Cómo y cuándo crear un slogan ganador

sloganLos nombres de las empresas son los que son y no pueden estar cambiándose continuamente, aunque a algunos les gustaría hacerlo. Sin embargo, los mensajes y slogans que una compañía lanza a su público sí pueden variar y matizarse con mayor frecuencia, dependiendo del segmento de cliente al que se dirija, del producto que se ofrezca y del momento y escenario en que nos encontremos. Veamos cómo una compañía debe crear un mensaje ganador y cómo éste puede servir para relanzar su imagen y atraer a nuevos consumidores en las distintas situaciones indicadas.

 

En primer lugar, los expertos aconsejan que el mensaje sea atractivo e impactante, además de persuasivo y creíble, pero sobre todo sencillo y único. Que sea único es fundamental porque si se crearan más de uno se generaría confusión entre los consumidores y su eficacia quedaría difuminada.

 

Para encontrar el mejor slogan, el mensaje ganador, la empresa debe jugar con su marca, sus productos y sus propuestas, destacando sobre todo aquellos valores que sean diferentes y únicos en relación a la competencia. Y ha de combinar de forma inteligente el factor racional con el emocional, de tal forma que el mensaje pueda convencer al público, pero también provoque en él sentimientos positivos.

 

Un estudio internacional sobre los mejores sloganes concluía que éstos deben tener cinco palabras de longitud, no mencionar la marca, ser declarativo (afirmativo, no interrogativo ni imperativo ni contener una petición), ser gramaticalmente completo, ser estándar, y contener una aliteración, metáfora o rima.

 

Pues bien, una vez que la empresa ha creado su mensaje tiene que utilizarlo de la mejor manera para obtener la máxima rentabilidad en diversas ocasiones. Veamos algunas de las más importantes:

 

Cuando crea un nuevo producto. El lanzamiento de un nuevo producto o servicio suele venir acompañado de un importante presupuesto en marketing y comunicación destinado a publicidad en prensa, radio, televisión y medios digitales. Una publicidad que, habitualmente, se refiere específicamente a la nueva oferta que se está proponiendo al mercado en ese momento. Pero también puede ser una excelente ocasión para aprovechar y difundir, a la vez, el eslogan genérico de la empresa en forma de mensaje que envuelva al nuevo producto.

 

Cuando se dirige a un público nuevo. No todos los consumidores son igual de receptivos ante el mismo mensaje, por lo que si una empresa intenta dirigirse a un público nuevo quizás deba realizar algunas variaciones. Pero éstas no tienen que consistir necesariamente en un cambio radical del mensaje, sino que en ocasiones es suficiente con adaptarlo al lenguaje de ese público, ya sea más joven o mayor.

 

Cuando lanza una campaña de publicidad. Las campañas de publicidad genéricas constituyen la mejor oportunidad para que una compañía potencie, relance o cambie su slogan y consiga crear realmente un mensaje ganador. Es el momento más oportuno para que la empresa se haga un hueco en el mercado difundiendo un mensaje que será recordado por sus potenciales clientes y que se convertirá a partir de ese momento en pieza determinante de su éxito o –esperemos que no- fracaso.

 

Cuando acude a un evento. Cualquier evento, reunión sectorial o certamen expositivo al que acuda una empresa debe ser aprovechado al máximo para potenciar su mensaje. La mejor manera de conseguirlo es haciendo “ruido” mediático previo, es decir, anunciando por todos sus canales de comunicación habituales (publicidad, redes sociales, boletines y revistas electrónicas, blogs, etc.) que participará en el acto. Y una vez en el mismo, haciendo bien visible su slogan, colocándolo en un lugar preferente e imprimiéndolo en todas los documentos que se difundan.

Last modified: 18/07/2016