Digitalización en pymes y autónomos: servicios que deben aprovecharse

digitalizacion_pymes

Cada vez es más complicado encontrar a empresarios que consideren que la digitalización no es un paso que sus empresas deben afrontar sin más dilación. Aunque, por desgracia, aún existen casos, especialmente en el colectivo de pymes y autónomos, que no dan el salto digital porque creen que no lo necesitan.

Se equivocan al pensar que la digitalización en pymes no es necesaria. Y para demostrarlo nada mejor que utilizar la lista anual que la revista Fortune realiza sobre las 500 mayores empresas de EEUU. Si se consulta el listado que el medio publicó hace 50 años y se compara con el actual se comprueba que solo el 12 por ciento de las firmas que entonces aparecían entre las más grandes del país sobreviven en la era digital. No es que hayan desaparecido de la lista al ser superadas por nuevos rivales, es que, sencillamente, tuvieron que cerrar sus puertas.

Sirva este ejemplo para demostrar la obligatoriedad que todos los nuevos negocios tienen de adaptarse al medio incorporando la tecnología y la innovación en sus planes de negocio y en la propia cultura de la firma.

Teniendo esto presente es conveniente definir aquellas tendencias del entorno digital de las que los emprendedores pueden sacar un mayor provecho con una inversión reducida.

Digitalización en pymes y autónomos: La nube

Servicios como el almacenaje en la nube ofrecido por plataformas digitales como Google Drive, Dropbox o Apple iCloud o Mega son incluso gratuitos, aunque con un límite de capacidad, que puede llegar a los 50 gigabytes. A pesar de ello, para un uso profesional que permita trabajar con todos los documentos que la empresa necesita en remoto es aconsejable apuntarse a un plan de pago, ya que son bastante económicos.

La nube ofrece unas indudables ventajas en la digitalización en pymes y autónomos, ya que da un impulso extra a la productividad y, por tanto, al crecimiento del negocio. En concreto un reciente estudio realizado por la consultora Sage indica que este tipo de servicios incrementa dicha productividad en un 29 por ciento. Sin duda, la administración de los datos de una empresa en remoto permite a una firma ser más competitiva ya que será capaz de tomar decisiones de una manera más ágil.

Digitalización en pymes y autónomos: Asistentes de voz

Servicios como el que el gigante Amazon ofrece con Alexa, son interesantes, ya que se trata de un asistente de voz lanzado en 2014 con el objetivo de animar a las pymes a utilizar servicios digitales. En otras palabras, está enfocado a resolver los problemas de los emprendedores con esta tecnología.

Quizá a muchos todavía no les parezcan útiles este tipo de soluciones. Pero basta recordar que un servicio como Alexa permite a un trabajador utilizar sus altavoces para organizar reuniones, reservar salas de conferencia, hacer pedidos, buscar información, etc. En otras palabras, el asistente de voz también mejora la productividad del empleado. Además posibilita el acceso a la infinita información digital que existe actualmente por medio de la palabra, democratizando con ello su utilización. Debido a ello no es necesario ser un especialista para acceder al conocimiento digital. De ahí que sea tremendamente aprovechable para los nuevos negocios.

Por si fuera poco, las últimas tendencias apuntan a un desarrollo cada vez mayor de aplicaciones que permiten interactuar con mayor productividad con los asistentes de voz, lo que multiplica sus beneficios.

En definitiva, y al igual que el resto de soluciones digitales, los asistentes de voz vinieron para quedarse. Así lo indican diversas encuestas al reflejar que el 58 por ciento de los empresarios que ya utilizan esta tecnología la seguirán usando en el futuro. Además el 34 por ciento de los emprendedores que aún prescinden de ella, tienen intención de usar asistentes en el futuro.

Nuevas tendencias

Además de la nube y los asistentes de voz, existen varias tendencias más novedosas que empiezan a marcar el camino de la digitalización en pymes y autónomos. Se trata, entre otras, de la inteligencia artificial, la automatización de las tareas, el machine learning o el análisis de datos. Todas ellas son útiles y, lo más importante, necesarias para los nuevos negocios. Pero nada de esto servirá si el emprendedor no es capaz de llevar la digitalización hasta el centro de la toma de decisiones. Cuando eso ocurra, se podrá decir sin ánimo de equivocarse que la empresa ha dado el salto digital y, por lo tanto, estará en mejores condiciones de competir en un mercado globalizado.

Last modified: 31/05/2018