Consultar ASNEF minimiza la incertidumbre en los negocios

Consultar ASNEF y otras claves para evitar el riesgo en tus operaciones

La actividad empresarial de cualquier negocio comporta, inevitablemente, un riesgo a tener en cuenta. Por eso, analizar cada proceso es clave para acertar en la toma de decisiones y alcanzar un bajo ratio de operaciones perdidas o fallidas. Consultar el ASNEF proporciona seguridad ante posibles riesgos empresariales.

La ecuación es simple: cuanta mayor información tengas a tu disposición, menor será el riesgo. Y es que son muchos los factores que pueden influir en el curso de una operación y echarla a perder. En este sentido, es recomendable tener un control metódico del nivel de riesgo asumido y protegerse del mismo en la medida de lo posible.

Pero, ¿cómo hacerlo? A través de una evaluación exhaustiva que responda a preguntas como “¿cuánto riesgo estoy asumiendo?”, “¿puedo proteger mis intereses?” y, sobre todo, “¿con quién estoy haciendo un trato?” Para ello, hay varias opciones a valorar que permiten disminuir la incertidumbre y aumentar, consecuentemente, las probabilidades de éxito: desde consultar ASNEF para comprobar la solvencia de un tercero a asegurar un cobro.

Consultar ASNEF, el primer paso para valorar tus operaciones

ASNEF es la Asociación Nacional de Entidades de Financiación, desde donde importantes organizaciones gestionan una base de datos común que recoge los impagos y moras en que incurren sus clientes, sean particulares u otras empresas. En ella participan bancos, entidades aseguradoras, financieras, empresas que proveen servicios de telecomunicaciones, electricidad, gas y, en general, cualquiera que pueda sufrir impagos en el transcurso de su actividad comercial. Es, en definitiva, una de las listas de morosos más importantes y más consultada de España, junto a el Registro de Aceptaciones Impagadas o RAI y el listado de Experian Bureau Empresarial.

Ser miembro de esta organización es una manera de acceder a su base de datos. Provee, sin duda, de una información muy útil para saber si en un acuerdo de negocio hay una parte involucrada con tendencia a dejar sus deudas sin saldar, ya que además especifica el importe del adeudo, así como quién la ha incluido en ASNEF, quién ha consultado sus datos y desde cuándo se encuentra en la base.

Sin embargo, ser miembro no es la única forma de hacer consultas en ASNEF. Por ejemplo, es posible gracias a plataformas de información empresarial como Informa, que permiten que cualquiera disponga de los mismos datos con los que la banca evalúa los riesgos de sus operaciones, sin estar asociado ni pagar altas mensualidades. Se trata de herramientas que ofrecen informes precisos para la información concreta que se necesite, una opción muy interesante para quienes requieran de este tipo de evaluaciones de forma puntual.

Y es que un análisis preciso del riesgo es fundamental para una toma de decisiones acertada. Debes tener en cuenta que, aunque de esta forma se reducen enormemente los riesgos, estos siguen existiendo. Por ello, en determinadas ocasiones es recomendable tener en cuenta, además, otras acciones complementarias que protejan los intereses de una operación:

Diversificación

Muchos expertos recomiendan diversificar para minimizar el riesgo. Se trata de una estrategia fundamental en el control de la incertidumbre en caso de que se estén aceptando operaciones con un alto nivel de peligrosidad.

Al diversificar, se diluye el riesgo y se asegura la mayoría del beneficio. Se puede diversificar solicitando el servicio a varios proveedores diferentes, así como acordando con los clientes que el negocio se realice de forma escalonada.

Asegura el cobro

En este punto un seguro puede ser de gran ayuda, protegiendo el beneficio por transacción. Se trata de una práctica muy extendida en acuerdos de comercio internacional.

Por ejemplo, las soluciones de gestión del crédito de CESCE posibilitan conocer en todo momento la situación de solvencia de tus deudores y activar un seguro para aquellos que presenten mayores índices de riesgo. Existe incluso la posibilidad de asegurar toda la cartera de clientes con la modalidad ‘full cover’ o adelantar el cobro de las facturas cediendo a la otra parte el riesgo de impago, en una modalidad de financiación conocida como ‘Factoring sin recurso’.

Todo documentado

Ser previsor y estar preparado ante cualquier imprevisto es fundamental. Para ello, no hay nada mejor que la ley ampare el 100% de una operación. Por lo tanto, es conveniente que estés al día de todas las disposiciones legales aplicables a tu negocio, de modo que sepas en cada momento cómo reaccionar ante cualquier acto inesperado en la relación comercial.

Sin embargo, para poder acogerte a la ley en caso de conflicto es necesario que todo esté documentado en el acuerdo, incluyendo por supuesto las condiciones de pago y los plazos asignados a cada abono.

Sin embargo, para poder acogerte a la ley en caso de conflicto es necesario que todo esté documentado en el acuerdo, incluyendo por supuesto las condiciones de pago y los plazos asignados a cada abono.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *