cloud

Entrevista con Alejandro González, de KPMG, sobre las ventajas de ‘la nube’

Las pymes y emprendedores están constantemente buscando fórmulas para disminuir costes y aumentar eficacia en la gestión de sus negocios. Una de estas fórmulas es el uso de “la nube”, una herramienta para gestionar la información que muchos destacan por sus importantes ventajas, pero que otros son reticentes a utilizarla porque creen que les podría generar algunos problemas. Para aclarar dudas, hemos hablado con un experto en la materia: Alejandro González, senior manager en el área de IT Advisory de Management Consulting de KPMG en España.

En estos momentos, ¿qué ventajas puede tener la nube para una pyme?

La nube aporta flexibilidad, eficiencia y ahorro de costes para una pyme, además de facilitar la rápida expansión en distintos mercados sin necesidad de hacer grandes inversiones iniciales, sino que se puede beneficiar del pago por uso de los servicios requeridos, además de ahorrarse el tener que contratar perfiles específicos.

 

¿Qué ahorro puede suponer? ¿Se puede cuantificar aproximadamente?

En un estudio reciente (“The cloud takes shape”), hemos detectado que las organizaciones están comenzando a focalizarse en los beneficios derivados de la transformación hacia la nube, y no tanto en las eficiencias de costes derivadas (“Cloud is much more than just another IT cost reduction lever”). No obstante, un 48% de los encuestados en el citado estudio identifican la nube como una oportunidad de ahorro para sus organizaciones, y así lo perciben en sus propias estimaciones internas.

¿Cómo puede ayudar la nube a una pyme a entrar más rápidamente en nuevos mercados?

La computación en la nube aportará numerosos beneficios a las empresas que lo adopten de la manera adecuada, pero sobre todo les posicionará adecuadamente para abordar nuevas oportunidades que hasta la fecha habrían sido muy complicadas o sencillamente inviables. Independientemente del tipo de nube adoptada, ya sea pública, privada o híbrida, las empresas serán capaces de ofrecer tanto los actuales como nuevos servicios mejorando sus costes internos y acelerando los tiempos de puesta en producción o time-to-market. Dicho de otra manera, mejorando la eficiencia tecnológica y facilitando la generación de nuevos modelos de negocio.

¿Qué hay que contemplar para evolucionar hacia la nube?

Con el objetivo de evolucionar hacia la nube de una manera exitosa es necesario definir una clara estrategia que contemple no solo los aspectos tecnológicos a los que se enfrentará la organización, sino otras dimensiones que si se descuidan pondrán seriamente en peligro el proyecto, entre las que destacan las siguientes:

– Gestión financiera y de impuestos; contemplando las variaciones CapEx y OpEx en los presupuestos, así como las implicaciones legales en el pago de impuestos y otras regulaciones.

– Seguridad y privacidad; contemplando la gestión de los datos así como las estrategias de seguridad requeridas.

– Cambios operacionales en la empresa; contemplando los cambios internos necesarios para una correcta gestión en el nuevo escenario, así como para la garantía de la continuidad del negocio.

 

¿Qué problemas puede tener la seguridad en la nube para una pyme y cómo se pueden solventar?

Uno de los principales riesgos es el acceso no autorizado a la información, lo que puede provocar falta de confidencialidad, integridad e incluso disponibilidad. Una forma “sencilla” de poder resolver, en parte, este  problema es cifrando la información que tenemos en la nube. Otro de los principales problemas es el cumplimiento regulatorio. ¿Cómo puedo garantizar que cumplo con todos los requerimientos, entre  otros con la LOPD? Para minimizar este riesgo, es recomendable realizar unos mínimos SLAS o, por lo menos, dejar claras las responsabilidades a nivel de contrato.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *