Israel

La receta del éxito de Israel, la cuna de los emprendedores

Israel es una nación ideal para emprender. Especialmente en el ámbito tecnológico. Solo hace falta una buena idea para que la Administración Pública se vuelque y apoye el proyecto. Debido a ello, este pequeño país tiene una de las concentraciones más altas de startups en el mundo. Y no se trata de empresas con uno o dos empleados que recién acaban de empezar, sino de firmas de gran éxito que atraen la atención de las multinacionales más importantes del mundo.

Así lo atestiguan los movimientos de inversión acaecidos en los últimos 12 meses. Por ejemplo, Sony adquirió Altair por 212 millones por sus innovaciones en el campo de los chips. Cisco Systems invirtió 320 millones en Leaba, otra desarrolladora de procesadores. Y, recientemente, Intel compró Mobileye, una firma enfocada en el diseño de sistemas de asistencia al conductor, imprescindibles para el vehículo autónomo. ¿Precio? 15.000 millones de dólares.

¿Cómo es posible que un país diminuto de poco más 20.000 kilómetros y ocho millones de habitantes atesore tal cantidad de firmas innovadoras? Desde luego la clave del éxito de Israel es su cultura emprendedora que está incrustada en el tejido social y que, poco a poco, impregna las facetas de cualquier negocio que desarrollan los emprendedores del país, sea cual sea el plan comercial y de empresa en el que se base la pyme. Por encima de todo ello siempre estará la innovación. Además de esta característica, y de la seguridad industrial de la que gozan los nuevos negocios, Israel presenta otra serie características que conforman su receta del éxito y de la que se pueden extraer valiosas lecciones.

La necesidad como virtud
El país nació en tiempos inestables y continúa en ellos. Ninguno de todos los territorios que les rodean quiere que exista. Esta circunstancia genera tensiones continuas en las fronteras, lo que lastra las relaciones comerciales con los países vecinos, y reduce la capacidad de Israel de acceder a los recursos naturales de la zona. Por todo ello, la nación hebrea ha necesitado ser autosuficiente para poder existir. Se ha visto obligada desde el principio a considerar que su mayor fortaleza es su propio pueblo, adoptando un enfoque económico como si de una isla se tratara para edificar una presencia a nivel mundial. De ahí que las autoridades construyeran una cultura centrada en el desarrollo y la educación del pueblo para nutrir y proteger a los habitantes, lo que ha generado el inmenso océano de startups que el país genera.

La misma necesidad fue el germen de la innovación
Como ya se ha comentado en el punto anterior, Israel nunca ha tenido la posibilidad de solicitar a sus vecinos cualquier tipo de ayuda. De ellos siempre ha podido esperar justo lo contrario. Esta circunstancia, unida a la falta de recursos naturales, donde la escasez de agua es el gran hándicap, ha originado una lucha continua contra la sequía que el país ha resuelto mediante la innovación. Los ingenieros israelís han hecho progresos increíbles en el manejo de la gestión del ciclo del agua y han sido pioneros en tecnologías como el riego por goteo y la reutilización del agua y la desalación. Gracias a ello, Israel es un país independiente en esta materia mientras que el agua, más bien la escasez de la misma, se está convirtiendo en un problema que aumenta en muchos territorios. De ahí que muchos países recurran a Israel, y a sus empresas tecnológicas, para aprender sus métodos. Por tanto, todas las enseñanzas de Israel en este campo nacen de la propia necesidad. Si no hubieran tenido el problema de la escasez de agua, es probable que jamás hubieran destacado en este ámbito.

Necesidad militar
Israel es un país en guerra constante con sus vecinos. De ahí que la población aprenda las artes de la guerra sin necesidad de ir al servicio militar. Pero los conocimientos que adquieren están relacionados con la tecnología y la inteligencia estratégica. Esto lleva a que existan un buen número de expertos en comunicaciones que luego crean negocios con los que desarrollan tecnologías propias que acaban exportando por el mundo.

Formación puntera
Un estudio realizado hace cuatro años por la OCDE reveló que Israel era el segundo país más instruido del mundo, por detrás de Canadá, pero superando a Japón por mucha distancia. Una de las ventajas que el informe destacaba era que las instituciones formativas del país preuniversitarias tienden a avivar cualquier sentimiento de curiosidad, iniciativa o liderazgo en el alumnado. Es decir, premian a los que destacan y tratan de potenciar  las capacidades relacionadas con la innovación y la gestión de equipos. Las universidades, por otro lado, están invirtiendo fuertes cantidades de recursos en el desarrollo de sus capacidades tecnológicas, laboratorios y centros de investigación, lo que permite al alumnado acceder a equipos de primera con los que avanzar en el desarrollo de sus habilidades.

Además, la formación se enfoca directamente a la innovación ya que los propios israelís son conscientes de que su mera existencia se debe al I+D+i.

Sin problemas de financiación
El capital disponible y los medios de financiación no significan un problema u obstáculo para la innovación. En el país existen más de 70 firmas de capital riesgo prestas a invertir en cualquier proyecto avanzado, lo que permite el desarrollo de las empresas en sus primeros años para posteriormente, y una vez que han alcanzado la madurez tecnológica, desarrollarse en el exterior con éxito.

mobile-phone-426559_960_720

Los secretos del networking que todo emprendedor debe conocer

A la hora de hacer negocios, las primeras impresiones son fundamentales. De hecho, en estos tiempos es posible que aquella persona que podría convertirse en su próximo gran cliente se encuentre en cualquier mostrador de la cafetería del lugar a donde ha acudido a un evento o feria relacionada para su negocio. En este contexto, la primera impresión se ha convertido en un aspecto fundamental que cada emprendedor debe cuidar de cara a incrementar su agenda de contactos.

Es evidente que el buen networking no se consigue pasando horas y horas frente al espejo ensayando cada frase que vaya a pronunciar. Muy al contrario, bastan esta serie de consejos con los que logrará dejar una excelente impresión en los nuevos contactos que pretende realizar en un futuro próximo.

Definir con claridad nuestra actividad
El primer paso para iniciar una conversación que pretenda terminar con la consecución de un importante contacto, es la claridad. Por tanto, usted debe explicar con sencillez qué es lo que hace. Piense que es posible que su interlocutor no sea un experto como quizá lo es usted. Pero eso no quiere decir que esa persona no sea válida como un contacto que pueda impulsar sus nuevos negocios.

Con la idea de transmitir claridad es necesario hacer un esfuerzo para que la conversación sea concisa. Es más conveniente resumir y concretar las virtudes principales del negocio, que contar seis o siete aspectos diferentes de la firma. ¿Motivo? Es más fácil que alguien  se quede impresionado con una habilidad específica que hemos sido capaces de transmitir brillantemente, que con una dispersión de bondades difíciles de entender.

La clave está en escuchar
En un mundo lleno de distracciones, es necesario valorar que alguien presta atención a nuestra conversación. Por tanto, se debe hacer un esfuerzo y escuchar también lo que nuestro interlocutor nos quiera decir. Muchas veces las mejores relaciones no se consiguen hablando sino siendo capaz de escuchar lo que se nos cuenta. Por tanto, si en algún momento de una conversación considera que está hablando demasiado, utilice la fórmula de la pregunta para cambiar el foco de la conversación y situarlo en su interlocutor.

Conviértase en fuente de contactos
Incluso si usted carece de ello, debe hacer los esfuerzos que sean necesarios con tal de presentarse al resto como una persona útil y de confianza, y con una agenda importante. Por tanto, descubra cómo puede ayudar y busque a esas personas que pueden ser perfectas para resolver un problema puntual de otras personas. De esa forma su red de networking crecerá de forma exponencial, lo que sin duda beneficiará a su negocio. Quizá pueda pensar que por qué debe hacer usted el esfuerzo que corresponde a la persona que tiene el problema. Pero, imagine que está ante un inversor y éste le hace una consulta. Resolvérsela es la mejor forma de que usted le convenza en qué debe invertir.

Responda a los consejos que recibe
Resulta evidente que es halagador que alguien nos pida consejo. Pero también es cierto que si la persona que lo recibe lo ignora, es frustrante. Por tanto, si usted pide consejo a alguien, asegúrese de actuar de inmediato y tomar medidas acordes a lo que le han estado comunicando. Si no lo hace, es probable que su contacto sienta que ha perdido tiempo y energía y que, por tanto, no merezca la pena esforzarse la próxima vez que se encuentre en la misma situación, y usted acuda en su auxilio. Obviamente esto no quiere decir que tenga que tomar decisiones que sean perjudiciales para su empresa. En el caso de que esté convencido de que lo que le dicen no lo pude poner en práctica, dígalo y explique las razones. De esa forma, su interlocutor pensará otra solución y, si no da con ella, no se mostrará reticente a resolver sus problemas en el futuro.

Utilice el lenguaje corporal
A la hora de mejorar nuestras relaciones de networking es importante utilizar todas las armas que haya a nuestra disposición. La mayoría de las personas están tan concentradas en evitar que algo negativo salga por la boca que se olvidan de la importancia que las señales no verbales presentan. El lenguaje corporal puede ser igual o más importante que lo que usted dice.

Con el fin de transmitir confianza en la conversación utilice una postura relajada, con los brazos sueltos por los lados. No meta sus manos en los bolsillos o cruce los brazos. Esto puede indicar actitud defensivo y, por tanto, escasez de confianza.

Debe asegurarse también de que la postura del cuerpo está alineada con los hombros. También debe mantener el contacto visual, ya sea hablando o actuando. Ensaye este tipo de posturas, ya que la mejora del lenguaje corporal le generará la imagen de fortaleza y seguridad, que es necesaria para dejar una buena impresión en las personas que están a nuestro alrededor y que, no olvidemos, pueden ser nuestros futuros grandes clientes y, por ello, constituir importantes oportunidades de negocio que no se deben desaprovechar.

board-2434016_960_720

¿Cómo asegurar el éxito a largo plazo de los nuevos negocios?

La senda que conduce al éxito difiere en cada empresa. Existen oportunidades, trampas y cambios que deben superarse para lograr convertir una buena idea en un negocio de éxito. Sin embargo, superar los primeros problemas que un emprendedor se encontrará en su nuevo negocio son una mezcla de las palabras visión y flexibilidad.  La manera en la que se implemente esta mezcla será la clave del éxito de los nuevos negocios en el largo plazo.
Aunque no lo parezca, gran parte del éxito de una empresa a lo largo de los años se consigue en las etapas iniciales del negocio. Es justo en esos primeros momentos cuando es inculcan en la empresa factores fundamentales como la cultura, la diferenciación y el compromiso que el cliente tiene con el negocio. Esa visión del negocio que le puede hacer merecedor de dicho compromiso debe mezclarse con la manera en la que se satisfacen las nuevas necesidades que un negocio adquiere según aumenta su tamaño. Es decir, la flexibilidad en adaptar todos los procesos a las necesidades que en cada momento tiene la empresa.

Por tanto, y aunque muchos retos que los empresarias deben superar en los primeros momentos, a continuación mostramos diversas realidades relacionadas con la visión y la flexibilidad que son capitales para superar los primeros tiempos de vida empresarial.

Encontrar aquello que nos haga únicos
Las ideas de negocios que son el germen de toda nueva empresa, deben tener la suficiente calidad como para permitir al empresario entregar algo diferente al  consumidor. No basta con una referencia que sea buena. También debe constituir una novedad. De esa forma será capaz de lograr que la visión del negocio esté capacitada para responder a la gran pregunta de la que depende el éxito o el fracaso de un negocio: ¿qué me hace ser único?

Y es que un emprendedor debe valorar que cuando un cliente compra un producto de una firma de reciente creación está asumiendo un riesgo mayor que si lo hace de un negocio ya consolidado. Por tanto, debe estar lo suficientemente motivado por la calidad y singularidades del producto o servicio ofrecido. De ahí que sea imprescindible centrarse en el valor único de su producto casi desde antes de que existiera la empresa. Solo así se podrá diseñar esa funcionalidad extra que hace al producto diferente. Posteriormente se podrá hacer gala de flexibilidad y adaptar el producto a los cambios y nuevas necesidades del mercado. Pero el primer producto que sale a la venta es el que abre todo y, por lo tanto, es lo que más hay que cuidar y mejorar.

La importancia de la agilidad en los negocios
Algunas veces las historias de éxito de una empresa pasan por un fundador que se aferró a su visión de éxito y a su plan de negocios inicial, y que no vaciló aunque se le conminó a hacerlo. Ellos fueron capaces de ver un futuro para la compañía y no abandonaron nunca ese camino.

Pues bien, quizá esta estrategia sirvió en ocasiones. Sin embargo, esa es también la historia de muchas empresas que ya no están entre nosotros. Sin escuchar al mercado y a nuestros clientes es probable que no exista futuro. En los negocios, y más en las primeras etapas, construir un concepto y una visión es importante. Pero ser ágil y abierto a las nuevas ideas es la llave a la longevidad de la compañía.

Cuidado extra en la contratación
Cuando un negocio recién empieza es habitual que el emprendedor tenga la mente puesta en conseguir las metas que se marca. Es decir: que se centre en exclusiva en su visión. Pero es justo en esos momentos cuando se sientan las bases de la cultura empresarial de una empresa y las decisiones equivocadas en este sentido pueden tener un impacto a más largo plazo. Para ser capaces de crear una cultura válida para los objetivos marcados, el liderazgo de la compañía también debe estar involucrado en las personas que se contratan en esos primeros momentos. Será la única forma de asegurarse que se cuenta con el equipo adecuado para alcanzar las metas. Esto es esencial, ya que equivocarse con estos primeros empleados, hará que los siguientes también sean erróneos, ya que estos últimos se fijaran en los veteranos.

Lograr mejoras continuas con el cliente
El corazón de cualquier empresa es la relación que tenga con los clientes. Es evidente que la visión y la calidad del producto o servicio es la piedra angular sobre la que se construye todo. Pero si se pierde la confianza con el cliente, todo se acabará.

Por tanto, el cliente debe ser el centro de todo. Y eso solo se puede conseguir si toda la empresa es consciente de la situación y se vuelca a la hora de solucionar cualquier problema. No basta con la existencia de un departamento que atienda al cliente. Todos han de trabajar con el objetivo de lograr mejoras continuas de esa relación con el cliente. Será la única posibilidad de alcanzar un éxito duradero.

men-1979261_960_720

La comunicación que debe regir en pymes y autónomos

En la actualidad se dispone de multitud de herramientas que permite comunicarse. Todos conocemos a Skype a FaceTIme y a las aplicaciones de mensajería instantánea, etc. Incluso se utiliza aún el correo electrónico. Pero, para que engañarse, las reuniones cara a cara son mucho más exitosas que el resto de métodos de comunicación.

Así lo demuestra un reciente estudio de la Universidad de Harvard que hasta se atreve a cifrar esa supuesta mejora de las relaciones personales con respecto a las impersonales en 34 veces más provechosas. El informe sugiere que el éxito del cara a cara se debe a la falta de conexión personal que se experimenta hoy en la sociedad debido a la mejora tecnológica.  Cualquier método de mensajería actual basado en el texto no podrá nunca superar ese extra que la  relación personal  presenta. A continuación les mostramos estas grandes ventajas de la comunicación cara a cara, que es la de que debe erigirse como principal en pymes y en los negocios de cualquier autónomo.

Se pueden dar indicaciones no verbales
El lenguaje corporal es un importante aliado a la hora de comunicar. Muchas veces, las cosas son más o menos importantes dependiendo de la manera en las que se dijeron. Las expresiones faciales o la postura corporal emiten una serie de señales que son imposibles de enviar en el caso del correo electrónico o la mensajería instantánea.  Y es que diversos estudios demuestran que alrededor del 90 ciento de la efectividad de una comunicación está determinada por las señales no verbales.

Se gana en confianza
Todas las personas, incluso las que se incluyen en la tecnológica generación de los millennials, demandan con asiduidad encuentros cara a cara con los interlocutores, porque saben que es la mejor manera de construir una relación basada en la confianza y, por tanto, con mayores garantías de perdurar en el tiempo. Por dicho motivo, en algún momento de esa relación es necesario fomentar una comunicación que vaya más allá de la mala imitación que con videoconferencia se puede conseguir.

El poder  del tacto
Quizá sorprenda, pero existen informes de psicólogos que destacan cómo un simple contacto o toque consigue objetivos que sin ese pequeño roce hubieran sido inviables. Lo llaman el poder del tacto, que puede promover el enlace y la cooperación entre humanos y que, indudablemente, los emprendedores pierden cuando en su negocio desarrollan una comunicación marcada por la distancia y las nuevas  tecnologías.

Refuerza la participación
No existen referencias en estudios de expertos, pero es una realidad que la cercanía que una relación personal presenta impulsa la participación. Se debe a que la corta distancia que separa a los protagonistas anima a participar. Por tanto, si usted requiere de un socio o cliente para que lleve a cabo una tarea es aconsejable que evite la conversación en remoto para aumentar las probabilidades de éxito.

Se gana en eficiencia
Por lo general, las reuniones cara a cara son excelentes ideas de negocio, ya que son más cortas que las conocidas como videoconferencias. Esto ocurre con toda probabilidad porque el ritmo de conversación telefónica entre varios es siempre más lento que en el caso presencial. De todas formas, en las empresas se comete el error de alargar en demasía las reuniones, aunque éstas sean presenciales. Esta práctica genera un tipo de riesgos importantes, como que la excesiva duración impida que los asistentes hayan entendido el objetivo principal de la reunión.

Un emprendedor nunca debe olvidar que el interés de una persona por un asunto no es infinito. Por tanto, alargar cualquier reunión por encima de una hora eleva de forma exponencial las probabilidades de fracaso.

Para evitar pérdidas de tiempo, el organizador cuenta con la ventaja de recoger las pistas que el lenguaje corporal de su audiencia le ofrece. Por tanto, puede actuar en consecuencia y, cuando observe que se pierde interés, acelerar la toma de decisiones para acortar los tiempos.

Facilita la operación de venta
Vender por correo electrónico (o cualquier otra herramienta informática basada en el texto) es más complicado que si existiera contacto visual. Por ello, debe intentar que la comunicación cara a cara sea una prioridad, ya sea para reunirse con un posible cliente por primera vez o para programar reuniones regulares con su equipo de colaboradores.

Si por diversas circunstancias no puede llevar a cabo este tipo de reuniones personales, al menos utilice métodos que requieran de cámara web, como podría ser Skype. Es obvio que el resultado no será el mismo, pero es indudable que siempre será más eficaz que la comunicación solo por correo electrónico o por mensajes de texto.

cómo hablar en público

Cómo hablar en público para generar oportunidades de negocio

Hablar en público puede ser una experiencia aterradora para cualquier persona. También para los emprendedores, a los que nadie prepara para plantarse delante de una audiencia y lograr que ésta mantenga el interés ante las palabras que salen de sus bocas. A pesar de ello, es importante desenvolverse con soltura en esta faceta, ya que los beneficios que se pueden obtener para el negocio superan con mucho al miedo escénico que acostumbra a sentirse.

Lo primera que debe aprender a la hora de hablar en público es que su mera presencia allí le presupone un experto, por lo que el público le tratará como a un especialista. En otras palabras, al ser considerado como alguien importante, tiene mucho ganado. Por tanto, lo único que tiene que lograr es mantener ese sentimiento y no dar a la audiencia motivos para pensar que usted es un intruso.

Otra importante lección que los emprendedores deben conocer cuándo se enfrentan al respetable es que normalmente se prefiere a un orador elocuente a alguien honesto pero terriblemente aburrido. Eso no quiere decir que deba mentir para salir adelante, eso nunca, pero sí implica que toda habilidad que logre que su discurso sea más profundo y agudo mejorará la percepción que sobre su marca tiene el oyente. Porque de eso se trata. Cuando los emprendedores de nuevos negocios se atreven a subir a un estrado es simple y llanamente para obtener oportunidades de negocio.

Por tanto, si usted puede superar el miedo escénico y la ansiedad que supone hablar en público obtendrá importantes ventajas, como la encontrar a clientes que de otra forma le hubiera sido imposible conocer. Y es que a este tipo de actos suele acudir un público experto que se mueve en un sector que es el suyo y el de su negocio.  Debido a ello, si invierte un poco de tiempo en mejorar, encontrará que hablar en público puede ayudarle en su negocio. Además de para conocer nueva gente afín a su negocio, le vendrá bien para fortalecer su marca.

Para lograrlo, desde aquí apuntamos estos consejos que pueden ayudar a mejorar en la faceta de hablar al público.

Profundice, no se quede en la superficie
A la hora de hablar en público tener un mínimo conocimiento sobre el tema a tratar, el público que va a escucharnos o incluso el escenario donde se desarrollará el evento, es negativo. Un emprendedor no debe limitarse a conocer a los miembros de su audiencia momentos antes del discurso. Debe investigarlos de antemano, saber cuántos estarán allí, que intereses les mueven a asistir a su charla.

Solo de esa forma se podrá elaborar un discurso con la suficiente hondura como para satisfacer al público. Por tanto, preocúpese de todo y no olvide prepararse las preguntas que le puedan formular para que no le pillen por sorpresa.

Familiarícese con el entorno
Antes de subirse al atril es necesario saber si hay pantallas de vídeo, proyectores, conocer la ubicaciones de las luces, la organización de los asientos, incluso saber si tendrá agua a mano. Todos, absolutamente todos, los elementos que existen en el escenario deben ser conocidos para no incurrir en problemas con posterioridad.

También es importante saber de antemano el código de vestimenta que piden los organizadores del acto y actuar en consecuencia.

Prepárese a conciencia
Como ya se ha comentado un nuevo negocio puede beneficiarse de cualquier evento que exija al empresario hablar en público. Pero también puede resultar perjudicado ante una actuación desastrosa. Para que nuestros negocios que  funcionan, ya que si no fuera así es seguro que no nos habrían pedido hablar en público, obtengan solo la parte positiva, es fundamental acertar con la actuación. De ahí que el emprendedor deba practicar bien su discurso. Primero delante del espejo para alcanzar un grado de profesionalidad mínimo. Y, posteriormente, es aconsejable probarse con amigos o colegas, de cara a recibir críticas que nos ayuden a mejorar.

Lea, vea vídeos, aprenda de los  mejores… Tómese en serio su actuación frente al público, ya que su negocio se jugará mucho.

El comienzo y el final es la clave
A la hora de preparar el discurso, el mayor tiempo deben llevárselo el principio y el final. Un comienzo fuerte le ayudará a coger el ritmo y a que el público entre en nuestra historia. A partir de ahí, mantener el interés será menos complicado. Y, trate de terminar por todo lo alto, reservando parte de las mejores anécdotas para el final. De esa forma, abandonará el estrado dejando en el respetable un buen recuerdo que, sin duda, beneficiará a su marca.

Coseche la recompensa
No se preocupe si comprueba que parte del público se va durante su discurso. Basta una persona satisfecha para que ésta pueda ser la puerta de entrada a su siguiente contrato importante. Eso sí, no debe esperar a que los miembros de la audiencia se acerquen a usted, durante el discurso debe dejar claro que está dispuesto a hablar y conversar sobre los aspectos que ha desgranado en su actuación. Algunos clientes potenciales pueden tardar más en llegar. Pero si ha seguido los pasos que hemos ido desgranando en este post, acabarán apareciendo.

Por todo ello, no deje que la ansiedad de hablar en público le impide obtener importantes conexiones que podrían beneficiar a su negocio.

iphone-410311_960_720

Facturación móvil, oportunidad de negocio

Los dispositivos móviles forman parte del día a día de la sociedad. El consumidor los utiliza para cada vez mayores operaciones. Debido a ello, hacerles el pago más fácil e incluir la facturación móvil en la empresa supone una oportunidad de negocio que aumenta las ventas y anima a la gente a pagar facturas más rápido. Además de reducir costes.

Por todo ello, en este blog proponemos una serie de ventajas que, sin duda, la facturación a través de móviles ofrece a los emprendedores y a los nuevos negocios.

 

Se incrementa la rapidez de las operaciones
Olvide los retrasos en los pagos, los realizados por estos dispositivos móviles son prácticamente instantáneos, lo que otorga un plus de seguridad en la tesorería de la empresa. Además el proceso de facturación también es automático y el cliente tendrá al instante todos los documentos que atestiguan que ha llevado a cabo la transacción. Esto evita problemas y anima a realizar un mayor número de compras.

Tiene localizado al cliente
Este tipo de gestión móvil evitará que usted pueda llegar a perder información útil sobre el comprador, ya que las plataformas de facturación almacenan de forma automática la información sobre cada transacción, lo que facilita el acceso a la misma a través de cualquier aparato informático. Tan solo será necesaria una conexión a internet.

Genera ahorro de costes
Al eliminarse el coste de papel, tinta, sellos y personal, se genera un importante ahorro de costes que conviene aprovechar. De hecho, según diversos estudios, la facturación automatizada a través de móviles genera un ahorro de entre 5 y 8 horas de trabajo de una persona a la semana por cada 1.000 clientes.

 

Además, este método impide el problema que tanto tiempo hace perder a las empresas, como es la facturación duplicada.

Estandariza los procesos
Una de las características más destacadas de las plataformas de cobro móvil es que están diseñadas con un importante enfoque de estandarización, lo que permite su fácil integración con cualquier otro sistema basado en la nube que tenga funcionando en la compañía.

Esta integración lleva a que operaciones de distinta naturaleza puedan ser tratadas de manera uniforme, lo que da una imagen de mayor profesionalidad y control sobre los gastos.

Ayuda al medio ambiente
Resulta obvio que el menor uso del papel beneficia al medio ambiente. En concreto, los informes de expertos apuntan a que la facturación digital es cuatro veces más ecológica que la tradicional.

Permite que su oficina se encuentre junto a usted en todo momento
La revolución de los dispositivos táctiles permiten llevar su oficina junto a usted. Esto es una importante ventaja, especialmente en negocios donde las visitas a los clientes son claves para el negocio. Las ventajas de contar con toda la información disponible en el dispositivo móvil son, por tanto, incontables.

Facilita los pagos a los clientes
Años atrás solo se podía pagar con dinero en efectivo, cheque o tarjeta de crédito. Luego apareció PayPal, y supuso una verdadera revolución. Ahora las posibilidades de la facturación móvil son múltiples. Usted puede aceptar una amplia gama de pagos, incluso bitcoin. Todo ello facilita la operación para los clientes, lo que llevará a que le paguen con mayor rapidez y eficacia.

Puede ofrecer beneficios adicionales para fidelizar a los mejores clientes
Gracias a la inclusión en la gestión de cobros de aplicaciones que permiten los pagos realizados a través de dispositivos móviles, usted puede ofrecer a sus mejores clientes incontables ventajas en la facturación. Podrá demostrar su margen de confianza con esas personas en concreto, usted podrá ofrecerles pagos en diferido, sin descolocar la gestión de los cobros.

Incrementa la satisfacción de los compradores.
Como se ha visto hasta ahora, la facturación móvil proporciona mayor información y fácil acceso en tiempo real y mayor flexibilidad en la toma de decisiones. Sin duda, todo ello proporciona mayor satisfacción en el cliente, lo que abrirá la puerta a construir relacionales comerciales a más largo plazo.

Evitar carga de trabajo al departamento de contabilidad
Los tradicionales procedimientos de facturación no solo ralentizan los procesos de pago sino que también generan un trabajo extra para los contables y administradores de la empresa. La facturación móvil proporciona un estándar de regularidad que facilita en demasía todos estos procesos, lo que libera de tareas a los empleados y los habilita para ser útiles en otra labor.

Es gratis para sus clientes
Usted será capaz de ofrecer una mejora del servicio sin que tenga que trasladar el coste al precio final de los productos o servicios que venda. Y es las aplicaciones móviles de facturación son gratis para los clientes y económicas para las empresas. Un precio que siempre es compensado por las ventajas que genera. Así que no lo dude, si puede dar el paso, hágalo. Sus clientes y su negocio se lo agradecerán.

remoto

¿Cómo evitar los factores de riesgo en los empleados remotos?

Trabajando en remoto

En muchas ocasiones las oportunidades de negocio para una nueva empresa obligan a desplazar a parte de la plantilla a las firmas cliente. Esto suele ocurrir con mucha asiduidad en compañías que trabajan en sectores como el de la consultoría o el tecnológico. En muchos de estos casos es habitual que tengamos gente trabajando en remoto por largos periodos de tiempos que, incluso, pueden ser de varios años.

Por norma general este tipo de empleado suele ser más rentable que el trabajador que desempeña su actividad en la compañía, ya que los clientes suelen pagar más por el hecho de contar con el especialista en su sede. Pero resulta obvio que el gobierno de este tipo de equipos tiene sus propios retos. Eso sí, cuando se gestionan de forma adecuada, pueden suponer una importante inyección de dinero en la empresa. De ahí que a continuación detallemos los puntos clave para gestionar un puesto de trabajo remoto y evitar los factores de riesgo que para el propio negocio supone su existencia.

La clave está en la comunicación

Uno de los mayores riesgos que presentan los empleados que trabajan en empresas clientes o, incluso, los que teletrabajan, es la presencia de un sentimiento de aislamiento que lo acaba desligando de los objetivos que persigue la empresa. Para evitarlo, es imprescindible utilizar todos los métodos de comunicación posibles con el claro de objetivo de lograr que el trabajador se siga creyendo parte de la compañía.

Por tanto, la obligación de todo emprendedor que tenga a parte de la plantilla fuera de la sede de la firma es comunicarse con ese grupo.

 

Técnicas comunicativas

Aproveche la tecnología y no dude en utilizar técnicas de comunicación visual como la videoconferencia. Otra forma de integrar a los desplazados es que estén presentes en las reuniones internas de la compañía, para lo que habrá que echar mano también de tecnología de videoconferencia.

El aspecto visual de la comunicación también debe incluirse en los correos electrónicos mediante el uso de diagramas o imágenes para explicar mejor lo que usted quiere que haga ese empleado. Tampoco tenga inconvenientes en recurrir a aplicaciones de chat. Y, por último, lo más importante para lograr que esas personas sigan sintiendo los colores de la empresa, pasa por algo tan simple como hablar con ellos después de que las reuniones hayan terminado.

Objetivos

En otras palabras, el emprendedor debe preocuparse de saber cuáles son los problemas u objetivos de esas personas y compartir con ellos el camino que la empresa toma de cara al futuro. Solo así continuarán arraigados a la compañía y compartirán su visión empresarial.

Fomente el trabajo colaborativo dentro de la organización

La tecnología también es una importante aliada a la hora de fomentar un entorno de trabajo en equipo dentro del negocio, lo que mejorará la integración de los empleados que trabajan en remoto. Herramientas gratuitas como Google Drive o Dropbox son excelentes para compartir documentos y hojas de trabajo y abren el abanico al trabajo en equipo. Además son más seguras que un correo electrónico, cuya información puede acabar perdiéndose. Eso sí, antes de poner en marcha cualquiera de los métodos de trabajo colaborativo que puedan existir es necesario preguntar a la plantilla si aporta un plus a la hora de hacer más sencilla la actividad diaria.

Tener una hoja de ruta clara para sus empleados en remoto

Un trabajador propio que desempeña su labor en una firma cliente debe tener en todo momento una idea clara del resultado de su esfuerzo. Debe conocer si hace su labor de forma positiva o si, por el contrario, ha fallado en algo. Solo así podrá motivarse para hacerlo mejor en la próxima ocasión. Pero eso solo se puede conseguir con evaluaciones del desempeño. Por tanto, la misión de todo emprendedor es la de establecer los objetivos de sus desplazados de igual manera que analiza el trabajo de aquellos que están presentes en la compañía. Con esta idea, las reuniones periódicas con los trabajadores en remoto, donde se analice su trabajo, son una buena estrategia a seguir. Ya sean presenciales o a distancia, en esas conversaciones debe quedar claro lo que esperamos de cada empleado.

No abandonarlos a su suerte

Incorporar sistemas de seguimiento para ver si se logran los objetivos es una buena medida de cara a evitar que el empleado en remoto se sienta abandonado. Pero nada de eso será útil si no viene acompañado de una estrategia de gestión en la que se les integre en la empresa como si fueran uno más.

Haga que se sientan parte del equipo

Mande boletines de noticias sobre todo lo que pase en la empresa o cree un blog o una página web para colgar ese tipo de contenidos. Cualquier idea es buena siempre que con ella demostremos que nos acordamos y nos preocupamos de esas personas que también son empresa pero que no están en el día a día con el resto de sus compañeros. Elimine factores de riesgo estableciendo una buena relación con ellos tratando de llegar incluso a conocerlos a nivel personal. Incluso no descarte el envío de algún obsequio. Y, siempre que sea posible, no dude en invitarles a la oficina principal aunque sea una vez al año para que esas personas puedan comprobar cómo crece la empresa.

Y es que cualquier solución es buena de cara a evitar que un empleado remoto, que se siente una isla con respecto a su empresa, genere un mal tan grave como es el de difundir una mala imagen del negocio en una empresa cliente. Si esto ocurre, las consecuencias para la pyme pueden ser desastrosas.

empatia

La importancia de la empatía en los nuevos negocios

La empatía es la clave

El investigador holandés Frans de Waal, especializado en psicología, dijo en una ocasión que la empatía era “el pegamento que mantenía unida a la sociedad”. A pesar de ello, se trata de una habilidad que, en demasiadas ocasiones, suele no ser tenida en cuenta en el mundo empresarial. Cuando se habla de liderazgo se suelen valorar más virtudes como inspirador, influyente, potente… Pero rara vez se destaca que el jefe tiene empatía.

Construir y mantener la unidad

Aunque esté relegada a un segundo plano, tener la capacidad de ser empático es positivo para mantener alta la moral de la plantilla y para resolver problemas; en consecuencia, permite a una persona construir relaciones significativas y duraderas con las que les rodean. En otras palabras: se trata de un  ingrediente clave y subestimado en los negocios de éxito ya que, además, es fundamental para construir una cultura de éxito en la empresa.

Empatía y simpatía no es lo mismo

Muchas veces se cae en el error de confundir la empatía y la simpatía en el mundo de los negocios, cuando en realidad se trata de conceptos completamente diferentes. La empatía es la capacidad de entender los pensamientos, las emociones y los sentimientos de otras personas, mientras que la simpatía puede llevar a generar sentimientos de pena por las desgracias de otras personas. Es decir, provoca una serie de emociones que no ayudan en los negocios. Por el contrario, la empatía, o lo que es lo mismo, la capacidad de ponerse en la piel de otra persona, otorga importantes ventajas a la hora de ejercer el liderazgo en la compañía.

Resulta evidente que los emprendedores que dispongan de esa capacidad lo tendrán más sencillo para generar negocios que funcionan. De todas formas, la empatía puede entrenarse. A continuación, mostramos diversos caminos para desarrollar la empatía en el lugar de trabajo y que, por tanto, permite conocer lo que realmente le ocurre a la gente que nos rodea.

Prestar atención

Un emprendedor que pretenda adquirir la capacidad de ser una persona empática necesita que sus propios pensamientos no impidan tener en cuenta lo que sienten otras personas. De lo contrario, se puede generar un ambiente tóxico en el entorno de trabajo. No es positivo que todas las decisiones de una empresa se guíen por lo que una sola persona siente. Es imprescindible valorar las emociones e intereses del resto. Eso es empatía y elevará la moral de la plantilla hasta el punto de lograr que todos se esfuercen por remar para alcanzar la meta de pertenecer a un negocio rentable que respeta los sentimientos de todos aquellos que forman parte de él.

Para alcanzar esta comunión con el equipo no basta solo con escuchar a los demás. Los líderes de los nuevos negocios también deben discernir sobre los significados que se esconden detrás de las palabras, llegando a valorar el qué se dice y, sobre todo, el cómo se dice. Hay ciertas expresiones faciales o gestos o la propia cadencia a la hora de comunicar el mensaje que dan pistas y que, incluso, pueden llegar a contradecir lo que se está pronunciando. La persona empática debe ser consciente de ese lenguaje no verbal para reflexionar sobre ello y sacar las conclusiones adecuadas.

Querer escuchar

Además de ser observador hay que estar dispuesto a escuchar. Mostrarse abierto y accesible a que las personas que nos rodean nos cuenten sus problemas incrementa el nivel de confianza en el líder de la empresa; circunstancia que, sin duda, beneficia la implicación de la plantilla con los objetivos y metas de la compañía. Por tanto, hay que querer escuchar lo que se nos quiere comunicar. Da igual que sean nuevas ideas para mejorar el negocio o inquietudes relacionadas con la ambición personal del individuo en cuestión. En todo momento, el emprendedor debe mostrarse empático con sus subalternos. Será uno de los mejores planes de negocio que pueda llegar nunca a elaborar.

¿Por qué es fundamental la empatía?

En una encuesta realizada por la consultora Development Dimensions International (DDI) a unos 15.000 líderes empresariales se concluyó que la empatía era lo que más influía en el rendimiento de los empleados. ¿Por qué? Pues porque una de la características de la empatía es que es la vía por la que se transmite la visión de la compañía. Por tanto, permite que los empleados se sientan o no parte de un conjunto integrado. Los emprendedores que aspiren a liderar negocios que funcionen deben esforzarse por compartir los éxitos de la compañía con los empleados con la idea de que estos sientan la empresa como suya propia. Revistas, correos, reuniones… Cualquier canal es válido con tal de que genere una cultura de empatía y cohesión en el entorno de trabajo.

En otro trabajo realizado por la firma Businessolver se concluye que el 31 por ciento de los empleados cree que la obtención de beneficios es lo que único que importa a la compañía en la que trabajan, y que los directivos no se preocupan por lo que realmente ocurre en los escalones más bajos de la pirámide de mando. Esta estadística indica que una gran cantidad de trabajadores en todo el mundo contempla su trabajo como un lugar sin emociones, oscuro, exigente, dominado por la presión con tal de alcanzar el único objetivo de la organización que es el éxito financiero a expensas de la fuerza laboral.

Una empresa que esté dentro de ese 31 por ciento tendrá problemas, ya que la moral de los empleados es baja y, por tanto,  su productividad se resentirá. No se puede olvidar nunca que las personas son las bases del éxito. Mediante la promulgación de un enfoque más empático se va a generar un ambiente de trabajo más respetuoso, positivo y productivo para la compañía. Esa es la gran importancia del liderazgo basado en principios empáticos: sacar el máximo de la gente que le rodea.

cinco_impulso

Cinco lecciones que impulsan a los nuevos negocios

Cada negocio… ¡un mundo!

Enseñanzas que aseguran el éxito de los nuevos negocios hay infinitas. Internet, libros, artículos… Miles y miles de palabras que, sin duda, le ayudarán a mejorar. Pero es necesario recordar que cada negocio es un mundo y quizá aquello que ha servido a su competidor no es acertado en su empresa. Por tanto, a la hora de elaborar una guía que agrupe las principales enseñanzas para impulsar los nuevos negocios es necesario extraer las que, por su indudable interés, sirven a todos los emprendedores.

Las cinco enseñanzas imprescindibles para un empresario

Debe pensar y actuar como un adolescente

Si tiene la fortuna de tener un hijo, sobrino, hermano, primo o familiar en edad adolescente está de enhorabuena. Basta con observar su actividad diaria para darse cuenta de lo que debe y lo que no debe poner en práctica en su negocio. Obviamente usted puede decir que un negocio que vende ladrillos tiene muy poco que ver con los jóvenes de hoy en día y que, por tanto, en su estrategia de funcionamiento no tiene cabida la tecnología. Se equivoca. Y para comprobarlo basta con observar los últimos pasos dados por gigantes como Leroy Merlin, que utilizan los canales digitales no solo para vender sus productos, sino para informar y fidelizar a los clientes.

Por tanto, la primera lección pasa con comportarse con un adolescente. Comprender sus problemas, sus exigencias, lo que necesitan de los demás y ser capaces de ofrecérselo. Solo así, su negocio será capaz de acceder al cliente del futuro y, también, al actual. Para ello no basta con idear un negocio tradicional y, posteriormente, añadirle el mundo digital. Es preferible que desde la misma concepción de la idea, todo esté presente y parta al mismo tiempo.

Además, pensar y actuar como un adolescente le permitirá anticiparse a los cambios que el futuro deparará al segmento de negocio en el que se muevan sus intereses comerciales.

La experiencia es la mejor escuela

En la actualidad existen infinitas escuelas, universidades, academias, escuelas de negocios que imparten una enseñanza, normalmente, excelente para formarse como empresario y ser así capaces de tener las claves para regentar los negocios más rentables que existen. Incluso se cuenta con una inagotable fuente de conocimientos en el entorno digital. Pero nada de todo lo que le puedan enseñar es comparable con los conocimientos que la experiencia ofrece. La mejor escuela es la trayectoria profesional, los problemas que cada  día se encuentra uno en el puesto de trabajo.

Ni el mejor máster del mundo en recursos humanos le asegura que no se va a equivocar a la hora de contratar un empleado. Eso solo se lo podrá dar el instinto y las lecciones que haya aprendido de las innumerables veces en las que se haya equivocado. Porque es importante destacar que de los errores se aprenden las mejores lecciones. Por todo ello, cuanto antes admita sus errores mejor para su negocio. Y es que solo reconociendo los fallos se pueden extraer valiosos conocimientos de los mismos.

Cuidar a los empleados

Lo normal en un negocio que recién empieza es centrarse en el cliente. Esa es una verdad inmutable. El cliente debe ser el centro de todas las decisiones porque una empresa que no tenga el foco en la persona que le genera los ingresos no durará mucho. El problema es que, en ocasiones, la obsesión por cuidar al consumidor nos hace olvidarnos de lo necesario que es dar un buen trato al empleado. Después de todo, ¿cómo podemos hacer a nuestros clientes felices si nuestros empleados, que son los que tratan con ellos, no lo están?

Así que para mantener a sus consumidores satisfechos es necesario que la gestión de las personas en su empresa integre las siguientes prácticas: escuchar a los empleados y responder a sus demandas siempre que sea posible; alentar a la plantilla para que exista comunicación bidireccional en la empresa; jamás castigar las críticas, acertadas o no, que le lleguen de sus trabajadores; mantener reuniones cara a cara con todos los que pueda con la idea de solucionar problemas o simplemente conocer  sus opiniones, y perdonar los errores.

Solo dando al trabajador el trato que se merece, logrará el ambiente de trabajo perfecto que le permitirá satisfacer al cliente. Y es que, además, es conveniente recordar que una empresa dura hasta que quieren sus empleados.

Sea transparente

No se puede esperar que la plantilla se esfuerce en sacar su trabajo adelante si comprueban que falta transparencia en la cúpula de la compañía. Negar la gravedad de una situación concreta encerrándose en un despacho socava la credibilidad que se tiene en su liderazgo. La confianza es imprescindible para lograr negocios rentables por lo que debe ser transparente con tal de alcanzar los objetivos.

Aprenda a reírse de sí mismo

El fundador de Virgin, Richard Branson, ha dicho en más de una ocasión que “el humor es fundamental para la construcción de un negocio. No hay que tomarse a uno mismo demasiado en serio y siempre se debe estar dispuesto a tener sentido del humor”. Esta frase esconde la valiosa lección de que hay que aprender a reírse de uno mismo. Ya que solo así se puede levantar uno de los errores cometidos y afrontar una nueva etapa con mayores probabilidades de alcanzar el éxito.

5_pasos

5 pasos para incrementar el conocimiento de la marca

¿Por qué marcas como Coca-Cola o Fairy son capaces de mantener su cuota de mercado frente al empuje de la marca blanca? ¿De verdad la bebida carbonatada de Mercadona o Carrefour es tan diferente a la de la multinacional de Atlanta? ¿Seguro que Fairy cunde mucho más que el detergente de Alcampo, cuando este último cuesta menos de la mitad? La realidad es que la diferencia de calidad de las marcas originales y sus réplicas del distribuidor no es tan grande como muchos consumidores se creen. A pesar de ello, la mayoría sigue gastando un extra por adquirir algunos productos originales.

La explicación a este fenómeno es simple: el poder de la marca es lo que convence a los clientes de que vale la pena rascarse el bolsillo un poco más si a cambio se obtiene lo mejor. Llegar a lograr esta certeza en el imaginario de la población no es una labor sencilla. Una marca no se consigue de la noche a la mañana. Se necesitan años de trabajo oscuro para desarrollar una mejor comprensión del mensaje que tiene que calar en la población.

Salvando las innegables distancias presupuestarias, los nuevos negocios también pueden apostar por incrementar el conocimiento de su marca. El emprendedor que acometa esta labor, sin duda, logrará incrementar su negocio y, lo que es más importante, obtendrá el premio de fidelizar a los clientes. Desde este blog les proponemos cinco pasos fundamentales (y a menudo ignorados) que permiten incrementar el conocimiento de la marca.

El mensaje, y no el producto, es lo importante

El titular de este apartado quizá pueda llevar a engaño. Pero en marketing existe una realidad que no se suele considerar. Consiste en generar una historia alrededor de un producto o servicio. Sin una narrativa detrás, la referencia carece de interés para el cliente. Por eso, las marcas más exitosas tratan de emitir mensajes y eslóganes que impactan en nuestra conducta de compra y que poco o nada nos dicen de las virtudes del producto. ¿Ejemplos? Infinitos pero el “te gusta conducir” de BMW es perfecto, como también lo es el “porque yo lo valgo” de L’Oréal, o los eslóganes de prácticamente toda la industria del perfume. Y qué decir de cualquier enseña de lujo. Será casi imposible encontrar alguna que centre su mensaje en la calidad de sus productos. En cambio sí que destacará una cualidad intrínseca de su cliente potencial.

El hecho de apelar a la propia personalidad del consumidor en vez de al producto se debe a que la sociedad utiliza principalmente las emociones en lugar de la información para decidir sus compras. Por tanto, cualquier negocio de éxito debe tener en cuenta esta circunstancia para ganarse la confianza de los usuarios.

Eso sí, no conviene olvidar que una buena historia que apele a las emociones debe estar respaldada por un buen producto. De lo contrario, el castillo de naipes se caerá con las primeras adquisiciones y, luego, será imposible que el mensaje cale. De hecho, ni el creativo más talentoso será capaz de cambiar la percepción de un producto de pobre calidad.

No se crea lo que no es

Las posibilidades de ser el afortunado poseedor de una enseña exitosa se elevan de forma de exponencial si detrás del nombre existe una realidad y un producto ideado y puesto en el mercado para resolver un problema que la sociedad tiene. Si no es su caso, no vale la pena intentarlo. El camino nunca pasa por querer vender una imagen exterior diferente a la que se tiene en el interior de la empresa. La cultura empresarial debe caminar de la mano de la marca y siempre debe conocer al cliente.

Ayude al cliente

El apego a una marca se logra cuando ésta se convierte en imprescindible. Con la idea de incrementar esta importancia en los clientes existe una herramienta fundamental: el marketing de contenidos. El buen desempeño de la gestión comercial y de marketing debe incidir en elaborar contenidos que construyan relaciones y logren ayudar a los clientes a tomar decisiones informadas y pensadas. De esa forma, cuando se debe elegir un producto, siempre será más factible que se acabe seleccionando aquel con el que ha habido una relación.

Una buena atención al cliente es la mejor marca

Desde sus inicios el fabricante líder de teléfonos español, Bq, dio una importancia capital a su servicio de atención al cliente en un sector donde este esfuerzo no es habitual. El resultado es que ha logrado un conocimiento de marca excelso sin tener que invertir demasiado en publicidad. Los emprendedores deben aprender esta lección y aprovechar las ventajas que la tecnología ofrece para diseñar un buena estrategia de servicio a los clientes. Ahora, con Internet, todo es más sencillo. Por tanto, aprovéchelo, ya que una buena atención al consumidor incrementará el impacto positivo de su marca.

No se conforme solo con los entornos digitales

La ya citada tecnología, y la facilidad para acceder a los canales digitales, lleva muchas veces a los emprendedores a no explorar los beneficios de la comunicación offline. Una marca también puede verse beneficiada de la asistencia del empresario a diferentes actos, charlas, ferias o conferencias. Aportar nuestra experiencia en un entorno de público reducido pero selecto, también va en beneficio del conocimiento de marca.

rapido_negocios

Inconvenientes de ser demasiado rápido en los nuevos negocios

Existe una realidad inmutable en los negocios: las buenas ideas que terminan en productos necesitan ser cambiadas, modificadas y ajustadas, sobre todo al principio. Por eso, en este caso es preferible que esa idea salga rápidamente de la empresa y sea testada al instante por el mercado. Obtener la retroalimentación del consumidor es fundamental a la hora de aprender qué es lo que funciona y qué es lo que no funciona en un producto. En este caso específico, es preferible colocar algo a la venta, aunque sepamos que no será perfecto, a perder demasiado tiempo en hacer pruebas internas, ya que los resultados de éstas jamás serán tan fiables como los que nos llegan de los clientes.

Pero que en esta ocasión la rapidez sea la mejor aliada de los nuevos negocios no implica que lo sea siempre. En otras muchas situaciones específicas, ser demasiado veloz constituye un importante error que puede llevar a que una buena idea termine en fracaso, por no haber sido capaces de prever sus carencias antes de su puesta en el mercado. Para evitar que esta circunstancia llegue a ocurrirle, a continuación incluimos cuatro momentos en los que la rapidez se convierte en el peor de nuestros enemigos.

A la hora de lanzar un concepto que ya está probado

Cuando se presenta un producto nuevo, la fórmula del ensayo y error es recurrente y, por lo general, positiva a la hora de descubrir los factores de riesgo y los fallos del concepto. Pero esto no es interesante en el caso de que se pretenda vivir de una idea que ya existe y que otros han sido capaces de llevar al éxito. En estos casos es mucho más provechoso demorar el lanzamiento para aprender todo lo que se pueda de los errores y los aciertos de los rivales. No se trata de reinventar la rueda. De eso ya se encargó el pionero, sino de presentar un producto similar pero que carezca de los fallos del predecesor. Pongamos un ejemplo para entenderlo. Usted está interesado en el mundo de la franquicia y quiere lanzar una tienda bajo esta fórmula de una marca muy conocida como, por ejemplo, puede ser McDonald’s. En un primer momento, podría llegar a pensar que una franquicia McDonald’s es un negocio seguro. No se equivoque. Algunas funcionan mejor que otras y, en el peor de los casos, también ha habido cierres. Eso quiere decir que el sistema McDonald’s tiene unas particularidades que deben conocerse. Por tanto, el emprendedor está obligado siempre a perder el tiempo que sea necesario para descubrir el secreto de la rentabilidad de las franquicias más exitosas, y lo que llevó a otras a tener que cerrar.

Si usted tiene ya una marca

En los casos en los que usted haya demostrado su valía en los negocios con algún producto o servicio exitoso que le haya granjeado un nombre en su sector y con sus clientes, la velocidad también puede ser mala consejera. Ser demasiado rápidos puede hacernos perder la marca, lo que sería nefasto ante la dificultad que presenta conseguir una enseña de reconocido prestigio. Por tanto, un negocio nuevo o recién nacido tiene poco que perder si comete un error con una referencia debido a la velocidad. En cambio un negocio más consolidado sí que debe hacer un estudio mucho más detallado de los riesgos que presenta el mercado, ya que sí que tiene mucho que perder.
Si le parece exagerado, pongamos el ejemplo de un diseñador de moda que ha saboreado las mieles del éxito con colecciones pasadas, pero que ha cometido el error de ir demasiado rápido en la última, lo que ha dado lugar a un producto muy por debajo de las expectativas que esperaban los clientes. Este diseñador no solo habrá tirado por la borda su última colección sino que habrá perdido el prestigio que se había creado con anterioridad. Además habrá logrado decepcionar a los clientes, lo que le complicará en demasía volver a captarlos.

Cuando la empresa no puede dar soporte a la rapidez

Pongamos un ejemplo de una empresa que fábrica bicicletas para niños y que debe trabajar al 110 por cien para satisfacer la demanda de pedidos. De repente, y aprovechando el auge de personajes de dibujos animados infantiles, como Bob Esponja, llega a un acuerdo con la dueña de la marca (Nickelodeon en este caso), y coloca al simpático personaje en sus productos. A nadie se le escapa que esa empresa se debería forrar vendiendo bicicletas de Bob Esponja y sus amigos. Pero no es así. ¿Por qué? Pues porque fue demasiado rápida y trató de aprovechar el boom del personaje mucho antes de que estuviera preparada para hacerlo desde el punto de vista logístico. Eso originó que los pedidos llegaran con retrasos y fallos, lo que a la larga acabó hundiendo el negocio, ya que la empresa perdió su imagen de marca.
Esto es lo que recibe el nombre de morir de éxito. En estos casos, la velocidad tampoco es beneficiosa. Resulta evidente que no había riesgos de mercado, ya que el producto (las bicis de Bob) estaban vendidas antes de que se fabricaran. Pero se quiso ser demasiado veloz y se lanzó a comercializar el producto mucho antes de poder asegurar que la fábrica daría abasto para cubrir la demanda.

Cuando la velocidad va unida al ahorro

Anteriormente se ha comentado que la velocidad puede ayudar a los nuevos productos, ya que obtener la retroactividad del cliente es imprescindible para mejorar. Pero eso será imposible si lo que sale al mercado se estropea nada más abrirlo de la caja. Por tanto, la rapidez no debe confundirse con el exceso de ahorro. Se puede ser veloz, pero siempre invirtiendo la cantidad adecuada para ser capaz de poner en el mercado un producto, por lo menos, digno.

pymes_autonomos

Pymes y autónomos: ¿cómo ganar clientes?

 

Conoce las estrategias

Aumentar nuestra base de clientes no es tarea fácil. Las pymes y los autónomos no disponen de los grandes recursos económicos  de las grandes empresas, con los que poder elaborar minuciosas campañas de marketing y publicidad con las que atrapar a nuevos usuarios. Pero eso no quiere decir que no existen buenas estrategias para elevar nuestra clientela sin necesidad de realizar ingentes inversiones.

A continuación les mostramos seis maneras innovadoras y sencillas ideales para que los nuevos negocios puedan ganar clientes.

Conseguir alianzas estratégicas con otras Pymes

Pongamos el ejemplo de que usted posee una peluquería de barrio para mujeres  y enfrente tiene una tienda que solo vende moda femenina. Resulta evidente que ambos negocios se dirigen al mismo tipo de cliente (las mujeres que viven en la zona). Con la idea de aprovechar este escenario, es conveniente que ambas firmas lleguen a acuerdos de los que se pueden obtener beneficios mutuos. Un buen ejemplo sería incluir ofertas conjuntas en las promociones que se hagan, o premiar con descuentos en la peluquería a los clientes que paguen su compra en la tienda de moda, o viceversa.

Aunque no son demasiado usuales en España, este tipo de acuerdos son utilizados con asiduidad en el mundo anglosajón. El éxito de los mismos hace que muchas veces los emprendedores den un paso más allá y formen una alianza estratégica con el negocio vecino.

Esta táctica es prácticamente lo mismo que se ha explicado anteriormente pero alargándolo en el tiempo. Un buen ejemplo sería la típica ferretería que siempre recomienda a sus clientes unos obreros externos a la misma. Estos últimos se benefician de los consumidores  que la ferretería manda, mientras que el local acogerá nuevos usuarios recomendados por los trabajadores externos. Otro caso habitual es el de una agencia de publicidad y un diseñador gráfico. Ambos saldrán beneficiados de una alianza estratégica duradera en el tiempo.

Utilice todos los canales existentes

En la actualidad, no se concibe un plan comercial sin la inclusión obligatoria de todos los canales de comunicación que existen. Es inconcebible ceñir una promoción a un canal concreto (como el buzoneo, muy típico de pymes y autónomos) y dejar de lago las oportunidad que nos ofrecen las comunicaciones digitales. Por tanto su gestión comercial y de marketing debe ser diversificada si es que pretende elevar su masa de clientes.

Analice los datos

La tecnología permite conocer infinidad de información sobre los usuarios. De ella se puede obtener datos muy útiles sobre gustos de los clientes, que son fundamentales para ofrecer productos acordes con los que elevar el número de compradores. El big data, por tanto, no es solo una herramienta de la que se puedan aprovechar las grandes empresas. Los pequeños negocios también pueden recurrir a esta tecnología fundamental para ganar tamaño sin tener que pagar un alto precio. Por ejemplo, existen infinidad de posibilidades de recabar información sobre cualquier acción en entornos digitales. Aprovéchelo.

Otra buena estrategia consiste en pedir información a nuestros clientes más fieles. Es probable que de sus respuestas salgan ideas que la empresa puede utilizar en su beneficio para elaborar referencias más adaptadas a los gustos de las personas fieles a la marca.

Un servicio al cliente ejemplar

La búsqueda de nuevos clientes jamás debe implicar dejar de lado a los que ya se tienen. Esto constituye un error muy grave, que puede acabar con la vida del negocio. Un cliente que ya se tiene es mucho más rentable que uno nuevo. Ya está fidelizado y, por lo tanto, deja mayor margen de beneficio en las cuentas de la compañía, ya que no es necesario pensar en una inversión necesaria para captarle.

Debido a ello el servicio de atención al cliente debe ser la guía de nuestra estrategia de gestión comercial y de marketing.  Y es que un cliente satisfecho y orgulloso de la empresa se convierte en el mejor embajador de la misma lo que, a la larga, genera nuevos usuarios que llegan por lo que han escuchado de nuestros consumidores que ya tenemos fidelizados.

La única forma de lograr la comunión con los clientes hasta el punto de convertirlos en nuestros mejores representantes comerciales pasa por atender sus demandas. Es cierto que contestar a los correos que llegan a una empresa requiere un tiempo que, muchas veces, no se tiene. Pero se debe hacer un importante esfuerzo, ya que la recompensa es grande.

Aproveche el márketing viral

Como continuación del aspecto anterior, es interesante hacer una reflexión. Hace solo 15 o 20 años, un estudio de fotografía podía tener un cliente al que le vendía una foto por, digamos, 100 euros. Ahora, en cambio, tiene 100 clientes a los que vendes 100 fotos por 1 euro dentro de un pendrive. ¿Es esto malo para la firma? No. Todo lo contrario. Un negocio debe saber aprovechar el potencial que se esconde tras el hecho de que ahora tengo 100 clientes en vez de uno.

Ofrezca la alternativa

Cuando existe un producto diferencial los clientes vienen casi solos. De ahí que la obligación de todo emprendedor sea la que generar una alternativa a lo que ya existe en el mercado. Solo así podrá despreocuparse de los bajos precios, ya que sus rivales serán nulos.