Wil

Hacer de nuestra pyme una empresa global: más fácil de lo que parece

Pyme y mercado global, es la combinación de moda en las presentaciones y conferencias que se están dando estos días en los diversos eventos que se organizan para las pequeñas empresas por toda la geografía española. Cesce, organismos de fomento a la exportación y escuelas de negocio entre otros están desarrollando una intensa actividad en pro de la internacionalización. Y las conclusiones son unánimes: todos los expertos señalan que la salida al exterior es la única posible para sacar de la crisis a las pymes españolas.

Sin embargo, el número de pequeños emprendedores que encaran el proceso de internacionalización de su negocio es todavía insuficiente. Según Ana Morato, directora general de la Fundación OPTI, solo una quinta parte de las pymes europeas exporta, y solo un 3% tiene establecimientos (filiales, sucursales o empresas conjuntas) en el extranjero. Pero las cifras en España son aún más bajas, y de hecho, un porcentaje importante de empresas, ni siquiera se ha planteado la internacionalización, a pesar de los estudios que relacionan la salida al exterior directamente con el aumento de la rentabilidad, el crecimiento y la viabilidad a largo plazo.

Dos de cada tres pymes mejoran ventas con su página web

A esta reflexión podemos añadir las conclusiones de Boston Consulting Group en su informe “España cONecta – Cómo transforma Internet la economía española”, publicado el pasado abril. Según la firma americana, el papel de las pymes es fundamental, al aportar el 65% del PIB español. Sin embargo, las pymes tienen una imperiosa necesidad de modernización si quiere aumentar la competitividad y “competir sin barreras físicas ni de horarios en un mundo cada vez más globalizado”. Los datos que ilustran la escasa presencia de la pyme española en Internet y las ventajas de tener una página web son los siguientes:

  • sólo el 24% de las pymes de menos de 10 empleados cuenta con una página web.
  • sólo el 7% de ellas vende online.
  • un 67% de las pymes españolas que incorporan Internet a su actividad experimentan una mejora de su productividad.
  • un 67% también reconoce que consigue una extensión de sus ventas a otras geografías.En parte, esta escasa presencia de las pymes españolas en el comercio exterior se debe a una actitud mental del empresario, que directamente se ve incapaz de abordar la aventura exterior y relaciona internet con nuevos gastos, no exentos de importancia para su pequeño tañamo. Precisamente, estos días ha tenido un importante eco en las redes sociales y en los foros de exportación el post de Rodolfo Carpintier, presidente de DAD (Digital Assets Deployment): “Soy una PYME. Fabrico y vendo marcos para cuadros”. Difícilmente se puede explicar con menos palabras y con más claridad cómo abordar un proceso de internacionalización no es un problema tanto de tamaño como de mentalidad empresarial.Las claves para ser una pequeña empresa global

    ¿Cuáles son las claves para emprender este proceso en una pequeña empresa con 12 empleados y una menguante facturación de 550.000 euros? Si analizamos el post de Carpintier podemos sacar las siguientes recomendaciones de cara a poner en marcha un plan de globalización de nuestra pyme:

  • Dejar que entre savia nueva en las empresas familiares.
  • Adaptar la web de la empresa al entorno internacional.
  • Utilizar las redes sociales para conocer los nuevos mercados.
  • Trasladar los conocimientos adquiridos en las redes sociales a nuestra tienda on-line.
  • Definir las pautas para que la distribución global sea rentable.
  • Buscar nuevos centros de producción en países más competitivos.Sin embargo, no se puede tomar el ejemplo de Carpintier como la “receta mágica para exportar”. El camino a la internacionalización de las pymes españolas requiere de un importante esfuerzo por parte de los emprendedores y, además, una, no menos importante, ayuda por parte de los organismos e instituciones. A las acciones de difusión de la cultura exportadora tradicionales se deben añadir las recomendaciones que ha realizado recientemente la Fundación OPTI en el estudio “Oportunidades Tecnológicas e Industriales para el Desarrollo de la Economía Española” para el Ministerio de Industria y Energía:
  • Formación de consorcios de exportación liderados por grandes empresas que integren a Pymes con desarrollos y soluciones competitivas.
  • Incrementar la cooperación entre empresas y la formación de alianzas estratégicas para alcanzar la masa crítica que permita la supervivencia de diversas pymes, incluso entre competidores en el mercado nacional.
  • Apoyo institucional a la internacionalización y exportación del conocimiento.
  • Aprovechar la buena imagen de país y la capacidad de adaptación al entorno de las pymes españolas.
Lab

Viveros de empresas: una buena ayuda para comenzar

Cuando uno comienza cualquier ayuda es buena y, en los tiempos que corren, todavía más. Por eso, España se está llenando de viveros, una fórmula impulsada principalmente por ayuntamientos y cámaras de comercio, que sirve a los emprendedores para ahorrar y, a su vez, acceder a múltiples servicios.

Se trata de centros que acogen la ubicación de pequeñas empresas, sobre todo las que dan sus primeros pasos, y que cuentan con instalaciones a bajo coste. Su objetivo es apoyar y favorecer iniciativas empresariales que generen empleo y aporten innovación industrial, sobre todo en el terreno de las nuevas tecnologías. Estos viveros ofrecen la infraestructura necesaria para que las compañías aumenten su competitividad más fácilmente y, así, incrementen sus posibilidades de sobrevivir, al no lastrar demasiados costes.

Entre las infraestructuras que suelen estar disponible y utilizables de forma inmediata, en los principales viveros del país, se encuentran las siguientes: oficinas amuebladas, despachos, salas de reuniones, salón de actos, aulas, recepción, servicio de reprografía, servicios de comunicación.

Pero es que, además, muchos de estos viveros ofrecen información, formación, asesoramiento puntual y ayuda técnica. Y a ello se suelen unir también actividades como las siguientes: asesoramiento y apoyo técnico en el proceso de creación de la empresa; formación empresarial; asesoría jurídica, fiscal, laboral y contable; asesoramiento sobre la orientación del negocio; diseño de prototipos, protección intelectual e industrial de los productos; promoción de la empresa; contratación de trabajadores; información sobre subvenciones y líneas de financiación; cursos de formación; ferias y misiones comerciales; legislación; información y noticias de interés para el emprendedor; tutorías preventivas individualizadas; jornadas divulgativas e informativas; encuentros nacionales e interprovinciales donde dar a conocer, exponer e intercambiar conocimientos empresariales con otras empresas.

Algunos viveros aportan conocimientos profesionales y preparan a los emprendedores en las materias que no dominan, bien buscando socios que complementen sus conocimientos o acudiendo al asesoramiento de profesionales especializados (gestorías, consultorías, asesorías jurídicas, etc.). Pero los buenos emprendedores siempre necesitan más. Algunos ya están pidiendo que se creen también nuevos servicios relacionados con el marketing, las ventas y la financiación e, incluso, el networking.

Por de pronto, veamos algunos ejemplos de los múltiples viveros que ya han surgido en varias comunidades autónomas:

Madrid: la red de Madrid Emprende consta de siete viveros distribuidos en distintos lugares de la capital. Sus instalaciones ofrecen despachos y oficinas equipadas, así como zonas comunes (salas de juntas, espacios de exposición y salón de actos). Entre los servicios a los que puede acceder el emprendedor, se encuentra la formación y el asesoramiento integral en la actividad empresarial, así como otros asociados a infraestructuras (como seguridad, mantenimiento y limpieza) y auxiliares como reprografía.

Barcelona: el Ayuntamiento de Barcelona ha impulsado el Vivero de Empresas Glòries, un equipamiento municipal innovador dotado de avanzadas infraestructuras y servicios para apoyar a empresas innovadoras de nueva creación en la ciudad condal. El edificio, que cuenta con más de 4.000 metros cuadrados, dispone de 63 módulos de alquiler de entre 18 y 110 metros, en los que las empresas de nueva creación pueden instalarse por un período máximo de tres años. Según sus responsables, este vivero acoge la mayor concentración de nuevas empresas innovadoras de Barcelona.

Valencia: la Cámara de Comercio de Valencia ha impulsado un vivero en un edificio multidisciplinar. El local se ha dividido en siete módulos y cada uno de ellos alberga a dos empresas. Está dotado con las infraestructuras y medios materiales necesarios para asegurar su correcto funcionamiento y, además, cuenta con zonas y servicios para uso común de todos los emprendedores.

Santiago de Compostela: el vivero de empresas impulsado por la Cámara de Comercio de Santiago se ubica en un edificio de nueva planta situado en un polígono industrial de la ciudad. Ocupa una parcela de 2.351 metros cuadrados y cuenta con una superficie construida de 1.599 metros, con cuatro alturas y disponibilidad de aparcamiento.

Pasc

MiPrana, el milagro de emprender cuando lo tienes todo en contra

Haga esta prueba. Imagínese que usted es extranjero y que llega a España, un país que no tiene nada que ver con el suyo con la idea de emprender un negocio para vender un producto muy conocido en su tierra pero del que nadie ha oído hablar aquí. Además, piense que estamos en 2010 y que en España los bancos han dejado de conceder créditos a los que quieren crear un negocio. Y por si faltara alguna dificultad más, usted no tiene ni idea de español, ya que el motivo de su llegada ha sido el amor y no los negocios.

¿Se imagina que alguien sea capaz de lograr levantar un negocio con esos antecedentes? Pues aunque parezca increíble dos suecas que no se conocían de nada han creado una empresa española que vende esterillas portátiles y enrollables con puntas de plástico duro que eliminan el estrés y facilitan la relajación. Algo parecido a las famosas tablas con clavos que utilizan los faquires y que arrasan en Suecia donde se han comprado dos millones de unidades. Una cifra espectacular y mucho más si se tiene en cuenta que el país está formado por solo nueve millones de habitantes.

La lacra de la burocracia

La historia de MiPrana, nombre que tiene esta pyme, comenzó en 2010, cuando las vidas de dos jóvenes mujeres, Johanna Jernbäck y Sandra Johanson, se cruzan en España. Ambas llegaron a España de la mano de sus parejas y las dos se conocieron en una escuela a donde acudían para aprender español. Se hicieron amigas y pronto comenzaron a hablar de un sistema de descanso que les hacía la vida más llevadera, la famosa colchoneta de puntas relajante, que se trajeron de la fría Suecia.

Sin pensárselo demasiado decidieron crear una empresa y vender un producto similar en España. Pero los comienzos no fueron sencillos. “Nos dimos cuenta de que para emprender en España necesitas encontrar gente que pueda ayudarte, ya que si tratas de hacerlo todo por tu cuenta se requiere de un gran esfuerzo. Otro punto muy importante es la gran cantidad de burocracia que te vas encontrando en el camino, en todas las etapas del proceso”, asegura Jernbäck.

Lejos de asustarse, estas dos empresarias siguieron empeñadas en cumplir su sueño al más puro estilo sueco. “Suecia es un país muy emprendedor, tenemos una gran cantidad de jóvenes que inician nuevas empresas y el Gobierno ha ayudado mucho al simplificar el proceso de creación de un negocio. Hay menos burocracia y es un poco más barato”, explica la cofundadora de MiPrana.

Diseño sueco adaptado a los gustos nacionales

A base de tesón, las empresarias salieron adelante. Y lo hicieron diseñando su propia colchoneta, adaptándola al gusto español. Así, crearon unos modelos con asas y con forros de seda para hacerlas más atractivas. Por otro lado, y ante la falta de apoyo oficial, encontraron financiación para crear MiPrana gracias a la familia y amigos que no dudaron en confiar en la idea. “La verdad es que todo ha sido muy complicado. A la falta de crédito por parte de las entidades bancarias, se ha unido la demanda de los proveedores para ampliar los plazos de crédito, lo que se traduce directamente en un flujo de caja muy ajustado. Por lo tanto, hemos tenido que concentrarnos básicamente y casi, de forma exclusiva, en arraigar el producto en el mercado y, en este punto, nos ha ido bastante bien pese a la crisis actual de la economía”, explica Jernbäck.

Cierto. Por suerte para ellas, no han tardado en convencer a El Corte Inglés de las bondades de las colchonetas, lo que ha supuesto el despegue definitivo de la empresa. Además, la crisis sí que les ha ayudado en algo, ya que es mucho más barato comprar sus productos que acudir a un balneario o a un masajista para relajarse. “Ahora queremos consolidar nuestra posición en España y complementar el concepto de MiPrana con nuevos productos dentro de la misma línea”, añade Jernbäck.

En otras palabras, lo que MiPrana quiere hacer es ampliar su catálogo con otros conceptos como pantuflas o almohadas que sigan el mismo principio de acupresión de las colchonetas. Quién sabe, quizá dentro de poco tiempo muchos españolas tengan uno de sus productos relajantes en casa.

Labiano

Emprendedores 2.0: Siga aprendiendo de las dificultades del vecino

En un post anterior les comentaba que, recientemente, había asistido a un encuentro muy productivo, en el que ocho jóvenes emprendedores desvelaban los problemas sufridos al lanzar sus respectivos negocios por internet. Entonces les relaté cuatro casos y ahora le toca el turno al resto. Es posible que alguno se vea reflejado en las dificultades expuestas, pero seguro que todos podremos aprender del tesón de estos nuevos empresarios.

Carlos Larraz es fundador de Funidelia (www.funidelia.es), una tienda por internet que comercializa disfraces (y complementos) para todo tipo de personas y ocasiones. Uno de los principales problemas que encontró este emprendedor cuando lanzó el negocio fue la relación con los proveedores. Discutir con ellos se convirtió desde el primer momento en algo habitual. En una primera etapa las ventas eran mínimas, casi inexistentes, por lo que la confianza de las personas que le surtían de prendas no era, precisamente, muy grande.

Con el tiempo, los pedidos fueron aumentando y la confianza de los proveedores también. Pero con ello llegó, además, la necesidad de contar con una cierta cantidad de stock que permitiera hacer frente de forma rápida y ágil a los pedidos que se iban produciendo. “A la larga, el stockage es necesario porque, si no, el negocio se complica”.

Pero éste no ha sido el único problema de Carlos. Afrontar todas las tareas de un nuevo negocio con la escasez de medios y personal, propios de cualquier comienzo, puede convertirse en algo agotador. Sobre todo cuando es uno mismo el que se encarga de planificar el marketing a la vez que ayuda a envolver los pedidos.

Esther Asin es socia de Bebepeque (www.bebepeque.com), una tienda ‘on line’ especializada en todo tipo de productos para los más pequeños. Pues bien, el principal problema que encontró en sus inicios también estuvo constituido por los proveedores.

Éstos no entendían muy bien cómo se podían vender ciertos productos por internet y mostraban poca confianza por los resultados de un negocio de este tipo. Según contó Esther, concretamente, muchos de ellos no querían servirle los pedidos porque no disponía de un establecimiento de venta físico.

El stockage también fue un problema para ella. Nadie quería enviarle una o dos unidades de un producto, sino que le obligaban a adquirir una cifra mínima. “Si alguien quería comprar un chupete en mi tienda el proveedor solo me daba la posibilidad de enviarme 100 o nada”.

Aunque estas fueron las mayores dificultades con las que se encontró Esther, también citó algunas otras como los intentos de fraude de los que son objeto muchos comercios por internet y de los que ella tampoco se libró. No obstante, su habilidad e intuición fueron decisivas para lograr esquivarlos.

Nacho Rodríguez es responsable de Conservaselección (www.conservaseleccion.com), un establecimiento ‘on line’ donde se pueden adquirir desde pimientos a alcachofas, pasando por anchoas, bonito, mejillones y un largo etcétera de exquisitos productos. Pues bien, aunque este emprendedor está convencido de las ventajas de vender por internet, también es consciente de que contar con “socios que entiendan y que tengan experiencia en el negocio de calle” es fundamental.

Y, efectivamente, en este punto nos volvemos a encontrar con el gran escollo de todos estos emprendedores que, como ya no podía ser de otra manera, es el distribuidor. “Hoy en día, éste prima más a la tienda física de la calle que al establecimiento ‘on line”.

La otra dificultad con que se ha encontrado Nacho es la resolución de problemas técnicos. Por eso, está convencido de que es importante también incorporar a un socio que conozca o, al menos, que esté familiarizado con estos ámbitos técnicos. Razones no le faltan: “te ayudará a montar el negocio y, una vez que éste está en marcha, a reaccionar ante cualquier situación que se pueda producir, aprovechando mejor los recursos”.

Aitor Grandes fundó y es CEO de 24symbols (www.24symbols.com), una plataforma para leer libros digitales en internet bajo un modelo de suscripción. Aunque parezca increíble, a diferencia de sus compañeros, el principal problema que tuvo que afrontar cuando se decidió a crear esta empresa no fueron los proveedores.

Su gran dificultad llegó mucho antes. Concretamente, cuando se decidió a crear una sociedad limitada que diera fórmula societaria a su negocio. Fue entonces cuando comenzaron sus mayores quebraderos de cabeza, ya que el tiempo y los trámites que se vio obligado a emplear en ellos fueron mucho mayores de los que había previsto. Y eso que acudió a la ventanilla única empresarial. “Me dijeron que solo tendría que ir a un sitio y fue verdad, pero no me advirtieron de que tendría que volver veinte veces”.

Valoracion

¿Qué criterios son los mejores para valorar nuestra pyme?

¿Cuánto vale nuestra pyme? Seguro que se ha hecho esta pregunta más de una vez pero hasta ahora no le ha parecido importante. Lo principal era echar a andar, obtener los primeros beneficios y, a la vez ir pagando las deudas… Como empresarios ya tenemos que medir el impacto de muchas nuestras decisiones en la actividad de la empresa. Cuantificamos los costes de un nuevo producto para determinar los precios, el impacto en las cuentas futuras de la contratación de un empleado o nuestra capacidad de endeudamiento con el banco. Pero… ¿Qué utilidad tiene saber cuánto dice el mercado que vale nuestra empresa?

Conocer el valor que el mercado otorga a nuestro negocio es aconsejable, tanto si tenemos una empresa consolidada, como si acabamos de empezar o nuestra Pyme es todavía un proyecto. Es más, los expertos y asociaciones de empresas familiares recomiendan incorporar este parámetro en nuestros informes de seguimiento y en los planes estratégicos. Podemos esperar, pero, tarde o temprano, realizar una valoración de nuestra empresa será necesaria por: La salida de uno de los socios, que no ha sido prevista en los estatutos; una herencia en la que entra la empresa familiar entre los bienes a repartir; una ampliación de capital para dar entrada a un nuevo socio.

Y en estos momentos es cuando vienen las prisas, las dudas y, en no pocas ocasiones, las desilusiones, porque no se trata de labor sencilla si se quiere hacer con un mínimo de rigor. Requiere un trabajo previo importante y es necesario que la realicen expertos en valoraciones de sociedades. Por ello, es aconsejable cuantificar periódicamente el valor de nuestra Pyme. Además, conocer el valor técnico que se concede en el mercado a nuestra empresa completa la información sobre el grado de acierto de la gestión que hemos realizado. Generalmente, si ésta ha sido adecuada, con el tiempo, debería aumentar el valor de nuestra pyme. En cambio, una gestión negligente lo disminuiría.

Los métodos principales para valorar una empresa

Aunque es una labor que deben realizar profesionales, es importante que nosotros emprededores comprendamos los elementos y métodos que los expertos nos puedan a proponer. Ante todo, tenemos que tener en cuenta que el valor técnico de una empresa corresponde a la aplicación de un método objetivo que produce un resultado relativo: una aproximación monetaria que esencialmente sirve como instrumento de negociación en una transacción. En la actualidad existen varios métodos de valoración, en función de la intención que tenga el comprador. Los más utilizados son:

  • Valor contable: Es el valor que figura en nuestro balance del activo menos el pasivo exigible, es decir, el valor de los fondos propios. El problema que tiene es que los valores recogidos en libros no suelen representar el valor actual del mercado. Por su sencillez y facilidad de calcular es un método apropiado para pymes que no tengan mucha complejidad.
  • Múltiplos comparables: Este método obtiene la valoración de nuestra pyme mediante la comparativa con otras empresas de la competencia. Para ello, se identifican una serie de parámetros (ventas/Ebitda, por ejemplo) que se aplican a la empresa que queremos valorar. El problema es que las empresas no suelen ser todas iguales ni tienen la misma dimensión. Además son datos que no suelen estar disponibles en el universo de las pymes, ya que no se publican oficialmente. Es un método apto para empresas cotizadas en los mercados de valores en los que es obligatorio comunicar los balances de las empresas.
  • Método Gordon-Shapiro: Es uno de los modelos basados en la rentabilidad de la inversión. Para ello toma como referencia la rentabilidad de un activo de renta fija, el bono alemán por ejemplo, y la compara con la rentabilidad del dividendo que reparte la empresa a valorar. Aunque se emplea mayoritariamente para valorar empresas cotizadas, también se puede trasladar a pymes con una dimensión consolidada. Sin embargo, es un método que sólo funciona con empresas que tengan un negocio de ingresos recurrentes y una política de reparto de dividendos estables.
  • Valor por descuento de flujos de caja: Éste método de valoración intenta determinar todos los movimientos de tesorería que tendrá la empresa en el futuro (flujos de fondos), para luego descontar su valor a precios actuales. Por último se tiene en cuenta el factor riesgo (tasa de riesgo). Es un método muy exigente a la hora de exigir información para estimar el valor de nuestro negocio dentro de tres, cuatro o diez años. Su principal dificultad radica en la compleja tarea de dibujar el futuro para la empresa. Su principal virtud, que es aplicable a todas las compañías.

Para un estudio de valoración serio los analistas recomiendan utilizar al menos dos de estos modelos. Al menos uno de los elegidos debería ser el de descuento de flujos de caja, muy recomendado por los asesores, sobre todo para los propietarios de una pyme de reciente creación (sin gran historial en los balances), para empresas en proceso de expansión o para compañías que acometen un plan de viabilidad.

Samira Briguech

Samira Brigüech, una emprendedora sin miedo a nada

Se dice que a los españoles nos falta cultura emprendedora. Que el miedo nos atenaza a la hora de poner en marcha un negocio. En muchos casos, estas afirmaciones son una verdad como un templo. Por fortuna, existen bastantes ejemplos de lo contrario. De gente que llegó de provincias a Madrid sin nada pero que estaban dispuestas a aprender y a triunfar en la vida. Una de esas personas es la que protagoniza este post. Se llama Samira Brigüech y en la actualidad es la responsable de la agencia de marketing y relaciones públicas Samira&Sineb, que ha realizado importantes trabajos para clientes de la talla de IBM, Orange, Sanitas, Microsoft o SAP. Por si fuera poco, fue elegida para representar a los emprendedores españoles en un programa creado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para estrechar relaciones entre empresarios americanos, gobiernos y representantes de la sociedad civil.

Comienzos difíciles

Pero eso es el presente de esta mujer emprendedora, su pasado es menos glamuroso. Proveniente de una familia humilde, Samira abandonó su Melilla natal a finales de la década de los 80 para aterrizar en Madrid sin dinero, sin estudios y sin amigos. Con este panorama, a esta empresaria no le quedó más remedio que trabajar de enfermera, camarera o recepcionista, mientras estudiaba todo lo que podía en sus ratos libres para adquirir algo de formación empresarial. Al poco tiempo entró a trabajar en el área de marketing en Harte Hanks, una multinacional americana de investigación de mercado. Allí aprendió lo que necesitaba, ahorró 9.000 euros y se lanzó a crear su empresa, que fundó en 1995. “Lo más difícil de los comienzos fue la gestión de las finanzas y de las personas por falta de experiencia”, reconoce Samira Brigüech, que tuvo que aprender a marchas forzadas lo que era el balance de una compañía, además del managment necesario para llevar una compañía. “El otro gran problema que tuve fue la falta de dinero, ya que no disponía de efectivo para aguantar demasiado tiempo sin facturar nada. Por fortuna, IBM me encargó un trabajo y eso se solventó”, reconoce Brigüech.

A partir de ahí, los clientes fueron aumentado y en la actualidad, Samira&Sineb dispone de 39 empleados y realiza múltiples actividades de marketing. Algunas de las más curiosas son sus eventos con encanto para empresas como Microsoft o SAP, donde reúnen a cientos de personas. “Pero también notamos la crisis. Los clientes tienen menos fondos y reducen sus presupuestos por lo que tenemos que ajustar los precios y es muy difícil obtener beneficios”, asegura Brigüech. ¿Próximo reto? “Mantener todos los empleos y generar beneficios en 2012”, añade.

Mucho más que una empresaria

Mientras se enfrasca en su labor de seguir empujando para salir de la crisis económica, Samira todavía tiene tiempo para explicar por qué los españoles no emprenden negocios. “Creo que los españoles tenemos miedo al fracaso. Nos preocupamos por el qué dirán, porque en España el empresario no tiene tan buena reputación como debería. Yo creo que se deberían empujar más iniciativas y reconocer el talento de los emprendedores que sí han triunfado en los negocios”, añade esta mujer emprendedora acostumbrada a dormir pocas horas.

Y es que su labor en Samira&Sineb no es lo único que la quita el sueño. Desde hace unos años, Samira Brigüech convenció a otros empresarios, a jueces, y a médicos para crear la Fundación Adelias, una ONG que ayuda a los niños más desfavorecidos en los ámbitos de la educación y la salud. Una iniciativa que, a pesar de la crisis, cada vez se hace más grande.

Foresa Blog

Del monte a los servicios energéticos, el ejemplo de la diversificación de Foresa

Es muy cierto que muchas pymes se han visto obligadas a cerrar por culpa de la crisis. También es verdad que, en muchos casos, la falta de crédito ahoga a las empresas, especialmente a las pequeñas. Pero lo que es totalmente falso es que sea imposible encontrar soluciones para seguir adelante ante situaciones adversas. De hecho, hay muchas empresas que demuestran lo contrario. Una de esas compañías es Foresa, una pyme española cuya actividad principal es la extinción de incendios y la recuperación y conservación de espacios naturales. Conozcamos su historia.

La empresa nació en Ourense en 1985 centrando su actividad en Galicia. Pero con los años amplían sus trabajos a toda España, diversificando además sus servicios. “Al principio nuestra actividad principal era la reforestación, la limpieza del monte y trabajos de prevención y extinción de incendios. Pero a lo largo de los años se ha ampliado a otras actividades de servicio público, como sendas, señalización, mantenimiento de espacios naturales, parques de aventura, actuaciones en playas, restauración dunar, paseos de madera en las costas, etc.”, explica Ignacio Macicior, gerente de Foresa.

Esta diversificación convirtió a Foresa en una de las empresas más importantes del sector forestal. Pero no la salvó del gran problema, que supone que casi la totalidad de tu negocio dependa de los presupuestos del Estado. “La llegada de la crisis ha afectado a la inversión pública, que se ha reducido en una quinta parte. Para paliar algo los efectos en el campo de la reforestación, hemos abierto nuestro abanico de actividades hacia clientes privados en el medio rural. Pero esto supone un volumen muy pequeño de facturación”, añade Macicior.

Aprovechar los productos del monte

Lejos de venirse abajo, Foresa ha tirado de materia gris para hacer frente a la adversidad, encontrando la solución en el aprovechamiento de los productos del monte para producir energía. “Se deberían utilizar los productos del bosque y del campo para producir energía tal y como hacían nuestros abuelos. Si se sustituyeran los combustibles fósiles, se reducirían las emisiones de CO2, que en el último año costaron a España 1.200 millones de euros. Las posibilidades de desarrollo en este campo son inmensas y pueden ser además más económicas para el usuario. El ejemplo está en las redes de climatización de los países nórdicos”, asegura el gerente de Foresa.

Mientras llega el cambio de mentalidad y España apuesta definitivamente por las energías renovables, Foresa seguirá ampliando el negocio para hacer frente a la crisis. “Desde 2005 trabajamos también en la movilización de biomasa forestal, la eliminación de la cubierta arbórea en obras de infraestructura como el AVE o autovías. Pero el futuro pasa por la energía”, explica Macicior.

En la empresa están tan convencidos de su apuesta energética que esperan convertirla en un futuro próximo en la pata principal de su negocio. “Ese es nuestro objetivo. De hecho, nosotros apostamos por el ciclo completo de biomasa, ofreciendo un suministro de calor en contador al cliente final haciéndonos cargo de la instalación, financiación, suministro de combustible y mantenimiento correctivo y preventivo de los equipos. De esta forma el cliente tiene una relación clara con la empresa, que le factura sólo lo que consume según el contador. Este planteamiento supone un cambio radical sobre el modelo energético tradicional que consiste en que cada usuario tiene una caldera, lo que permite a las empresas suministradoras mantener a un cliente cautivo con altos costes de conexión y elevado precio de combustible”, asegura Macicior. El tiempo dirá si estos revolucionarios de la energía consiguen implantar su modelo renovable. De momento, la transformación de esta empresa ya merece ser tenida en cuenta por aquellas empresas que no acaban de ver la luz al final del túnel de la crisis.

Plan Impulso

Plan Impulso: aliado de pymes y empresas en Sevilla

Plan ImpulsoCon las últimas cifras de paro en la mano y las previsiones de un 2012 todavía peor que el actual ejercicio, cualquier ayuda para que las empresas puedan sobrevivir y, más allá, generar empleo… es poca. Por eso, algunos organismos y asociaciones han lanzado nuevas ideas y proyectos con el objetivo de potenciar el negocio y la facturación de las pymes.

Una de las iniciativas más interesantes ha sido la que ha puesto en marcha la Cámara de Comercio de Sevilla, que consiste en ofrecer a las empresas un plan de choque contra la situación económica que estamos atravesando. A través del que han bautizado como “Plan Impulso”, proponen la utilización de una serie de herramientas muy concretas e innovadoras, englobadas en una plataforma virtual.

En la página web, los empresarios encontrarán múltiples recursos prácticos y tendrán la posibilidad de intercambiar ideas, opiniones y conocimientos. Gracias a ello, muchos emprendedores ahora en apuros podrán encontrar nuevas oportunidades de negocio o soluciones que les saquen de más de un aprieto.

Cabe apuntar que no se trata de una idea abstracta. El “Plan Impulso” se ha configurado como una gran caja de herramientas puesta a disposición de las empresas sevillanas, que les ayudará en las siguientes cuestiones:

  • Toma de decisiones estratégicas
  • Seguimiento del entorno socioeconómico (macro y micro)
  • Control de costes
  • Expansión de mercado
  • Mejoras tecnológicas y de innovación
  • Gestión del factor humano
  • Formación
  • Creación de sinergias empresariales
  • Financiación

En concreto, se trata de una plataforma orientada a ayudar a que los empresarios mejoren sus decisiones tácticas y estratégicas, de la siguiente manera:

  • Accediendo rápida y fácilmente a la información sobre datos económicos, sociales y empresariales que faciliten la adecuación de sus decisiones a los factores del entorno.
  • Acercando a las empresas, a través de mecanismos informativos (jornadas, seminarios, cursos, etc.), respuestas del tipo jurídico y económico relativas a factores críticos actuales en la gestión empresarial, como los siguientes: procesos concursales, tratamiento de IVA, gestión de recursos humanos, evaluación estratégica, cobro de morosos o expansión de mercados.
  • Implantando procesos y aplicaciones innovadoras que puedan resultar de utilidad para la empresa en estos momentos de crisis económica.
  • Facilitando caminos para la búsqueda de nuevos mercados que generen oportunidades para la comercialización de los productos o servicios de la empresa tanto en espacios nacionales como internacionales.
  • Canalizando sus dudas en materia legal, económica, estratégica y tecnológica, a través de una consultoría de asistencia técnica, con el apoyo de firmas colaboradoras que puedan ayudarle a encaminar sus decisiones en esos campos.
  • Acercando de forma fácil y rápida, a través de una zona de encuentro, a las diferentes empresas, para facilitar la creación de sinergias que pudieran resultar relevantes.
  •  Y facilitando el acceso a las diferentes medidas públicas de apoyo puestas en marcha por las administraciones nacionales y autonómicas, así como a líneas de financiación de entidades financieras.
vigiliam

César Canedo, CEO de Vigiliam: “Las redes sociales ayudan a conseguir más clientes”

Las redes sociales pueden ayudar a emprendedores y empresarios a hacer nuevos clientes, mejorar el funcionamiento de la empresa e, incluso, ayudar en su proceso de internacionalización. Más todavía si se trata de una red social orientada al contacto entre pymes para buscar sinergias. Nos lo confirma César Canedo, CEO de Vigiliam, una red empresarial ‘on line’ para pymes y autónomos, que pone a su disposición diversas herramientas para mejorar el negocio.

¿Qué importancia han adquirido las redes sociales para las pymes?

Se han convertido en una parte imprescindible de los negocios. Hoy en día, todo tipo de empresa, de cualquier tamaño y actividad puede encontrar un beneficio en las redes sociales. Bien se trate de la tienda del barrio o de cualquier compañía, que puede contactar a través de ellas con sus consumidores o entrar en relación con otras firmas y proveedores.

¿Y todas se han subido ya al carro?

Los primeros en apuntarse a internet, a las redes sociales y al comercio electrónico han sido los empresarios más jóvenes. Pero nosotros hemos notado que, cuando la crisis ha puesto las cosas más difíciles, incluso los empresarios más tradicionales han intentado abrirse a otros ámbitos y formatos.

¿Cuáles han sido los principales beneficios?

La inmediatez a la hora de llegar a los consumidores y clientes. Con una estructura financiera y de personal mucho más reducida, puedes llegar a un público más amplio que si te limitas a trabajar a la vieja usanza.

¿También puede mejorar la organización interna?

Efectivamente. Además de conseguir acceder a un mercado más amplio, pueden servir también para hacer más eficiente la estructura interna de la compañía. Por ejemplo, gracias al ‘cloud computing’ o a un montón de aplicaciones de contabilidad una empresa puede incrementar su eficiencia y funcionar con gastos más reducidos.

En concreto, ¿qué posibilidades ofrecen ustedes?

En primer lugar, el networking. Nosotros, como red empresarial, ponemos en relación a nuestros usuarios con potenciales clientes, proveedores o colaboradores. Para ello, diseñamos sinergias y sugerimos cuáles son los usuarios con más posibilidades de establecer entre ellos una colaboración comercial o de cualquier otro tipo. Y, en segundo lugar, ofrecemos un amplio abanico de herramientas de diversa índole, desde el marketing y la comunicación a la administración. Hemos calculado que el que las usa puede ahorrar unos 30.000 euros al año.

¿Nos puede poner algún ejemplo de sinergias que hayan alcanzado sus clientes?

Nosotros ponemos en contacto a las empresas que, creemos, pueden establecer una relación comercial entre ellas. Luego, las negociaciones y los acuerdos que alcancen dependen de ellas, pero nos han comentado historias de éxito, como pymes que han encontrado nuevos clientes o que han establecido colaboraciones.

¿Un caso concreto?

Por ejemplo, la colaboración entre una agencia de viajes y un resort.

¿Puede servir, también, este tipo de colaboración para afrontar los mercados internacionales?

Dentro de los diversos grupos que organizamos, tenemos dos dedicados a la internacionalización. Hay empresas que ya se han internacionalizado y comentan su experiencia y sus impresiones a otras que todavía no lo han hecho, pero que pueden salir al exterior en cualquier momento. Nosotros, por ahora, solo estamos en España, pero hemos decidido que, en un paso siguiente, saldremos también al exterior. Pues bien, una vez que lo hagamos, podremos impulsar sinergias entre empresas de distintos países.

Supongo que habrá algunas compañías que acordarán, incluso, sumar fuerzas para afrontar el mercado internacional de manera conjunta…

Nosotros nos encargamos de poner a las empresas en contacto. Luego, ellas pueden conducir su relación por muchos caminos.

¿Qué consejos daría usted a la pyme que planea acometer nuevos mercados fuera de España?

Tener muy claro su producto y adecuarlo al mercado al que se va a dirigir; conocer este mercado al máximo; e intentar contar con algún partner o con el apoyo de una empresa del lugar.

¿Qué nuevos servicios tiene previsto Vigiliam?

He leído que, en lo que va de año, se ha denegado financiación a 111.000 pymes, lo que deja claro que, hoy en día, es complicado que una empresa pequeña pueda acceder a ella. Nosotros queremos ayudarles y estamos trabajando en un sistema de financiación basado en redes de confianza entre empresas, mediante sus activos corrientes.

laexperienciacom

Emprendedores con ingenio: LaExperiencia.com te ayuda a quejarte

laexperienciacomVirginia Carantoña estaba harta. Ella era una habitual de las compras por Internet, y todos los meses realizaba su pedido a Eroski.es. Pero siempre se encontraba con el problema de que los yogures que recibía estaban próximos a caducar.

Cansada de no encontrar solución en el servicio de atención al cliente de los supermercados vascos, Virginia descubrió una página web llamada www.laexperiencia.com, que prometía convertirse en el vehículo de comunicación entre el consumidor y la empresa, y cursó su protesta. A los pocos días, recibió una llamada telefónica de Eroski en la que la pedían disculpas explicándola, además, las causas del error y prometiéndola que no se repetiría. Por si fuera poco, en su próximo pedido mensual, Virginia no tendría que hacer frente a los seis euros de costes de envío.

El caso de esta compradora online es un buen ejemplo de los objetivos que busca esta nueva start-up española. “Queremos ayudar a los consumidores a que comuniquen de forma gratuita sus experiencias de compra a las empresas y a que compartan esas experiencias con los demás. Por su parte, a las empresas les aportamos una información útil para que puedan fidelizar o recuperar a sus clientes. En definitiva, queremos mejorar el mundo a través de las opiniones de los consumidores”, explica Honorio Ros, director general de LaExperiencia.com

Devolver la fuerza al consumidor

Pero, ¿por qué crear una empresa para ayudar a quejarse? “Según un estudio de la American Managment Association, las empresas no reciben ninguna queja del 90% de los clientes que han perdido y, lo que es más relevante, un cliente insatisfecho comenta a una media de 10 personas su descontento. Por lo tanto, muchas empresas no saben realmente lo que sus clientes opinan de ellas ni de sus productos y servicios y es ahí donde LaExperiencia.com quiere contribuir a que cada vez sea mayor el número de clientes que comuniquen sus experiencias de compra, tanto positivas como negativas, para que las empresas ofrezcan un mejor servicio”, añade Ros.

Para ello, y conscientes de que escribir una carta de queja, felicitación o sugerencia supone un esfuerzo para el consumidor, desde esta empresa se le allana el camino para que no tarde más de tres minutos en todo el proceso. El método para llevar a cabo la comunicación con la empresa es el siguiente:

1. Se selecciona el tipo de comunicación (queja, alabanza/felicitación, pregunta o sugerencia) y se escribe el nombre de la empresa y el sector al que pertenece.
2. Se elige el modelo de carta y se completa seleccionando las diferentes opciones en los desplegables, pudiendo añadir los comentarios que se estimen oportunos.
3. Se selecciona cómo quiere que se envíe su experiencia de compra totalmente gratis: fax, correo postal…

“Lo que buscamos es que cada vez sean más clientes los que ‘hablen’ con las empresas y creemos que LaExperiencia.com es la herramienta idónea por varios motivos: es gratis, ya que asumimos el coste de los envíos de carta y fax; es sencilla, facilitando al usuario la redacción de su carta con los diferentes modelos predefinidos y es independiente: no estamos vinculados a ninguna empresa o institución de ahí que el usuario sienta total libertad para expresar lo que desee”, señala el director general de LaExperiencia.com

Esta primera versión de LaExperiencia.com va dirigida al público de habla hispana y próximamente saldrá la versión en inglés. Por otro lado, su modelo de negocio implica que sean las propias empresas las que paguen los envíos de las quejas o las alabanzas a sus servicios. Está claro que habrá que esperar a que lo consigan. Por el momento, la idea de que el consumidor sea consciente de su poder ya es reseñable.

eneko knorr_ideateca

Ideateca, los reyes de los juegos para móviles, plantan la bandera en Silicon Valley

eneko knorr_ideatecaEneko Knörr sólo ha necesitado una pelota y una canasta para idear una aplicación con la que codearse con la élite mundial de la tecnología. El programa en sí recibe el nombre de iBasket y se ha convertido en una de las 10 apps más vendidas en la tienda de Apple, consiguiendo más de 13 millones de descargas en todo el mundo. Fruto de ese éxito Ideateca, la empresa que Knörr creó en 2007, ha decidido hacer las maletas y abrir oficina en la cuna de la tecnología: Silicon Valley. “Es la mejor forma de dar a conocer un videojuego”, explicó Knörr en una entrevista recientemente.

Aventurero por naturaleza, este emprendedor vitoriano asume las felicitaciones actuales a sus ideas con la misma naturalidad que las críticas y la incomprensión recibidas en sus comienzos. Y es que ahora es sencillo comprobar cómo las aplicaciones y los juegos para los dispositivos móviles y las redes sociales son la clave del éxito del sector del software de entretenimiento, pero muy pocos confiaban en este campo en 2007, fecha en la que este pionero decidió jugársela. “En ese momento, las grandes compañías seguían apostando por los videojuegos tradicionales de PC o consola, despreciando el negocio de aplicaciones más sencillas para los teléfonos móviles. Ellas despreciaron este negocio y ahora se han dado cuenta de su error”, explica Knörr.

Clave del éxito: la búsqueda del cliente global

Ideateca, en cambio, apostó desde un principio por un mercado que ya supone el 30% del total del sector de los videojuegos, alcanzando una facturación de más de 2.000 millones de euros, con gigantes como la estadounidense Zynga, los creadores de Farmville. Y esto no ha hecho nada más que empezar. “Cada día se venden 820.000 smartphones y todos son clientes potenciales”, añaden en Ideateca.

Y es precisamente en esa búsqueda de una globalización forzosa donde ha acertado esta empresa vasca.De hecho, su primera aplicación, Filesocial, iba dirigida a los usuarios de la red social Twitter, otorgándoles una herramienta para que fuera más sencillo compartir archivos.

Más tarde, Ideateca evolucionó al diseño de videojuegos para dispositivos móviles buscando introducir un concepto innovador que implicaba a los jugadores la posibilidad de competir con usuarios de cualquier lugar del mundo real. Esa es la clave del éxito de iBasket, un videojuego cuyos usuarios se reparten por países punteros del sector como Estados Unidos, Corea o Japón.

En la misma línea de globalización e innovación se encuentra una de las últimas creaciones de Ideateca, el juego Videopuzzle, una aplicación para iPhone que incorpora una cámara integrada al propio juego. Ganador del prestigioso premio App Circus, el videojuego ya ha sido descargado por más de tres millones de usuarios.

El próximo reto de Eneko Knörr está en aprovechar su presencia en Silicon Valley para ponerse en contacto con grandes fabricantes y operadores de dispositivos móviles como Samsung, para integrar sus aplicaciones en los móviles.