Evita riesgos consultando las listas de morosos

Financiación

Descartar la lista de morosos

El retraso en los pagos de sus clientes es uno de los principales problemas a los que deben enfrentarse las empresas (las que no utilizan factoring) para conseguir mantener unas finanzas saneadas que les permitan continuar su actividad o incrementarla. Porque, aunque no cobrar en plazo no signifique siempre que un negocio vaya a cerrar, sí que repercute en su liquidez y en los desembolsos que puede realizar. No será posible planificar y ejecutar las inversiones de una compañía de manera escalonada si no sabe con certeza cuando se va a disponer del dinero para hacerlo.

Por eso es importante para los departamentos financieros, o para la persona responsable de este cometido en la empresa, contar con una cierta seguridad sobre las fechas en que se producirán los ingresos de fondos para poder establecer las salidas de gastos. Confirmar si una compañía se encuentra o no en una lista de morosos es un primer paso para emitir una recomendación, positiva o negativa, sobre si se debe iniciar una relación comercial con ella.

Pero para controlar eficientemente el riesgo es posible ir todavía más allá. Una vez descartado que se encuentre en uno de estos listados, deberíamos preguntarnos cómo es el comportamiento de pagos de una empresa con el resto, algo que conoceremos gracias a servicios como INFORMANAGER o Risk Management de CESCE MASTER ORO. Esto nos permitirá tener una visión más clara sobre los plazos en los que paga realmente esta empresa, realizando una gestión integrada del riesgo, al tener todos los datos de pagos de nuestra cartera de clientes tanto respecto a nosotros como al resto de sus proveedores.

 

¿Por qué es importante consultar una lista de morosos?

  • Las listas de morosos son ficheros, generalmente automatizados, que contienen información de personas físicas y jurídicas relativa a los impagos pendientes que tienen con entidades que prestan servicios de préstamo (por ejemplo, los bancos). Su consulta, por lo tanto, nos permite conocer las deudas asociadas a personas y empresas.
  • Los bancos tienen estas listas como referencia a la hora de tomar sus decisiones de crédito por lo que también las empresas pueden hacer uso de las mismas para asegur su seguridad financiera en sus relaciones comerciales con clientes que figuran en estos listados.
  • De acuerdo con el último estudio sobre Comportamiento de pagos de las empresas españolas de INFORMA D&B, al cierre de 2017 el porcentaje de empresas españolas que pagaba puntualmente era sólo del 55%. Por lo tanto las posibilidades de que una empresa se retrase en los pagos son altas, y es necesario estar preparados para el caso de que esta circunstancia se produzca.
  • Los impagados suponen un coste significativo para el tejido empresarial. Según datos de Intrum Justicia se coloca en el 3% de la facturación, lo que, unido a las dificultades para encontrar financiación, ha significado el cierre de numerosas empresas durante la última crisis.
  • Las demoras en los pagos suelen suponer un coste financiero adicional para las empresas, en el caso de que hayan financiado estas operaciones con créditos bancarios a corto plazo, por ejemplo. Así, habría que repercutir estos gastos al coste total lo que disminuirá el beneficio de la operación. Según la Plataforma Sectorial contra la morosidad, el 85% de los proveedores nunca o casi nunca exigieron a sus clientes morosos los intereses de demora y en un 92% de los casos no reclamaron la indemnización legal por costes de recobro con motivo de retraso o impago.

 

Entre los principales registros de morosos que se pueden consultar se encuentran Asnef Empresas, que incluye deudas por valor de 26.000 millones de euros de más de 300.000 empresas, el RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas), que es el listado de morosos más importante de España ya que contiene el mayor volumen de datos con información negativa sobre millones de sociedades, o InfoDeuda, el único fichero de morosidad de personas físicas que puede ser consultado sin necesidad de ser participante del fichero, pagar cuotas mensuales ni aportar información propia.

Por último, recordar que también puede, claro está, contratar un seguro de crédito para sus ventas y así poder olvidarse de impagos o retrasos.

Last modified: 11/04/2018