¿Cómo elegir a un socio para montar un negocio?

socio_negocioCuando se va a iniciar una aventura empresarial, se debe prestar atención a muchos asuntos, pero hay uno que destaca por encima del resto. Se trata de los socios. A menudo, un equipo de fundadores surge de forma natural. Pero no siempre ocurre así. Otras veces, no le quedará más remedio que buscarse una compañía porque se ha dado cuenta de que su negocio no avanzará si no es capaz de encontrar a su media naranja en el mundo empresarial.

 

Equivocarse en esta decisión es muy grave. Un mal cofundador puede arruinar una empresa antes de que ésta empiece a andar. Por dicho motivo, desde aquí vamos a tratar de explicar cuáles son las cualidades que debe encontrar en su compañero de viaje.

Llevarse bien no es primordial

Hay que tener en cuenta que a la hora de montar un negocio, usted pasará más tiempo con su socio que con su familia. Esta circunstancia suele conducir al error de pensar que lo más importante es que se lleven bien. Eso es cierto, pero nunca debe ser lo primero que se tenga en cuenta. El buen rollo y la amistad no se puede confundir con la pasividad. Es preferible que usted tenga a su lado a alguien que sea capaz de contradecirle en pos de dar con la mejor solución para la compañía. Por tanto, huya de compañeros pasivos y poco cooperativos y trate de acercarse a gente activa y profesional. Los primeros le darán la razón en todo. Los segundos, no, lo que irá en beneficio de su futura pyme.

Un buen currículum

Los éxitos del pasado no son sinónimo de logros futuros. Pero resulta evidente que es preferible confiar en alguien que traiga del pasado una buena lista de triunfos empresariales. Por tanto, durante la dura búsqueda que supone encontrar un cofundador para su negocio, trata de dar con alguna persona que ya haya pasado por el mismo puesto con anterioridad. Así no tendrá que hacer ningún test previo ya que ese individuo conocerá perfectamente los problemas por los que hay que transitar a la hora de montar un negocio de éxito.

Clave: que sea complementario

Imagine que usted es un experto en todo lo relacionado con los procesos de producción. La lógica indica que su socio no puede tener sus mismas habilidades. Es mucho mejor que su fuerte se encuentre fuera de sus ámbitos de conocimientos. Por ejemplo, en ventas, comercial, financiero… Cualquier asunto del que usted sea un absoluto profano. Así lograrán conjugar una entidad productiva a la que no le falta de nada para iniciar el camino.

Poseedor de una buena red de contactos

En los momentos iniciales de cualquier empresa el networking es fundamental. La diferencia entre el éxito o el fracaso puede ser una buena agenda que contenga ese teléfono salvador. Casi la primera obligación de los socios de cualquier firma es la de disponer de una amplia red de contactos profesionales. Por dicho motivo, huya de personas con un listado limitado. Si lo hace, será usted cautivo de su propia red y se cerrará demasiadas puertas.

La mejor forma de dar con ese experto en relaciones públicas que usted debe encontrar es buscar a personas con experiencia en otras empresas que funcionen en su mismo sector de actividad.

Sin problemas de tiempo

En sus inicios, las empresas requieren de un ingente trabajo. Nadie puede esperar que con 5 horas diarias de esfuerzo se puede levantar ningún negocio. Por tanto, tanto usted como su socio no deben tener otras obligaciones que les distraigan del lanzamiento de la compañía. Las jornadas serán de sol a sol, y en muchos casos se alargarán todavía más.

Semejante sacrificio solo son capaces de hacerlo, aquellas personas que no tienen otras obligaciones empresariales. Quizá usted haya encontrado al candidato idóneo. Pero si éste solo le puede dedicar dos o tres horas cada día, es mucho mejor que siga buscando.

Que comparta la pasión

Aunque el resto de apartados son importantes, éste quizá sea el principal. Su socio o cofundador o como quiera llamarlo, debe compartir con usted la pasión por su idea de negocio. Ésta será la única manera que tiene de asegurarse de que ese compañero será capaz de cualquier cosa con tal de cumplir su sueño empresarial.

En muchos casos la pasión es lo único que une a dos personas que, en realidad, son muy diferentes en todo lo demás. Se trata, por tanto, de un pegamento que es necesario mantener. Si se pierde, adiós para siempre. Una de las mejores maneras que un emprendedor tiene de conservar e incrementar la pasión de un socio con una idea de futuro es siendo transparente. Así se hará causa común y el resto de problemas quedarán en segundo plano.

Honestidad

En la mayoría de los casos, las empresas se hunden por problemas entre el equipo fundador. Para evitar que esto le ocurra no se olvide del último rasgo que debe encontrar para dar con el socio ideal. Se trata de la honradez y la honestidad. Si usted confía en el otro fundador habrá recorrido más de la mitad del camino que lleva al éxito empresarial.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *