letonia

Consejos para operar en Letonia y el resto de países bálticos

Letonia acaba de estrenarse como parte del club de los países del euro. Una noticia que a más de uno le ha servido para recordar la ubicación de esta pequeña república báltica en el mapa. Pero que también puede servir a muchos empresarios para tomar conciencia de un nuevo mercado con el que contar en su plan de exportación.

Motivos para fijarse en Letonia ya había muchos antes de la adopción de la moneda única, pero tras este evento algunos se amplifican como es el de la facilidad para hacer negocios. Según el último ranking publicado por el Banco Mundial ocupa el puesto 57, sin adoptar el euro, frente al 142 en el que se sitúa España.

Además, Letonia como el resto de las repúblicas bálticas ha demostrado una gran capacidad de respuesta ante la crisis. Tras un desplome de su economía del 17,7% en 2009 y unas tasas de desempleo por encima del 20%, el país consiguió volver al crecimiento, 7,6% del PIB, en apenas dos años.  El proceso de necesaria contención del gasto público fue completado con un potente apoyo a la liberalización de los mercados. También se produjo una gran rebaja general en precios y salarios, que reforzaron la competitividad y productividad. Aunque las autoridades europeas siguen pidiéndole contención del gasto, las previsiones de crecimiento son muy optimistas.

Desde el punto de vista empresarial, las consultoras expertas en esa zona aseguran que, a pesar de la barrera idiomática, hacer negocios en los países bálticos es fácil ya que apenas hay barreras burocráticas y la formalidad de funcionarios y empresarios es una máxima en todas las relaciones. Además, aseguran que la Letonia del euro es una estupenda plataforma logística para el desarrollo de negocios no sólo en las repúblicas bálticas (600 millones de consumidores dentro de un área de 1.500 kilómetros) sino también de cara a Rusia y las ex repúblicas soviéticas.

Eso sí, para empezar a trabajar en esas latitudes conviene tener en cuenta unos principios básicos:

1. Lleve la seriedad y la exactitud por bandera. En las reuniones con directivos letones olvídese de los chascarrillos o las introducciones que no tengan que ver con el negocio. Ellos van al grano. Si lo que quiere es abrir una vía de negocio explique sin circunloquios el sector en el que quiere trabajar y su plan de negocio. Evite prometer más de lo que pueda ofrecer, porque eso puede ser la relación comercial en el futuro.

2. Prepárese para hacer una potente inversión en su marca. ¿Qué sabe usted de la cultura letona? Probablemente no mucho. Ellos sobre España, sus marcas y sus productos tampoco. Así que por muy asentada y famosa que sea aquí su empresa y su marca, es muy probable que en Letonia sea una gran desconocida. Así que tendrá que volver a empezar el trabajo de darse a conocer. Compartir gastos en este sentido con un socio local es muy aconsejable.

3. Necesita un socio local. Tómese su tiempo en elegir al mejor. Como en otros muchos países, la mejor forma para comenzar a hacer negocios en Letonia es ir de la mano de un socio local. Y también como en otros países esta no es una tarea fácil. La reputación empresarial del mismo es fundamental. Dado el pequeño tamaño del país cualquier desliz, improperio o práctica sospechosa es detectada por la comunidad empresarial, a veces incluso antes que por el socio internacional. Además, es fundamental que tenga una buena agenda de contactos y sepa estructurar tanto el calendario de reuniones como el eficiente contenido de las mismas. Para evitar errores póngase en manos de los organismos públicos de importación y exportación que serán su mejor visado.

4. Puntualidad. Llegar con suficiente antelación, al menos con cinco minutos de adelanto, será otro de los requisitos básicos a practicar en el mundo empresarial letón. Lo contrario es visto como una falta de respeto hacia el otro equipo negociador. También es muy importante organizar exhaustivamente y con mucha antelación el calendario de visitas, que luego será confirmado días antes de las mismas.

5. Es el reino de las nuevas tecnologías. Aproveche. La potencia tecnológica de los países del Báltico no es muy conocida pero sí puede convertirse en una herramienta competitiva para su negocio. Trabajar en estos países supone tener acceso a los cambios tecnológicos  que dominarán el futuro, sobretodo, del comercio electrónico. Y además a través de unos accesos hasta cuatro veces más baratos que en España.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *