mapa

¿Es el momento de frenar la exportación? No, es el de diversificar

El 2014 se ha convertido en el peor año desde el 2009. Hay que remontarse a ese año para encontrar un trimestre con menos ventas al exterior que el anterior. Ha sucedido entre abril y junio de este año, que fueron un 2% inferiores, según los datos del INE.

Desde la caída de Lehman Brothers, los Gobiernos españoles se habían entregado a la potencia exportadora como tabla de salvación para superar la crisis. Parece que ya no es así. El cuadro macroeconómico que acompaña a los Presupuestos Generales, recién presentado, constata que la aportación de las exportaciones al PIB en 2014 será del 3,6%, frente al 4,3% que contribuyó en 2013.

Las previsiones de cara al futuro son contradictorias. El citado cuadro macro estima que en 2015 su contribución a la riqueza nacional se elevaría al 5,2%. Pero al mismo tiempo alerta de la debilidad de las economías europeas. Un dato nada agradable si se tienen en cuenta que el 64% de las exportaciones españolas de este año han tenido como destino la Unión Europea,  y en especial Francia, Alemania, Portugal e Italia.

En el otro lado de la balanza, las importaciones sí van bien. En junio de 2014 subieron un 5,4%.Políticos y economistas parecen, ahora, confiar más en la recuperación de la demanda interna como fuente de ingresos.

En esta tesitura no han tardado en aparecer algunos gestores que aconsejan a las empresas aparcar las políticas de exportación iniciadas o en proyecto para concentrarse en el mercado nacional y aprovechar el repunte de la demanda. ¿Es esta una buena idea?

En este blog hemos comentado en infinidad de ocasiones, que exportar nunca  debe ser la solución socorrida a un problema de debilidad del mercado nacional, sino el resultado de un análisis de negocio y de una convicción.

Por ello, los datos puntuales no deberían ser un motivo de cambio de estrategia. Aunque tal vez sí de revisión de la misma.

Y es que a pesar de los ingentes ríos de tinta vertidos durante los últimos años a cerca de los mejores países para invertir, los empresarios españoles, en general, siguen siendo muy reacios a un exceso de aventura.  “China, de la que tanto se habla, es todavía una gran desconocida para la inmensa mayoría de nuestras pymes”, ha asegurado a diferentes medios Iban Unzueta, director general de Invexport, en la presentación de este salón para la internacionalización de las empresas. Él mismo recordaba que tampoco es destacable la presencia de empresas españolas en países emergentes como Rusia o Perú, en los que apenas representan el 1,25% y el 0,28% del total de las exportaciones respectivamente.

El riesgo de concentrar las exportaciones en un único país está a la vista.  La economía de la globalización estimula la periodicidad de las crisis. Así que una forma viable de esquivar su efecto es diversificar el riesgo país.  De la misma manera que los gestores financieros aconsejan construir carteras diversificadas, los economistas, cada vez más, aconsejan que la presencia internacional sea cada vez más diversificada.

En concreto, el profesor de Economía sueco Mikael Hilmersson ha estudiado el impacto que tienen las crisis en las empresas con negocios exteriores y ha llegado a la conclusión que  el mejor blindaje para amortiguar los efectos de las crisis es el número de mercados en los que se exporta.

Según Hilmersson, “los directivos de las pymes deben diversificar su riesgo entre diferentes países para reducir las fluctuaciones de ventas en cada uno de ellos y ganar flexibilidad”. Esa diversificación también es necesaria para una mejor gestión de los riesgos derivados del cambio de divisas.

Su estudio también concluye que aquellas pymes que han desarrollado una estrategia de exportación más rápida y agresiva, (posicionándose en muchos mercados en poco tiempo) han sido las que mejor han esquivado los efectos perniciosos de la crisis derivada de la caída de Lehman.  es decir, aconseja exportar y abrir muchos mercados en poco tiempo.

¿Demasiado riesgo? Todo lo contrario, dice Hilmersson. El riesgo de las pymes  es concentrar todo su negocio en un solo país. Su teoría es la de poner los huevos en muchas cestas, de forma que siempre habrá alguna que salve el negocio cuando las otras vayan mal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *