Emiratos Árabes: un mercado lleno de necesidades por cubrir

Algunos países cuentan con una gran riqueza pero también tienen muchas necesidades. Uno de ellos es Emiratos Árabes Unidos, un país muy interesante para las pymes españolas por las oportunidades comerciales que ofrece. Se trata de una zona que lidera el desarrollo económico de los países del Golfo a través de proyectos impresionantes y que se ha convertido en un centro neurálgico de negocios y del turismo mundial.

Además, es uno de los puntos estratégicos para la reexportación en el área de Oriente Próximo, una circunstancia que es aprovechada por muchas empresas para abrirse paso en el mercado de los países del Golfo. Por si fuera poco, la logística y los ágiles medios de pago con que cuenta potencian su carácter de plataforma de mercado hacia sus países vecinos; disfruta de una ubicación estratégica, buenas conexiones marítimas y aéreas, eficiencia de sus puertos y aeropuertos, bajos costes de almacenamiento y zonas francas.

La economía de Emiratos Árabes Unidos (EAU) es principalmente dependiente de los hidrocarburos. Actualmente, es el cuarto productor mundial de petróleo en la OPEC, contando con unas reservas estimadas en 98 millones de barriles (el 10% de las reservas mundiales). Sin embargo, apenas hay producción de otro tipo, por lo que se necesita importar casi todo.

Pues bien, en este contexto, ¿cuáles son las pymes españolas con más futuro allí? Según un informe del Instituto Valenciano de la Exportación, en primer lugar las que se dedican a sectores como infraestructuras, renovables o telecomunicaciones podrán encontrar las mejores opciones de negocio. Pero también las que operan en ámbitos como el medio ambiente, la biotecnología, las ciencias de la salud, las TIC, la aeronáutica, la alimentación, el textil-moda, y el tratamiento de aguas y desalinización.

Existen diferentes oportunidades, principalmente para los siguientes productos: materiales de construcción (cerámica, mármol y piedras naturales, pigmentos y esmaltes…); bienes de consumo (moda, cosméticos…); muebles; alimentos; maquinaria y equipo de transporte; productos químicos; artículos relacionados con las principales industrias: petróleo y productos petroquímicos, pesca, aluminio, cemento, fertilizantes, reparación y construcción de barcos o artesanías y textiles.

Y es que a pesar de los esfuerzos en la diversificación económica, alrededor de 30% del PIB de la zona sigue basado directamente en la producción de petróleo y gas, por lo que no queda demasiado margen de actuación para elaborar otros productos, que consecuentemente necesitan importar. Además, las perspectivas de negocio en el futuro serán todavía mayores para las pymes españolas gracias al aumento en los intercambios comerciales con la Unión Europea, a través de la negociación ya en marcha de un tratado de libre comercio con los países del Golfo.

Last modified: 26/02/2013