descarbonizacion

España se une al club de la ‘descarbonización’ económica

Ha hecho pública su adhesión a la Plataforma 2050 durante la Conferencia del Clima de Bonn. Participación que lleva implícito el desarrollo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y la descarbonización. 

 

España, dentro de la plataforma

Aprovechando su participación en la Conferencia del Clima celebrada en Bonn (Alemania), España se ha sumado a la Plataforma 2050. Fundada hace apenas un año, en estos momentos está integrada por 26 países que se han comprometido a descarbonizar su economía antes de 2050. La descarbonización tiene como objetivo conseguir que no se generen más emisiones de las que sus ecosistemas puedan absorber de forma natural.

Para ello, nuestro país tendrá que llevar a cabo profundas reformas que han de implicar de lleno al entorno empresarial. De hecho, durante el acto de adhesión, la directora de la Oficina para Cambio Climático, Valvanera Ulargui, aseguró que su departamento, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), está trabajando en una Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

¿Cómo es la normativa?

Esta normativa contará con la estrategia que España seguirá para su progresiva descarbonización de aquí a 2050, y será muy similar a la que tienen la mayoría de los países integrados en la Plataforma. Ulargui explicó durante su intervención que en breve se pondrán sobre la mesa políticas públicas y marcos regulatorios claros “que den una señal a los inversores para que empiecen a planificar sus negocios de cara a un cambio de estrategia”. Es decir, hacia inversiones limpias y tecnologías bajas en carbono.

Sectores con oportunidades para la descarbonización

Sometido a consulta pública, el paquete de medidas que está estudiando el Gobierno ha sido remitido a muchos sectores implicados, con el fin de encontrar soluciones que aglutinen tres objetivos fundamentales: priorizar la eficiencia energética, lograr el liderazgo de las renovables y ofrecer un trato justo a los consumidores.

En cualquier caso, parece que la nueva normativa traerá cambios en el entorno empresarial, y ofrecerá nuevas oportunidades a aquellos que prioricen políticas medio ambientales responsables y, sobre todo, a aquellos que basen su negocio en este ámbito.

  • Energías renovables: A pesar del hachazo propinado por las administraciones públicas a estas tecnologías durante los años de la crisis, un buen número de empresas españolas han seguido desarrollando su potencial en este campo fuera de nuestras fronteras. Teniendo en cuenta la implicación del sector energético en la huella de carbono, es más que probable que la nueva Ley promovida por el Mapama lleve consigo medidas para incentivar su instalación, ofreciendo oportunidades dentro de nuestras fronteras.
  • Eficiencia energética: Un bloque que engloba un buen número de disciplinas: el desarrollo de edificios inteligentes, servicios de domótica, instalación de aislantes, soluciones de autoconsumo y ahorro energético… Es importante tener en cuenta estas variables para poner en marcha un nuevo negocio que tenga demanda, pero también para aplicarlas en nuestro negocio y generar un buen ahorro energético todos los meses. No es descabellado pensar que los precios de la electricidad subirán cuando sea necesario cerrar las plantas térmicas más contaminantes. Estar preparado para cuando eso ocurra ofrecerá a nuestro negocio una ventaja competitiva muy importante.
  • Bioenergía: El cada vez mayor empleo de biomasa para alimentar las redes de climatización es un buen indicador del potencial de este sector. Según la Asociación de Empresas de Redes de Calor y Frío (Adhac), en estos momentos hay 4.400 edificios conectados en estas redes que evitan la emisión de 224.000 toneladas de dióxido de carbono.
  • Seguridad del abastecimiento: Una de las grandes necesidades que generan las energías renovables es la de tener alternativas sostenibles para que el suministro eléctrico esté garantizado cuando no hay ni sol, ni aire, ni olas en el mar. Son muchos los investigadores que están intentando dar con el sistema definitivo para el almacenaje eficiente de energía en cantidades industriales y así poder aprovechar el 100% de la generación de las renovables, pero todavía queda camino por recorrer en este ámbito.
  • Ecoetiquetado y ecodiseño: La creación de certificaciones ‘verdes’ que verifiquen el compromiso de empresas y entidades es una realidad que podría ir a más a medida que los gobiernos exijan el cumplimiento de determinados parámetros. Probablemente unidos a la concesión de ayudas gubernamentales.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *