errores_plan_negocio

Cuatro errores típicos del plan de negocio

errores_plan_negocioPreparar un plan de negocio es una tarea habitual para cualquier emprendedor que quiere presentar su empresa a nuevos inversores o que pretende conseguir subvenciones. Pero se trata de un trabajo que no todos saben hacer bien y en el que se comenten algunos errores de bulto, que es necesario subsanar.

Falta de orden y claridad. Uno de los primeros fallos a la hora de elaborar este documento suele ser la falta de orden y claridad. Hay que tener en cuenta que el dossier se convertirá en la principal carta de presentación del negocio y que será leído por personas que, probablemente, no tendrán demasiado tiempo para ello. Entre los consejos que dan los expertos para que la redacción sea eficaz es que la información principal aparezca destacada, contenga en todo momento información útil, guarde un orden preestablecido, no utilice demasiados tecnicismos y se eliminen los elementos superfluos.

Subestimar el equipo humano. Otro de los errores más comunes e imperdonables consiste en olvidarse del equipo humano o en dedicarle menos espacio e importancia de la que se merece. Algunos planes de negocio se centran excesivamente en destacar las capacidades materiales de la empresa y sus oportunidades de negocio en el mercado, pero se olvidan de las personas, que son las realmente responsables de que todo llegue finalmente a buen puerto. Es importante tener en cuenta que los inversores -sobre todo los internacionales que no conocen demasiado bien el who is who del mercado nacional- quieren saber quién dirige la compañía, qué personas se encuentran en los puestos clave y cuáles son las políticas principales de la firma en el ámbito de los recursos humanos.

Olvidarse de la financiación. Aunque parezca paradójico, algunos planes de negocio que esperan obtener nuevos ingresos de los inversores se olvidan de detallar un elemento principal: las necesidades y vías de financiación de la empresa. El plan de negocio no debe dedicarse, exclusivamente, a contar las bondades de la compañía, sino que debe establecer también sus fuentes de suministro y financiación, ya sea a través de las aportaciones de socios e inversores, créditos con entidades financieras, subvenciones de administraciones y otras entidades públicas, etc. Solo así los nuevos inversores y socios podrán conocer una radiografía más exacta de la empresa y contextualizar mejor su potencial contribución económica.

Perderse en los detalles. Aunque algunos planes de negocio tengan más de 50 páginas –una cantidad a todas luces excesiva y que puede contener numerosas superficialidades que no vienen a cuento-, pueden no contener un elemento principal. Hablamos de una reflexión en la que se exponga porqué la empresa es capaz de triunfar en su mercado. Los argumentos pueden ser múltiples y pueden ir desde la creación de un producto único en el mercado, hasta la dedicación de un gran esfuerzo en el campo del marketing y la publicidad, pasando por la existencia de una gran red de comercialización y distribución o la puesta en marcha de una estrategia de distribución en exclusiva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *