Las claves de la transformación digital para pymes y autónomos

Todos los empresarios coinciden en que la transformación digital es un paso necesario que todas las empresas deben afrontar para ser competitivas en el futuro. Pero una cosa es decirlo, y otra muy diferente hacerlo. Es cierto que las grandes multinacionales se han visto obligadas (y no en todos los casos) a incluir la tecnología en su propia cultura empresarial,  pero no ocurre así con los emprendedores que poseen pequeñas empresas.

En el caso de las pymes y autónomos, todo eso llamado industria 4.0 y salto digital se acostumbra a ver como lejano, ya que se tiende a creer que no afecta de forma directa al negocio actual. Aunque pueda parecer que hay tiempo, la realidad es que retrasar ese paso tendrá consecuencias desastrosas en el futuro. Un negocio, por grande o pequeño que sea, no puede ir en contra de sus clientes. Y si el consumidor actual es digital, el negocio también tiene que serlo.

No cumplir esa directriz es condenar al fracaso a todos los negocios que funcionan en la actualidad, pero que es seguro que no lo harán en pocos años. Para evitarlo, desde este blog proponemos una serie de puntos que se deben tener en cuenta para convertir nuestra pyme en 4.0. Un buena forma de afrontar el cambio en un negocio pequeño es iniciando una tienda online y aprovechar el proyecto para abrir la firma a la era digital.

Estudiar la situación de la compañía

De cara a poner en marcha un proceso de digitalización es necesario saber la posición de partida. Solo así se podrá iniciar el cambio, con la introducción de los procesos, para acabar el proyecto 4.0 situando a la tecnología junto al cliente en el centro de todas las decisiones que la empresa toma.

La transformación debe ser prioritaria

Cuando ya sepamos con claridad en qué situación se encuentra la compañía, el siguiente paso es colocar el proceso de transformación digital como la prioridad número 1 de la firma. De esa forma se le dedicarán los recursos y el tiempo que sean indispensables para concluirlo con éxito.

Busca la plataforma de comercio online que mejor se adapte a sus intereses

Una vez que conozcamos cómo está la empresa y tengamos el 100 por cien de los recursos puestos en el paso digital, quizá sea el momento de arrancar nuestra tienda online, ya que se trata de un recurso perfecto para llevar la cultura digital a toda la compañía.

Pues bien, para encontrar una plataforma de venta digital adecuada se pueden seguir dos métodos. El primero es utilizar algunas de las aplicaciones estándar del mercado, como Prestashop, Magento, WooCommerce, Shopify, etc., y añadirles las extensiones que necesite nuestra tienda. En la mayoría de estos casos, la plataforma es gratuita y son las extensiones las que hay que pagar. Pero se trata de una pequeña inversión que suele dar buenos resultados. Eso sí para disponer de una tienda online única y diferenciada sobre el resto de competidores, lo mejor es contratar a una firma y pedir un desarrollo a medida. Será más caro, pero a la larga compensará, siempre y cuando se haya acertado con las personas a las que se les ha pedido el trabajo de desarrollar la tienda.

Aprovechar la tienda para dar paso a la tecnología

Dado que poner en marcha una tienda online obliga a la incorporación de diferentes aspectos tecnológicos en la empresa, es importante que el resto de departamentos y aspectos de la firma estén predispuestos a aceptar la irrupción digital. Si no se da ese paso, se habrá desaprovechado un momento ideal para afrontar el salto al 4.0 y se habrán desperdiciado recursos en un proyecto (la tienda) que estará condenado al fracaso. Y es que mantener los procesos tradicionales no casa con el comercio electrónico que requiere de mayor agilidad y decisiones en tiempo real.

Transformar digitalmente a los empleados

La ya conocida por algunos como nueva revolución industrial no se queda solo en incluir procesos tecnológicos en la empresa, sino que va mucho más allá. Los empleados también deben ser conscientes de que los métodos de trabajo que se utilizaban hasta ahora están obsoletos. De ahí que la obligación del emprendedor de cualquier nuevo negocio sea la de formar a su plantilla para que también pueda afrontar el salto sin problemas. Será la única forma de que el componente humano no estropee la inversión realizada, por ejemplo, para poner en marcha la tienda.

Ponga en marcha un plan para la implementación de los procesos

La tienda online requiere de un plan táctico eficaz para darla a conocer y aprovechar su potencial. Pero ese proyecto se puede extender a la transformación digital en su conjunto dejando claro el tiempo de desarrollo y el equipo que es necesario para afrontar el proceso en toda su complejidad.

Pida ayuda externa

Es obvio que una misma persona no puede ser a la vez experta en todo. Quizá sea buena en poner en marcha un negocio pero carezca de los conocimientos necesarios para afrontar con éxito la transformación digital. De ahí que no se deban tener inconvenientes (más bien al contrario) en contar con apoyo de consultores externos a la hora de afrontar los procesos en los que la empresa está inmersa.

Last modified: 20/02/2018