Cómo impactará el Blockchain en el sector de la salud

Emprendimiento, Noticias

Blockchain_salud

Cada año mueren alrededor de un millón de personas debido al consumo de fármacos falsificados, un reto de enorme magnitud en el campo de la salud, al igual que lo es el de la gestión descentralizada de la información de cada usuario, de modo que él mismo pueda saber en qué momento se está accediendo a su información y si es modificada. En ambos casos, la extensión del Blockchain podría servir para obtener una solución positiva, aportando una mayor confiabilidad y seguridad al sistema, si bien falta todavía tiempo para lograr su integración.

Las posibilidades en el uso de esta tecnología en el ámbito sanitario deben analizarse desde dos prismas: la mejora tecnológica y la mayor eficiencia en la transmisión de información; y la generación de nuevos tipos de negocio, que tendrán en cuenta al paciente como elemento diferenciador para su éxito. Ambas ramas contarán con una importancia capital para enriquecer el almacenamiento e intercambio de los datos de los usuarios, la información de ensayos clínicos, e incluso los contenidos generados por los pacientes a través de dispositivos conectados.

 

Menos riesgos, más colaboración

Desde el lado de la innovación, la implantación del Blockchain servirá principalmente para mejorar la fiabilidad en la gestión de los datos, lo que ayudará a la toma de decisiones críticas. En este sentido, y usada bajo estándares abiertos, puede reducir los clásicos problemas de integración y estandarización que hay entre los distintos sistemas. Del mismo modo, contribuirá a terminar con las brechas de seguridad que hay en la actualidad ya que la información no podrá alterarse, a la vez que podrá utilizarse la tokenización de las identidades y el uso de cifrados.

En el segmento empresarial, es muy probable que se creen segmentos de actividad completamente desconocidos derivados del nuevo escenario en donde el paciente, usando tecnología de auto seguimiento, será quien genere los eventos, a la vez que la veracidad de los datos ya no precisará de intermediarios para su control, lo que ayudará de un modo decisivo a reducir costes, riesgos y tiempos de espera, bajo el prisma de un ecosistema colaborativo.

Cada proveedor de salud se encargará de generar eventos que serán almacenados en cadenas de datos a los que tendrán acceso su red de colaboradores. Los participantes en el proceso intercambiarán datos con el objetivo de conocer, por ejemplo, qué tratamientos obtienen mejores resultados en salud, u obtener la información necesaria para optimizar recursos o precios de servicios. Esta forma de trabajo debería potenciar los nuevos modelos de riesgo compartido o de ingresos en función de los resultados en salud.

Con el uso de Blockchain como repositorio de información del paciente no se tendría que recurrir a una historia clínica centralizada y dependiente de un proveedor porque todos los participantes, con una mejorada verificación de su identidad, tendrían acceso a un registro distribuido, confiable, seguro y actualizado en tiempo real. Desde el punto de vista administrativo, ayudaría a facilitar la gestión de incidencias como pagos, auditorías o reclamaciones, sustentado en sus prometedoras cualidades de integridad de datos, seguridad, optimización en la interacción entre los participantes y descentralización.

 

Gestión de los datos de los pacientes

En la actualidad, el historial médico está en manos de las instituciones sanitarias con las que el paciente se relaciona y este únicamente puede acceder a él si se lo solicita a un médico, pero el resto del tiempo el paciente no tiene ningún tipo de control al respecto de lo que ocurre con esa información. Con Blockchain cambiaría por completo cómo se realiza la gestión de estos historiales porque permitiría que el paciente fuera el verdadero propietario de su información médica, decidiendo en todo momento quién puede acceder a ella.

Esto se organizaría por medio de smart contracts, cuyas condiciones están configuradas por la persona propietaria de la información o en colaboración con su médico, por lo que esta información comenzaría a gestionarse al igual que hacemos con nuestro dinero. Además, cualquier persona tendrá a su disposición el análisis de su ADN, con lo que se amplificará enormemente la utilidad de esta información para prevenir enfermedades.

Algunas empresas ya han dado los primeros pasos para aplicar Blockchain en la gestión de la información clínica. HealthBank se define como una plataforma de almacenamiento de información sanitaria propiedad de los ciudadanos, recogiendo datos de cualquier fuente y en cualquier formato y compartiéndolos (o negando el acceso) con quien se desee. También Google, a través de DeepMind, ha anunciado un sistema basado en Blockchain que trata de impedir el uso fraudulento de la información de los pacientes.

Por su parte, los investigadores del MIT Media Lab han desarrollado un prototipo de sistema denominado MedRec, utilizando un Blockchain privado basado en Ethereum que realiza automáticamente un seguimiento para estudiar quién tiene permiso para ver y cambiar el registro de los medicamentos que está tomando una persona. Este proyecto también se preocupa de incentivar a los mineros (en este caso, serían principalmente investigadores médicos y profesionales de la salud), recompensándolos con el acceso a datos agregados y anónimos de los registros de pacientes que pueden utilizarse para estudios epidemiológicos, siempre que los propios pacientes lo autoricen.

 

Grandes mejoras en la cadena de valor

La gestión de las órdenes médicas, como la prescripción electrónica, sería uno de los elementos que más podrían beneficiarse del uso del Blockchain en cuanto a seguridad en el acceso y trazabilidad de las modificaciones. Del mismo modo, la industria farmacéutica podría beneficiarse, desde la gestión de pagos hasta la automatización de la cadena de distribución, pasando por el registro de la propiedad intelectual o la certificación del origen de los medicamentos, por citar sólo algunos ejemplos. De esta manera, se podría verificar la legalidad de cualquier producto así como la trazabilidad a lo largo de toda la cadena de valor. En paralelo, gracias a que la información de los pacientes se encontraría en una estructura descentralizada, protegida y cifrada, se dificultaría enormemente la posibilidad de que los cibercriminales pudiesen hacerse con los datos de salud de las organizaciones sanitarias.

Desde el ámbito empresarial, hay que citar la iniciativa Ali Health promovida por Alibaba, quien se ha asociado con las autoridades chinas para desarrollar la primera aplicación del país que usa Blockchain en el sector médico. El proyecto se está llevando a cabo en la ciudad de Changzhou, donde Ali Health trabaja con el gobierno local para usar esta tecnología en la mejora de la seguridad de datos de salud, conectando la información que se utiliza en los centros sanitarios de la ciudad. En el ámbito de las startups, destaca el proyecto Modum.io que está trabajando en una plataforma que usa Blockchain aplicado a la cadena de suministro farmacéutica.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 15/07/2019