desarrollo_empleados

Desarrollo de los empleados, clave de los nuevos negocios

El desarrollo profesional de los empleados es fundamental para los nuevos negocios. Conviene recordar que lo más importante de una compañía es su gente y que, por tanto, las personas son claves en el devenir de la firma. Los emprendedores no deben cometer el error de descuidar la carrera de un trabajador y hacer todo lo que esté en su mano para obtener todo el potencial de su plantilla.

Pero una cosa es tener claro que hay que llevar a cabo una gestión empresarial basada en las personas y otra muy diferente es saber hacerlo. En muchos casos se dan pasos en falso en el desarrollo profesional del empleado, circunstancia que también puede causar problemas en la compañía. Pongamos el ejemplo de un trabajador que parece apto para desempeñar un cargo de responsabilidad. Pero que cuando llega el momento, se comprueba que no estaba preparado. Este ascenso es negativo para todos. El interesado estará frustrado porque se considera incapaz de realizar su nueva labor, y seguro que existe algún compañero suyo que está desmotivado porque sí que está preparado para la nueva responsabilidad, pero se ha elegido a otra persona para el cargo.

Por el contrario, cuando se realiza una buena labor en la gestión de recursos humanos se logra un importante apoyo para que la firma se convierta en un negocio de éxito. De cara a no equivocarnos, a continuación se exponen cuatro aspectos que hay que considerar para realizar un buen desarrollo de los empleados en la compañía.

Disponer de un programa estructurado

Uno de los mayores errores en los que los empresarios incurren con respecto al desarrollo de la plantilla es creer que este aspecto se puede hacer sobre la marcha. Por desagracia, no contar con un programa ya elaborado y estructurado induce al error antes comentado de premiar con un ascenso a alguien que no está preparado para el cargo.

Lo ideal es que todo esté especificado. Empezando por la formación, que debe ser la adecuada para cada uno de los trabajadores. Quizá esa persona que no es capaz de hacer su trabajo, sí hubiera sido capaz de llevarlo a cabo si antes hubiera recibido la formación adecuada.

Contar con mapas individuales de la carrera de cada empleado

Todos los trabajadores tienen diferentes fortalezas y debilidades. También difieren en los objetivos dentro de la empresa. Por tanto regir a todos con un programa único de desarrollo profesional conduce irremediablemente al desastre. Es mucho más provechoso para el negocio contar con una formación variada y diferentes posibilidades de carrera profesional para poder satisfacer así a todas las inquietudes profesionales que cohabiten en el seno de la plantilla.

Un buen método para conocer las inquietudes de los trabajadores que integran la empresa pasa por sentarse con cada uno de ellos. Huya de las reuniones en masa de las que no sacará nada. Invierta el tiempo que sea necesario, pero solo con el trato directo se pueden extraer conclusiones provechosas para el negocio.

También es importante mostrar a los empleados cómo se medirá su progreso. Para ello se deben definir objetivos medibles y siempre en plazos realistas. De esa forma, el trabajador contará con una meta, lo que sin duda mejorará su motivación y su productividad.

La importancia del entorno

Recientemente, Apple desveló la que será su nueva sede del futuro. Más allá de su diseño vanguardista y respetuoso con el medio ambiente, destaca su concepción de los espacios. Fiel a la idea original del fallecido Steve Jobs, el cuartel general de la compañía de la manzana fomenta la colaboración y el intercambio de conocimientos.

Esa filosofía se debe trasladar a las pymes ya que en el futuro será necesaria la colaboración de todos para sacar adelante los negocios. En esta era de la información no se debe desperdiciar nada del talento que se posee por lo que el espacio de trabajo también es importante. En un entorno adecuado será más sencillo que el trabajador desarrolle todo su potencial, algo que beneficiará a la marcha de la compañía.

Diferenciar entre trabajo y formación

En ocasiones, el emprendedor considera que la formación forma parte del trabajo y no tiene en cuenta los inconvenientes que puede generar en una persona asistir a diferentes cursos. Puede que ese tiempo que pasa formándose le impida realizar su trabajo de manera adecuada y tenga que hacer horas extra para lograrlo.

Para evitar que la necesaria formación de los trabajadores suponga un problema, se deben tomar una serie de medidas (pagar un extra o cubrir las ausencias) de cara a evitar que asistir a un curso sea visto por los empleados como una carga de la que no sacarán nada provechoso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *