exito

¿Cómo evitar morir de éxito?

Su negocio va como un tiro. Y además está a punto de lanzar un nuevo producto, que está convencido de que será el último bombazo que necesita para que su pyme se convierta en referente en el sector. Solo unos meses después… todo ha cambiado. La alegría y el entusiasmo han desaparecido. La botella a rebosar de éxito explota, su contenido se vierte y todavía no sabe muy bien qué ha pasado para que su empresa se haya ido a pique. Echa la vista atrás y solo ve buenas noticias económicas y empresariales. Pero, sin un explicación aparente, ahora todo va mal. Los clientes se han ido con la competencia y ya nadie cree en usted ni en su compañía.

 

Esta amarga historia es la que han vivido los emprendedores que han muerto de éxito. Son aquellos que, entre otras cosas, no prepararon sus empresas para asimilar un incremento desmedido de pedidos y, en consecuencia, se sumieron en un mar de problemas y quejas por parte de los consumidores. ¿Consecuencia? El desastre y el abandono. Para evitar este tipo de situaciones, no hay que olvidar que los negocios tienen que estar preparados para crecer. Por eso le mostramos en este post las respuestas a las preguntas que todo empresario se hace cuando está a punto de llevar a cabo una acción que originará un cataclismo en la organización del negocio.

– ¿Cómo se debe preparar una empresa para una oleada de ventas? La solución pasa por tener siempre en la cabeza el potencial de crecimiento que se espera que tenga un producto o servicio determinado. Por eso, cuando se presenta la novedad en el mercado es vital tener puesto en funcionamiento un plan que permite aumentar de forma considerable, y en  poco tiempo, el número de unidades que se servirán. Para conseguirlo, deberá hablar con los proveedores y distribuidores de manera que toda la cadena de fabricación esté preparada. Además deberá intuir los recursos internos que necesitará. En definitiva, tendrá que contar con la estructura necesaria de abastecimiento para responder a un crecimiento repentino de la demanda.

¿Cómo descubro si la novedad arrasará en el mercado y me originará problemas de suministro? Esta es una pregunta difícil de responder. Pero siempre hay mecanismos para anticiparse al éxito de un producto. Uno de los más utilizados consiste en enseñar demos o versiones de prueba a unos pocos clientes de confianza y así obtener un feedback definitorio. Si todos le dicen que está ante un bombazo que reventará el mercado, póngase a trabajar de inmediato para aumentar la cadena de producción. Internet también puede ser utilizada como una buena herramienta de adivinación. Si nada más conocerse la existencia futura de su producto o servicio se empieza a hablar del mismo en redes sociales estamos ante otro indicador fiable a la hora de calcular la demanda.

¿Cómo puedo saber el tiempo que durará el incremento de pedidos? La respuesta a esta pregunta pasa de nuevo por el análisis previo. Todo producto o servicio nuevo tiene un ciclo de vida determinado. Algunos duran años y otros caen en picado a los pocos meses de ser presentados. Una de las mejores formas de conocer el periodo que pasará entre la presentación, el auge y la caída en el olvido del suyo es estudiar el potencial de ventas y el proceso que han seguido otras novedades similares lanzadas en el sector. Es decir, si usted va a dar a conocer un nuevo móvil nada mejor que analizar la curva de ventas de los teléfonos de la competencia, que sean parecidos en características al suyo. Así estará preparado para no morir de éxito.

¿Qué hago si todo falla y no puedo abastecer la demanda? Si ocurre, lo primero es mantener la calma. A todos les ha pasado, incluso a los más grandes. ¿Ejemplos? Google se queda siempre sin stock cuando presenta un Nexus nuevo y lo mismo le pasa a Apple o a Sony con algunos de sus “cacharros” tecnológicos y de entretenimiento. Por tanto, si se tiene idéntico problema lo que se debe hacer es informar a los consumidores. La comunicación es fundamental. Pero debe estar basada en la verdad. No basta con decir no hemos quedado sin fondo de armario sino que hay que ir más allá e informar de por qué se ha tenido el problema y qué soluciones se están tomando para solucionarlo. Además es necesario vaticinar una nueva fecha en la que todo estará de nuevo en funcionamiento. Otra buena estrategia sería la de permitir reservas. De esa forma se evita la fuga de clientes. Sea como sea no se debe olvidar que la mejor opción de todas pasa por la anticipación y el análisis. Esa es la mejor forma de evitar los problemas que acarrea el éxito.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *