El comercio electrónico, un gran aliado para tu empresa

En un mundo envuelto en una maraña de datos económicos a cual más negativo, la Comisión Nacional del Mercado de Telecomunicaciones (CNMT) consiguió inyectar una buena dosis de optimismo con la publicación del último informe de comercio electrónico. Durante el primer trimestre de 2012, con el consumo en recesión y la economía española en caída libre, el comerció electrónico facturó 2.452 millones de euros, es decir un 19,3% más que en el mismo trimestre del año anterior. El número de transacciones de compra venta a través de la web superó los 366,7 millones (un 21,5% de crecimiento interanual) y alcanza así la cifra más alta en la historia de España.
No hace falta ser un lince en los negocios para darse cuenta que quienes tengan algo que vender no pueden dejar a un lado la opción de hacerlo a través de Internet. No son pocas las historias de pequeños comercios que están evitando el cierre gracias a las ventas online. Pero conseguirlo no sólo es cuestión de abrir una página web con el nombre y cuatro fotos de productos y esperar a que llegue el cliente. La apuesta por el comercio electrónico puede ser una salida para esquivar la crisis de la venta tradicional, pero para conseguirlo hay que apostar por esta vía como una de las claves de la empresa y volcarse en ello.
Como en cualquier nueva empresa o línea de negocio, el primer paso es estudiar el mercado. El mencionado informe de la CNMT recoge que, durante el primer trimestre de 2012, las ventas online desde empresas españolas al extranjero se incrementaron un 17,1% hasta alcanzar una facturación de 1.083 millones de euros. La cantidad total es pequeña, por lo que las proyecciones de crecimiento son todavía muy optimistas. De momento, en España los sectores relacionados con el turismo y ocio son los más dinámicos en el e-commerce. A la cabeza de las compras por Internet está la venta de agencias de viajes y turismo, con el 18,7%, le siguen varios sectores relacionados como el transporte aéreo y terrestre, los juegos de azar y la compra venta de entradas de espectáculos (desde el cine hasta los deportes). Las prendas de vestir, por ejemplo todavía sólo representan el 3,1% de todo el comercio electrónico.
En cuanto al perfil de los usuarios, un estudio realizado por Michael Page en 2011 sobre las tendencias de esta forma de hacer negocios, aseguraba que el 15% de los encuestados entre 16 y 74 años había comprado por Internet en los 15 días anteriores a la encuesta. Aunque el grueso de los usuarios estaba, como no podía ser de otra forma, entre los más jóvenes (25-34 años).
Otra de las claves para no fallar con el negocio es construir un sitio web adecuado. Una de las conclusiones del estudio de Michael Page es que las razones que finalmente invitan a los navegantes a comprar son: la facilidad de acceso, la velocidad y la navegabilidad de la página. Todo eso no se consigue sin un estudio previo de los objetivos de la empresa, de la definición de lo que realmente se quiere vender y a qué publico se quiere llegar. Es muy importante realizar el diseño pensando en los futuros usuarios y no en los dueños de la empresa, sobre todo si está ya está montada y la apuesta por el comercio electrónico es posterior. Sólo así se puede conseguir no sólo vender más, sino también una importante reducción de costes frente a otras apuestas más tradicionales de exportación. Además una buena web permite obtener una buena base de datos para clasificar clientes, gustos y tendencias.
Para que la experiencia sea totalmente fructífera conviene hacer un importante esfuerzo en adaptar los medios de pago a todos aquellos países en los que se quiere tener clientes. Ya que mientras unos están más acostumbrados a pagar con tarjeta de crédito otros prefieren las transferencias o el pago a través de nuevos métodos como Pay-Pal. La tecnología permite ofrecer todas las posibilidades en la misma web, ¿por qué perder posibilidades?

Last modified: 03/10/2012