fidelizar_cliente

Estrategias para mimar al cliente que no cuestan un euro

El producto o servicio que ofrezca la empresa es indiferente. Cuidar al cliente vale para todas. Es la clave fundamental de cualquier negocio. El tamaño tampoco importa. Tratar bien a los que nos compran es tan importante para el bar de la esquina como para Telefónica. No constituye ninguna sorpresa. Pero las compañías que ofrecen un servicio ejemplar a los que atraviesan sus puertas obtienen mayores beneficios.

 

Ahora bien, ¿qué se puede hacer para tener una clientela fiel sin que suponga un gasto extra? En este post le vamos a explicar ocho maneras sencillas de lograr sus objetivos sin que tenga que echar mano de la cartera.

 

Convierta a los clientes en la prioridad

El cuidado y el respeto a los clientes es la clave de todo. Por eso es fundamental que este servicio esté inmerso en todas las áreas de negocio. Para lograrlo, debe asegurarse de que todos sus empleados busquen la mejor forma de resolver las cuestiones que les formulan los clientes. Y nunca olvidar que esa parroquiano que está protestando es el jefe de todos.

 

Póngase en su piel

A la personas que pagan les da igual los problemas que usted pueda tener. Ellos no quieren escuchar cientos de explicaciones sobre por qué el producto o el servicio por el que han abonado una cantidad de dinero no funciona o no les ha llegado a tiempo. Lo único que quieren es que todo funcione correctamente. Y esa es su misión. Debe ponerse en la piel del cliente, dejarse de excusas y hacer todo lo posible por proporcionar un servicio óptimo.

 

No pierda los nervios

Nunca se debe perder la calma cuando usted está recibiendo las críticas de un cliente enfadado. Da igual lo que le diga. Jamás debe mostrarse a la defensiva. Es mejor escuchar con atención todas las protestas, revisar todos los puntos y tratar de encontrar el motivo del enfado. De esa forma se evitará la confrontación y la inevitable pérdida del cliente.

 

Aprenda a escuchar

Hay pocas cosas que sienten peor a los clientes que tratar de explicar una situación problemática y que sienta que la persona que está al otro lado no le está escuchando. Un emprendedor debe evitar esa situación. Tiene que prestar atención a lo que le dicen y demostrar (ya sea mirando a la cara o asintiendo con la cabeza) al cliente que lo que le está comentando no está cayendo en el baúl del olvido.

 

Reaccione a tiempo

Existe un arma fundamental que tiene el empresario para conservar a los clientes. Se trata del tiempo. Si una consulta o sugerencia es respondida en tiempo y forma se habrá ganado la confianza del destinatario. Da igual el método por el que el cliente se ponga en contacto con usted, o el interés de lo comentado. La obligación del negocio es atender cualquier contacto que  reciba. Debe hacerlo siempre de forma rápida.

 

Reconocer el error

Muchas veces a las compañías les cuesta reconocer que se han equivocado. Usted no debe caer en semejante desatino sino que está obligado a darse cuenta del error, solucionarlo y pedir disculpas. De esa forma logrará fidelizar al cliente afectado para siempre, ya que para el que compra lo más importante es encontrar una firma que sepa ver los fallos y los resuelva.

 

Más vale prevenir que curar

Muchas veces los empresarios tienen la mala costumbre de esperar a que explote un problema para ponerle solución. Es mucho más interesante para el negocio llevar a cabo controles rutinarios sobre el servicio de atención al cliente e ir resolviendo las carencias poco a poco. De esa forma nunca se llegará a una gran crisis que puede ser negativa para la imagen de la marca.

 

Vaya más allá

No se trata de crear un producto o servicio que exceda las expectativas de los clientes. Eso es fundamental, pero se da por sentado en cualquier empresa que empieza. Si desde el principio no hay diferenciación, poco recorrido puede existir. Con el ir más allá nos referimos a que cuando se encuentre con un cliente problemático no se limite solo a resolver el problema, sino que bonifique de alguna manera al agraviado. Así se irá formando una cartera inigualable de clientes fieles.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *