comercio_mundial

El nuevo escenario del comercio

Más allá de los augurios catastrofistas del Fondo Monetario Internacional (FMI), el acceso formal de Donald Trump a la Casa Blanca va a suponer la culminación de un cambio de modelo en las relaciones comerciales a nivel mundial, que se está traduciendo ya en el desmoronamiento del multilateralismo y su sustitución por un renacido sistema de bilateralidad, en el que las negociaciones y los acuerdos país a país y sector a sector se imponen como norma general para regular los intercambios comerciales y de inversión, frente a las políticas de bloques que han imperado en las últimas décadas al impulso de la globalización.

El resurgimiento del proteccionismo en la Administración Trump, que coincide con el rebrote de los nacionalismos en Europa y la confirmación de un Brexit duro desde Londres, combinado con la posibilidad de fuertes movimientos del tipo de cambio, han despertado una oleada de miedo e incertidumbre a nivel mundial, especialmente en los países emergentes que, a corto plazo, podría traducirse en un aumento de las restricciones al comercio mundial pero que en modo alguno van a derivar en un cierre de mercados y fronteras o en una caída general de los flujos comerciales internacionales.

En el caso de los Estados Unidos, el nuevo rumbo de la política comercial viene marcado por el cambio de filosofía que implantan los empresarios y financieros que Trump ha incorporado a su equipo de gobierno, en la que el aperturismo imperante va a ser sustituido por una cultura de los negocios, más pragmática y menos altruista pero que por meras razones de rentabilidad no puede prescindir del desarrollo del comercio como motor de modernización, de crecimiento económico y de creación de empleo.

Un cambio al bilateralismo que vemos también en esa propuesta de “Brexit duro” que anunció Theresa May pero en la que, pese al abandono del mercado único, deja muy clara su intención de mantener el actual modelo  de comercio sin barrera entre el Reino Unido y otros países de la UE, mediante un acuerdo bilateral. Y avanzado, incluso, su deseo de alcanzar nuevos acuerdos comerciales con países de otros continentes como Estados Unidos, Australia o la India.

La defensa del libre comercio que el presidente chino Xi Jimping ha hecho en Davos, junto a su advertencia de que “nadie saldrá vencedor de una guerra comercial”, avalan también las tesis de quienes, como el Premio Nobel de Economía, Michael Spence, evalúan a la baja el riesgo de un freno brusco en el comercio. Sobre todo teniendo en cuenta los perjuicios que esto ocasionaría a los tradicionales aliados de EE UU en el continente asiático, especialmente a Corea o Japón que ya han indicado su negativa a secundar cualquier involución proteccionista.

Y es en este contexto del bilateralismo en el que se enmarca el reciente viaje del Rey Felipe VI a Arabia Saudí, que ha tenido un evidente contenido comercial como refleja la presencia de las principales multinacionales españolas y también la de CESCE como instrumento de apoyo a las empresas en sus planes y actividades de internacionalización. Un acercamiento de relaciones entre ambos países que junto a la prórroga al consorcio español del llamado AVE del desierto, ha generado un contrato para Navantia para construir cinco corbetas por valor de 2.000 millones de euros, que garantiza la supervivencia de los astilleros de Cádiz y Ferrol, al tiempo que abre las puertas a la entrada de las empresas españolas en ese inmenso proyecto de la Visión 2030, con el que el gobierno saudí quiere reducir su casi monocultivo del petróleo.

Un programa que ya ha llevado hasta Riad a los jefes de Gobierno de Estados Unidos, Alemania, Francia o Rusia, y del que España no puede permitirse quedar fuera. Sobre todo cuando el sector exterior y la internacionalización de nuestras empresas han sido el motor que ha conducido a recuperación y al cambio de modelo económico en nuestro país y, sobre todo, cuando la evolución de nuestras empresas internacionalizadas durante los años de la crisis ha servido para demostrar que son los puestos de trabajo que se crean fuera los que garantizan la permanencia y la estabilidad de los empleos que tenemos dentro.

7_paises

Los siete países para exportar en 2017

Ahora que estrenamos año, es bueno preguntarse qué mercado o mercados nos pueden propiciar alegrías durante los próximos tiempos. La coyuntura internacional está cambiando rápidamente, y el efecto que puedan producir para el comercio internacional factores como el Brexit o la victoria de Donald Trump aún están por calibrarse. Sin embargo, numerosos países van a seguir ofreciendo grandes oportunidades a la empresa española, que tras años de dura crisis económica se ha vuelto mucho más internacional (no olvidar en este punto el récord histórico de la exportación nacional, que ha alcanzado un valor del 33% del PIB en 2016).

  1. China. El gigante asiático ha atravesado dos años de duras dificultades, con tasas de crecimiento que se han llegado a situar por debajo del 7% por primera vez desde la década de los 90. Sin embargo, los últimos datos conocidos sobre China reflejan un nuevo fortalecimiento de la economía con un poder de compra para los ciudadanos que vuelve a acelerarse. La incorporación a la clase media de los chinos se cuenta por millones cada año, y además es un país que siempre ha mostrado un elevado interés por la Marca España.
  2. Australia. Es un mercado lejano que apenas tenemos explotado, y sin embargo ofrece un marco jurídico y comercial muy atractivo para la inversión foránea. Australia lleva varios años creciendo muy por encima de la media mundial, firmó un avance del 3% en 2016 y muestra cada día más interés por abrirse a nuevos mercados internacionales. Contar con un socio en el propio territorio, dada la lejanía y la enorme expansión del país, puede resultar más que beneficioso.
  3. Inglaterra. Pese a que el Brexit vaya a propiciar cambios, España debería aprovechar oportunidades en un país en el que apenas se han notado aún los efectos de la decisión del pasado mes de junio de abandonar el seno de la Unión Europea. A Inglaterra le gusta España: le gusta su sol, sus playas, su gastronomía y su forma de ver el mundo, por lo que una pyme de nuestro país siempre será bienvenida.
  4. Irlanda. De las grandes economías del euro, es una de las más abandonadas por nuestras empresas. Sin embargo, la renta per cápita de los irlandeses es la segunda más alta de toda la Unión Europea, por lo que exportar o invertir allí puede propiciar grandes beneficios. Irlanda, que llegó a caer en manos de un rescate europeo por problemas de solvencia, se ha recuperado de forma vertiginosa y crece a un ritmo anual superior al 5%, el más alto de todo el continente.
  5. Alemania. Quizá sea por imagen o por el hecho de que España ha seguido las indicaciones de Angela Merkel a la hora de afrontar la crisis económica más dura que se recuerda en décadas, pero España está de moda para el país centroeuropeo y debemos ser capaces de aprovecharlo. El marco jurídico y fiscal es muy similar al español, y la seguridad es quizá el elemento más característico del mercado alemán. Ahora bien: conviene hacer un estudio previo y a fondo de la composición territorial de Alemania y sus länders, cada uno con su propia legislación.
  6. Perú. Ya en Latinoamérica, Perú es uno de los pocos países de la región que ha logrado escapar de los efectos de una dura crisis que ha llevado a Brasil, Argentina o Venezuela a la más honda recesión. Perú incorpora ciudadanos a la clase media a gran ritmo y ofrece otra ventaja para el exportador: el mismo idioma. Ahora bien, conviene contar con un partner local que, al menos al principio, ayude a entender la mentalidad y las dinámicas de compra del peruano, muy diferentes a las españolas.
  7. Sudáfrica. Otro mercado muy desconocido para la empresa española, que se ha animado tradicionalmente menos a exportar a destinos muy lejanos y concentra aún la mitad de sus ventas en la Unión Europea. Sudáfrica es un país complejo lleno de matices y de diversidad, pero hacer negocios allí es una completa aventura. Aquí, desde luego, sí es necesario contar con un apoyo local para implantarse y aprender a acostumbrarse al marasmo legislativo de un país que en el pasado reciente vivió grandes conflictos pero que, por contra, cuenta con la renta per cápita más elevada de todo África. Y ellos ya nos conocen: vaya si nos conocen después del triunfo de la selección española en el Mundial de Fútbol de 2010.
ceta

Claves para no perderse con el CETA (Tratado de Comercio con Canadá)

Comprehensive  Economic and Trade  Agreement, CETA, este es el nombre oficial del conocido y controvertido acuerdo comercial con Canadá que acaba de firmar la Unión Europea, y que se espera que ratifique el Parlamento Europeo el próximo 17 de enero.

En principio, se presentaba como la antesala del gran acuerdo que Estados Unidos iba a firmar con la Unión Europea conocido como TTIP, pero la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca amenaza con trastocarlo todo.

El nuevo inquilino de Washington ya ha dicho que no tiene ninguna intención de unificar relaciones comerciales con Europa sino todo lo contrario, si esa amenaza se lleva a cabo el CETA con Canadá puede convertirse en una vía de negocio mucho más potente de lo esperado.

Por eso, tal vez sea el momento de que los empresarios españoles, más dados a centrar su atención en EEUU, comiencen a interesarse por el vecino del norte, y analizar los pros y contras de este acuerdo que ya llama a las puertas.

  1. ¿De qué hablan cuándo hablan del CETA?

Se trata de un inmenso compendio de regulaciones encaminadas a difuminar las fronteras comerciales entre la Unión Europea y Canadá. Tras años de negociaciones para conseguir que todos los sectores afectados estén de acuerdo en las condiciones, se ha redactado un voluminoso pacto de 13 capítulos y 1.598 páginas.

  1. ¿Qué ofrece?
  • Lo más general que puede decirse del CETA es que implica una reducción gradual de las tasas que los exportadores e importadores de ambos países pagan en sus relaciones comerciales.
  • Los responsables de este acuerdo también han trabajado para limar las normas que regulan los intercambios comerciales a uno y otro lado de Atlántico. El objetivo es que esas leyes sean lo más parecidas posible para facilitar el comercio entre las empresas interesadas.
  • También elimina los derechos de importación. Esto, según sus defensores, puede suponer un ahorro de cerca de 500 millones de euros al año para los exportadores europeos.
  • Abre las puertas a que determinados sectores y profesionales puedan ejercer su actividad en ambas áreas comerciales con las mismas reglas. Es decir, arquitectos, contables, ingenieros, empresas y profesionales del sector financiero, etc. tendrán libertad para implantar sus negocios sin ningún tipo de restricción en territorio europeo o canadiense.
  • También hay sectores beneficiados: Telecomunicaciones, Energía, Transporte marítimo…
  • Se facilita la gestión de visados y licencias para los profesionales entre ambas zonas. Más facilidad para convalidar títulos universitarios o gestionar la movilidad de trabajadores expatriados.
  • Se refuerza la protección de las patentes europeas en Canadá, ampliándola de 20 a 22 años.

 

  1. ¿Qué beneficios aporta?
Efecto CESCE

Los defensores del tratado aseguran que para Canadá implica la apertura a un mercado de 500 millones de consumidores europeos a disposición de las empresas canadienses. Las empresas exportadores europeas pueden llegar a ahorrar hasta 500 millones de euros.

Además, abre la puerta a que las empresas europeas puedan presentarse a las licitaciones públicas canadienses. Un mercado de unos 30.000 millones de euros anuales.

El Ejecutivo comunitario asegura que el tratado aumentará las exportaciones en unos 12.000 euros al año y que se aumentará el comercio bilateral un 25%.

  1. ¿Por qué hay tantas reticencias?

El principal motivo por el que el CETA, igual que le ha ocurrido al TTIP, acapara tantas críticas es por la falta de transparencia que están mostrando sus negociadores.

Donde los defensores venden liberalización de fronteras, los detractores destacan que detrás de esa afirmación se esconde también una relajación de los criterios que controlan la calidad de los productos de consumo que rigen en Europa. Temen que se permita la llegada a Europa de productos de consumo que sigan algunas dudosas prácticas permitidas en Canadá como: carne animal lavada con cloro o tratada con hormonas para facilitar su crecimiento, entre otras.

Además, frente a los generosos beneficios publicados por la Unión Europea, el Consejo de los Canadienses , un organismo que vela por la justicia social, ha publicado que la entrada en vigor del CETA  “provocará una caída del 0,5% del PIB de la UE y el 1% del PIB de Canadá. Esta organización social añade que se perderán 230.000 empleos, la mayor parte en Europa, y que el tratado presionará a la baja los salarios.”

  1. Arbitrajes. El punto más conflictivo

Pero, tal vez, el punto más conflictivo del tratado es la creación de un tribunal de inversiones,  Investment Court System (ICS), que sería algo así como una comisión de arbitrajes bilaterales, para solucionar los posibles conflictos comerciales que puedan surgir.  El problema es que en su redacción aseguran que permitirá a los inversores demandar directamente a los Estados sin pasar por la jurisdicción ordinaria. Esto, que en un principio busca la gestión rápida y eficiente de los conflictos, choca con detractores que acusan a este organismo de falta de independencia, puesto que los árbitros serán nombrados por los Estados y no por las propias multinacionales según se esperaba. Pero no es nuevo, y enlaza con la tendencia internacional a favorecer los procesos de arbitraje en detrimento de la jurisdicción ordinaria para agilizar las gestiones. Esta es, por ejemplo, la vía por la que se están tratando de solventar los problemas del Estado español con las empresas energéticas internacionales que invirtieron en energías renovables.

Donald Trump, president and chief executive of Trump Organization Inc. and 2016 Republican presidential candidate, speaks during a rally at Grand River Center in Dubuque, Iowa, U.S., on Tuesday, Aug. 25, 2015. President Barack Obama's top business ambassador dismissed Trump's call for a wall along the Mexico border, saying the U.S. is focused instead on expanding business with one of its biggest trade partners. Photographer: Daniel Acker/Bloomberg via Getty Images

Ganó Trump. ¿Me echo a temblar?

Posiblemente estés francamente preocupado/a por la victoria del republicano Donald Trump después de que los medios de comunicación, con más o menos razón, hayan tildado al magnate de ultraderechista, demagogo, proteccionista, racista y mucho más. Ahora bien: si tu empresa tiene hoy por hoy relaciones comerciales con EEUU, en base a inversiones o intercambios comerciales, lo mejor que puedes hacer es estar tranquilo y no perder el sueño. Más aún si eres proveedor de grandes empresas de infraestructuras españolas, para quienes se puede abrir una gran oportunidad por el plan de inversiones de hasta 500.000 millones de dólares que ha prometido el recién elegido presidente si al final se hacía con la victoria.

Poco o nada va a cambiar, al menos durante la primera parte del mandato de Trump. Parece un proteccionista consumado, sí, pero más allá de si perteneces a algunos sectores concretos (si eres proveedor de material para renovables o prestas servicios medioambientales, por ejemplo), no es previsible que vaya a llevar a cabo un cambio legislativo de calado para elevarte los aranceles o impedir que exportes o inviertas. Las facultades de un presidente en EEUU están notablemente mermadas por las Cámaras, y si bien Trump tendrá la oportunidad de sancionar o rechazar leyes que el legislativo apruebe, sus propias iniciativas estarán maniatadas por la voluntad de la Cámara de Representantes y del Senado.

En este sentido te recordamos que Trump ha generado una enorme división incluso entre los suyos, los republicanos. Este partido va a acumular más poder que nunca desde el año 1924, pero se encuentra francamente desunido entre los que son partidarios del magnate; el Tea Party, que va por libre; y los más favorables al ‘establishment’ y proclives a acordar con los demócratas los cambios de mayor calado, como el senador John Mc Cain. Traduciendo: las iniciativas más escandalosas de Trump no van a tener ningún recorrido y los aranceles que tienes que abonar no van a ser duplicados de la noche a la mañana. En este sentido, además, pertenecer a la Unión Europea te va a ayudar: sería muy extraño que el republicano pusiese trabas al intercambio comercial e inversor con el que hoy es su socio comercial prioritario. Reino Unido, Italia y Francia están entre sus cinco primeros socios, y España no baja mucho más: es el sexto. Es previsible que el empresario sí ponga más trabas a Latinoamérica, más aún si quiere cumplir las expectativas de quienes le han votado para que ocupe la Casa Blanca.

Ahora bien, no todo va a ser de color de rosa. Es posible que si estuvieras esperando como agua de mayo la aprobación del polémico Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, conocido como TTIP, vayas a tener que postergar tus planes. Bien sabía Europa, ante el cariz ombligüista que estaba adoptando la política americana, que o el TTIP se aprobaba bajo la Administración Obama o iba a ir directo al congelador. Es lo que va a suceder, pues Obama abandona el poder este mes de enero, por lo que el marco jurídico y fiscal que tienes que asumir cuando exportas o inviertes en EEUU va a seguir siendo el mismo, para bien o para mal. El TTIP, con firmes partidarios y detractores, facilitaría tu entrada en un mercado que compra a España por valor de más de 10.500 millones anuales según los últimos datos, en sectores como los de alimentación y bebidas (aceite y vino ganan la partida); bienes de equipo, automóviles y sus componentes; y textil. Ahora bien, su postergación en el tiempo también permitirá que la competencia feroz en la que posiblemente ibas a moverte en caso de apertura comercial entre UE y EEUU quede detenida en el tiempo. Todo, en Economía, depende del ángulo desde el que se mire.

muebles_espana

Qué exporta España por sectores: muebles

La constante caída de las ventas de muebles en España ha tenido al menos una consecuencia positiva: el constante crecimiento en el número de los mismos que exporta España. Concretamente, si nos basamos en los datos hechos públicos por ANIEME (Asociación Nacional de Industriales y Exportadores de Muebles de España) durante el primer semestre de este año el valor de las exportaciones ascendió hasta los 1.003 millones de euros; lo que, si lo comparamos con el primer semestre de 2015, representa un incremento de más del 12%.

 

Nuestros principales mercados

 

Desde ANIEME se confirma que los fabricantes del sector están realizando un gran esfuerzo exportador, y se confía en la continuidad de la tendencia alcista hasta comienzos de 2017… pese a que la propia patronal alerta de que uno de nuestros grandes mercados, el ruso, está viviendo malos momentos a causa de la devaluación del rublo (que, tras un descenso del 1,1%, se ha colocado en el 15º puesto entre los mercados de destino de nuestros muebles, muy por debajo del nivel que tenía hace unos meses).

 

Actualmente, ese ranking lo lideran Francia, Portugal, Alemania y Reino Unido (más de la mitad de los muebles fabricados en nuestro país termina en uno de estos mercados europeos), y los Estados Unidos se sitúan en 5º lugar (y en rápido crecimiento: los envíos han aumentado un 27,4%).

 

Dependencia del mercado francés vs diversificación

 

Francia es nuestra referencia, al copar casi el 27% de nuestras exportaciones de muebles, por lo que se apuesta porque España siga invirtiendo en promocionarse en el país vecino para no perder nuestra cuota de mercado. Pero, pese a ello, desde ANIEME advierten contra la dependencia de un único mercado y señalan la necesidad de diversificar los destinos de nuestras exportaciones “para evitar la concentración excesiva”.

Efecto CESCE

 

Según explica el presidente de la patronal, ejemplos de ese deseo de diversificación “son las importantes cuotas de mercado que han ido ganando países como Estados Unidos, Marruecos, Arabia Saudí, Qatar, México y República Dominicana, entre otros,  fruto de la labor continuada y persistente de los empresarios españoles por abrir nuevos mercados para el mueble”.

 

Exportación por comunidades autónomas

 

Por regiones, es Cataluña quien se mantiene a la cabeza exportadora de España en el sector del mueble (con un volumen de 257.820.000 euros), pero en los últimos meses ha visto ralentizado su crecimiento: tan sólo de un 8,2%. El segundo puesto le corresponde a la Comunidad Valenciana, que aumenta sus exportaciones un 13,3% y que ya suma junto a Cataluña prácticamente el 50% del total exportado a nivel nacional. Los siguientes puestos del ranking por comunidades autónomas le corresponden a Galicia y Andalucía.

 

Esta última es, además, la región que crece a un mayor ritmo (con un 32,4%), seguida por las Islas Baleares, Castilla-La Mancha y Extremadura. A excepción de la ya citada Cataluña y de Madrid (cuyo crecimiento ha sido negativo), el resto de las principales comunidades autónomas exportadoras crecen por encima de los dos dígitos.

 

Balanza comercial

 

Durante el primer semestre de 2016, España importó muebles por valor de 1.492 millones de euros, lo que ha supuesto un incremento del 10,7% con respecto al mismo periodo de 2015. Con estos datos el saldo de la balanza sectorial arroja un déficit de 489 millones de euros, situándose la tasa de cobertura en un 67,2%.

bandera_peru

Perú abre negocio a las pymes del sector turístico español

Una de las mayores barreras a las que tienen que enfrentarse las empresas españolas que deciden exportar es la del idioma. Por ello, no es de extrañar que haya una cierta predilección por buscar destinos en Latinoamérica para comenzar cualquier aventura empresarial internacional. Y entre ellos, Perú siempre ha estado entre los preferidos, según los datos de inversiones extrajeras del ICEX.

Ahora, el país andino acaba de presentar una atractiva propuesta de inversiones que va dirigida casi en primera persona a las pymes españolas. El Ministerio de Comercio Exterior y Turismo de Perú (Mincetur) ha comunicado su apuesta por la modernización del sector turístico y ha tomado como ejemplo el modelo de una de las potencias mundiales en el sector: España.

Para ello, abre a las experimentadas empresas de nuestro país la participación en su nuevo plan de inversión que consiste, en una primera fase, en la creación de 62 nuevos hoteles en los próximos cinco años y prevé una inversión de 1.141 millones de dólares. Esto es solo el pistoletazo de salida para impulsar un sector que, según las autoridades peruanas, está lleno de posibilidades para las empresas españolas del sector y también para sectores adyacentes porque además de la infraestructura hotelera este proyecto requerirá de la ampliación en aeropuertos, puertos y carreteras.

“Las empresas españolas, que ya son las principales inversoras extranjeras en Perú, tienen una amplia experiencia en el sector turismo, servicio e industrias afines. Ahora, pueden aprovechar todo ese conocimiento para ayudar a explotar una industria turística en la que está todo por hacer y en la que ofrecemos muchos incentivos para acometer proyectos y alianzas locales”, explicó Bernardo Muñoz, Consejero Económico Comercial de la Oficina Comercial de la Embajada de Perú en España en una presentación del proyecto realizada el pasado mes de julio en Madrid.

El ámbito tecnológico también tendrá su protagonismo. Como todo proyecto que se precie en pleno siglo XXI debe estar ligado a las nuevas tecnologías. En este ámbito se incluyen desde las infraestructuras para dar acceso a internet a través de una red de fibra óptica que es prácticamente inexistente en todo el país, hasta el desarrollo de aplicaciones específicas que faciliten las experiencias de los turistas tanto vacacionales como profesionales. Y es que, el turismo de congresos es otra de las áreas con amplio potencial de crecimiento en el país andino.

También existen oportunidades interesantes para todo lo relacionado con proyectos de consultoría para la elaboración de planes maestros, gestión de destinos, gestión de playas, accesibilidad turística, estadísticas y observatorios, etc…

Efecto CESCE

Según un estudio sobre el país elaborado por EY, el gobierno peruano garantiza estabilidad jurídica a los inversores extranjeros respecto a las normas de impuesto a la renta y reparto de dividendos. Los inversores extranjeros con derecho a obtener dicha estabilidad tributaria y jurídica serán aquellos que estén dispuestos a invertir en el país durante más de dos años, y por cantidades superiores a los 10 millones de dólares (americanos) en los sectores de minería y/o hidrocarburos, o de 5 millones de dólares (americanos) en cualquier otra actividad económica. También aquellos que adquieran más del 50% de las acciones de una compañía en proceso de privatización.

En contra de lo que ocurre en muchos países, en Perú las empresas extranjeras tienen el mismo tratamiento que las nacionales. Además, no existen restricciones para la repatriación de las ganancias, las transferencias internacionales de capitales, o las prácticas de cambio de divisa. Incluso, se permite el uso de euros para la adquisición de bienes en el extranjero o cubrir obligaciones financieras, siempre y cuando el operador esté en cumplimiento con la legislación tributaria peruana, según explican los expertos fiscales de EY.

Por otro lado, según han explicado desde la embajada de Perú en Madrid, “Uno de los aspectos interesantes de estas inversiones en el sector turístico es el de los incentivos y los mecanismos para la promoción de la inversión. Así como la colaboración público privada tanto a la hora de elaborar los requisitos de las licitaciones y en la ejecución de los proyectos”.

Cabe recordar que, de acuerdo con el informe “Doing Business 2015” del Banco Mundial, Perú es el segundo país de Latinoamérica, después de Colombia, en facilidad para hacer negocios (el número 35 del mundo). El impulso al turismo que acaba de anunciar el país es uno de los pasos que su Gobierno está dando para salir de la ralentización económica que sufre Perú en los últimos años.  En la actualidad, el turismo en Perú supone el 3,9% del PIB (unos 7.000 millones de dólares en 2015) y el objetivo es duplicar el número de turistas anuales.

Para más información, no está de más consultar una interesante herramienta que tiene el ICEX (de acceso aquí) que permite calcular los costes de implantación de un negocio en cualquier país del mundo.

 

Imagen: Wikipedia

ripe-fruits-and-vegetables-2

Andalucía lidera las exportaciones españolas de alimentos y bebidas

ripe-fruits-and-vegetablesSegún ha publicado Extenda-Agencia Andaluza de Promoción Exterior (entidad dependiente de la Consejería de Economía y Conocimiento de Andalucía), esta comunidad autónoma lideró las ventas nacionales de productos agroalimentarios y bebidas en el exterior durante los cinco primeros meses de 2016, al alcanzar los 4.779 millones €.

Esta cifra supone un incremento de las exportaciones del 10,6% respecto al mismo periodo de 2015, lo que equivale a una cuarta parte de los euros exportados por España en este sector, a gran distancia de Cataluña y la Comunidad Valenciana, que crecen a un ritmo mucho menor.

De esta manera, Andalucía refuerza su papel de liderazgo como exportador nacional de alimentos y bebidas que alcanzó en 2015, con importantes crecimientos en mercados extracomunitarios que aportan diversificación, como China, Australia o EEUU. Con estas cifras, el complejo agroalimentario andaluz demuestra su competitividad en el mundo, aportando a la balanza comercial un saldo positivo de 3.241 millones € en este periodo, que significa un 61% del superávit de este sector a nivel nacional (5.317 millones €).

Con esta tendencia, el sector agroalimentario y de bebidas andaluz presenta un año más cifras récord en el mercado internacional, habiendo exportado en los 5 primeros meses de 2016 más de la mitad de todo lo exportado en 2015.

 

Liderazgo hortofrutícola en exportaciones españolas

Los productos hortofrutícolas lideraron las exportaciones españolas dentro del sector, con 3.076 millones €, el 64% del total y un alza del 9,4%; seguido de aceite de oliva, con 993 millones €, el 20,8% y una subida del 12%; y panadería y otros, con 230 millones € y un crecimiento del 18%.

En cuarto lugar se encuentra la aceituna de mesa y para almazara, con 227 millones €; seguida de productos cárnicos, con 133 millones € y un ascenso del 23,4%; pescados y marisco, con 96 millones € y un incremento del 11%; plantas vivas y productos de floricultura, con 56 millones € y un crecimiento del 7,7%; lácteos, con 34 millones €; animales vivos y sus productos, con 17,5 millones € y una subida del 11% y tabaco, con 4,8 millones € y una subida del 57%.

La configuración del sector agroalimentario como motor destacado de la economía andaluza motiva que la Consejería de Economía y Conocimiento que, a través de Extenda, haya organizado en estos meses un total de 177 acciones específicas en las que han participado 549 empresas.

Entre las principales acciones programadas para el sector, destacan:

  • La asistencia a las ferias más importantes del sector a nivel mundial, como, Fruitlogistica en Alemania; Gulfood, de Emiratos Árabes; Biofach, en Alemania; Foodex, en Japón; Agrofood en Irán; o, más recientemente, Summer Fancy Food (Estados Unidos).
  • La campaña ‘Olives from Spain’ realizada con Interaceituna en mercados estratégicos como Estados Unidos y Polonia.
  • A futuro, está prevista la celebración de otras actividades, como diversas misiones directas a Rumanía, México, Estados Unidos y Vietnam, y la participación en ferias como Fruit Attraction, Feria Specialty Food, Iberflora, Sial, Feria Foodex Saudí o Tokio Wine Complex.
exportaciones_españolas

Los últimos datos de exportaciones españolas de textil y moda

exportaciones_españolasLa web oficial de la Marca España contiene una sección, denominada “Moda con identidad propia”, en la que se afirma que “la industria de la moda representa uno de los exponentes más visibles en el mundo, no solo de la creatividad española, sino también de la innovación y competitividad exterior de nuestra economía. Las empresas del sector han realizado una gran labor de internacionalización con resultados tan impresionantes en algunos casos que se consideran materia de estudio. […] La fuerte expansión internacional de algunas marcas, líderes mundiales en su segmento, ha actuado como locomotora económica no solo del sector de la moda, también del país”.

 

Además, según el Centro de Información Textil y de la Confección (CITYC), el sector textil y de la confección da trabajo a 129.000 personas en España (una cifra que, sin embargo, se ha recortado un 21,34% frente a los datos de 2009, cuando había 164.000).

 

Ahora, el CITYC ha publicado un avance de los datos de comercio exterior de España entre enero y mayo de este año, en el que se muestra que las exportaciones españolas de textil y moda siguen creciendo a buen ritmo.

 

Exportaciones españolas

 

Durante los primeros cinco meses de 2016, nuestro país ha exportado fibras y manufacturas textiles por valor de 1.666 millones de euros (un 9,1% más que en el mismo periodo de 2015), y prendas de punto y confección por valor de 4.443 millones de euros (lo que supone un aumento interanual del 12,9%). La combinación de ambas categorías de exportaciones alcanzó los 6.109 millones de euros, un 11,9% más que en 2015.

 

Si repasamos los datos mes a mes, descubriremos que estamos antes el segundo aumento a doble dígito consecutivo en el sector de las exportaciones textiles españolas: en abril, las ventas al exterior de productos textiles y de confección registraron un incremento interanual del 19,8%, y en mayo -si bien se moderó el aumento-, la subida fue del 14,7%, hasta los 1.221,4 millones de euros.

 

Y además, según la información publicada por el propio Mininisterio de Economía y Competitividad, la subida en las exportaciones textiles supera ampliamente la marcha general de las exportaciones españolas de bienes.

 

Actualmente, Francia se encuentra a la cabeza (15,3%) de los países que importan productos elaborados por la industria textil española, seguido de Portugal (10,2%), Italia (9,8%) y Alemania (7,1%). Globalmente, las exportaciones a Europa suponen 7.596 millones de euros.

 

Importaciones españolas

 

En cuanto a las importaciones, España importó durante los cinco primeros meses del año 1.875 millones de euros en fibras y manufacturas textiles (+8,6% interanual) y 6.111 millones de euros en prendas de punto y confección (+13,1% interanual). En total, las importaciones alcanzaron los 7.986 millones de euros, un 12% más que durante el período equivalente del año pasado.

 

Por otro lado, el mes de mayo cerró con un déficit exterior de 311,4 millones en la industria textil y de 231,6 millones en la industria de la confección.

eslovaquia_UE

Claves para hacer negocios en Eslovaquia

eslovaquiaEste mes de julio, Eslovaquia asume, por primera vez en su historia, la presidencia del Consejo de la Unión Europea. Todo un reto para esta antigua república soviética de poco más de cinco millones de habitantes (apenas el 1% de la población europea). El reto llega en medio de una coyuntura muy incierta marcada por la decisión de los ciudadanos británicos de iniciar el proceso de salida del club comunitario y la política de asilo e inmigración que ha enfrentado abiertamente a algunos países por las cuotas obligatorias de asilo.

 

En definitiva a Eslovaquia le toca la difícil tarea intentar renovar la confianza de los europeos en el proyecto común, pero también un momento muy bueno para su economía porque este protagonismo puede hacer que muchos empresarios pongan su interés en este pequeño país, si es que no lo han hecho ya.

 

Conviene recordar que Eslovaquia lleva ya unos años siendo la principal puerta comercial con el mercado de los países del Este.  Y es que, ser miembro de la Unión Europea para ellos sí tiene muchas ventajas.  Por ejemplo,  las inversiones en este país para cualquier empresa perteneciente a un Estado Miembro están liberalizadas. Además, tienen la ventaja de la seguridad jurídica. Mantiene un arancel aduanero común para todas las importaciones de países terceros, y está sometida a las decisiones de las instituciones y órganos judiciales europeos.

 

Por supuesto, tiene unas buenas infraestructuras que unen Eslovaquia con sus países limítrofes, como Hungría, Polonia, Ucrania o la República Checa, que son economías más potentes que la eslovaca, pero, también, con mayores costes de establecimiento (fiscales, licencias, laborales), y que convierten a esta pequeña nación en un centro de operaciones perfecto para el desembarco en el este del continente.

 

Más allá de eso, sus dirigentes se han esforzado al máximo por generar un entorno comercial atractivo para atraer capital internacional.  Por un lado, implantando un sistema fiscal muy favorable con un tipo impositivo único, alrededor del 20%, tanto para personas físicas como para sociedades.

 

Por otro, se creó la Agencia Eslovaca de Desarrollo del Comercio y la Inversión para apoyar financieramente proyectos en el sector energético, en especial en tecnologías relacionadas con el Medio Ambiente, donde apenas existe competencia local.

 

El perfil de su mano de obra también es un gran atractivo para cualquier inversor internacional interesado en hacer negocios. Al bajo coste de la mano de obra, comparado con sus vecinos, se le unen perfiles de elevada formación en áreas como la ingeniería o la electrónica y con amplios conocimientos de idiomas. Porque, a pesar de que el eslovaco es la lengua oficial, la mayor parte de la población habla inglés y alemán.

 

Durante los dos últimos años, estas políticas han favorecido en especial el desarrollo de dos sectores: el de la iluminación y el automovilístico, con fábricas de algunas de las principales marcas del mundo, como Hyundai, Volkswagen o Peugeot, lo que facilita el desarrollo de industrias auxiliares a su alrededor.

 

Esto lo saben bien los empresarios españoles. Puesto que la mayoría de las relaciones comerciales entre España y Eslovaquia están circunscritas al ámbito de la automoción.

La asignatura, en cambio, está pendiente para sectores como el turismo, la energía o la logística que están empezando a entrar con más frecuencia al país,  pero no tienen todavía una apuesta clara.

 

Y es que, como ocurre en la mayoría de los países, exportar o internacionalizarse no es cuestión de coser y cantar. Adentrase en Eslovaquia también implica asumir una excesiva burocracia en la tramitación de las exportaciones.

 

Por otro lado, el Gobierno tiene un peso excesivo para una economía que se dice liberalizada. Y, por ejemplo, todavía mantiene bajo su control sectores considerados defensivos como el transporte ferroviario, el suministro de agua o la defensa.

 

También hay una excesiva discrecionalidad estatal en la concesión de ciertas licencias comerciales a pesar de que se cumplan con los criterios requeridos.

 

Todo esto unido a una intensa tendencia a la negociación, implica que los intercambios comerciales se dilaten en el tiempo más de lo que a los inversores internacionales les gustaría.

mdellin_colombia

Oportunidades de las ‘smart cities’ latinoamericanas para pymes españolas

mdellin_colombiaEl desarrollo de ciudades inteligentes (‘smart cities’) que se está produciendo en distintos países de Latinoamérica supone una gran oportunidad para muchas pymes españolas, que pueden poner en valor la experiencia conseguida en este terreno dentro de nuestro país y exportar allí sus tecnologías, productos y servicios.

 

Hay que tener en cuenta que sólo en esta parte del mundo se están invirtiendo 100.000 millones de dólares al año en infraestructuras para crear estas nuevas urbes. Y en esta tarea están siendo bien recibidas empresas españolas de todos los tamaños y ámbitos de actividad, tanto las especializadas en tecnologías, como las dedicadas a infraestructuras, prestaciones, transportes, seguridad, gestión eficiente, control de recursos energéticos, sostenibilidad, agua, saneamientos, comunicaciones, etc.

 

En una jornada celebrada recientemente sobre este tema, los participantes destacaron la experiencia de empresas españolas en proyectos como el metro de Medellín, que demuestran las oportunidad que existen en todo lo relacionado con propuestas de movilidad y gestión del tráfico, la administración electrónica, el consumo y suministro eficiente de energía o agua…

 

Además, los participantes en la jornada dieron algunas pistas y consejos para afrontar mejor el intento de participar en los proyectos de ciudades inteligentes latinoamericanas que se están desarrollando en estos momentos. Veamos algunos de ellos:

 

Poner en valor la experiencia en nuestro país. En España se han desarrollado –o se encuentran en pleno proceso de ejecución- diferentes y numerosos proyectos de ‘smart cities’. Entre las localidades que han sido testigo de ello, se encuentran Madrid, Santander, Murcia, Málaga, Barcelona, Bilbao, Valencia, Gijón, Lugo… Esto ha supuesto un reconocimiento en este ámbito a nivel internacional. Pues bien, ahora es el momento de poner en valor esta realidad al otro lado del Atlántico, sobre todo si la empresa interesada ha participado en alguna de las actuaciones acometidas en nuestro territorio.

 

Aprovechar la presencia de grupos españoles. Uno de los mayores problemas que tienen las pymes cuando intentan participar en proyectos internacionales es la dificultad de encontrar un socio o interlocutor válido. Pero la ventaja en Latinoamérica es que allí se encuentran ya un gran número de grandes grupos y empresas españolas que pueden facilitar o, incluso, servir de enlace y ayuda en esta tarea.

 

Establecer fórmulas rentables. En esta estrategia por acceder más ágilmente a las nuevas posibilidades de negocio gracias a la presencia de grandes grupos españoles, cada pyme debe identificar a las que más le convenga (por afinidad o por especialización sectorial) y contactar con ellas. Si en este proceso, surgen las necesarias afinidades y sinergias, algunos expertos aconsejan proponerles unir fuerzas mediante fórmulas asociativas o de consorcios, tanto para la ejecución de las obras que ya estén en marcha como para aumentar las oportunidades de adjudicación de nuevos contratos.

arabia_saudi

Claves para hacer negocios en Arabia Saudí

arabia_saudiArabia Saudí abre sus fronteras al comercio internacional. Así lo anunció el Gobierno de este país el pasado 14 de junio. Ese día un comunicado oficial firmado en Riad, aseguraba que la monarquía presidida por el rey saudí Salman bin Abdelaziz, había decidido ampliar el proceso de modernización económica en el que está inmerso el país, y que se conoce como programa Nitaqat. El nuevo paso implica levantar las barreras para los inversores internacionales del sector comercial. A partir de ahora, pueden operar en el país sin necesidad de contar con un socio local. También se podrán llevar a cabo otras acciones como contratar a trabajadores no autóctonos o transferir dinero desde filiales fuera del país, sin que el Gobierno intervenga en esas decisiones.

Arabia Saudí había dado sus primeros pasos hacia la internacionalización ya en 2005, cuando ingresó en la Organización Mundial de Comercio, pero esta decisión de abolir la necesidad de socios locales para los inversores internacionales se enmarca en el disruptivo proyecto de la Visión de Arabia Saudí 2030, por el que las autoridades del país han fijado unas líneas estratégicas a largo plazo para conseguir una progresiva apertura internacional y, sobre todo,  reducir su dependencia económica del petróleo. Además de los cambios económicos el plan aborda importantes reformas sociales y culturales que van desde la intención de privatizar servicios sanitarios y educativos hasta modificar leyes para favorecer la liberación de las mujeres.

Todos estos cambios han puesto al país en el punto de mira de muchos inversores internacionales ávidos de captar parte del potencial económico de una de las sociedades más pudientes de Oriente Medio.

En esta línea se enmarca la estrategia española. Desde 2010 se han intensificado las relaciones comerciales bilaterales entre España y Arabia Saudí. En la actualidad, Arabia Saudí es el decimoquinto socio más importante por importaciones. También ha destacado la actividad comercial en la otra dirección. Los contratos obtenidos por las empresas españolas en el último lustro han superado los 17.000 millones de euros, con algunos tan emblemáticos como la construcción del tren de alta velocidad La Meca-Medina o el metro de Riad.

Las mencionadas privatizaciones son uno de los campos que más atractivo pueden aportar a los inversores españoles. Desde 2002, está funcionando un programa de privatización gradual de 20 empresas estatales, en ámbitos como los servicios postales, el transporte aéreo, la desalinización de aguas o la gestión de puertos.  Pero el proyecto más ambicioso es el que prevé la venta del 5% de Aramco, considerada la petrolera más grande del mundo, y la creación de un fondo soberano de inversión saudí de 2.000 millones de dólares.

Como no podía ser de otra forma en un país inundado de petróleo, otro de los incentivos para establecerse en Arabia Saudí es el bajo coste de la energía.

Además, el país se jacta de tener un sistema bancario tan sólido que no ha sido afectado por la crisis mundial. Aunque esto también tiene mucho que ver con la desconexión que éste ha tenido tradicionalmente con el sistema financiero mundial. Aún así, el sector financiero está entre los más recomendados por los expertos para invertir en el país, junto a las atractivas compañías de telecomunicaciones o el sector inmobiliario.

financiar_exportaciones

500 millones para financiar a nuestras pequeñas y medianas empresas exportadoras

financiar_exportaciones

El ICO consolida su estrategia de favorecer la salida al exterior de las PYMEs españolas uniendo esfuerzos con el Banco Europeo de Inversiones.

 

El vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Román Escolano, y la presidenta del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Emma Navarro, firmaron el pasado viernes un préstamo de 250 millones de euros destinado a financiar -con condiciones preferentes- las exportaciones de las PYMEs españolas. Dado que el ICO aportará otros 250 millones adicionales, el importe total que ambos organismo pondrán a disposición de las nuestras pequeñas y medianas empresas exportadoras asciende a 500 millones de euros.

Este préstamo (que, como destaca el comunicado de prensa, constituye la primera colaboración entre el BEI y el ICO para apoyar a la internacionalización de las PYMEs de nuestro país), permitirá financiar parcialmente la Línea ICO Exportadores 2016. Esta línea financia, a su vez, el anticipo de las facturas procedentes de la actividad exportadora a corto plazo de PYMEs y autónomos, así como los costes previos de producción y elaboración de los bienes que exportan.

 

Según sostuvo el vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones, este préstamo permitirá a las PYMEs españolas obtener la liquidez que necesitan para “poder crecer, exportar y ser más competitivas, lo que contribuirá a la generación de empleo y al crecimiento económico en España”. La misión del organismo al que representa Escolano es la de financiar proyectos que contribuyan a “la integración, desarrollo equilibrado y la cohesión económica y social de los Estados miembros”.

 

Por su parte, la presidenta del Instituto de Crédito Oficial afirmó que “esta operación nos permitirá seguir apoyando la internacionalización de la economía española, uno de los objetivos estratégicos del ICO en los últimos años, en este caso utilizando un instrumento diseñado específicamente para el impulso a la exportación de las empresas.”

 

 

La labor del ICO en pro de la internacionalización de PYMEs durante los últimos años

 

Unos días más tarde de la firma de este préstamo, la presidenta del ICO participaba en una mesa redonda titulada “El imprescindible camino de la internacionalización“, enmarcada en el Congreso de CEDE 2016.

 

Allí, afirmaba que nos encontramos “ante un cambio estructural en España, que va más allá de un fenómeno cíclico, consecuencia de la mejora de la competitividad de nuestra economía” y que en los últimos años, “la actividad crediticia internacional del ICO se ha incrementado notablemente, pasando de representar el 2% en 2012 a suponer más del 35% en el año 2015”. De hecho, en estos últimos 4 años el ICO ha intensificado sus esfuerzos para la internacionalización de las PYMEs españolas diseñando un catálogo integral de productos para cubrir todas las necesidades en su salida al exterior. Así, el ICO se ha posicionado como un actor clave en la financiación al sector exterior, en línea con el cambio estructural de la economía española.

 

El ICO reforzó su estrategia de fomento de la exportación de las empresas con la puesta en marcha de la Línea ICO Exportadores. Esta línea, que el año pasado constituyó una de las mayores novedades dentro de las líneas ICO 2015 destinadas a fomentar la salida al exterior de las empresas, permite facilitar liquidez a las empresas exportadoras mediante el anticipo de las facturas procedentes de su actividad exportadora a corto plazo y la cobertura de sus necesidades de liquidez para cubrir los costes de producción de los bienes que va a exportar. En 2015 permitió financiar las exportaciones de más de 43.000 empresas, por importe de 2.934 millones de euros. Los principales destinos fueron Francia, Alemania, Italia, Portugal y el Reino Unido.