¿Cómo pueden las pymes contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Gestión empresarial

Desde que, en septiembre de 2015, los 193 Estados de la Asamblea General de Naciones Unidas aprobaran por unanimidad la Agenda para el Desarrollo Sostenible, el concepto de sostenibilidad se ha extendido a todos los ámbitos de la sociedad; gobiernos, organismos transnacionales, sociedad civil y sectores productivos se alinean cada día más en el cumplimiento de unos objetivos que ya no son cosa de un grupo de científicos, sino que responden a los mayores desafíos a los que se enfrenta actualmente la Humanidad.

Las empresas juegan un papel clave en esta nueva forma de entender la producción y el consumo. Y las pymes, que en España suponen más de un 99% del tejido empresarial y generan más del 70% del empleo, no pueden permanecer ajenas. La dificultad, para muchas empresas, es saber cómo poder actuar en consonancia con los ODS o si los principios de sostenibilidad afectarán a su crecimiento. Para ello, el Consejo General de Economistas en España y la Confederación de Pequeñas y Medianas Empresas (CEPYME) han elaborado la Guía para pymes ante los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Una herramienta para orientar a estas empresas en la adopción de principios de sostenibilidad y mostrar las múltiples oportunidades de negocio que ofrece, debido a la apertura de nuevos mercados, el ahorro en costes (energía, agua, etc.) o la mejora de la reputación, entre otros incentivos.

 

Tendencias sostenibles en las pymes

Como señala la Guía, existen actualmente muchas tendencias relacionadas con la Agenda 2030 en las que las pymes pueden invertir y que, además, suponen importantes oportunidades de negocio. Entre ellas:

  • Salud de los empleados (ODS3): implementar medidas que incidan en la salud y el bienestar de los empleados puede suponer mejorar su motivación y compromiso con la organización y, a la larga, su productividad. Conciliación, flexibilidad en el trabajo o programas de nutrición y actividad física son algunas medidas recomendadas.
  • Energías renovables (ODS7): las pymes pueden incrementar el uso de energías renovables o innovar con nuevos productos y servicios que impulsen las energías verdes. Algo que, además, ayuda a proyectar una imagen de marca sostenible.
  • Digitalización (ODS9): desde la reducción del uso de papel hasta las oportunidades de e-commerce y proyección a través de las redes sociales, Internet ofrece numerosas oportunidades de crecimiento y bajo consumo de recursos energéticos.
  • Reutilización y reciclaje (ODS 12): las pymes pueden impulsar la reutilización y reciclaje de papel, plásticos o envases a nivel interno, además de crear productos y servicios basados en materiales reutilizados y reciclados.
  • Transparencia (ODS 16): las pymes pueden informar sobre su desempeño en sostenibilidad y divulgar mejores prácticas y su propio know-how en este aspecto. Además de servir de guía interna para conocer el nivel de cumplimiento con los ODS.

 

Sostenibilidad y oportunidades de negocio

Además de una gestión más sostenible, los ODS son una oportunidad de crecimiento, especialmente para la industria energética, de bienes de consumo, la tecnología, las telecomunicaciones y los sectores de servicios financiero y sanitario:

  • Acceso a nuevos mercados: como los relacionados con nuevas tecnologías, economía circular, negocios inclusivos, energías renovables o economía ecológica. Solo el mercado de las renovables mueve casi 300.000 millones de dólares.
  • Ahorro en costes: la mayoría de empresas implanta planes de sostenibilidad para conseguir un mayor aprovechamiento de energía y agua, que pueden hacerse desde el proceso de fabricación hasta las oficinas.
  • Alianzas con otros actores y negocio con grandes empresas: muchas grandes empresas están ubicando la sostenibilidad en el núcleo de sus modelos de negocio, y reclaman cada vez más proveedores alineados con los criterios de la Agenda 2030. Por ejemplo, según la Red Española del Pacto Mundial, el 71% de las empresas del IBEX35 evalúa a sus proveedores en base a criterios ambientales.
  • Más facilidades para contratar con el sector público: igual que las anteriores, la Administración también tiene en cuenta la sostenibilidad a la hora de conceder subvenciones o realizar contratos con empresas.
  • Mejora de la reputación y aumento de la confianza en la marca: cada vez más consumidores valoran la preocupación social y medioambiental de las empresas.
  • Adelantarse a normativas: se espera que en los próximos años se produzca un aumento de estrategias y normativas; comenzar a adaptarse al desarrollo sostenible cuanto antes puede ahorrar muchos futuros quebraderos de cabeza.

Last modified: 26/11/2019