raton

Errores en la página web que te harán perder clientes

A pesar de que ya nadie discute la importancia de Internet a la hora crear imagen para las empresas, todavía hoy se siguen encontrando muchas páginas web que confunden a los internautas con informaciones confusas y difíciles de entender. La mayoría de las veces los emprendedores no son conscientes de estos fallos, ya que están centrados en otras tareas de gestión, que consideran más importantes. Pero estas carencias, que vamos a ver a continuación, suponen un obstáculo que puede hacer perder a muchos clientes potenciales.

 

– Esconder o no incluir los datos de contacto. Cualquiera que navegue por Internet y entre en páginas de empresas se habrá encontrado muchas veces con un problema más habitual de lo que uno podría suponer: la imposibilidad de localizar los datos de contacto, incluso en tiendas online, lo que tiene más delito. Esta fea costumbre hace que a muchos posibles compradores les sea imposible ponerse en contacto con la compañía, a pesar de que tengan interés en sus productos. Además, la falta de esta información provoca que el visitante sienta recelos hacia una firma que parece esconderse en el anonimato. ¿O acaso alguien se atreve a dejarse sus dineros en un lugar del que se desconocen datos tan básicos como su dirección y teléfono?

Otras páginas, en cambio, sí publican sus datos, pero los esconden de tal forma que hartan a la mayoría.  ¿A qué viene esta costumbre? ¿Qué beneficios tiene? Ninguno. Los datos deben estar visibles en la página principal y en el resto del menú. Es una información fundamental que no debe esconderse ni siquiera tras el link de contacto. Y mucho menos en enlaces tan poco utilizados como política de privacidad o temas legales.

Links que no enlazan a ningún lugar. Un emprendedor no debe olvidar que la página web es una de sus caras públicas más reconocibles. Y si no se mantiene de manera eficiente se ofrece una mala imagen. Por eso, un sitio que no actualiza sus contenidos y que mantiene durante años enlaces muertos ofrece al internauta una experiencia online infructuosa, lo que, sin duda, influirá en su decisión de compra futura. Bueno, más que influir, lo que hará es expulsarle para siempre.

Uso del lenguaje y la jerga del sector. Esta práctica es especialmente habitual entre las empresas tecnológicas, muy habituadas a contar las cosas con términos desconocidos para los ajenos al sector. Pero una cosa es hacerlo en su día a día y otra muy diferente es utilizar palabros que solo conocen los profesionales del ramo en los contenidos de la web. Un internauta no tiene la obligación de conocer los anglicismos, que se utilizan en el devenir diario de una firma tecnológica o de marketing. Entornos muy dados a explicar las cosas de manera incoherente y solo apta para los expertos en la materia. Por tanto, hay que huir de esa forma de informar si no se  quiere perder a mucha gente que podría convertirse en futuros clientes potenciales.

Un truco bien sencillo es utilizar paréntesis explicativos para aclarar conceptos que pueden llevar a confusión. De esa forma se ganará a los internautas, ya que demostrará preocupación por ellos.
Fuentes abstractas. Por desgracia, tampoco es demasiado complicado encontrar en la red diseños tan vanguardistas que abusan de la utilización de fuentes demasiado innovadoras, que complican la lectura. Es mejor usar fuentes simples y claras y destacar lo que más interese dar a conocer mediante cambios de tamaño o tirando de negritas y subrayados. Es decir, como se hacía hace años. Se trataban de webs más simples pero mejor estructuradas, que lograban el objetivo de ofrecer una lectura sencilla y comprensible.

Abuso de colores. Como continuación del punto anterior, los colores deben ser cuidadosamente seleccionados y utilizados de manera estratégica. Una mala combinación de los mismos, o un abuso descarado, provocan confusión y despiste en el visitante. Por tanto, limite su paleta de colores a una combinación sencilla que ofrezca un contraste adecuado y facilite ese esquema en todas las secciones del lugar. Aunque parezca contraproducente, en Internet la sencillez es una ventaja añadida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *