cesce_cuba

El reto de Cuba

Conjugar el modelo definido en los Lineamientos de Política Económica y Social del Partido y la Revolución para el período 2016-2021, aprobados por la Asamblea Nacional, con la necesidad de profundizar en el proceso de apertura económica es el gran desafío al que se enfrenta hoy la nueva Cuba de Miguel Díaz-Canel. El presidente es consciente de que la pervivencia del régimen castrista pasa ineludiblemente por incentivar la entrada de capitales extranjeros que permitan reducir las profundas desigualdades existentes en la sociedad cubana, satisfacer las crecientes demandas de consumo mediante mayores salarios y una mayor oferta de productos, y proporcionar incentivos de progreso social y libertad a una juventud cada vez más influenciada por el estilo de vida y la propaganda norteamericana y de los cubanos del exilio.

Es por ello que, aunque tutelado todavía por Raúl Castro, que se ha reservado la toma de las decisiones más trascendentes, los primeros pasos del nuevo equipo económico de La Habana parecen apuntar hacia una diversificación más amplia de sus relaciones económicas internacionales y hacia una progresiva apertura e integración en el mercado global.

Cuba está muy interesada en aprender de las reformas que han transformado las economías de otros países y España es su mejor modelo. Existe especial interés en atraer capital español para los sectores de energía, construcción e industria agroalimentaria.

Actualmente hay unas 120 empresas españolas instaladas en este país y Cuba ocupa el puesto 53 en el ránking de destinos de las inversiones españolas. En el terreno de los intercambios comerciales, España es, junto con Venezuela, uno de los primeros suministradores de bienes en la isla caribeña y el primer mercado proveedor de la UE.

Instrumentos de financiación para el reto de Cuba

A pesar de la lentitud en la aplicación de las reformas en la isla, el interés de las empresas españolas hacia Cuba es creciente. Para responder a esta demanda la Administración española ha puesto en marcha instrumentos de financiación entre los que destaca el Programa de Conversión de Deuda firmado en 2015 con 40 millones de euros que se completó en mayo de 2016 con la firma un nuevo Programa de Conversión de Deuda por 375 millones de euros.

Además, Cofides tiene una línea de 40 millones de euros para operaciones en Cuba y CESCE abrió ese mismo año un techo de cobertura de hasta 55 millones de euros. Continuando con esta política de apoyo a las empresas españolas y tras alcanzarse un acuerdo de repago de esta nueva deuda, CESCE decidió el pasado mes de abril reabrir la cobertura a corto plazo a Cuba por un importe máximo de 30 millones de euros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *