Consejos para marcas que también son nombre y apellidos

marcas nombres apellidos

Aunque parezca que no es nada más que una excepción, la realidad es que las marcas de empresas que coinciden con el nombre o el apellido del fundador son multitud. Para comprobarlo basta con recordar enseñas tan conocidas como Heineken, Pascual, Marco Aldany o bimba & lola. Todos ellos son nombres reconocibles para todos al pertenecer a gigantes empresariales pero también coinciden con el nombre o el apellido del fundador o fundadores.

Pues bien, si la paridad se da en bastantes casos entre los gigantes, qué no pasará en las pymes. En estos casos los “Almacenes Herrero”, “Bar Manolo” o “Tapices Villagrán” son ejemplos empresariales que se pueden contar por miles.

Pues bien, vaya por delante que recurrir al propio nombre o apellido para crear una marca es arriesgado, ya que cualquier problema de la compañía dañara nuestra imagen personal, que quedará en todo momento ligada a la del negocio. Esta característica es imprescindible que se tenga en cuenta antes de tomar la decisión, ya que relacionar ambas cuestiones supone que el emprendedor firma un contrato de por vida con la empresa. Y será de esos que no pueden romper, aunque eso no quiere decir que no se pueda limitar el daño que la propia marca personal recibe.

Pero en la parte positiva también es necesario recordar que si la compañía muestra un avance sólido no habrá excesivos problemas. Además, la coincidencia facilita en demasía el trabajo en términos de estrategia comercial y de marketing. Por tanto, antes de tomar cualquier decisión es necesario analizar los pros y los contras y asumir un compromiso a largo plazo con lo que se haya decidido. Estas cuestiones que se detallan a continuación quizá puedan ayudar en este proceso.

 

La importancia de la coherencia

Si como ya se ha dicho se tiene en cuenta que lo que ocurra a la empresa afecta a la imagen personal y viceversa, conviene ser coherente con todas las decisiones y estrategias que se toman. Y es que la imagen que los demás tienen de uno está basada en el proceder, las virtudes y los defectos. Por tanto, una empresa debe ser coherente con esa imagen que se tiene de la personalidad del emprendedor. Lo contrario, supone un riesgo comercial que, sin duda, lastrarán el día a día de la empresa y la propia imagen del emprendedor.

 

Mantenerse íntegro

Para muchos la integridad es un concepto sin un significado claro, incluso difuso. Pero se trata de una palabra precisa que define ni más ni menos que la manera que una persona tiene de mantenerse fiel a unos valores. Si, como es el caso, hablamos de una empresa denominada con un apellido, ésta también deberá ser fiel y no corromperse en un mundo que cambia a toda velocidad. Esta rapidez es lo que hace que sea más difícil que una firma se mantenga fiel. Pero es necesario esforzarse ya que el “sello de fábrica” que acompaña a una persona y a una empresa debe perdurar. Máxime en los tiempos actuales donde la sociedad exige a los negocios mucho más que convertirse en máquinas de generar beneficios.

 

Apostar por la excelencia tanto en productos como en servicios

La mejor manera de evitar que un buen apellido se manche es apostar por la excelencia en lo que se hace en la empresa. De lo contrario se correrá el serio riesgo de que un mal catálogo afecte a la imagen personal otorgándole un concepto de errático, descuidado y escasa proyección. Si se comprueba que, con el devenir de los años y los problemas, una empresa empieza a perder esa integridad de la que siempre debe hacer gala es casi más aconsejable desprenderse de ella que seguir permitiendo que su hundimiento afecte al nombre o apellido de sus fundadores.

 

El impacto es a largo plazo

Ya se ha dicho con anterioridad pero un error o un acierto en una empresa bautizada como el fundador o fundadores afectará a la imagen personal durante años. Ante esa perspectiva conviene extremar aún más la prudencia a la hora de tomar las decisiones del propio negocio.

 

La experiencia personal sale beneficiada

También es importante resaltar que el aprendizaje de uno mismo será óptimo si pone su nombre en todos los aspectos de la empresa. De esa forma la experiencia lograda para superar los retos a los que todo negocio debe enfrentarse enriquecerá la propia personalidad.

 

Aspectos legales

Siempre debe extremarse el cuidado en todos los aspectos legales que pueden afectar a una empresa. Pero en casos de branding compartido entre empresario y sociedad aún más por el hecho de que cualquier problema afecta por partida doble. Desde luego el tema legal dista mucho ser un riesgo relativo de un negocio.

 

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 29/07/2019