¿Cómo integrar diferentes generaciones de empleados en los nuevos negocios?

diferentes_generaciones_empleados

Lo normal es que en una empresa existan diferentes generaciones de empleados. De hecho, una adecuada mezcla de veteranía y juventud suele ser una estrategia de recursos humanos acertada. Pero eso no quiere decir que dicho cóctel sea fácil de manejar para los emprendedores. Muy al contrario el ingreso de las nuevas generaciones más digitales (millenials, entre 24 y 38 años, y la posterior Generación Z) al mercado laboral ha incrementado la brecha que existen entre estos colectivos y otros más antiguos, como los provenientes del baby boom (entre 54 y 68 años) o la Generación X (de 39 a 53).

Sin duda, estamos ante un problema que los nuevos negocios deben tratar de resolver para que no se generen conflictos relacionados con la diferencia de edad, experiencia, salarios, que acaben pasando factura a la cultura organizacional y, lo que sería todavía más grave, a la productividad. Para evitar que una situación impacte de forma negativa a la compañía es necesario implementar una estrategia de personal, que siempre debe partir desde Recursos Humanos, que genere un buen ambiente de trabajo y una adecuada dinámica de colaboración entre los diferentes componentes de la plantilla de la empresa.

Con el objetivo de gozar de una buena salud laboral, estas cinco ideas que se comentan a continuación son un buen comienzo. Con ellas, será más fácil alcanzar una buena integración de 

Las diferentes generaciones de empleados en el día a día de la compañía.

Generar el diálogo y la participación mediante expertos

Para evitar el riesgo laboral en una empresa y lograr una mejor relación intergeneracional son positivas todas aquellas reuniones o actuaciones que involucren a toda la plantilla. En dichos encuentros se pueden tratar aspectos de la compañía tan dispares como el objetivo de negocio, la estrategia comercial o la propia cultura de la empresa. Cualquiera de estos temas es interesante ya que el objetivo es generar un espacio de diálogo para que todo el mundo pueda participar.

Contar con la ayuda de un coach profesional con experiencia en las dinámicas grupales también es positivo, ya que facilita el proceso.

Cree la figura del mentor

Otra buena iniciativa a tomar para limitar las asperezas que puedan crearse en el seno de la empresa por la brecha generacional reside en la implementación de un programa de mentores. Consiste en que el personal de mayor antigüedad de la compañía ayude y asesore a los más jóvenes para que puedan dar salida a todo su talento. Por su parte, los jóvenes también deben formar parte de este programa enseñando las herramientas y sus experiencias digitales a los veteranos. Con esta estrategia de mentores en ambas direcciones se contribuye a la mejora profesional simultánea de ambas generaciones, lo que irá en beneficio de la buena convivencia en el seno de la compañía. Lo mejor será que se elija a una persona de cada generación para que se realice la implementación del programa.

Solicite el apoyo de tutores

Al contrario que en el caso de los mentores, el tutor será una persona independiente que ayudará a ambas generaciones en la consecución de los objetivos que la empresa ha marcado. Alguien del área de recursos humanos es la más indicada para realizar esta labor.

Cree grupos conjuntos de trabajo

Uno de los errores más habituales que las empresas cometen a la hora de gestionar una plantilla con claras diferencias generacionales está en separarlas, dejando a los jóvenes para materias digitales que les son negadas a los más veteranos. Con ello lo único que se logra es incrementar la brecha generacional que pueda existir. Muy al contrario, una estrategia adecuada en este sentido gira en torno a organizar grupos de trabajo intergeneracionales con objetivos claros. Con ello se logra que todo el mundo olvide sus diferencias, esté motivada y reme en la misma dirección.

Conviene recordar que también es positivo que los organizadores de dichos grupos de trabajo también sean de diferentes generaciones, ya que hará que las decisiones que puedan tomarse sean del agrado de toda la plantilla.

Los altos cargos deben reflejar la realidad de la compañía

No se puede pretender que exista una perfecta armonía laboral en una compañía en cuya cúpula solo se sitúa una sola generación. Esto no quiere decir que un emprendedor deba dar entrada a socios de diferente edad. Basta con que los altos mandos o los intermedios cuenten con personal de diferentes edades. Solo así se logrará que toda la plantilla se sienta representada por la ejecutiva, lo que mejora la convivencia y, con ello, la productividad.

Last modified: 14/01/2019