Foresa Blog

Del monte a los servicios energéticos, el ejemplo de la diversificación de Foresa

Es muy cierto que muchas pymes se han visto obligadas a cerrar por culpa de la crisis. También es verdad que, en muchos casos, la falta de crédito ahoga a las empresas, especialmente a las pequeñas. Pero lo que es totalmente falso es que sea imposible encontrar soluciones para seguir adelante ante situaciones adversas. De hecho, hay muchas empresas que demuestran lo contrario. Una de esas compañías es Foresa, una pyme española cuya actividad principal es la extinción de incendios y la recuperación y conservación de espacios naturales. Conozcamos su historia.

La empresa nació en Ourense en 1985 centrando su actividad en Galicia. Pero con los años amplían sus trabajos a toda España, diversificando además sus servicios. “Al principio nuestra actividad principal era la reforestación, la limpieza del monte y trabajos de prevención y extinción de incendios. Pero a lo largo de los años se ha ampliado a otras actividades de servicio público, como sendas, señalización, mantenimiento de espacios naturales, parques de aventura, actuaciones en playas, restauración dunar, paseos de madera en las costas, etc.”, explica Ignacio Macicior, gerente de Foresa.

Esta diversificación convirtió a Foresa en una de las empresas más importantes del sector forestal. Pero no la salvó del gran problema, que supone que casi la totalidad de tu negocio dependa de los presupuestos del Estado. “La llegada de la crisis ha afectado a la inversión pública, que se ha reducido en una quinta parte. Para paliar algo los efectos en el campo de la reforestación, hemos abierto nuestro abanico de actividades hacia clientes privados en el medio rural. Pero esto supone un volumen muy pequeño de facturación”, añade Macicior.

Aprovechar los productos del monte

Lejos de venirse abajo, Foresa ha tirado de materia gris para hacer frente a la adversidad, encontrando la solución en el aprovechamiento de los productos del monte para producir energía. “Se deberían utilizar los productos del bosque y del campo para producir energía tal y como hacían nuestros abuelos. Si se sustituyeran los combustibles fósiles, se reducirían las emisiones de CO2, que en el último año costaron a España 1.200 millones de euros. Las posibilidades de desarrollo en este campo son inmensas y pueden ser además más económicas para el usuario. El ejemplo está en las redes de climatización de los países nórdicos”, asegura el gerente de Foresa.

Mientras llega el cambio de mentalidad y España apuesta definitivamente por las energías renovables, Foresa seguirá ampliando el negocio para hacer frente a la crisis. “Desde 2005 trabajamos también en la movilización de biomasa forestal, la eliminación de la cubierta arbórea en obras de infraestructura como el AVE o autovías. Pero el futuro pasa por la energía”, explica Macicior.

En la empresa están tan convencidos de su apuesta energética que esperan convertirla en un futuro próximo en la pata principal de su negocio. “Ese es nuestro objetivo. De hecho, nosotros apostamos por el ciclo completo de biomasa, ofreciendo un suministro de calor en contador al cliente final haciéndonos cargo de la instalación, financiación, suministro de combustible y mantenimiento correctivo y preventivo de los equipos. De esta forma el cliente tiene una relación clara con la empresa, que le factura sólo lo que consume según el contador. Este planteamiento supone un cambio radical sobre el modelo energético tradicional que consiste en que cada usuario tiene una caldera, lo que permite a las empresas suministradoras mantener a un cliente cautivo con altos costes de conexión y elevado precio de combustible”, asegura Macicior. El tiempo dirá si estos revolucionarios de la energía consiguen implantar su modelo renovable. De momento, la transformación de esta empresa ya merece ser tenida en cuenta por aquellas empresas que no acaban de ver la luz al final del túnel de la crisis.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *