Las empresas españolas aún suspenden en digitalización

Gestión empresarial

Dispositivos y nube digitalización

Según el estudio Transformación digital en España, las empresas de nuestro país tienen un enorme déficit en digitalización. Las peores notas las sacan los sectores de los medios de comunicación y la energía, mientras que telecomunicaciones y financiero se colocan a la cabeza, aunque sin pasar de un nivel intermedio.

Hace unos días se publicaba el estudio Transformación digital en España, elaborado por Paradigma Digital. Éste desgrana una serie de resultados que indican que existe un interés por parte de las empresas españolas por entrar en el mundo digital, pero que la falta de especialización entre las más longevas les hace ir a rebufo de las más jóvenes, nativas en este ámbito.

Según el documento, la mayoría de las empresas de nuestro país están acometiendo iniciativas transformadoras pero poco efectivas, quedándose en un nivel medio que no llega en ningún caso al avanzado. Los sectores que más retraso llevan en este campo son el energético y el de los medios de comunicación, que aún están en el nivel principiante, mientras que las compañías de telecomunicaciones y las financieras son las que mejor nota sacan, sin pasar del nivel intermedio.

El problema radica en que, en términos generales, éstas se llevan a cabo como proyectos aislados, sólo enfocados en el plano tecnológico y sin englobar a toda la actividad de la compañía. Desde el punto de vista de los responsables del informe, para que esta estrategia cuaje también se necesita un cambio de filosofía en la empresa y que el entorno digital forme parte de todas sus estructuras para adaptarse al nuevo cliente, también digital, que lleva tiempo desarrollándose.

Niveles digitalización

Para medir el grado de digitalización de las empresas estudiadas, se han establecido cuatro niveles de transformación:

  • Principiante: Aquellas empresas que están comenzando a plantearse iniciativas digitales como reacción al mercado que las envuelve y a las tendencias que predominan entre la competencia. Las posiciones gerentes aún son reacias al cambio, y escépticas sobre el valor que este proceso les aporta. Su capacidad para añadir evoluciones o mejoras en sus sistemas es lenta, debido a una gestión tradicional de proyectos en departamentos que trabajan como silos.En este caso, la omnicanalidad (la conexión entre todos los canales de una marca de manera que se interrelacionen entre sí), la estrategia Customer Centric (distinguir a nuestros diferentes tipos de clientes y elaborar estrategias para cada uno de ellos) y la inteligencia de datos (usar todos los datos de la empresa de forma coordinada a nivel interno para evitar duplicidades y darles mayor valor) están muy poco o no están ni si quiera perfiladas.
  • Intermedio: Aquellas empresas que ya han identificado la necesidad de transformarse y que suelen tener iniciativas de renovación de su cultura digital, aunque sólo sea en pequeños grupos o departamentos. Estas estrategias normalmente arrancan en sus áreas de desarrollo.Las compañías en este nivel empiezan a escuchar las necesidades del cliente, pero aún están lejos de poder personalizar su negocio en función del cliente y de integrar inteligencia basada en datos.
  • Avanzado: Éstas llevan a cabo muchas iniciativas transformadoras y cuentan con una cultura y una organización adaptadas al entorno digital. Sus canales digitales están completamente desarrollados, con una experiencia omnicanal completa. Personalizan en parte las acciones relacionadas con el cliente y cuentan con un análisis avanzado de los datos.Para conseguir la adaptación rápida al entorno han tenido que realizar una renovación de sus sistemas, incorporando tecnologías en la nube o cloud y automatización de tareas. Además, negocio y tecnología trabajan en conjunto para ser más eficientes y desarrollar mejores productos digitales.
  • Experto: Son las empresas que dominan la transformación digital, preparadas para seguir a sus clientes y avanzar al ritmo que requiere el mercado. Tienen un enfoque Customer Centric y omnicanal desde el origen, e incorporan además hiperpersonalización y microsegmentación, pudiéndose anticipar a las necesidades de sus clientes para superar sus expectativas. Todas las estructuras comparten sus datos en un punto centralizado, y utilizan inteligencia en tiempo real para todas las operaciones de la empresa.

Last modified: 19/04/2018