El mejor momento para invertir en la India

Ya sabíamos que la India ofrece importantes oportunidades de negocio para las empresas españolas, pero de lo que ahora también estamos seguros es que el actual puede ser el momento más adecuado para lanzarse a invertir en este país. El Rey Juan Carlos I, acompañado de varios ministros, acaba de realizar una visita allí con el fin de abrir posibilidades de negocio para las empresas españolas. Y es que, como han reconocido sus propias autoridades, la India está “sedienta” de infraestructuras y ofrece grandes oportunidades de colaboración con empresas españolas en ámbitos como la energía, las carreteras o los ferrocarriles, sectores en los que consideran a España líder, lo mismo que en energías renovables.

Algunos expertos aseguran que en los próximos 20 años la India va a absorber el 25% del presupuesto de construcción de nuevas infraestructuras del mundo. Y afirman que la inversión anual en defensa va a pasar de los 3.000 millones de dólares actuales a cerca de 30.000 millones en 2015. Además, no hay que olvidar que se trata del segundo país más poblado del mundo y que, aunque todavía cuenta con 700 millones de pobres, también tiene 350 millones de ciudadanos que podríamos llamar de clase media, con cierto poder de compra, y 40 millones de ricos o clase alta. Es una nación en transformación y como tal representa una gran oportunidad comercial para las empresas españolas de sectores como la construcción, las infraestructuras, las energías, el tratamiento de aguas o los sistemas de control.

Por si todo lo anterior fuera poco, el mercado indio prevé un crecimiento del 6,5% en 2012 y el Gobierno de este país se ha marcado como objetivo en su próximo plan quinquenal invertir un billón de dólares en infraestructuras para dar un salto en el desarrollo, pero para ello requerirá un crecimiento económico mayor y la colaboración de la empresa privada. En el país ya están implantadas unas 150 empresas españolas, en sectores como las infraestructuras, energías renovables, tratamiento de aguas y residuos urbanos, tecnologías verdes o ferrocarriles. Tampoco va mal el comercio bilateral entre España y la India, que fue de unos 5.840 millones de euros en 2011, lo que supone un 18% más que en el anterior, mientras que la inversión directa española fue de 1.300 millones, según datos oficiales indios.

También está aumentando la demanda de empresas de seguridad electrónica y vigilancia a medida que se refuerza la seguridad para evitar ataques terroristas y otras amenazas. Concretamente, el mercado de la seguridad electrónica se ve propulsado por la necesidad de seguridad nacional para proteger las fronteras, las zonas costeras y las infraestructuras críticas como aeropuertos y edificios gubernamentales.

Last modified: 06/11/2012