pilares

Los 4 pilares básicos del plan de marketing

Una idea que se convierte en un negocio

Definir el mercado potencial y establecer el ‘carné de identidad’ del mismo, mediante señas corporativas propias, son los primeros pasos del proceso. El estudio de mercado, es decir, quiénes somos y a quién nos dirigimos serán la base de la estructura empresarial y centrarán el plan de desarrollo. Y el mismo no se podrá desarrollar sin un buen plan de marketing. Con él se resuelve la ecuación en la que se mezcla el tipo de público al que van dirigidos los productos y servicios con la estrategia para darlos a conocer y despertar el interés por ellos.

 

Adaptarse a los cambios

Efecto CESCE

Las empresas se mueven en un entorno cambiante, por lo que tanto el estudio de mercado como el plan de marketing deberán revisarse y actualizarse al menos una vez al año. En las modificaciones que sean necesarias introducir deben estar reflejados los cambios que impongan el consumo y las costumbres, o los que nos abran nuevas vías de negocio. En cualquier caso, el plan de marketing inicial deberá concretar 4 pilares básicos, los conocidos como las 4 P’s (en inglés: Product, Price, Place, Promotion):

Producto o servicio. Es fundamental hacer un diseño real de la oferta que se va a comercializar, señalando de forma objetiva los factores diferenciales positivos y negativos.

Precio. Con la información recabada en el estudio de mercado hay que definir la banda de precios y los márgenes que nos permitirán ser competitivos con respecto a otras empresas del mismo sector. En el caso de que tengamos que fijar precios superiores a la competencia hay que saber hacer valorar a los clientes aquellas diferencias que lo justifiquen.

Estrategia comercial. En este punto el empresario debe establecer, tras comprobar los costes y el tipo de negocio, si crearán un equipo de ventas propio o si recurrirá a representantes o redes externas de comercialización. También tiene que analizar la posibilidad de vender a crédito y la política de descuentos para grandes clientes.

Publicidad. No es necesario contar con una fuerte inversión publicitaria, los nuevos medios pueden ser muy rentables si los usamos con imaginación. Hay que aprender a utilizar de forma óptima, según el tipo de negocio y el destinatario, los medios existentes (prensa local y nacional, radio, televisión, publicaciones sectoriales, mailing, buzoneo, acontecimientos especiales como ferias o eventos deportivos y culturales, internet y las redes sociales, etc).

El marketing y la publicidad han entrado a formar parte de nuestra vida cotidiana. El mundo es ya un enorme anuncio, amplificado por la red, que nos va permitir hacer llegar a todos nuestros posibles clientes los productos o servicios que ofrecemos. Por tanto, el diseño de cómo difundir la idea será una pieza clave.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *