El microaprendizaje, una opción clave para mantener y mejorar el talento en la empresa

Microlearning

La formación continua y la mejora de las capacidades profesionales son dos de los elementos clave en la actualidad que pueden ofrecer las empresas para intentar retener o captar el talento. Sin embargo, lograr una adecuada combinación entre las esferas personal y profesional por un lado, y las necesidades del día a día en el entorno laboral junto a las tareas de perfeccionamiento de habilidades por el otro, hacen que resulte todo un reto para las entidades encontrar la fórmula adecuada de éxito. Así al menos lo revela el informe 2018 Workplace Learning Report, elaborado por Linkeding Learning en base a encuestas a formadores responsables de la promoción del talento, y que ha servido para identificar al microlearning como la estrategia con mejores perspectivas para superar con éxito estos objetivos.

El microlearning es una metodología de enseñanza que apuesta por pequeños contenidos o piezas de información y que se basan en el uso de los procedimientos de aprendizaje que promueven muchas apps que tenemos en nuestros teléfonos y que se agrupan bajo el término Mobile Learning. Su introducción vino de la mano de Jakob Nielsen, como respuesta a la necesidad de poder acceder a segmentos breves de datos en contextos organizacionales donde las personas disponen de escaso tiempo para realizar cursos largos pero, en cambio, necesitan invertir en su desarrollo profesional.

Para que tenga éxito dentro de una organización el microlearning es necesario que los trabajadores tengan a su disposición soportes que les permitan un acceso ubicuo, en el momento y la situación que les resulten propicios, por ejemplo, después de una reunión o en algún descanso tras haber terminado de comer. La clave para lograrlo es que los empleados dispongan de dispositivos como tables o teléfonos móviles a través de apps, que les faciliten el acceso a los contenidos cuando así lo requieran.

 

Principales ejemplos y formatos del microlearning

  • En gráficos, fomentando que se pueda lograr una visión global de un proceso, a través de una imagen que permita que puedan memorizarse en una simple mirada los contenidos.
  • En ilustraciones, relacionando conceptos complejos con dibujos o ilustraciones geométricas que permitan establecer simbolismos o analogías. El especialista Robert Pratten desarrolló mucho estos conceptos a través de la narrativa transmedia.
  • En infografías, que se aprovechan tanto de las representaciones visuales como del color para llamar al máximo los sentidos de los receptores, y, con ello, lograr que memoricen el contenido.
  • En microvídeos, de pocos segundos o, a lo sumo, un par de minutos, que faciliten que el usuario empatice con aquello que está viendo y lo pueda interiorizar de manera ágil
  • En historias que refuercen la compresión de los mensajes. A través del storytelling muchas compañías han logrado recientemente cosechar historias de éxito en el ámbito de la comunicación.

 

Elementos principales

Por su propia definición, el microlearning está pensado como píldoras de aprendizaje cuya duración total no debe superar la media hora, ya que es la estimación promedio a partir del cual el cerebro humano deja de mantener la máxima concentración en una tarea. Para las empresas, este tipo de formación permite ofrecer a sus empleados un sistema didáctico y modular de perfeccionamiento de sus habilidades y conocimientos, mientras que para los trabajadores es un método sencillo, fácil y flexible para asimilar nuevas habilidades y mejorar aspectos específicos de su desempeño profesional.

El microlearning tiene una serie de características clave que la hacen única frente a otras opciones:

  • Apuesta por cápsulas informativas simples, directas y fáciles de asimilar
  • Multiplicidad de formatos que estimulan la creatividad y no aburren al receptor
  • Flexibilidad en cuanto al acceso a los contenidos y a su interacción con ellos
  • Requieren la inversión de poco tiempo por parte del usuario, por lo que se pueden compartir por un SMS, vía whatssap o a través de un archivo de imagen, por citar sólo algunos ejemplos
  • Utilizan las nuevas tecnologías en su beneficio (móvil, tablet, la Nube,…), de las que intentan aprovechar al máximo sus características: color, sonido, almacenamiento, etc.
  • Es un tipo de aprendizaje pensado para el largo plazo y la formación continua, no es útil si sólo se plantea como una actividad puntual

 

Beneficios de su utilización

Para el alumno:

  • Requiere una menor inversión de tiempo y en la mayoría de las ocasiones no precisa de estudio
  • Accesible desde cualquier lugar con acceso a Internet
  • No implica un coste de oportunidad frente a otras tareas profesionales
  • Es multitasking, lo que permitirá acceder a los contenidos desde diferentes dispositivos, sean o no nuestros
  • Favorecen la personalización de los contenidos según cada perfil profesional

 

Para la empresa:

  • Es muy barato de implementar y permite crear una biblioteca interna de recursos para otros empleados
  • Resulta muy sencilla la actualización de contenidos, lo que es ideal dentro del panorama actual de cambios permanente
  • Permite atraer la atención del talento joven, en especial de la generación millennial, que probablemente ya han disfrutado de este tipo de formación
  • Ofrece un servicio de valor añadido a los empleados que siente cómo la compañía les facilita la formación a través de distintas plataformas y recursos
  • Fomenta la colaboración entre personas y equipos para perfeccionar los contenidos y compartir el conocimiento

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 09/08/2019