Descubre cómo triunfar en Japón de la mano de un emprendedor español

Ni la distancia ni las enormes diferencias culturales impidieron a Iñaki Soto y Francisco Navarro emprender en un territorio tan diferente a España como es Japón. Iñaki Soto nos descubre cómo lo lograron y también nos cuenta las peculiaridades del Lejano Oriente.

¿Cuáles fueron los principales problemas que se ha encontrado a la hora de poner en marcha un negocio en Japón?

Junto con mi socio Francisco Navarro, creamos nuestra empresa INTERSPAIN SL, en Japón en 1997. El mayor problema era el idioma, pero tuvimos suerte de dar con un asesor empresarial japonés muy acostumbrado a tratar con extranjeros, que nos facilitó enormemente toda la tramitación inicial.

Nuestra idea inicial era crear un centro cultural y empresarial español en Japón. La principal preocupación consistía en ganarnos la confianza de los japoneses, puesto que siempre habíamos escuchado (y con el tiempo hemos corroborado) que este es factor esencial para tener éxito en Japón. Las relaciones personales son uno de los puntos principales a tener en cuenta a la hora de trabajar con los japoneses.

En la actualidad, gestionamos una escuela de idiomas, tenemos una librería especializada en libros en español dentro del Instituto Cervantes de Tokio, trabajamos para el parque temático “Parque España” de Japón, enviamos estudiantes de un país a otro, etc. En 2004 también creamos en Barcelona la empresa Japonia para dar apoyo a Interspain y ser la contrapartida de la misma, promocionando la cultura e idioma japonés en España.

¿Han recibido algún apoyo público tanto por parte de España como de Japón?

A lo largo de estos años no hemos recibido ayudas del gobierno japonés. En cambio sí recibimos una pequeña subvención anual de la Dirección General del Libro, del Ministerio de Cultura de España, por la promoción que realizamos de libros y editoriales españolas en Japón.

¿Cómo son los japoneses en el trabajo?

Desde el punto de vista de gestor de una empresa extranjera en Japón, lo que siempre me ha llamado más la atención es la implicación del personal japonés en la marcha de la empresa. Llegan antes de la hora para estar preparados desde el primer minuto de su horario laboral. No faltan nunca al trabajo, a veces vienen enfermos a la oficina. Se reúnen constantemente para que todos conozcan el trabajo de sus compañeros y se puedan ayudar. Sólo tienen dos semanas de vacaciones al año, y no se las cogen enteras. Y de hacer huelga ni hablamos…

¿Por qué los españoles somos tan reticentes a emprender un negocio? ¿Ocurre lo mismo en Japón?

En España veo que falta iniciativa empresarial. Por una parte la administración no ayuda lo suficiente. Hay demasiadas trabas y burocracia. Pero, por otra parte veo poca ilusión, sobre todo en los jóvenes, en intentar crear algo, aunque sea pequeño.

¿Qué podríamos exportar de Japón en cuanto a ayudas, formación, gestión, managment, etc. relacionado con la actividad empresarial?

La clave de éxito japonés reside en la impecable organización de sus empresas. Desde el director hasta último operario todos se esfuerzan en la misma dirección y hacen que la organización funcione como un reloj. Creo que la comunicación y solidaridad que existe en la empresa japonesa (es como la familia) posibilita este funcionamiento.

¿Alguna anécdota que explique cómo son los ejecutivos japoneses?

Recuerdo una vez que visité una fábrica de muebles. En los talleres me topé con un operario vestido con el mono de faena, bastante sucio. Le dije que tenía una cita con el presidente de la empresa a ver si me podía indicar como encontrarle. Se rió y me dijo que ya estaba delante de él.

Last modified: 25/04/2012