevaloración del billete verde llegó a cifrarse, por algunos bancos de inversión, de hasta el 70% de su valor.

Las pretensiones oficiales del Tesoro americano

Con el aterrizaje de Donald Trump en la Casa Blanca, y tras el doble mandato de Barack Obama, de paulatina y lenta recuperación del dólar frente a sus grandes rivales en los mercados -euro, libra y yen, aunque también el controlado renminbi chino- las pretensiones oficiales del Tesoro americano volvían a estar claras: restablecer la indiscutible hegemonía de la divisa de EEUU.

El primer semestre

Sin embargo, al término de los primeros cinco meses de 2017 -y en las dos semanas del sexto, junio-, el dólar, lejos de sacar músculo, se ha dejado un 3,8% de su valor negociador en plazas internacionales. A la espera de que las filas republicanas en el Congreso -enfatizan los analistas- sean capaces de sacar adelante los ambiciosos programas de estímulo económico del actual mandatario -entre otros, una notable rebaja tributaria, un generoso plan de infraestructuras y un plan presupuestario expansivo en áreas como Defensa y Seguridad-, el comportamiento del dólar ha sido decepcionante. Incluso monedas como el peso mexicano o el dólar canadiense, a las que las medidas proteccionistas de EEUU en materia comercial amenazaban su cotización, se han apuntado a la revalorización de las grandes divisas, en general. Aunque el gran triunfador haya sido, a nivel global, el won surcoreano (como ya contamos), que ha irrumpido como moneda de referencia en el intenso tráfico comercial asiático. Pese a la elevada volatilidad, con drásticas caídas de las divisas de mercados emergentes como los mencionados México o Corea del Sur, del primer trimestre.

Sin duda, en esta decepción del dólar ha jugado un papel determinante los titubeos de la política fiscal, que se han adentrado por una senda errática en áreas como la repatriación de beneficios desde centros off-shore para grandes corporaciones en un país que deja de ingresar, por este concepto, del orden de 150.000 millones de dólares anuales. O los gravámenes y deducciones a las empresas con vocación exportadora. Dos aspectos que no contribuyen precisamente a atraer nuevos capitales. Aunque también resulta imprescindible para ahondar en este análisis la cada vez más divergente política monetaria de la Reserva Federal, que se aleja con mayor celeridad que Europa y Reino Unido de los tipos de interés próximos a cero. A lo que hay que unir que los cambios impositivos por los que se reducirán del 35% al 15% el Impuesto sobre Sociedades y los tres tramos sobre los que se reconducirá la tributación sobre la Renta (10%, 25% y 35%) no son la prioridad económica esencial del grupo republicano en el Congreso. Los cambios impositivos están detrás de la reforma sanitaria y de los avances negociadores del presupuesto.

El euro, moneda de referencia

Sin embargo, el euro, contra todo pronóstico, ha sido elegido como moneda de referencia para no pocos hedge funds y bancos de inversión durante la primera mitad de 2017. Todo un error de cálculo, si se tienen en cuenta los malos augurios que, sobre la divisa común, pendía en los mercados por el complejo calendario electoral, con riesgos de victoria de partidos partidarios de nuevas salidas de la UE entre los actuales socios monetarios (Francia y Holanda) y la falta de un itinerario de transformación de la construcción europea. En los prolegómenos del ecuador del año, el euro es la moneda que más valor ha recuperado en el G-10, que acoge a los grandes bancos centrales del mundo.

Las elecciones

Los resultados en los comicios, que han alejado el fantasma del populismo excluyente; los mensajes del nuevo eje franco-alemán de Emmanuel Macron y Angela Merkel -al menos, hasta la convocatoria electoral germana de septiembre- en respaldo a las reformas, de gran calado, presentadas por la Comisión Europea para fortalecer la UEM, y las proclamas internas para que Europa sustituya a EEUU en el liderazgo del cambio climático y el libre comercio, por ejemplo, le ha sentado fenomenal al euro. Según Bank of America Merrill Lynch (BofAML), entre otros bancos de inversión que, en una reciente nota, explica la mejora de perspectivas sobre la divisa europea, además, por la mejoría sustancial de la economía de los socios monetarios. “De estar en riesgo a comienzos de año a poder suscribir uno de los mejores ejercicios de su historia”.

De hecho, dicen en Morgan Stanley, los inversores foráneos han adquirido 7.000 millones de dólares en activos en euros desde marzo, sin acudir a firmas de alto riesgo, frente a los escasos 900 millones que se han formalizado a través de hedfe funds. La orden actual de esta entidad americana es operar con la divisa común europea, que ha ganado un 6% frente al dólar desde el inicio del año. En contraste con el descenso de la libra durante la larga campaña electoral en el Reino Unido. La moneda británica se ha mostrado sensible a la pérdida de escaños del partido conservador de Theresa May y a la incertidumbre sobre las negociaciones del Brexit con sus todavía socios de la UE.