El beneficio que el análisis de datos aporta a las empresas

Las firmas de mayor éxito de los últimos años provienen del ámbito tecnológico y digital. Facebook, Google, Netflix, Airbnb, Amazon o Uber son buenos ejemplos de ello. Pero su pertenencia al sector de la nueva economía no es lo único que las une. Sin duda, todas ellas comparten la utilización de los datos como base sobre la que desarrollar su negocio. Gracias a ello, estos gigantes incrementan sus ganancias a doble dígito mientras que muchos representantes de la conocida como economía tradicional presentan cifras más modestas.

A pesar de ello, muchas empresas no se están adaptando de manera correcta para obtener el máximo beneficio de los últimos avances tecnológicos. Y, lo que es peor, aún quedan firmas que no son conscientes de la importancia que un correcto análisis de datos puede tener para su futuro. Así lo refleja un informa de la Universidad de Pensilvania. Tras analizar a 600 empresas en Europa, EEUU y Asia, las conclusiones del estudio arrojan que solo el 8 por ciento ha introducido cambios significativos en el tratamiento de los datos en el último lustro. Además solo el 34 por ciento de las firmas ofrece formación adecuada a sus plantillas para que sean capaces de extraer lo imprescindible del ingente volumen de información.

El estudio también refleja que EEUU y China llevan varios cuerpos de ventaja al resto del mundo en esta materia y critica que Europa esté más centrada en mejorar la legislación para proteger la privacidad de los consumidores que en desarrollar un cambio de mentalidad que introduzca la cultura innovadora en las empresas.

El hecho de que en el Viejo Continente no se considere aún prioritario el análisis de datos es un lastre que debe acabar, ya que las empresas tienen en este entorno un gran campo de desarrollo. Pero para ello, antes debe entenderse cuál es el valor de los datos y cómo se traducen los mismos en beneficios empresariales.

Lo primero que debe destacarse es que su funcionamiento es diferente al de otros activos. El valor de los datos y su utilidad aumentan según crece su volumen. Su utilización, por tanto, es contraria a la de la mayoría de los productos y servicios, cuyo precio se incrementa ante una reducida oferta.

No obstante la mera acumulación de información no garantiza nada, la clave del aprovechamiento pasa por ponerla al alcance de todos los miembros de la empresa y que se facilite la colaboración interdepartamental.

Datos aislados

El gran problema con el que las firmas se encuentran para sacar partido de los datos es precisamente mantener los mismos en compartimentos estanco e impedir al resto el acceso. En otras palabras, carece de sentido que el departamento de ventas tenga una información a la que no puede acceder el equipo financiero. La solución pasa porque todos los empleados tengan acceso a la información, ya que será la mejor manera de obtener conclusiones positivas para impulsar el negocio.

¿Cómo monetizar la información?

Una vez que se ha democratizado el acceso de datos en la empresa llega el momento de conocer cómo se puede sacar partido de la ingente cantidad de información que hoy pueden manejar las compañías y que también es accesible para las pymes e incluso para los autónomos.

El primer beneficio es el ahorro de costes. Como ocurre en todos los ámbitos económicos,  incluida la economía doméstica, un exhaustivo análisis de los datos permite detectar en qué procesos se produce una fuga de dinero. O, también dónde se está pagando de más y, por lo tanto, se pueden tomar decisiones que permitan ahorrar la partida.

Otro aspecto clave a la hora de monetizar es que con los datos se pueden comprender mejor las necesidad, hábitos y exigencias de los clientes. Gracias a ello los nuevos negocios pueden desarrollar unos modelos más precisos en el ámbito de la gestión comercial y de marketing que posibiliten una mejora de las tasas de fidelidad de los usuarios y, por lo tanto, de ingresos para la sociedad.

Retener el talento, fundamental

Los beneficios que para las empresas tiene el big data son obvios. Pero para lograrlos es necesario adaptar a la compañía. Con esta idea, la atracción y retención del talento, especialmente el de los expertos tecnológicos, se antoja fundamental. Solo con gente preparada, se podrán obtener conclusiones adecuadas que ayudan a mejorar todos los procesos de una compañía.

Pero sí el talento es una de las claves que permite aprovechar el análisis de datos, no debe olvidarse que toda la empresa debe imbuirse de una nueva cultura empresarial donde los datos sean valorados. De ahí que la responsabilidad en este ámbito no deba caer exclusivamente en el departamento más afectado, sino que toda la plantilla debe tener clara la importancia que una buena gestión de la información tiene para el futuro del negocio.

Last modified: 17/04/2019