Errores a evitar por pymes y autónomos en el comercio online

errores_ecommerce

Para sobrevivir en la era digital las empresas deben abrazar el comercio electrónico. Así de claro. No caben excusas para retrasar una modernización necesaria para sobrevivir al auge del comercio electrónico. Sectores como el textil o la distribución alimentaria son bien conscientes del reto que supone frenar a un gigante como Amazon.

4 errores que las pymes deben de evitar en el comercio electrónico

Pero esta realidad también llega a las pymes y a los autónomos. Su menor tamaño frente a los gigantes del comercio online los convierte en presa fácil del ecommerce, a menos que sean capaces de hacerles frente con un mínimo de garantías. Para lograrlo es necesario que los nuevos negocios no cometan los siguientes errores a la hora de atacar el comercio electrónico.

Modelo no integrado

Quizá el mayor error que suelen cometer los emprendedores, y también las grandes empresas, es el de tratar de poner en marcha el canal de venta online como si de un añadido de la empresa se tratara, cuando lo realmente beneficioso es que forme parte de la estrategia de la empresa. La tienda digital nunca debe ser tratada como algo aparte, sino que debe integrarse dentro de todas las decisiones de la empresa, especialmente importante es que se una al resto de aspectos que forman el área de gestión comercial y de marketing. De lo contrario, se corre el riesgo de que se produzcan decisiones que generen confusión entre los clientes y que, irremediablemente, pasará factura a la imagen que la sociedad tiene de la compañía.

Estrategia digital integrada en la general de la empresa

Por tanto, no basta con que alguien llegue y haga una web y una pasarela de pago para vender nuestros productos o servicios en internet. Se debe ir mucho más allá y definir una estrategia de negocio en el que el canal digital debe estar integrado en la cultura y la filosofía de la propia compañía.

Estrategia equivocada en el precio

Hasta ahora muchos emprendedores pensaban que vender por internet era más barato que hacerlo a través de un canal físico, como una tienda, debido a que se elimina el coste del alquiler del local, por ejemplo. Pues bien, la realidad es que la venta digital es igual o más cara que la tradicional, debido al alto coste que tiene llevar las compras hasta el domicilio del cliente.

A pesar de ello, muchas webs siguen cometiendo el error de vender sus productos o servicios más baratos en internet. Una estrategia a todas luces deficitaria y que, además, genera descontento en los clientes acostumbrados a acudir al local a efectuar las compras. Como se ha dicho, la solución pasa por integrar ambos canales en la estrategia comercial de forma que las decisiones que se tomen en todos los aspectos, como es el precio o las promociones, sean idénticas para ambos.

 

errores_comercio_electrónico

 

Diseño confuso

Imaginemos que tenemos una tienda que vende productos estupendos pero que está situada en una calle poco transitada. Es obvio que el comerciante tratará de darse a conocer con acciones de publicidad para que el cliente sepa donde se ubica el local. Pues bien, en el ámbito digital esas acciones se podrían comparar a lo que se conoce como posicionamiento en buscadores o redes sociales. Darse a conocer a través de Google o mediante los perfiles en Instagram, Twitter, etc., son las mejores formas de destacar sobre la competencia.

Diseño y navegación intuitiva

Una vez que se ha logrado que el cliente conozca de nuestra existencia es imprescindible no cometer errores relacionados con el diseño. Es decir, lanzar una tienda online confusa en la que se quiera incluir todo el catálogo en la página principal está condenada al fracaso. Es más provechoso que se lleva a cabo un diseño claro que permite conocer el factor diferenciador de nuestra página frente al resto.

Ofrecer un mal servicio

Un último error a evitar por los nuevos negocios que se adentran en el mundo digital es el de minusvalorar las consecuencias que para la empresa tiene ofrecer un mal servicio en internet. Más allá de que se perderá a ese cliente es que se corre el riesgo de que por culpa de una atención inadecuada inicie una campaña de desprestigio que, debido al impacto de las redes sociales, irá mucho más allá de su familia y amigos.

Cuidar al cliente en todos los canales

La venta online, por tanto, deja al descubierto las carencias de las empresas. De ahí que la única solución para paliar el daño que a la imagen de un negocio puede hacer un mal servicio es tratar al cliente de manera óptima y eficaz en todos los canales de venta. Para hacerlo lo ideal es considerar a dichos canales de forma idéntica y estimar que un usuario que compra en la web es igual de importante que el que atraviesa las puertas de la tienda.

La búsqueda de la excelencia y la unificación de las estrategias comerciales de todos los canales de venta son los remedios que las pymes y también los autónomos deberán buscar para sobrevivir en una sociedad que cada vez adquiere un rol más digital.

Last modified: 30/10/2018