emprendedores

Errores que los emprendedores deben evitar cuando se trabaja en equipo

Los retos de los emprendedores

Crear un equipo de trabajo sólido y en el que todos remen en la misma dirección no es tarea fácil. De ello son conscientes los emprendedores que se afanan por encontrar gente afín con la que sea fácil tener confianza. Pero una vez que se logra un conjunto de empleados con los que es factible desarrollar la labor diaria, existen nuevos retos a los que hay que enfrentarse.

Para superar esos obstáculos y lograr un equipo de trabajo que funcione a largo plazo es imprescindible que las pymes y autónomos no cometan los errores que a continuación detallamos.

Liderazgo mal ejecutado

Pongamos dos ejemplos para entender lo que significa el error de ejercer un mal liderazgo. Imaginemos una orquesta repleta de prestigiosos músicos pero que al mando de la batuta tiene al director equivocado, que se muestra incapaz de dar entrada a los diferentes instrumentos en el momento adecuado. El resultado, sin ningún género de dudas, será desastroso. Lo mismo ocurrirá con un gran guión, un buen equipo técnico y unas actores excelentes si el director de la película no es competente. Nada podrá salvar que el film sea un fracaso.

En los nuevos negocios ocurre lo mismo. De ahí que sea imprescindible que el máximo responsable de una empresa sea capaz de crear un entorno competitivo, con la idea de extraer a los mejores líderes para que se encarguen de coordinar las diferentes áreas de trabajo. Se trata de una tarea muy importante para los emprendedores. Además un buen directivo no debe olvidarse de impulsar la existencia de un ambiente sano en la oficina, ya que es clave para el trabajo en equipo. Por tanto, en caso de que existan problemas entre varios elementos, es aconsejable intervenir y aislar a los conflictivos de cara a no perjudicar al grupo.

Comunicación deficitaria

La comunicación es vital para que existan buenas relaciones. Sin ella es sencillamente imposible, ya que genera que no se transmitan con claridad las directrices a seguir y las estrategias que deben acompañar a los líderes de cada sector de la empresa. Los buenos emprendedores deben saber comunicar eficazmente.

Por tanto, un buen líder debe esforzarse para que su equipo entienda el mensaje con claridad. Con esta idea, se debe poner especial énfasis en el canal elegido para realizar la comunicación. Cuando queremos transmitir ideas secundarias o resolver cuestiones puntuales, el entorno electrónico y digital es válido (mail, WhatsApp…). Pero cuando se pretende comunicar un mensaje de especial relevancia, lo peor que se puede hacer es mandar un texto por una aplicación de internet, ya que refleja escasa profesionalidad y rompe la buena comunicación del equipo.

Sin duda en esos casos nada mejor que el cara a cara. Y en caso de que sea imposible, al menos, una llamada telefónica.

Organizar reuniones que no sirvan para nada

Basta con preguntar a cualquier empleado de este país para darse cuenta de que en España se organizan demasiadas reuniones que se alargan en el tiempo y que no sirven para nada. De ahí que los emprendedores deban huir de este tipo de acciones improductivas que retrasan la consecución de los objetivos.

Para evitarlo, se debe tener un estricto orden del día en cada reunión y las intervenciones (tanto de jefes como del resto de la plantilla) deben ser breves. Es obvio que debe respetarse el turno de palabra y no levantarse ni distraerse con cuestiones ajenas mientras dura la reunión. Lo que sea necesario con tal de que la duración de la misma no exceda de un máximo de una hora, salvo casos en los que extenderse sea absolutamente imprescindible.

Olvidar que motivar al equipo debe ser una constante

Los negocios que funcionan o aspiran a hacerlo no deben obviar que la plantilla debe estar motivada en todo momento. De ahí que deba reconocerse siempre y en todo lugar el buen trabajo que ciertas personas realizan. Es cierto que no es posible otorgar siempre una compensación económica. Pero eso no es excusa para ensalzar la buena labor de las personas. Y si es en público, mejor que mejor.

El emprendedor no debe huir de dar un abrazo o un apretón de manos a aquel o aquellos empleados que han alcanzado con nota los objetivos marcados, ya que pocas cosas pueden sustituir el hecho de que un jefe reconozca tu valía. Sin duda, este tipo de actitudes incrementa la motivación y fomenta la competitividad y la armonía en la empresa.

El negativo efecto del individualismo

Un equipo de trabajo se puede descomponer rápidamente si algún miembro del mismo trata de destacar por encima del resto. Si eso ocurre, el emprendedor debe tener cuidado ya que el ser individualista suele trabajar solo prescindiendo de la labor de equipo. Para evitarlo, el responsable debe explicar con nítida claridad lo que quiere y el método colaborativo con el que pretende conseguir el objetivo marcado. En otras palabras se debe orientar al trabajador para que se integre en la dinámica de grupo. Y si no fuera posible, pues sacarlo del grupo, ya que su presencia es dañina para el resto.errores_trabajo_equipo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *