recursos humanos para las empresas

¿Cuándo necesitan los nuevos negocios un departamento de personal?

En los primeros años de existencia de un negocio, la mayoría de los emprendedores se multiplican y ejercer multitud de funciones, entre las que se encuentra la de responsable de recursos humanos. Pero eso constituye un error, ya que la gestión del personal lleva mucho tiempo que hay que restar de otras actividades también fundamentales para la empresa.

Por este motivo, es fundamental que los empresarios sepan cuándo es el momento de profesionalizar esta labor y agregar un departamento de recursos humanos y también es clave que descubran cuáles son los grandes errores que retrasan la profesionalización de esta labor. A estas preguntas son a las que trataremos de dar respuesta a continuación.

No se conforme con el cada vez mejor software de gestión

Es evidente que cada vez existen más y mejores aplicaciones informáticas dedicadas a la gestión de recursos humanos de las que los nuevos negocios se aprovechan. Si bien está fuera de toda duda que estas herramientas son útiles en el funcionamiento de una empresa, no sirven para reemplazar a las personas.

Este tipo de soluciones lo que en realidad logran es reducir las tareas administrativas. Mejoran los procesos de gestión de nóminas pero no constituyen una base sólida para eliminar un departamento o, simplemente, para no crearlo. La tecnología en la gestión de las personas debe aprovecharse para que el profesional de recursos humanos abandone su papel de administrador y adquiera un rol más estratégico en la organización.

Aumentando la implicación de esta área hasta abarcar todos los aspectos del negocio se mejorará la experiencia laboral de los empleados y se logrará mantener una cultura empresarial positiva. Esas labores no las podrá realizar nunca la tecnología pero sí permitirá que el responsable de recursos humanos tenga tiempo para consultar y conocer de primera mano la situación real de las personas que trabajan en la firma.

El error de no ser proactivo

Como decíamos antes, durante los primeros años el plan de negocios de una empresa no contempla al departamento de recursos humanos. En cambio, cuando surge un problema en este sentido, todos en la firma parecen saber gestionar a las personas. Esta circunstancia deja demasiados agujeros en el sistema y no suele resolver las dificultades a largo plazo.

La gestión de recursos humanos no debe ser reactiva, ya que genera problemas. Es mejor ser proactivos ya que se trata de un aspecto estratégico que hace que un negocio sea rentable. Y es que recursos humanos respalda las metas de una organización ya que se asegura de que los empleados estén atraídos, involucrados y motivados con los objetivos de la empresa. Es decir, crea una empresa sin problemas de productividad y con una elevada tasa de desempeño.

Por tanto, los emprendedores deben decidir si sus prácticas actuales de recursos humanos son reactivas o proactivas y actuar en consecuencia. Empiece estudiando si lo cambios acaecidos en este sentido se han originado tras un problema puntual o han formado parte de la estrategia de negocio. Si sigue esperando a que surjan los problemas para encontrar soluciones, se perderá las innumerables ventajas que unos recursos humanos bien gestionados presentan.

No sitúe a alguien sin experiencia al frente

Tan importante es saber cuándo se debe poner en marcha un área de recursos humanos que evitar cometer el error más importante en este sentido, que no es otro que poner al frente de estas labores a alguien sin experiencia.

Un profesional de recursos humanos acarrea decisiones de mucho peso en una empresa, por lo que no se puede situar al frente a personas que no tengan los conocimientos suficientes. Hacerlo es perjudicial y puede llevar a pasar por alto cuestiones que, posteriormente, pueden ser perjudiciales para las cuentas de la empresa.

Por tanto,  una empresa de cinco o de 5.000 empleados debe cuidar siempre la gestión y el cumplimiento de los aspectos jurídicos del trabajo. Si descubre que no existe nadie en la firma con capacidad para realizar estas funciones, es evidente que ha llegado el momento de profesionalizar esta área de negocio.

El elevado coste de no tener a nadie ejerciendo de líder de los recursos humanos

Los emprendedores no suelen tener en cuenta los riesgos legales a los que se enfrentan cuando surge un conflicto laboral con algún empleado. Cualquier contratación, despido, promoción o pago de nóminas debe estar bien realizado para evitar la existencia de inconvenientes con posterioridad, que generan un importante problema a la caja de la firma.

Para resolver estas cuestiones se suele acudir a empresas externas que, por lo general, prestan un servicio adecuado pero limitado. Ya que ese contratista será incapaz de ejercer las labores, más allá de las meramente administrativas, que un negocio requiere en el ámbito de los recursos humanos. Por tanto, cuando usted considere que la gestión de personas de su empresa necesita ser algo más que un mero programa de contabilidad no dude en profesionalizar este departamento. Será una decisión de la que nunca se arrepentirá.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *