torreeuro

Cuatro puntos básicos de contabilidad

La Cuenta de Resultados y el Balance reflejan los bienes, derechos y obligaciones, así como las transacciones económicas de una sociedad mercantil. En base a ellos se puede realizar tanto un análisis de la situación de la compañía como una evaluación de su posición económica y financiera. He aquí sus principales componentes:

1. Inmovilizado. La contabilidad refleja las transacciones de altas, bajas, y traspasos de los distintos elementos que forman el inmovilizado material.  Se deduce que los movimientos deudores de las cuentas se corresponden con altas o traspasos de inmovilizado, y los acreedores con bajas o traspasos para informar en las cuentas anuales. Otras entradas en este grupo de cuentas serían las revalorizaciones, las subvenciones y los intereses capitalizados.

Las dotaciones a las amortizaciones de los elementos de este grupo indican el gasto contable, que puede o no coincidir con el gasto fiscalmente deducible. La contabilidad permitirá conocer los ajustes fiscales si fuesen necesarios.

Cuando la empresa establece el precio de venta de sus productos, uno de los elementos de coste es el valor de los costes de amortización. De esta manera, cuando un cliente pague su compra incluye en dicho ingreso no sólo la reposición del material y el coste de la mano de obra, también recupera el valor de la amortización asignado.

2. Existencias. Indica los movimientos de entrada y salida en inventario, y servirá para demostrar la fidelidad de los datos contables, y cuál es el método de valoración que se aplica en el momento de su realización.

Una compra se carga en inventario y la venta se abona en la misma cuenta de inventario. De esta manera, lo que se consigue es conocer la valoración real contable del inventario al instante.  También conviene tener en cuenta que a mayor inventario, mayor saldo en proveedores. Una matización: se pueden dar otras alternativas como mayor deuda o menor activo circulante. Si la valoración del inventario al concluir un periodo es menor en comparación con su valor en libros, lo que se hará es la pertinente corrección vía depreciación, siempre que la misma sea reversible. Es decir, recuperando la provisión en el momento de la venta del bien.

3. Deudores. Conocer la deuda es importante para la compañía. Lo que hace la contabilidad es conocer, de una manera individual y detallada, cuál es: cliente a cliente, saldo total, saldo en efectos, saldo de dudoso cobro, etc. Por ejemplo, con los saldos de los deudores lo que se obtiene es la posición de los cobros. Dependiendo de cómo sean, se podrán tomar decisiones tanto de endeudamiento como de inversión. Además, la contabilidad posibilita conocer cuales son los volúmenes de venta, qué tipo de mercancías se mueven en sus cuentas

4. AcreedoresEs la otra parte de la situación financiera de la caja de una empresa. Gracias a las cuentas de deudores se puede conocer la deuda de los proveedores y acreedores de forma detallada e individual, ya sea proveedor a proveedor, saldo total, saldo en efectivo o anticipos. También es un espejo de los volúmenes de compra, de qué clase son las mercancías que se mueven en sus cuentas, y sirve para llevar a cabo la pertinente clasificación ya sea por volúmenes, productos, etc. Aquí también juegan un destacado papel subgrupos como la declaración de IVA o IRPF, Seguridad Social, Impuesto de Sociedades…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *