eib

Cómo acceder a los créditos del Banco Europeo de Inversiones

Si gestiona una pequeña o mediana empresa y ha tenido la suerte de conseguir financiación durante los últimos años es muy posible que el origen de ese dinero estuviera en uno de los organismos internacionales menos conocidos entre la población española: el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

 

Se trata, como su propio nombre indica, de un banco del que forman parte todos los países de la Unión Europea. Para entendernos podría decirse que es, algo así, como el Instituto de Crédito Oficial (ICO) de Europa. Según los últimos datos ofrecidos por el BEI, las pymes españolas han sido las empresas que más ayudas han recibido por parte de este organismo. Se identifica así mismo como el principal agente financiador en España desde el comienzo de la crisis. Solo en el último año ha concedido créditos por valor de 7.603 millones de euros a pymes españolas, de los que se han beneficiado 62.000 empresas, a una media de 80.000 de euros cada una. El montante es un 12% superior al de 2013.

 

La principal razón  de ese desconocimiento público, a pesar de la contundencia de sus datos, es que gran parte de su labor se establece de forma indirecta. Es decir, el BEI capta dinero de los mercados de capitales y lo presta a tipos de interés muy bajos, pero la adjudicación de este dinero al destinatario final se establece a través de intermediarios. Solo las grandes empresas con proyectos de inversión y desarrollo superiores a los 25 millones de euros pueden solicitar directamente ayudas. El resto de la actividad se canaliza a través de intermediarios tan variados como las sociedades de inversión de Comunidades Autónomas, organismos creados expresamente por los poderes públicos para canalizar fondos o, lo más habitual, los bancos comerciales.

 

En este blog nos hemos hecho eco en más de una ocasión de acuerdos entre varios bancos españoles y el BEI ( ver aquí y aquí) para financiar a pymes y otros muchos ejemplos de esa colaboración habitual.

 

Si el empresario accede a esos créditos tras leer noticias como las que Asesores de Pymes publica o similares, conocerá la labor del BEI. Pero lo más habitual es que acuda a su banco a solicitar un crédito y la entidad lo canalice como crédito BEI si se cumplen los requisitos que el organismo mundial establece como necesarios. En ese caso, es muy probable que el destinatario final del crédito ni se entere de dónde proviene el dinero. Y lo que es peor, aquellos cuyos créditos han sido denegados tampoco descubrirán que, tal vez, una pequeña modificación en la presentación de la solicitud habría sido suficiente como para haberse convertido en destinatario del dinero.

 

Es decir, una pyme no puede dirigirse directamente al BEI para solicitar ayuda, pero sí puede trabajar activamente para conseguirla, siguiendo unos consejos básicos.

 

1. Revisar la página web del BEI. Esto puede ser farragoso si no se saben idiomas ya que no hay versión en español. Está disponible en inglés, francés y alemán.  En ella, además de una amplia presentación, se publican todas las líneas de financiación que se aprueban en los 28 países de la Unión Europea.

 

2. Ponerse una alerta en Google. Esta opción es mucho más útil para los empresarios españoles, el servicio de alertas de Google. Como ya hemos comentado anteriormente, los programas de financiación del BEI se suelen hacer en colaboración con otros actores que, habitualmente, están muy interesados en difundir esa situación. Así que es fácil que cuando se aprueba una línea de ayudas aparezcan noticias, en medios de comunicación, blogs especializados, etc. El rastreador de Google le permitirá acceder a ellas más fácilmente.

 

3. Rastrear la web de los bancos en los que tenga pensado solicitar crédito. Normalmente, los bancos que tienen líneas de financiación con el BEI suelen destinar un apartado destacado de su página web a publicitarlas y a explicar todos los requisitos necesarios para acceder a ellas.

 

4. Estar al día de la actividad de las Sociedades Públicas de Promoción Económica. Existen en casi todas las Comunidades Autónomas y son unos de los organismos que más fondos del BEI han canalizado en España.

 

5. Solicitar expresamente uno de estos créditos. Con la información ya recopilada será mucho más fácil dirigirse al banco e incluso a una de las grandes empresas destinatarias de los créditos BEI y proponer un plan de negocio susceptible de financiación que cumpla con los requisitos adecuados.

 

Para empezar a trabajar, lo mejor es poner en el radar de esta búsqueda la siguiente cadena de palabras: Banco Europeo de Inversiones + Plan Junker.

 

Porque ese precisamente es el plan estrella que con el que la Unión Europea y el propio BEI pretenden incentivar todo tipo de proyectos de inversión y desarrollo en Europa.

Según ha explicado Román Escolano, vicepresidente del BEI, la idea de este plan es crear un fondo europeo de inversiones estratégicas tanto en innovación y estructuras como en pequeñas y medianas empresas.

En estos momentos no es más que un borrador, pendiente de aprobación en el Consejo Europeo. Pero si todo sale como está previsto, el BEI canalizará 21.000 millones de euros, de los cuales 5.000 millones están reservados en exclusiva para las pymes. Estos servirán como aval de los proyectos, por lo que se estima que en total será capaz de movilizar 300.000 millones. “Por cada euro que invierte el BEI se genera una inversión aproximada de 2 o 3 euros de inversores privados”, explicó Román Escolano. Esto es posible porque el dinero del BEI actúa como garantía de créditos de aquellos que los canalizan (empresas privadas, ministerios, ayuntamientos, comunidades autónomas).

Los detalles de cada uno de las líneas de crédito que genere el Plan Junker se irán precisando en el futuro. Aprovecharlo o dejarlos pasar, como dijo Serrat, “depende en parte de tí.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *