identidad_digital

Cómo proteger la identidad digital

franquicias_en_espana_restauracionEl mundo digital ofrece una gran cantidad de posibilidades y ventajas a las empresas, tanto en el funcionamiento interno como en la relación con sus clientes. Sin embargo, también conlleva serios peligros que es necesario evitar, poniendo en práctica una buena estrategia de ciberseguridad para que ningún hacker pueda entrar en el sistema y evitar, así, (o al menos minimizar) los intentos de robo, manipulación de datos y  fraudes. El elemento central de esta estrategia es la identidad digital.

 

La identidad digital es un asunto clave para garantizar el funcionamiento de cualquier negocio que pretenda aprovechar las ventajas de internet y comercializar sus productos y servicios a través de la red. Los expertos señalan que se trata de un factor que también se está reconociendo como un diferenciador de negocio, ya que permite que los consumidores y empleados accedan fácilmente y de forma segura a sus datos desde cualquier dispositivo, a través de múltiples redes, aplicaciones y canales.

 

Pero los delincuentes también saben que muchas empresas no toman las suficientes medidas de seguridad en este proceso. Conocen perfectamente sus debilidades e intentan aprovechar cualquier resquicio que les permita suplantar una identidad digital e introducirse fraudulentamente en los sistemas para cometer actuaciones fraudulentas. Estos resquicios pueden encontrarse en un ordenador, en una tableta, en un teléfono móvil o en cualquier otro dispositivo electrónico que, en un momento dado, se haya conectado sin las suficientes garantías, sin claves, a través de redes abiertas, etc.

 

El asunto no es baladí, ya que los fraudes cometidos por los cibercriminales que se apropian de una identidad digital ajena pueden suponer pérdidas millonarias al cabo del año para muchos negocios. Además, el riesgo económico no es el único daño, ya que hay que tener también en cuenta el serio perjuicio que cualquier actuación de este tipo supondría para la imagen de las compañías ante sus clientes y el público en general.

 

Para evitar que todo esto suceda, es conveniente implementar una adecuada estrategia de ciberseguridad. Eso sí, ésta debe pasar por aunar en un mismo sistema centralizado todas las medidas adoptadas y olvidarse de una estrategia muy utilizada hasta ahora, consistente en que cada departamento o sección tomaba sus propias medidas, lo que restaba eficacia al conjunto del negocio y a las diferentes actuaciones con empleados, clientes, proveedores, socios, etc.

 

El mercado ofrece múltiples soluciones de ciberseguridad que simplifican el proceso y permiten conseguir esta centralización. Muchas firmas tecnológicas comercializan soluciones flexibles para ayudar a cualquier empresa a combatir los peligros relacionados con la identidad digital. Gracias a ellas, estas empresas pueden controlar cómo sus empleados, clientes y socios autorizados acceden a la información y a los servicios que se hayan determinado previamente. Algunas de estas soluciones incluyen una serie de componentes comerciales y de código abierto; y proporcionan elementos escalables que tienen muy en cuenta las áreas críticas y las diferentes sensibilidades de cada departamento o negocio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *