españa_3

España apunta a un crecimiento del 3%

El crecimiento del PIB y el empleo en la zona euro

Todos los indicadores de la economía española apuntan a que la recuperación en nuestro país no sólo es firme y vigorosa, sino que nos devuelve al papel protagonista de abanderado del crecimiento del PIB y del empleo en la zona euro y en el conjunto de los países desarrollados.

Incluso el aparentemente negativo resultado de la Encuesta de Población Activa entre enero y marzo no lo es tanto si se tiene en cuenta que el primer trimestre siempre es malo por la destrucción del empleo temporal derivado de la campaña de Navidad. Circunstancia que este año se ha visto agravada por el factor estacional de la Semana Santa que cayó en abril. Aun así y si analizamos el ritmo de creación de empleo en términos interanuales vemos que permanece estable en el 2,3 por ciento, lo que supone que el número de personas ocupadas ha aumentado en 408.700 personas en un año.

A esto tenemos que añadir la sensible mejoría en el índice de confianza del consumidor respecto a los favorables datos del último trimestre de 2016, el crecimiento de las ventas del comercio minorista, el crecimiento superior al 20 por ciento intertrimestral en las matriculaciones de automóviles, las subidas de dos dígitos en la entrada de turistas internacionales sobre las ya cifras récord del pasado año, que las exportaciones de mercancías acumuladas en los dos primeros meses han crecido un 12,6 por ciento alcanzando un máximo de la serie histórica, que las exportaciones de servicios no turísticos suponen ya más del 50 por ciento del total de las ventas exteriores de servicios, y la consolidación de las cifra de inversiones extranjeras en España en un contexto mundial de caída de la inversión entre el 2 y el 5 por ciento.

Buenas previsiones para España

No es, pues, de extrañar que el Banco de España esté avanzando un aumento intertrimestral del PIB del 0,8 por ciento y que tanto los analistas públicos y privados y las instituciones internacionales estén elevando ya hasta el entorno del 3 por ciento sus estimaciones del crecimiento de la economía española para el conjunto del año. Incluso el Gobierno ha revisado oficialmente al alza, hasta el 2,7 por ciento, su estimación inicial del 2,5, aunque en privado todos hablan ya de ese 3 por ciento.

Los trabajadores españoles han asumido grandes sacrificios y la pérdida temporal de derechos laborales y de calidad de vida. Las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, han hecho los deberes con sensibles ganancias de competitividad, productividad, servicio, diseño y calidad. También los sindicatos han contribuido de forma importante, con su moderación y la firma de los acuerdos por el empleo y la negociación colectiva, a esta recuperación. Y, fruto de ello es el despegue de nuestras multinacionales que están ganando importantes licitaciones y concursos en Estados Unidos y el resto de las grandes economías mundiales con el apoyo del seguro de crédito de CESCE y de los instrumentos de apoyo del Estado. No es baladí el hecho de que España sea hoy el primer inversor extranjero en el Reino Unido.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *