rumor

Consejos para terminar con los rumores y las charlas de pasillo

rumorLos españoles son cotillas por naturaleza. Esa es una realidad inmutable, que se contempla en todos los lugares. Uno de los sitios favoritos para practicar tan “noble” deporte es en el trabajo. En las oficinas es fácil encontrar grupos dándole a la sin hueso con un solo objetivo: criticar a los jefes, a los compañeros o a la propia empresa.

 

Por dicho motivo, una de las prioridades de cualquier emprendedor que se precie de serlo es tener una plantilla comprometida en la que no hay lugar para los cotilleos. La única forma de lograr semejante hito en España pasa por contar con unos profesionales comprometidos con el proyecto, que entreguen el 100% de su tiempo laboral a su trabajo y no lo pierdan en otras labores, que no aportan nada de productividad al negocio.

 

Pero, ¿cómo se puede alcanzar semejante grado de implicación por parte de unas personas cuya naturaleza les dicta justo lo contrario? Las respuestas giran en torno a tres objetivos finales: transparencia, transparencia y transparencia. Porque solo con ella es posible eliminar las filtraciones que acaban dañando a la compañía. He aquí algunas maneras de infundir esta virtud en su organización para lograr la comunión entre los gerentes y los empleados:

 

La transparencia empieza desde arriba.
No puede pedir compromiso y el fin de los rumores entre sus empleados si usted es el que los origina. Así que sea transparente en todo lo que haga y decida. Si lo hace promoverá esos mismos valores entre sus empleados, empezando por sus directivos más cercanos. Todas las decisiones y estrategias deben ser conocidas por todos para eliminar las filtraciones. Utilice el correo o lo que quiera, pero sepa que si usted es opaco el resto también lo será.

La administración también está obligada a tomar un interés activo en el trabajo que sus empleados están haciendo y, de paso, ampliar los puntos fuertes dentro de sus respectivos equipos. De esa forma también se alcanzará un mayor grado de compromiso por parte de la plantilla.
Cada persona es un mundo.

Nadie conoce a nadie y nadie es igual que nadie. Por tanto, el emprendedor debe utilizar estrategias diferentes si quiere involucrar a sus diversos tipos de empleados. Eso quiere decir que la transparencia que debe transmitir debe alcanzar a todo el mundo. Por tanto, comparta sus sentimientos por todos los medios posibles. Empezando por las reuniones internas, pasando por las conversaciones informales y terminando con el correo electrónico o el teléfono. De esa forma se asegurará de que nadie se queda al margen de la estrategia de la compañía.
Pare los cotilleos antes de que nazcan.

En el devenir diario de una empresa suelen ocurrir acontecimientos que suponen conflictos y generan la aparición de los rumores. Uno de esos momentos, siempre tiene lugar con los ascensos. El que no lo consigue se preguntará ¿por qué él sí y yo no? Y a continuación empezará a propagar rumores que dañarán la convivencia dentro de la oficina. La solución, como siempre, pasa porque el máximo responsable de la firma se adelante a los acontecimientos, e informe de los motivos que han llevado a tomar semejante decisión. En la comunicación, se debe ser claro y veraz. Al fin y al cabo usted es el jefe y tiene todo el derecho a hacer lo que considere más conveniente para su negocio.
El mero acto de comunicar las razones de la decisión ayudará a frenar en seco la propagación de chismes y provocará que los empleados regresen a la realización de actividades más productivas para la empresa. Lo mismo debe ocurrir con los giros en la estrategia de la compañía. No hay nada malo en decir: ahora vamos a dedicarnos a fabricar este otro producto o a plegar velas en este país porque alguien se nos adelantado o lo está haciendo mejor que nosotros. Reconocer los errores es mucho mejor que tratar de encerrarlos y hacer como si no hubiera pasado nada.

1 comentario
  1. Gloria Ortiz
    Gloria Ortiz Dice:

    Refección interesante para evitar comentarios infundados en los pasillos de las Instituciones, organizaciones o oficinas

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *