Claves para que pymes y autónomos aprovechen la Navidad

Gestión empresarial

navidad-pymes-autonomos

Diciembre es el mes del consumo por antonomasia. En los últimos años ni siquiera hay que esperar al inicio de dicho periodo para que dé comienzo la carrera de los clientes por hacerse con los regalos con los que pretenden agasajar a familiares y amigos en la época navideña. Todo arranca una semana antes, con la llegada del Black Friday. Es durante esa semana, en la que el comercio online arranca su periodo de ofertas, cuando las ventas se disparan hasta, por lo menos, el final de las rebajas. Es decir, ya en febrero.

En este periodo muchas empresas se juegan el ejercicio fiscal absoluto. De ahí la importancia que tiene aprovecharlo. Sin duda, la Navidad para las pymes y los autónomos resulta una oportunidad para incrementar los ingresos, pero todo dependerá del producto o servicio que se ponga en el mercado y, también, de que el emprendedor haya desarrollado una buena estrategia de marketing para sacar partido a la llegada de Papa Noel y los Reyes Magos.

Y es que no todos los tipos de negocios sacan beneficios en este periodo. Es más, en ámbitos como los gimnasios, spa, centros de belleza, etc., la demanda cae de manera significativa, ya que la sociedad se olvida durante diciembre de cuidarse, y prefiere dejarse los ahorros en regalos y cenas en restaurantes.

Si su nuevo negocio también es de lo no es capaz de aumentar las ventas durante este periodo, y necesita hacerlo para cerrar el año en positivo, es conveniente seguir las

Cinco estrategias para aprovechar la Navidad en su facturación.

Facilite las compras: ofrezca tarjetas regalo

Las empresas cuyos productos o servicios no casan con el periodo navideño (léase gimnasios, seguros,etc.) siempre pueden sacar partido del elevado número de indecisos que no saben que regalar a familiares y amigos, ya que en algunos casos hasta desconocen sus gustos. De ahí que resulte una buena opción facilitarles la toma de decisiones mediante tarjetas regado con saldo para que pueda canjear el dinero por referencias que usted tiene en su catálogo. Para lograrlo también habrá que hacer un esfuerzo en gestión comercial y marketing. Un ejemplo en este sentido seria el caso de los gimnasios. Es cierto que la sociedad los ignora en Navidad. Pero también es verdad que las mayoría de los consumidores se arrepiente de los excesos de este periodo y sale a la caza de gimnasios en enero y febrero. Usted puede facilitar esa labor con una tarjeta regalo precargada para que el usuario pueda disfrutar de sus servicios tras terminar las fiestas navideñas.

Además, la estrategia de las tarjeta tiene más ventajas, ya que convierte al comprador de la misma en una fuerza de ventas. Para ello es aconsejable que el producto incluya descuentos para animar al futuro cliente a que consiga más adeptos.

Cobrar por adelantado

Realizar promociones para aquellos que paguen por adelantado se antoja como una opción perfecta para obtener un colchón con el que soportar un periodo en el que nuestras ventas tienden a descender. Sectores que puede aprovechar este tipo de estrategias son aquellos que venden por catálogo o suscripciones que, a través de promociones, pueden lograr tener clientes para todo el año. El mejor ejemplo que tenemos en España en este sentido es la empresa Parques Reunidos, que gestiona un buen número de centros de ocio en España, como la Warner, Aquopolis, Parque de Atracciones de Madrid, Zoo, Faunia, etc. Debido a la mala climatología que, por norma general, se da en el invierno, la afluencia de visitantes a estos lugares es mínima. De hecho algunos centros, como La Warner, cierra entre diciembre y marzo. Otros no lo hacen, pero limitan su horario de apertura para reducir gastos.
Pues bien, ante una caída tan brutal de los ingresos esta empresa recurre al bono anual y según se va acercando el Black Friday pone en el mercado un buen número de promociones ventajosas con las que logra cientos de miles de nuevos usuarios para sus parques en el próximo año. Pero que, además, ya han pagado por adelantado. Sin duda, una estrategia perfecta que muchos podrían imitar.

Dar valor añadido

En vez de bajar los precios, que puede ser contraproducente en ciertos tipos de negocios, el emprendedor o el autónomo también puede optar por dar valor añadido a sus productos o servicios. De esa forma el negocio no perderá ingresos y el cliente saldrá mucho más satisfecho y contento, con lo que aumentan las opciones de que regrese y hable bien de la empresa a sus familiares y amigos.

Ofrecer descuentos en próximas compras

Quizá no sepa lo que es “la sabana” de Carrefour. Pues bien, se trata del sinfín de papeles que se entregan al comprador cuando abona su compra en caja. En ellos está el ticket de lo que ha adquirido. Pero también un buen número de ofertas para su próxima compra. El truco está en que dichas promociones están limitadas en el tiempo. Es decir, si se quieren disfrutar hay que volver a acudir a la tienda antes de lo que se preveía. Es una forma ideal para que un negocio que sufre en diciembre aproveche algo del tirón del consumo y también que otro que saca partido a la Navidad mantenga el fuerte ritmo de las ventas durante la cuesta de enero.

Regale productos o servicios

No se trata de regalar su catálogo sino de poner a disposición del posible comprador un servicio limitado de prueba, que es gratuito por un tiempo. Pero que solo pagando con posterioridad podrá disfrutarlo en su totalidad. Buenos ejemplos en este sentido son los videojuegos digitales. Muchos son gratuitos pero si se quiere avanzar en el mismo no queda más remedio que pasar por caja. Las promociones de las operadores regalando meses de televisión o la segunda línea de móvil también explotan esta estrategia con la que se pueden elevar o mantener los ingresos.

Lejos de lo que pueda parecer este tipo de estrategias no deben verse como propias de diciembre. Son perfectas para explotarlas durante el resto del año. Aunque es cierto que ahora es un momento perfecto para ponerlas en práctica.

Last modified: 28/12/2018