rotacion_startup

Cómo montar negocios de éxito sin rotaciones de empleados

Uno de los grandes problemas de las startups es mantener el talento. Este tipo de negocios de éxito suelen tener el problema de padecer una alta tasa de rotación en la plantilla.  Esta circunstancia afecta al buen funcionamiento de la empresa, ya que implica elevados costes de formación para los nuevos fichajes, y descenso de productividad al perder a los mejores. Existen muchas formas de evitar la huida de los trabajadores. Aunque la primera, y más importante de ellas, pasa por la autocrítica.

 

Por norma general, los emprendedores que padecen esta lacra cargan contra los propios empleados, aduciendo que no estaban implicados en el proyecto, o que en otro lugar les pagan más. Muy pocos se dan cuenta de que el origen de todos los males viene de ellos mismos, y que solucionarlo depende de sentar las bases para una cultura empresarial sólida. Además conviene recordar que la gente no deja trabajos, sino que deja jefes. A continuación les mostramos por qué el talento salta por la ventana a la más mínima oportunidad.

 

Se le exige demasiado
Muchos gerentes piensan que si un empleado es bueno y tiene talento es capaz de realizar todo el trabajo que se le encargue. Y así será en la mayoría de las ocasiones. Pero esta estrategia es negativa a largo plazo. Los motivos son dos: el primero es de carácter emocional, ya que el trabajador cualificado pensará que se le castiga por tener un gran rendimiento. El segundo, es la caída lógica de la productividad tras pasar muchas horas trabajando. De hecho, y según un informe realizado por la Universidad de Stanford (Estados Unidos), el rendimiento desciende de manera brusca si se trabajan más de 50 horas a la semana. De una forma u otra, el resultado final será que ese colaborador tan talentoso se irá a otro lugar donde no se sienta explotado por el mero hecho de ser bueno en su trabajo.

 

No se siente reconocido

Las palmaditas en la espalda están muy bien. Pero puede que a muchos no les baste. Una de las obligaciones del empresario es descubrir qué tiene que hacer para que sus mejores empleados se sientan reconocidos. A unos les servirá con unas palabras. Pero otros quizá solo se sientan satisfechos con el dinero. Para evitar que caiga la motivación y que se incremente la rotación en la plantilla es necesario reconocer el trabajo bien hecho.

 

No existe empatía con el jefe

Más del 50% de los cambios de trabajo están protagonizados por personas que no se llevaban bien con su jefe. Muchas veces los problemas en este sentido surgen de la dificultad de ciertos responsables de comportarse como amigos de su plantilla, implicándose en los problemas personales de todos ellos. Un buen jefe debe celebrar los éxitos y también estar cerca de los trabajadores que están pasando por dificultades,tanto en el ámbito laboral como en el profesional.

 

No se cumple la palabra dada

Efecto CESCE

Uno de los mayores errores que se pueden cometer en el ámbito de los recursos humanos es el de prometer y no cumplir. Cuando esto ocurre será muy fácil contemplar como los talentosos saltan del barco en marcha. Para evitarlo, un gerente debe sostener sus compromisos. Eso lo convertirá en confiable para todos los empleados.

 

Promocionar a la persona equivocada

Imagine la situación que tiene que pasar un empleado trabajador y talentoso cuando contempla cómo el vago que tiene al lado recibe un ascenso mientras que él, que es quien realiza el trabajo duro, se queda sin premio. No es de extrañar que esta situación genere desbandada general. Tenga mucho cuidado con la persona elegida para promocionar. Pregunte a todo el mundo antes de tomar una decisión equivocada.

 

Cortar la pasión de raíz

La motivación de alguien disminuye de golpe si contempla que es capaz de ofrecer mucho más de lo que se le pide. Es como decir que el trabajo no le llena. Cuando eso ocurre, no tardará en buscarse una ocupación más acorde con sus cualidades en cuanto tenga oportunidad. Su trabajo, o el del departamento de Recursos Humanos, es darse cuenta de estos problemas y poner solución ante de que sea tarde. Nunca debe cortar las alas al talento, ni encerrarlo en una cajita. La mejor forma de resolver estas situaciones es escuchando a esas personas y descubriendo la labor con la que estarían más motivados.

 

No prestar atención a sus sugerencias

Los empleados más talentosos tratan de mejorar todo lo que tocan. Por contra, muchos jefes buscan siempre que las cosas no cambien, aunque sea a mejor. Cuando en una empresa ocurre esto, el trabajador no tarda demasiado en empezar a odiar su día a día. Se siente como enjaulado y minusvalorado. ¿Resultado? La marcha de la empresa en busca de un lugar donde se tengan en cuenta sus sugerencias.

 

No se les desafía

Los negocios de éxito necesitan al talento y a éste le encanta que le pongan en dificultades. A los mejores les gusta que les saquen de su zona de confort y estar en una compañía que les proponga retos de manera constante. Para ellos, no hay nada más emocionante que enfrentarse y vencer los problemas. Por eso, cuando este tipo de personas inteligentes se encuentran haciendo cosas demasiado fáciles se aburren y buscan otros horizontes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *