Will

Prepare su negocio para el próximo límite de Hacienda a los pagos en metálico

Los reyes magos han traído nuevas normas para los empresarios, profesionales y dueños de pequeños negocios españoles: la limitación del pago con dinero en efectivo. Dentro de unos días el BOE publicará la norma que se anunció el pasado día 5 de enero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Será entonces cuando los autónomos y las pymes sabrán los nuevos límites para cobrar en efectivo sus servicios o la venta de sus productos. La norma, según avanzó la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, se inspirará en las que ya existen en Francia o en Italia.

Habrá que esperar a su publicación en el BOE, señalan los expertos, para conocer los detalles y los pormenores de este nuevo reto al que se enfrentan los empresarios y profesionales en este recién estrenado 2012. Las medidas contra el fraude fiscal tienen que ser anunciadas con muy poco tiempo para que los defraudadores no tengan tiempo de reaccionar y guarden toda su efectividad.

A la espera de que se publiquen las novedades que establecerá el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, los asesores tributarios y los responsables de los departamentos fiscales se han puesto a estudiar el derecho comparado para ver por dónde pueden ir los tiros de la futura regulación que limitará los pagos en efectivo en nuestro país. Tanto Italia como Grecia acaban de aprobar normas que limitan los pagos en metálico, en ambos casos a un importe de 1.000 euros, pero es en Francia donde esta normativa está más desarrollada y lleva más tiempo implantada. Los asesores tributarios señalan que éste último debería ser el marco que inspire a la normativa española, ya que la implantación de este límite en Italia o en Grecia, por su generalidad, han traído serios problemas a los titulares de pequeños negocios y comercios.

Un límite al pago en efectivo, según cada circunstancia

En Francia no existe un límite único para los pagos en efectivo. Las características principales que establece la ley según el tipo de operación son:

Pagos entre particulares: la norma no afecta a las operaciones realizadas entre ciudadanos a título privado (venta de un coche de segunda mano, por ejemplo).

Pagos de un particular a un profesional o a una empresa: el límite está establecido en 3.000 euros (incluido el importe del IVA). Las sumas superiores a 3.000 euros deben abonarse mediante tarjeta de crédito, cheque bancario, carta de pago bancaria, transferencia bancaria giro bancario o postal.

Pagos entre profesionales o empresas: los abonos entre sociedades y profesionales en metálico se limita a 750 euros.

Pagos de salarios al personal de nómina: No se pueden pagar salarios en metálico por encima de los 1.500 euros.

Los abonos de metálico por prestación de servicios (asistentas del hogar, por ejemplo) están limitados a 450 euros.

¿Cuáles son las excepciones que debería permitir la ley?

Existen, sin embargo, excepciones a esta regla que permiten a los profesionales y pyme aceptar el pago en efectivo por encima de estas cantidades.

  • La primera es que sólo afecta a los contribuyentes franceses o nacionalizados en el país galo. Los extranjeros, de paso por Francia, pueden realizar compras con dinero en efectivo hasta un límite de 15.000 euros.
  • La Administración tampoco tiene límite para pagar con dinero contante y sonante a sus acreedores.
  • Si un profesional, por las circunstancias de la crisis, no puede obligarse a pagar con cheque a un proveedor (porque tiene descubiertos en su banco, por ejemplo), puede pagar sus deudas pendiente en efectivo, aunque superen este límite de 750 euros, siempre que justifique el origen de los billetes con que salda la deuda.
  • Lo mismo sucede con los particulares que acuden a un comercio o a un profesional con dinero en efectivo. En este caso, la ley francesa permite que la transacción se realice en una entidad bancaria (o notario, como ya sucede en España) siempre que se justifique el origen del dinero con que salda el pago de la operación.

    Con los ojos puestos en la declaración del IVA del primer trimestre

    Los comerciantes deberán advertir a la entrada de sus establecimientos cuáles son los medios de pago que aceptan y las condiciones que exigen: “Se permiten los pagos con cheque conformado para importes superiores a “X” euros, para cantidades inferiores se acepta el pago con tarjeta de crédito”, por ejemplo. Se impone pues echar cuentas para ver qué tipo de pago lleva la menor comisión para los comercios y pymes.

    Además, conviene estar preparados, la nueva norma que limitará el pago en efectivo afecta al cobro del IVA y a las devoluciones. Los expertos creen que, en aras de la efectividad de la medida, la nueva ley tampoco dispondrá de un periodo de adaptación amplio y es posible que deba cumplirse en la declaración del IVA correspondiente al primer trimestre de 2012, que deberá presentarse en las delegaciones de la Agencia Tributaria el próximo 20 de marzo.

Pasc

Carmina: el valor del zapato artesano

Los expertos en calzado aseguran que el cosido conocido como goodyear es la mejor forma de diseñar y crear un buen zapato. De entrada, se trata de un calzado duro, pero que tras un periodo de doma se convierte en el zapato más cómodo del mercado. Otra característica de este tipo de construcción y cosido es que no se puede realizar sin la intervención del hombre, lo que quiere decir que estamos ante una fabricación totalmente artesanal, que prescinde de cualquier proceso industrial. Como se puede suponer, el coste de producción del calzado goodyear es caro, lo que origina que cada vez son menos los zapatos elaborados bajo este costoso proceso de producción.

Tanto es así que marcas de lujo tan conocidas como Gucci, Clavin Klein o LVMH han prescindido de este característico cosido para introducir procesos industriales en la elaboración del calzado, lo que ha dejado un nicho de mercado abierto a otros fabricantes más pequeños que sí que siguen respetando la tradición en el calzado.

Una empresa centenaria

Uno de esos artesanos es la empresa Carmina Shoemaker. Se trata de una pyme familiar española que inició su andadura en Inca (Mallorca) en 1866. Fundada por Matías Pujadas, Carmina nació como un pequeño taller donde se hacían zapatos a medida. Una generación después, su hijo Mateo Pujadas, continuó la labor del fundador, y en 1905 abrió una de las primeras fábricas de zapatos cosidos goodyear de las Baleares.

En 1961, José Albadalejo Pujadas, bisnieto del pionero y continuador de la saga familiar, convierte a la empresa en uno de los fabricantes de lujo más grandes de España que, en los años 80, llegó a fabricar un millón de pares de zapatos. Pero tras una crisis de mercado, en la que la demanda de calzado de lujo descendió de forma vertiginosa la empresa se vio obligada a reinventarse. Esa labor la ha llevado José Albadalejo que, en 1997, creó una nueva compañía con el nombre de Carmina Shoemaker, con la intención de fabricar uno de los mejores zapatos artesanos del mundo.

A la conquista de Asia

En estos pocos años de nueva andadura, la pyme cuenta con ocho tiendas propias (París, Madrid, Barcelona, Bilbao, Valladolid y Palma de Mallorca), y compite en los mejores escaparates de Europa, Asia y Estados Unidos con gigantes del lujo franceses e italianos. Por si eso no fuera suficiente, en los últimos tiempos este pequeño David está vendiendo a los Goliat del mercado más elitista, en territorios tan remotos como Hong Kong.

Buena prueba de ello es la noticia aparecida en el diario South China Morning Post que asegura que los consumidores masculinos del lujo, que tradicionalmente se inclinaban por la prestigiosas marcas francesas e italianas, empiezan a darse cuenta de que la calidad de dicho calzado no está a la altura de los precios y se cuestiona si merece la pena pagar más de 1.000 euros por unos zapatos fabricados de manera industrial.

Por tanto, el dominio de estas marcas está empezando a decaer a favor de productos artesanales británicos, norteamericanos, austriacos y españoles. El diario habla en concreto de Carmina Shoemaker como ejemplo de empresa que ofrece gran calidad a muy buen precio.

El caso de Hong Kong no es único. Es más, esta pequeña empresa mallorquina ha logrado entrar con fuerza en países como Japón, Taiwán o Corea del Sur, países donde los artesanos se han convertido en objeto de culto. Para mantener el prestigio, Carmina continua apostando por ser uno de los pocos, casi el único, fabricante de zapatos del mundo que utiliza también el cosido goodyear para elaborar el calzado femenino. Y es que sólo siendo los más exclusivos se puede competir y vencer a los monstruos del lujo internacional.

Will

2012 será el año de la inmersión de la pyme en comercio electrónico y redes sociales

Todos los expertos coinciden en que 2012 será para las pymes el año de inmersión en la innovación y en las nuevas tecnologías. La crisis está modificando a marchas forzadas los hábitos del consumidor que cada día es más exigente en precios, valor añadido y en atención. En 2012 la pyme que no se haya planteado tener presencia activa en internet va a empezar a ser vista como un “rara avis” en los estudios y estadísticas de comercio y marketing electrónico. El año que empieza viene plagado de nuevas soluciones para el comercio electrónico y la socialización de los clientes que deberán tenerse en cuenta a la hora de planificar las estrategias para 2012. Entre las principales tendencias tecnológicas que las pymes no deben dejar de incluir en plan para los próximos 12 meses, los expertos han identificado las siguientes:

Además de empresario, community manager: Facebook, Twitter y Linkedin están multiplicando sus herramientas para gestionar las acciones de marketing y publicidad en las páginas corporativas para las empresas y en sus clubs de fans. Pero no son los únicos, Google+ está consiguiendo calar en el mercado con sus nuevas páginas para empresas, que se pueden premiar por los usuarios con el “+1”en los resultados de búsqueda. Todo con un único objetivo: ofrecer al emprendedor públicos segmentados, algo imposible en las campañas de publicidad y en las promociones tradicionales.

El vídeo, nuevo canal de venta: Su empresa no tendrá más remedio que salir en la tele. Aunque no es una red social propiamente dicha, Youtube también se ha volcado en el negocio de los vídeos de empresa. Con un nuevo diseño, la filial de Google, ofrece perfiles a las empresas adaptados a los nuevos criterios de búsqueda y ofrece, incluso, versiones de pago.

Explota el comercio en el móvil y en las tablets: Pero la batalla para ganarse al cliente en las redes sociales se jugará en terrenos diferentes al de la pantalla del ordenador. Smartphones, tablets, ebook van a ser los nuevos soportes para establecer nuevos lazos con el consumidor en promociones, venta y atención al cliente. Los analistas prevén que la guerra entre Apple (líder del mercado con iPhone y iPad) y los demás fabricantes se incremente con nuevos interfaces y mayores capacidades y conectividad, lo que provocará, según los expertos, una explosión de nuevas aplicaciones y herramientas de marketing electrónico orientadas a las pymes.

Volando hacia la nube: 2011 ha sido el año de embrión, pero la nube supondrá fuerte avance en innovación y un importante descenso de precios en los presupuestos de tecnología de las empresas, particularmente las pymes. Grandes multinacionales, como Microsoft y Google, y jóvenes pymes españolas, como Gigas, ya tienen soluciones para que las empresas que no cuentan con recursos suficientes puedan almacenar almacenar los datos y los programas de gestión de clientes en el ciberespacio.

Mayor inversión en seguridad: Es la otra cara de la moneda tecnológica. Pero los expertos afirman que los empresarios no deben frenar sus planes tecnológicos por los peligros de “hackers” y virus informáticos. 2012 será el año de nuevos productos mixtos (parte gratuita y parte de pago) por parte de las firmas de seguridad informática, como Symantec o McAfee, que ven como pequeños y medianos proveedores, como Panda, ganan terreno en soluciones para micro-pymes, preocupadas por los datos personales de sus clientes y proveedores.

ROI, palabra clave de la pyme virtual: Evaluar el retorno de la inversión (Return on Investment, por sus siglas en inglés) que realizamos en Internet, será cada vez más fácil para las compañías y, en especial para los pequeños negocios familiares. Grandes redes sociales, como Twitter, están abriendo sus ficheros para que las firmas independientes de programación puedan realizar aplicaciones para medir la efectividad de las acciones comerciales. Facebook también está apostando por las aplicaciones de analítica web, aunque en este caso son internas. Por primera vez los empresarios van a disponer de sistemas y herramientas fiables de medición de la reputación social, como Klout, que le permitan evaluar la marcha de sus campañas publicitarias en las redes sociales en tiempo real o saber cúanto se puede ahorrar en “call center” si pone un servicio de atención al cliente en Twitter. Como botón de muestra, baste citar los 1,9 dólares al mes que la estadounidense Phonedog ha estimado que vale cada follower que un ex empleado se llevó en su cuenta de twitter al abandonar la compañía.

tempur

Historia de éxito: la hazaña de Tempur en España

tempurCorría el año 1997 cuando dos estudiantes llamados Miguel Lorenzo y Christian Magnusson realizaron un proyecto de fin de carrera basado en estudios de mercado sobre el descanso en nuestro país. De esta forma, se convirtieron en expertos en el atomizado sector de almohadas y colchones en España. Con ese escaso aval, y solo 24 años de edad, estos dos emprendedores se desplazaron a Estocolmo (Suecia), sede entonces de la empresa Tempur World, para sugerir a los accionistas de la compañía que ellos podían implantar la firma en España. Solicitaron la inversión necesaria para poder poner en marcha el negocio, unos 20 millones de las antiguas pesetas, y una condición: que la matriz sueca invierta los beneficios que se lograran en publicidad.

Aunque suene descabellado, estos dos jóvenes todavía con acné convencieron a los gélidos suecos. Y es que, además de entusiasmo, Lorenzo y Magnusson se convirtieron en pioneros al cambiar la filosofía global de la empresa, que hasta la llegada de estos emprendedores, solo vendía sus productos de descanso en el sector sanitario. España se convirtió en el primer país donde Tempur comercializaba sus colchones y almohadas para el público en general.

Vender una marca y un producto que nadie

Como es de esperar, los comienzos no fueron fáciles. Presentar una marca desconocida en España fue uno de los primeros retos a los que tuvieron que enfrentarse los fundadores de Tempur España, hace ahora 13 años. “Se revolucionó el sector del descanso. En esos tiempos nadie conocía la marca, ni nadie había oído hablar de ese material visco elástico de última generación que aliviaba la presión. En cambio, hoy en día existe un número importante de empresas que ofrecen productos visco elásticos, que producen o adquieren para incorporarlo a su catálogo”, explica Samuel Grandjean, actual director de Marketing de la marca.

A pesar de la dificultad de la misión, estos emprendedores comenzaron a comercializar los colchones y almohadas de Tempur en los grandes almacenes de El Corte Inglés. Gracias a este logro, la sociedad española comenzó a conocer en mayor profundidad la marca Tempur, y Lorenzo y Magnusson (uno de los vicepresidentes del grupo en la actualidad) lograron convertir a esta multinacional americana, de origen sueco, en líder en productos de descanso de alta gama desde hace cinco años. Una verdadera hazaña para esta empresa presente en 80 países, que basa toda su existencia en los materiales visco elásticos de altos rendimiento, que fueron descubiertos por la NASA en la década de 1960, y que utilizaban los astronautas para aliviar la presión en los despegues y aterrizajes de los cohetes y trasbordadores.

¿Próximos retos? “Al contrario de lo que vendemos, Tempur no descansa y la creciente competencia nos obliga a seguir creando y lanzando nuevos productos. Por ejemplo, la gama de colchones Tempur Cloud, presentados durante esta crisis y que ofrecen una sensación mullida muy diferente del resto del catálogo de productos”, explica Grandjean. Y hablando de crisis, algo que nunca hará esta empresa es bajar los precios. “No es una solución a las ventas. Además, reduces márgenes y obligas a recortar costes que a la larga irán en contra de los colchones”, concluye Grandjean.

Lab

Una luz de esperanza para pymes y emprendedores

El pasado lunes (19 de diciembre) muchos responsables de pequeñas y medianas empresas dejaron unos minutos de trabajar para escuchar la radio. Querían conocer lo antes posible si el entonces candidato a presidente del Gobierno español se refería a ellos en su discurso de investidura.

No era para menos, ya que pymes y autónomos son dos de los grupos más vulnerables y afectados por la actual coyuntura económica. Además, son los que tienen una menor capacidad para enfrentarse a la crisis y los que más sufren a la hora de hacer frente a sus necesidades de financiación. Por una parte, están sufriendo un fuerte alargamiento de sus plazos de cobro, especialmente por sus ventas a las administraciones públicas, lo que está aumentando su nivel de morosidad. Y, por otra, se encuentran con una fuerte restricción crediticia por parte de las entidades financieras.

Pues bien, un buen número de los pequeños empresarios que pusieron la radio aquel día quedaron esperanzados. En su discurso, Mariano Rajoy anunció una serie de importantes medidas que afectarán directamente a pymes y emprendedores. En primer lugar, señaló que es esencial definir un marco fiscal más adecuado a las necesidades de los emprendedores, que tendrán “un protagonismo esencial en la recuperación económica del país y una prioridad preferente en nuestro programa de reformas”.

Un programa que, según apuntó, no estaría completo si no abordara una estrategia integral para impulsar la competitividad de nuestra economía, que abarque todos los sectores, especialmente aquellos con más futuro, incluyendo sus órganos reguladores, el modelo energético o la necesaria apuesta por la innovación y la internacionalización de las empresas españolas.

Recordó que la política tributaria es una herramienta de primer orden para impulsar el crecimiento económico. Y, en este sentido, aseguró que definirá “un marco fiscal de apoyo a los emprendedores, pymes y autónomos, que les permita hacer frente, con mayor facilidad y holgura, a sus obligaciones tributarias, y dedicar una mayor parte de sus beneficios a la creación de empleo”.

Pues bien, dentro de este marco, anunció que se adoptarán de manera inmediata, las siguientes medidas:

Compensación de deudas: se establecerá un procedimiento de compensación automática similar al de la cuenta corriente tributaria para cualquier tipo de deuda reconocida por una Administración Pública.

Reformas en el Impuesto sobre el Valor Añadido: se modificará el régimen del IVA para que autónomos y pymes no tengan que pagar el impuesto hasta que efectivamente se haya efectuado el cobro de las facturas correspondientes.

Ayuda fiscal al empleo: se creará una ayuda fiscal por importe de 3.000 euros por la contratación del primer trabajador.

Reformas del Impuesto sobre Sociedades: se eliminarán las limitaciones existentes en la actualidad para la aplicación en el Impuesto sobre Sociedades del tipo impositivo del 20% a las empresas con cifra de negocios inferior a cinco millones de euros.

Se ampliará hasta los 12 millones de euros la cifra de negocios que permite acogerse al régimen especial previsto para las empresas de reducida dimensión, y se aumentará -a la vez- hasta los 500.000 euros el límite de base imponible al que se aplica el tipo reducido del 25%.

Se fijará una exención por modernización de los activos fijos de las empresas. Las empresas no tributarán por las plusvalías que obtengan en la venta de sus activos fijos cuando las reinviertan, para fomentar, así, que el capital invertido se reutilice en la modernización de la propia actividad empresarial.

Y se modificará la fiscalidad de los beneficios no distribuidos, de manera que aquellos dedicados la adquisición de nuevos activos, tributen diez puntos menos que los destinados a ser distribuidos a los accionistas.

Algunas de estas medidas fiscales, junto con otras concretas en el ámbito de la financiación, la tramitación administrativa y la gestión laboral, se englobarán en la Ley de Apoyo a los emprendedores que el Gobierno enviará a la Cámara dentro los próximos tres meses.

Algunas de las medidas anunciadas por Rajoy eran muy esperadas por pymes y emprendedores, ya que seguramente podrán servir para reactivar su actividad. Ahora, muchos empresarios esperan que se apliquen rápidamente para comprobar lo antes posible si son realmente eficaces para sacarnos de la crisis.

Pasc

Pop Up Música descubre cómo afinar el negocio musical

Desde hace más de una década, cada vez que alguien menciona la industria de la música solo aparecen conceptos como crisis, piratería, despidos, hundimiento, etc. De hecho, basta con darse una vuelta por algún gran almacén tipo Fnac o El Corte Inglés para darse cuenta de que el espacio dedicado a la música es cada vez menor. Y con toda la razón del mundo. Las cifras no engañan y en estos últimos años las ventas de discos han caído un 80%. ¿Quiere esto decir que la música está muerta? ¿Qué lo artistas tienen que dedicarse a otra cosa? Pues no. Lo que no tiene futuro es una industria musical tal y como la conocemos, con grandes discográficas que promocionaban artistas y hacen que sus singles suenen en las radios. Ahora, con Internet, su labor no es necesaria. Pero eso no quiere decir que la música esté acabada.

Muy al contrario, en la actualidad se escucha más música que nunca. Los medios digitales (legales e ilegales, para qué engañarse) han acabado con la venta física de discos, pero han puesto el producto a pie de calle, y los smartphones han llevado las canciones directamente del estudio de grabación del artista hasta los oídos de los consumidores. Este hecho es conocido por las marcas, que ven a los músicos como activos a explotar para captar más clientes y lo saben en una empresa que ha vuelve a hacer que suenen afinados los instrumentos del negocio musical.

En concreto se trata de Pop up Música, una pyme lanzada hace dos años por dos emprendedores, que sirven de nexo entre las marcas y los artistas. “Hemos encontrado un nicho de negocio en el que no tenemos competencia. Los artistas saben que siguen generando dinero, pero también son conscientes de que las discográficas no les sirven de mucho en un mundo donde el cd físico no se vende. Por tanto, se han centrado en hacer conciertos y en aumentar su contacto con los fans a través de Internet”, explica Javier Regueira, un experto en marketing y conocido blogger que, junto a Roberto Nicieza, creador del sello Astro Disco y batería del grupo Australian Blonde, han fundado Pop up Música.

Conciertos únicos y exclusivos

Pero, ¿qué es lo que hace esta empresa? “La publicidad convencional interrumpe al usuario. Pop up Música ha creado una nueva fórmula de comunicación de marca a través de la música”, explica Regueira. Un buen ejemplo de ello son los llamados Desconciertos. Se trata de conciertos únicos que patrocinan empresas, en este caso es la aseguradora Verti, y que sirven para afianzar la marca entre el público. “La idea de los Desconciertos es juntar a artistas que no han tocado nunca juntos y organizar un espectáculo para unas 400 o 500 personas por invitación expresa de Verti, que disfrutan de algo único e irrepetible” añade Nicieza. Hasta el momento ya se han celebrado dos Desconciertos. En el primero, Pop up Música integró a Ariel Rot y a Sidonie, en un concierto celebrado en Madrid. “En el segundo tocaron juntos durante una hora Amaral y Los Coronas, que es un grupo que hace versiones de rock clásico. Tocaron para 500 personas invitadas por Verti y el concierto se retransmitió por la página de Facebook de la empresa, lo que provocó una gran repercusión en los medios”, asegura Regueira.

Además del espectáculo exclusivo, y para afianzar el nexo entre música, empresa y cliente, las canciones que se tocaban en el concierto salían de un listado que era votado por los internautas en Facebook. “De esta forma se consigue una publicidad más directa con los posibles clientes, que saben que sólo Verti le pone a sus grupos favoritos al alcance del ratón o les permite ir a verlos en un recinto exclusivo. Es un valor añadido diferente”, añade Nicieza.

En los últimos tiempos, la empresa ha ido un paso más allá y su última idea ha sido llevar a los cantantes hasta la casa del consumidor. Eso es lo que está haciendo con el patrocinio del fabricante de snacks Risi y el grupo Pignoise. “A Risi le interesaba captar al adolescente joven y este grupo es ideal para las chicas jóvenes. Por eso se creó una campaña que, a cambio de mandar los códigos de barras de las bolsas, te permitía disfrutar de Pignoise en el salón de tu casa”, explica Regueira. Como era de esperar, las chicas de entre 16 y 20 años se lanzaron a devorar bolsas de Risi y la ganadora, que mandó cerca de 1.000 códigos de barras, no tardará en tener al exfutbolista Álvaro Benito y al resto del grupo tocando en exclusiva para ella. “Pero eso no fue todo. Ya que durante la gira que ha dado el grupo en este último año han promocionado la marca, comiendo durante el concierto y lanzando bolsas al público”, añade Regueira. ¿Resultado? Risi ha triplicado la producción, ha conseguido más de 10.000 seguidores en su Twitter y han creado una página llamada Risipop, donde el grupo cuelga canciones en exclusiva y estrena sus vídeos. Es decir, han utilizado la música para comunicarse con sus consumidores”, explica Regueira.

Como se puede ver, el invento creado por estos dos emprendedores está dando resultado. De hecho, tienen innumerables proyectos que saldrán a la luz en los próximos meses, incluyendo un Desconcierto en Bilbao que dará mucho que hablar. Y es que los artistas han descubierto que ser utilizados por una empresa como imagen de marca no implica lucir un mono como el de Fernando Alonso, o tener en el escenario del concierto un enorme cartel con la empresa patrocinadora. De convencerlos se encarga Roberto Nicieza. “A algunos artistas les dio miedo al principio este tipo de ideas. Pero les da más confianza si el proyecto se lo explica un músico como soy yo. Lo ven de otra forma. Además muchos hacen esto porque les gusta. Por ejemplo, Amaral, que no necesita realizar un Desconcierto para ser quiénes son. Pero es algo que les apetece hacer”, añade Nicieza, que se divide al 50% el trabajo en la empresa. Y es que mientras él convence a los artistas, su socio, Javier Regueira, habla con las empresas. “Al principio costó que las marcas apostaran por nosotros. Pero eso ha cambiado en el último año. Ahora nuestro objetivo es que nunca se nos acaben las ideas imaginativas para seguir utilizando la música como nueva vía de comunicación de las marcas”, concluye Regueira.

Lab

Atención: ¡todavía es posible hacer buenos negocios en el sector inmobiliario!

Con la construcción en crisis y la venta de viviendas paralizada, cualquiera pensaría que crear un negocio inmobiliario es una locura. Sin embargo, un pequeño grupo de profesionales acaba de demostrar que en este sector todavía se pueden hacer buenos negocios, eso sí echándole imaginación y sacando el máximo partido a las nuevas tecnologías.

La prueba está en Belbex, la primera red social de empresas que integra un mercado B2B de activos inmobiliarios. Esta innovadora solución tecnológica facilita el encuentro entre firmas interesadas en vender, comprar o alquilar inmuebles singulares. Como misión se ha impuesto contribuir al desarrollo del mercado inmobiliario mayorista y agilizar las operaciones de inversión y alquiler entre sus usuarios: consultoras inmobiliarias, promotores, fondos, entidades financieras, aseguradoras y ‘family offices’, entre otros.

La plataforma está desarrollada a partir de una red social empresarial, en la que cada miembro puede gestionar, exponer y explorar activos y demandas inmobiliarias de inversión y de alquiler. La tecnología se complementa con el asesoramiento del equipo de Belbex, unos expertos que cuentan con una nada desdeñable trayectoria profesional en el mundo de la consultoría y el sector inmobiliario.

Casi todos los profesionales (no llegan a la decena) que se embarcaron hace poco más de un año en esta aventura habían trabajado anteriormente como asesores de negocio en firmas como Boston Consulting o PriceWaterhouseCoopers. Y algunos de ellos habían dado, después, el paso al mercado inmobiliario. “Yo estuve seis años como promotor, sobre todo en el área residencial”, explica el presidente de Belbex, Juan Menduiña.

Pero la llegada de la crisis económica les hizo replantearse su futuro: “lo de promover se acabó”. Sin embargo, observaron que estaban empezando a venir a España fondos inmobiliarios procedentes de otros países, sobre todo de Estados Unidos, buscando oportunidades. Según recuerda Menduiña, “los responsables de esos fondos llegaban para reunirse aquí con muchas empresas y entidades financieras pero apenas disponían de una semana para ello, por lo que terminaban viendo sólo a unas pocas”.

Entonces, Menduiña y sus amigos decidieron poner en marcha la idea, que ya existía en Estados Unidos, basada en unas plataformas inmobiliarias B2B, que ponían en contacto entre sí a las empresas relacionadas con el sector inmobiliario. “Hay que tener en cuenta que el mercado mayorista de inversión ha caído a un 30% por ciento por lo que ahora, para hacer negocios, hay que buscar nuevos canales que permitan poder hablar ya no con 10 empresas, sino con 100”.

El presidente de Belbex reconoce que los esfuerzos para crear la empresa han sido titánicos: “muchas horas y dedicación, tanto en la parte tecnológica como en la comercial”. Pero ha valido la pena: “la tasa de aceptación es altísima”. Poco más de un año después de su lanzamiento, la firma cuenta ya con más de 300 clientes, entre los que se encuentra la mayor parte del Ibex 35, más de 2.500 millones de euros en valor de activos gestionados y 1.300 millones de euros en demandas de inversión. Unas cifras que no están nada mal para encontrarnos todavía en plena crisis económica. Lo dicho, aunque vengan mal dadas, no hay ningún sector maldito para hacer negocios cuando las ideas son buenas y la voluntad del emprendedor prima sobre el desánimo.

Wil

Hacer de nuestra pyme una empresa global: más fácil de lo que parece

Pyme y mercado global, es la combinación de moda en las presentaciones y conferencias que se están dando estos días en los diversos eventos que se organizan para las pequeñas empresas por toda la geografía española. Cesce, organismos de fomento a la exportación y escuelas de negocio entre otros están desarrollando una intensa actividad en pro de la internacionalización. Y las conclusiones son unánimes: todos los expertos señalan que la salida al exterior es la única posible para sacar de la crisis a las pymes españolas.

Sin embargo, el número de pequeños emprendedores que encaran el proceso de internacionalización de su negocio es todavía insuficiente. Según Ana Morato, directora general de la Fundación OPTI, solo una quinta parte de las pymes europeas exporta, y solo un 3% tiene establecimientos (filiales, sucursales o empresas conjuntas) en el extranjero. Pero las cifras en España son aún más bajas, y de hecho, un porcentaje importante de empresas, ni siquiera se ha planteado la internacionalización, a pesar de los estudios que relacionan la salida al exterior directamente con el aumento de la rentabilidad, el crecimiento y la viabilidad a largo plazo.

Dos de cada tres pymes mejoran ventas con su página web

A esta reflexión podemos añadir las conclusiones de Boston Consulting Group en su informe “España cONecta – Cómo transforma Internet la economía española”, publicado el pasado abril. Según la firma americana, el papel de las pymes es fundamental, al aportar el 65% del PIB español. Sin embargo, las pymes tienen una imperiosa necesidad de modernización si quiere aumentar la competitividad y “competir sin barreras físicas ni de horarios en un mundo cada vez más globalizado”. Los datos que ilustran la escasa presencia de la pyme española en Internet y las ventajas de tener una página web son los siguientes:

  • sólo el 24% de las pymes de menos de 10 empleados cuenta con una página web.
  • sólo el 7% de ellas vende online.
  • un 67% de las pymes españolas que incorporan Internet a su actividad experimentan una mejora de su productividad.
  • un 67% también reconoce que consigue una extensión de sus ventas a otras geografías.En parte, esta escasa presencia de las pymes españolas en el comercio exterior se debe a una actitud mental del empresario, que directamente se ve incapaz de abordar la aventura exterior y relaciona internet con nuevos gastos, no exentos de importancia para su pequeño tañamo. Precisamente, estos días ha tenido un importante eco en las redes sociales y en los foros de exportación el post de Rodolfo Carpintier, presidente de DAD (Digital Assets Deployment): “Soy una PYME. Fabrico y vendo marcos para cuadros”. Difícilmente se puede explicar con menos palabras y con más claridad cómo abordar un proceso de internacionalización no es un problema tanto de tamaño como de mentalidad empresarial.Las claves para ser una pequeña empresa global

    ¿Cuáles son las claves para emprender este proceso en una pequeña empresa con 12 empleados y una menguante facturación de 550.000 euros? Si analizamos el post de Carpintier podemos sacar las siguientes recomendaciones de cara a poner en marcha un plan de globalización de nuestra pyme:

  • Dejar que entre savia nueva en las empresas familiares.
  • Adaptar la web de la empresa al entorno internacional.
  • Utilizar las redes sociales para conocer los nuevos mercados.
  • Trasladar los conocimientos adquiridos en las redes sociales a nuestra tienda on-line.
  • Definir las pautas para que la distribución global sea rentable.
  • Buscar nuevos centros de producción en países más competitivos.Sin embargo, no se puede tomar el ejemplo de Carpintier como la “receta mágica para exportar”. El camino a la internacionalización de las pymes españolas requiere de un importante esfuerzo por parte de los emprendedores y, además, una, no menos importante, ayuda por parte de los organismos e instituciones. A las acciones de difusión de la cultura exportadora tradicionales se deben añadir las recomendaciones que ha realizado recientemente la Fundación OPTI en el estudio “Oportunidades Tecnológicas e Industriales para el Desarrollo de la Economía Española” para el Ministerio de Industria y Energía:
  • Formación de consorcios de exportación liderados por grandes empresas que integren a Pymes con desarrollos y soluciones competitivas.
  • Incrementar la cooperación entre empresas y la formación de alianzas estratégicas para alcanzar la masa crítica que permita la supervivencia de diversas pymes, incluso entre competidores en el mercado nacional.
  • Apoyo institucional a la internacionalización y exportación del conocimiento.
  • Aprovechar la buena imagen de país y la capacidad de adaptación al entorno de las pymes españolas.
Lab

Viveros de empresas: una buena ayuda para comenzar

Cuando uno comienza cualquier ayuda es buena y, en los tiempos que corren, todavía más. Por eso, España se está llenando de viveros, una fórmula impulsada principalmente por ayuntamientos y cámaras de comercio, que sirve a los emprendedores para ahorrar y, a su vez, acceder a múltiples servicios.

Se trata de centros que acogen la ubicación de pequeñas empresas, sobre todo las que dan sus primeros pasos, y que cuentan con instalaciones a bajo coste. Su objetivo es apoyar y favorecer iniciativas empresariales que generen empleo y aporten innovación industrial, sobre todo en el terreno de las nuevas tecnologías. Estos viveros ofrecen la infraestructura necesaria para que las compañías aumenten su competitividad más fácilmente y, así, incrementen sus posibilidades de sobrevivir, al no lastrar demasiados costes.

Entre las infraestructuras que suelen estar disponible y utilizables de forma inmediata, en los principales viveros del país, se encuentran las siguientes: oficinas amuebladas, despachos, salas de reuniones, salón de actos, aulas, recepción, servicio de reprografía, servicios de comunicación.

Pero es que, además, muchos de estos viveros ofrecen información, formación, asesoramiento puntual y ayuda técnica. Y a ello se suelen unir también actividades como las siguientes: asesoramiento y apoyo técnico en el proceso de creación de la empresa; formación empresarial; asesoría jurídica, fiscal, laboral y contable; asesoramiento sobre la orientación del negocio; diseño de prototipos, protección intelectual e industrial de los productos; promoción de la empresa; contratación de trabajadores; información sobre subvenciones y líneas de financiación; cursos de formación; ferias y misiones comerciales; legislación; información y noticias de interés para el emprendedor; tutorías preventivas individualizadas; jornadas divulgativas e informativas; encuentros nacionales e interprovinciales donde dar a conocer, exponer e intercambiar conocimientos empresariales con otras empresas.

Algunos viveros aportan conocimientos profesionales y preparan a los emprendedores en las materias que no dominan, bien buscando socios que complementen sus conocimientos o acudiendo al asesoramiento de profesionales especializados (gestorías, consultorías, asesorías jurídicas, etc.). Pero los buenos emprendedores siempre necesitan más. Algunos ya están pidiendo que se creen también nuevos servicios relacionados con el marketing, las ventas y la financiación e, incluso, el networking.

Por de pronto, veamos algunos ejemplos de los múltiples viveros que ya han surgido en varias comunidades autónomas:

Madrid: la red de Madrid Emprende consta de siete viveros distribuidos en distintos lugares de la capital. Sus instalaciones ofrecen despachos y oficinas equipadas, así como zonas comunes (salas de juntas, espacios de exposición y salón de actos). Entre los servicios a los que puede acceder el emprendedor, se encuentra la formación y el asesoramiento integral en la actividad empresarial, así como otros asociados a infraestructuras (como seguridad, mantenimiento y limpieza) y auxiliares como reprografía.

Barcelona: el Ayuntamiento de Barcelona ha impulsado el Vivero de Empresas Glòries, un equipamiento municipal innovador dotado de avanzadas infraestructuras y servicios para apoyar a empresas innovadoras de nueva creación en la ciudad condal. El edificio, que cuenta con más de 4.000 metros cuadrados, dispone de 63 módulos de alquiler de entre 18 y 110 metros, en los que las empresas de nueva creación pueden instalarse por un período máximo de tres años. Según sus responsables, este vivero acoge la mayor concentración de nuevas empresas innovadoras de Barcelona.

Valencia: la Cámara de Comercio de Valencia ha impulsado un vivero en un edificio multidisciplinar. El local se ha dividido en siete módulos y cada uno de ellos alberga a dos empresas. Está dotado con las infraestructuras y medios materiales necesarios para asegurar su correcto funcionamiento y, además, cuenta con zonas y servicios para uso común de todos los emprendedores.

Santiago de Compostela: el vivero de empresas impulsado por la Cámara de Comercio de Santiago se ubica en un edificio de nueva planta situado en un polígono industrial de la ciudad. Ocupa una parcela de 2.351 metros cuadrados y cuenta con una superficie construida de 1.599 metros, con cuatro alturas y disponibilidad de aparcamiento.

Pasc

MiPrana, el milagro de emprender cuando lo tienes todo en contra

Haga esta prueba. Imagínese que usted es extranjero y que llega a España, un país que no tiene nada que ver con el suyo con la idea de emprender un negocio para vender un producto muy conocido en su tierra pero del que nadie ha oído hablar aquí. Además, piense que estamos en 2010 y que en España los bancos han dejado de conceder créditos a los que quieren crear un negocio. Y por si faltara alguna dificultad más, usted no tiene ni idea de español, ya que el motivo de su llegada ha sido el amor y no los negocios.

¿Se imagina que alguien sea capaz de lograr levantar un negocio con esos antecedentes? Pues aunque parezca increíble dos suecas que no se conocían de nada han creado una empresa española que vende esterillas portátiles y enrollables con puntas de plástico duro que eliminan el estrés y facilitan la relajación. Algo parecido a las famosas tablas con clavos que utilizan los faquires y que arrasan en Suecia donde se han comprado dos millones de unidades. Una cifra espectacular y mucho más si se tiene en cuenta que el país está formado por solo nueve millones de habitantes.

La lacra de la burocracia

La historia de MiPrana, nombre que tiene esta pyme, comenzó en 2010, cuando las vidas de dos jóvenes mujeres, Johanna Jernbäck y Sandra Johanson, se cruzan en España. Ambas llegaron a España de la mano de sus parejas y las dos se conocieron en una escuela a donde acudían para aprender español. Se hicieron amigas y pronto comenzaron a hablar de un sistema de descanso que les hacía la vida más llevadera, la famosa colchoneta de puntas relajante, que se trajeron de la fría Suecia.

Sin pensárselo demasiado decidieron crear una empresa y vender un producto similar en España. Pero los comienzos no fueron sencillos. “Nos dimos cuenta de que para emprender en España necesitas encontrar gente que pueda ayudarte, ya que si tratas de hacerlo todo por tu cuenta se requiere de un gran esfuerzo. Otro punto muy importante es la gran cantidad de burocracia que te vas encontrando en el camino, en todas las etapas del proceso”, asegura Jernbäck.

Lejos de asustarse, estas dos empresarias siguieron empeñadas en cumplir su sueño al más puro estilo sueco. “Suecia es un país muy emprendedor, tenemos una gran cantidad de jóvenes que inician nuevas empresas y el Gobierno ha ayudado mucho al simplificar el proceso de creación de un negocio. Hay menos burocracia y es un poco más barato”, explica la cofundadora de MiPrana.

Diseño sueco adaptado a los gustos nacionales

A base de tesón, las empresarias salieron adelante. Y lo hicieron diseñando su propia colchoneta, adaptándola al gusto español. Así, crearon unos modelos con asas y con forros de seda para hacerlas más atractivas. Por otro lado, y ante la falta de apoyo oficial, encontraron financiación para crear MiPrana gracias a la familia y amigos que no dudaron en confiar en la idea. “La verdad es que todo ha sido muy complicado. A la falta de crédito por parte de las entidades bancarias, se ha unido la demanda de los proveedores para ampliar los plazos de crédito, lo que se traduce directamente en un flujo de caja muy ajustado. Por lo tanto, hemos tenido que concentrarnos básicamente y casi, de forma exclusiva, en arraigar el producto en el mercado y, en este punto, nos ha ido bastante bien pese a la crisis actual de la economía”, explica Jernbäck.

Cierto. Por suerte para ellas, no han tardado en convencer a El Corte Inglés de las bondades de las colchonetas, lo que ha supuesto el despegue definitivo de la empresa. Además, la crisis sí que les ha ayudado en algo, ya que es mucho más barato comprar sus productos que acudir a un balneario o a un masajista para relajarse. “Ahora queremos consolidar nuestra posición en España y complementar el concepto de MiPrana con nuevos productos dentro de la misma línea”, añade Jernbäck.

En otras palabras, lo que MiPrana quiere hacer es ampliar su catálogo con otros conceptos como pantuflas o almohadas que sigan el mismo principio de acupresión de las colchonetas. Quién sabe, quizá dentro de poco tiempo muchos españolas tengan uno de sus productos relajantes en casa.

Labiano

Emprendedores 2.0: Siga aprendiendo de las dificultades del vecino

En un post anterior les comentaba que, recientemente, había asistido a un encuentro muy productivo, en el que ocho jóvenes emprendedores desvelaban los problemas sufridos al lanzar sus respectivos negocios por internet. Entonces les relaté cuatro casos y ahora le toca el turno al resto. Es posible que alguno se vea reflejado en las dificultades expuestas, pero seguro que todos podremos aprender del tesón de estos nuevos empresarios.

Carlos Larraz es fundador de Funidelia (www.funidelia.es), una tienda por internet que comercializa disfraces (y complementos) para todo tipo de personas y ocasiones. Uno de los principales problemas que encontró este emprendedor cuando lanzó el negocio fue la relación con los proveedores. Discutir con ellos se convirtió desde el primer momento en algo habitual. En una primera etapa las ventas eran mínimas, casi inexistentes, por lo que la confianza de las personas que le surtían de prendas no era, precisamente, muy grande.

Con el tiempo, los pedidos fueron aumentando y la confianza de los proveedores también. Pero con ello llegó, además, la necesidad de contar con una cierta cantidad de stock que permitiera hacer frente de forma rápida y ágil a los pedidos que se iban produciendo. “A la larga, el stockage es necesario porque, si no, el negocio se complica”.

Pero éste no ha sido el único problema de Carlos. Afrontar todas las tareas de un nuevo negocio con la escasez de medios y personal, propios de cualquier comienzo, puede convertirse en algo agotador. Sobre todo cuando es uno mismo el que se encarga de planificar el marketing a la vez que ayuda a envolver los pedidos.

Esther Asin es socia de Bebepeque (www.bebepeque.com), una tienda ‘on line’ especializada en todo tipo de productos para los más pequeños. Pues bien, el principal problema que encontró en sus inicios también estuvo constituido por los proveedores.

Éstos no entendían muy bien cómo se podían vender ciertos productos por internet y mostraban poca confianza por los resultados de un negocio de este tipo. Según contó Esther, concretamente, muchos de ellos no querían servirle los pedidos porque no disponía de un establecimiento de venta físico.

El stockage también fue un problema para ella. Nadie quería enviarle una o dos unidades de un producto, sino que le obligaban a adquirir una cifra mínima. “Si alguien quería comprar un chupete en mi tienda el proveedor solo me daba la posibilidad de enviarme 100 o nada”.

Aunque estas fueron las mayores dificultades con las que se encontró Esther, también citó algunas otras como los intentos de fraude de los que son objeto muchos comercios por internet y de los que ella tampoco se libró. No obstante, su habilidad e intuición fueron decisivas para lograr esquivarlos.

Nacho Rodríguez es responsable de Conservaselección (www.conservaseleccion.com), un establecimiento ‘on line’ donde se pueden adquirir desde pimientos a alcachofas, pasando por anchoas, bonito, mejillones y un largo etcétera de exquisitos productos. Pues bien, aunque este emprendedor está convencido de las ventajas de vender por internet, también es consciente de que contar con “socios que entiendan y que tengan experiencia en el negocio de calle” es fundamental.

Y, efectivamente, en este punto nos volvemos a encontrar con el gran escollo de todos estos emprendedores que, como ya no podía ser de otra manera, es el distribuidor. “Hoy en día, éste prima más a la tienda física de la calle que al establecimiento ‘on line”.

La otra dificultad con que se ha encontrado Nacho es la resolución de problemas técnicos. Por eso, está convencido de que es importante también incorporar a un socio que conozca o, al menos, que esté familiarizado con estos ámbitos técnicos. Razones no le faltan: “te ayudará a montar el negocio y, una vez que éste está en marcha, a reaccionar ante cualquier situación que se pueda producir, aprovechando mejor los recursos”.

Aitor Grandes fundó y es CEO de 24symbols (www.24symbols.com), una plataforma para leer libros digitales en internet bajo un modelo de suscripción. Aunque parezca increíble, a diferencia de sus compañeros, el principal problema que tuvo que afrontar cuando se decidió a crear esta empresa no fueron los proveedores.

Su gran dificultad llegó mucho antes. Concretamente, cuando se decidió a crear una sociedad limitada que diera fórmula societaria a su negocio. Fue entonces cuando comenzaron sus mayores quebraderos de cabeza, ya que el tiempo y los trámites que se vio obligado a emplear en ellos fueron mucho mayores de los que había previsto. Y eso que acudió a la ventanilla única empresarial. “Me dijeron que solo tendría que ir a un sitio y fue verdad, pero no me advirtieron de que tendría que volver veinte veces”.

Valoracion

¿Qué criterios son los mejores para valorar nuestra pyme?

¿Cuánto vale nuestra pyme? Seguro que se ha hecho esta pregunta más de una vez pero hasta ahora no le ha parecido importante. Lo principal era echar a andar, obtener los primeros beneficios y, a la vez ir pagando las deudas… Como empresarios ya tenemos que medir el impacto de muchas nuestras decisiones en la actividad de la empresa. Cuantificamos los costes de un nuevo producto para determinar los precios, el impacto en las cuentas futuras de la contratación de un empleado o nuestra capacidad de endeudamiento con el banco. Pero… ¿Qué utilidad tiene saber cuánto dice el mercado que vale nuestra empresa?

Conocer el valor que el mercado otorga a nuestro negocio es aconsejable, tanto si tenemos una empresa consolidada, como si acabamos de empezar o nuestra Pyme es todavía un proyecto. Es más, los expertos y asociaciones de empresas familiares recomiendan incorporar este parámetro en nuestros informes de seguimiento y en los planes estratégicos. Podemos esperar, pero, tarde o temprano, realizar una valoración de nuestra empresa será necesaria por: La salida de uno de los socios, que no ha sido prevista en los estatutos; una herencia en la que entra la empresa familiar entre los bienes a repartir; una ampliación de capital para dar entrada a un nuevo socio.

Y en estos momentos es cuando vienen las prisas, las dudas y, en no pocas ocasiones, las desilusiones, porque no se trata de labor sencilla si se quiere hacer con un mínimo de rigor. Requiere un trabajo previo importante y es necesario que la realicen expertos en valoraciones de sociedades. Por ello, es aconsejable cuantificar periódicamente el valor de nuestra Pyme. Además, conocer el valor técnico que se concede en el mercado a nuestra empresa completa la información sobre el grado de acierto de la gestión que hemos realizado. Generalmente, si ésta ha sido adecuada, con el tiempo, debería aumentar el valor de nuestra pyme. En cambio, una gestión negligente lo disminuiría.

Los métodos principales para valorar una empresa

Aunque es una labor que deben realizar profesionales, es importante que nosotros emprededores comprendamos los elementos y métodos que los expertos nos puedan a proponer. Ante todo, tenemos que tener en cuenta que el valor técnico de una empresa corresponde a la aplicación de un método objetivo que produce un resultado relativo: una aproximación monetaria que esencialmente sirve como instrumento de negociación en una transacción. En la actualidad existen varios métodos de valoración, en función de la intención que tenga el comprador. Los más utilizados son:

  • Valor contable: Es el valor que figura en nuestro balance del activo menos el pasivo exigible, es decir, el valor de los fondos propios. El problema que tiene es que los valores recogidos en libros no suelen representar el valor actual del mercado. Por su sencillez y facilidad de calcular es un método apropiado para pymes que no tengan mucha complejidad.
  • Múltiplos comparables: Este método obtiene la valoración de nuestra pyme mediante la comparativa con otras empresas de la competencia. Para ello, se identifican una serie de parámetros (ventas/Ebitda, por ejemplo) que se aplican a la empresa que queremos valorar. El problema es que las empresas no suelen ser todas iguales ni tienen la misma dimensión. Además son datos que no suelen estar disponibles en el universo de las pymes, ya que no se publican oficialmente. Es un método apto para empresas cotizadas en los mercados de valores en los que es obligatorio comunicar los balances de las empresas.
  • Método Gordon-Shapiro: Es uno de los modelos basados en la rentabilidad de la inversión. Para ello toma como referencia la rentabilidad de un activo de renta fija, el bono alemán por ejemplo, y la compara con la rentabilidad del dividendo que reparte la empresa a valorar. Aunque se emplea mayoritariamente para valorar empresas cotizadas, también se puede trasladar a pymes con una dimensión consolidada. Sin embargo, es un método que sólo funciona con empresas que tengan un negocio de ingresos recurrentes y una política de reparto de dividendos estables.
  • Valor por descuento de flujos de caja: Éste método de valoración intenta determinar todos los movimientos de tesorería que tendrá la empresa en el futuro (flujos de fondos), para luego descontar su valor a precios actuales. Por último se tiene en cuenta el factor riesgo (tasa de riesgo). Es un método muy exigente a la hora de exigir información para estimar el valor de nuestro negocio dentro de tres, cuatro o diez años. Su principal dificultad radica en la compleja tarea de dibujar el futuro para la empresa. Su principal virtud, que es aplicable a todas las compañías.

Para un estudio de valoración serio los analistas recomiendan utilizar al menos dos de estos modelos. Al menos uno de los elegidos debería ser el de descuento de flujos de caja, muy recomendado por los asesores, sobre todo para los propietarios de una pyme de reciente creación (sin gran historial en los balances), para empresas en proceso de expansión o para compañías que acometen un plan de viabilidad.