colombia_negocio

Colombia: aquí hay negocio

Colombia. ¿Cuál es la primera idea que le viene a la mente cuando le nombran ese país? Si está relacionada con conflicto armado, peligro, escaso desarrollo… sepa que es hora de ponerse al día. Desde el punto de vista político, Colombia ha hecho grandes esfuerzos por avanzar en las negociaciones con la guerrilla que, según todos los análisis internacionales, están dando sus frutos. Pero la gran transformación del país ha sido la económica. El país andino se ha convertido en uno de los más atractivos de Latinoamérica y del mundo para hacer negocios.

El primer ejemplo de esa gran transformación lo encontramos en el espectacular avance que el país ha conseguido en el ranking Doing Business que elabora el Banco Mundial. Ocupa el puesto 34, sólo uno escalón por debajo de España, y es el país mejor posicionado de Latinoamérica superando a México, que ocupa el puesto 39.

En apenas un año, Colombia ha avanzado 19 puestos en esta clasificación. Los motivos son variados. El descenso de la tensión política y la mayor seguridad que ofrece el país ha sido uno de los más importantes. A ello, se ha sumado un importante esfuerzo de las autoridades financieras para poner en marcha reformas que faciliten la llegada de capital extranjero y la implantación de nuevos negocios. Entre otros atractivos, está en el segundo puesto mundial en facilidad de concesión de crédito. Supera en 20 puestos a España en la protección de los inversores minoristas. Por supuesto, y aunque se ha avanzado mucho, Colombia no es el país más seguro del mundo, tampoco desde el punto de vista legal. En cuanto a protección de los contratos  todavía está en una pésima posición, ocupa el puesto 168.

Aún así, el mundo está poniendo, cada vez más, los ojos en este país. Su localización geográfica, con acceso al Océano Atlántico y al Pacífico, le convierte en un punto logístico estratégico.

Desde el punto de vista del consumo, el potencial es indudable. El 55% de sus 45 millones de habitantes tiene menos de 30 años y su economía crece a ritmos anuales cercanos al 5%. Esto ha disparado el crecimiento de una clase media casi inexistente hace una década. Las previsiones aseguran que el 19% de las familias en 2020 tendrán ese poder adquisitivo.  Además, Colombia está en negociaciones para incorporarse a la OCDE en los próximos años.

En este contexto, y a pesar del idioma común, las empresas españolas están descuidando su presencia en el país. España es el cuarto inversor externo en el país, apenas representa el 8,4% del capital externo invertido, frente al 22% que acapara EEUU o el 13,2% de Reino Unido. Y el número de empresas españolas con actividad allí apenas supera las 400.

Según la información facilitada por la Cámara de Comercio de España, lo cierto es que los empresarios españoles están cambiando su actitud hacía este país y cada vez están más interesados en aprovechar el potencial de su mercado interno.

En ese sentido, los sectores más atractivos para las empresas españolas son:

 

 

Infraestructuras. Está prevista la inversión de 35.000 millones de dólares en los próximos 8 años para acometer desarrollos que van desde nuevas carreteras, concesiones ferroviarias, ampliaciones de puertos y nuevos aeropuertos.

Energía. Existe un plan de desarrollo energético con especial atención a las centrales hidroeléctricas.

Construcción. Las empresas españolas tienen un atractivo campo de actividad en el activo sector de la vivienda colombiano que demanda mucho material de construcción para suplir las necesidades de la nueva clase media del país.

Tecnología. Colombia es el tercer proveedor de servicios tecnológicos del país. Su gran atractivo en este sector es que cuenta con mano de obra cualificada y además el Gobierno ha implantado atractivos incentivos fiscales para la contratación de personal. Por ejemplo, exenciones de impuestos en las nóminas que llegan al 100% en los dos primeros años del contrato.

Para aquellas empresas que todavía estén reticentes a implantarse en Colombia pero quieran aprovechar su potencial pueden hacerlo exportando, especialmente, equipos para la industria minera y petrolera (muy demandados por las industrias locales) y productos agroalimentarios y de consumo orientados a la, ya mencionada, emergente clase media.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *